Seminario
Lección 26: Génesis 19
anterior siguiente

Lección 26

Génesis 19

Introducción

Después de que tres mensajeros del Señor visitaron a Abraham, viajaron a Sodoma e insistieron en que Lot y su familia abandonaran la ciudad antes de que ésta fuese destruida. La esposa de Lot desobedeció el consejo de los siervos de Dios y pereció. Después de que los habitantes de Sodoma y Gomorra fueron destruidos, la hija mayor de Lot formuló un plan malvado para preservar la posteridad de su padre.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 19:1–29

Mensajeros celestiales sacan de Sodoma a la familia de Lot antes de que Dios destruya Sodoma y Gomorra

Escriba la siguiente pregunta en la pizarra antes de que comience la clase:

¿Alguna vez han oído de alguien a quien le ocurrió algo malo porque estaban en el lugar incorrecto o con personas que estaban tomando decisiones inapropiadas?

Pida a los alumnos que piensen en cuanto a la pregunta de la pizarra a medida que estudian Génesis 19.

Recuerde a los alumnos que tres mensajeros celestiales habían visitado a Abraham de camino a destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra y a sus habitantes inicuos. Invite a los alumnos a leer Génesis 19:1 en silencio y a ver a quién conocieron esos tres mensajeros cuando llegaron a Sodoma. Después de que lean, pídales que den un informe de lo que hayan encontrado. (Los mensajeros conocieron a Lot, el sobrino de Abraham.) Explique que de acuerdo con la Traducción de José Smith (véase Génesis 19:1, nota al pie a), había tres mensajeros, no dos.

Para hacer un breve repaso, pida a los alumnos que expliquen lo que saben de Lot y su familia a raíz de su estudio de Génesis 13–14 y lo que saben de Sodoma de Génesis 18.

Para resumir Génesis 19:2–3 explique que Lot invitó a los tres mensajeros a pasar la noche en su hogar para que no tuvieran que permanecer en las calles de Sodoma. Invite a los alumnos a meditar en cómo tratan a aquellos que el Señor manda para ayudarnos a abandonar el pecado y las malas influencias.

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 19:4–7, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que hicieron los hombres de Sodoma esa noche.

  • ¿Qué pidieron los hombres de Sodoma a Lot? (Tal vez tenga que explicar que la frase “para que los conozcamos” significa que querían participar en actividades sexuales con los visitantes de Lot [véase Génesis 19:5, nota al pie a; véase también Génesis 4:1].)

Explique que la Traducción de José Smith, Génesis 19:9–15 (en el apéndice de la Biblia) aclara los acontecimientos registrados en Génesis 19:8–10. Para resumir la Traducción de José Smith, Génesis 19:9–15, explique que los hombres de Sodoma se enojaron con Lot cuando éste rechazó sus malas intenciones que tenían para con sus huéspedes. Entonces los hombres de Sodoma amenazaron con tomar a la fuerza no sólo a los huéspedes de Lot (los varones santos), sino también a sus hijas para propósitos inmorales. Cuando Lot intentó razonar con los hombres de Sodoma, ellos intentaron entrar a la casa a la fuerza. Milagrosamente, los mensajeros celestiales protegieron a Lot y a su familia al herir a los hombres con ceguera (véase Génesis 19:11).

  • ¿Cómo demuestran las acciones de los hombres de Sodoma la maldad del pueblo de esta ciudad?

Pida a un alumno que lea en voz alta Génesis 19:12–13, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que los varones santos le instruyeron a Lot que hiciera con su familia. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

Pida a un alumno que lea Génesis 19:14–16 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver cómo respondieron Lot y su familia a las instrucciones de los varones santos.

  • ¿Qué evidencia ven en esos versículos de que Lot y su familia estaban reacios en cuanto a salir de Sodoma?

Pida a un alumno que lea en voz alta Génesis 19:17, y pida a la clase que sigan la lectura en silencio y mencionen las instrucciones adicionales que los varones santos dieron a Lot y a su familia.

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 19:24–26, y pida a la clase que averigüen lo que ocurrió cuando Lot salía de Sodoma con su esposa y con sus hijas. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

Para ayudar a la clase a entender por qué la esposa de Lot se convirtió en una “estatua de sal” (versículo 26), invite a un alumno a leer la siguiente declaración del élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles:

“Aparentemente, lo malo que hizo no fue sólo mirar atrás, sino que lo que su corazón deseaba era volverse atrás…

“Es posible que la esposa de Lot haya mirado atrás con resentimiento hacia el Señor por lo que Él le mandaba dejar tras de sí” (“Lo mejor aún está por venir”, Liahona, enero de 2010, pág. 17; speeches.byu.edu).

  • De acuerdo con el élder Holland, ¿cuáles son algunas de las posibles razones por las que se convirtió a la esposa de Lot en una estatua de sal?

Explique que también es posible que la esposa de Lot no simplemente mirara hacia atrás, sino que quizás volvió a Sodoma (véase Lucas 17:28–32).

Señale que este relato de Lot y su familia al salir de Sodoma se puede comparar a nuestra propia experiencia de abandonar el pecado y las malas influencias.

  • ¿Qué principios podemos aprender del ejemplo de la esposa de Lot en cuanto a abandonar el pecado y las malas influencias? (Las respuestas de los alumnos quizá sean variadas. Sería bueno que hiciera hincapié en el siguiente principio: Para abandonar el pecado y las malas influencias, debemos dejarlos por completo y no mirar atrás.)

  • ¿Cuáles son algunas de las maneras en que una persona podría sentirse tentada de “mirar atrás” a los pecados o las malas influencias que previamente habían sido parte de su vida? ¿Por qué es peligroso hacer eso?

  • ¿Cuáles son algunas de las cosas que una persona puede hacer para dejar totalmente atrás los pecados o las malas influencias?

Génesis 19:30–38

Las hijas de Lot formulan un plan inicuo para asegurar la continuación de la posteridad de Lot

Para resumir Génesis 19:30–38, explique que después de que Sodoma, Gomorra y otras ciudades fueron destruidas, Lot y sus dos hijas fueron a una montaña cercana a vivir en una cueva. En un esfuerzo por preservar la simiente de su padre, la primera hija propuso un plan malvado y falaz de embriagar a su padre y acostarse con él para que cada una pudiera quedar embarazada (véase la Traducción de José Smith, Génesis 19:37 [en Génesis 19:31, nota al pie a]; véase también la Traducción de José Smith, Génesis 19:39 [en Génesis 19:35, nota al pie a]). Como resultado de esa iniquidad, cada hija dio a luz a un hijo. Los descendientes de los hijos llegaron a ser las naciones de los moabitas y los amonitas. No hay justificación para la decisión de las hijas de Lot de quebrantar la ley de castidad.

Resalte que las acciones de las hijas de Lot podrían proporcionar otro ejemplo de cómo la iniquidad de Sodoma había influido de forma negativa a los miembros de la familia de Lot. Aunque Lot no era un hombre inicuo, su decisión de llevar a su familia a vivir entre malas influencias resultó en serias consecuencias.

  • ¿Cuáles son algunas consecuencias que Lot y su familia experimentaron por escoger vivir en Sodoma?

  • ¿En qué forma piensan que podía haber sido diferente la vida para Lot y su familia si él no hubiera escogido asociarse con Sodoma y otras ciudades inicuas del valle?

  • ¿Qué principios aprendemos de las decisiones de Lot de ponerse a sí mismo y a su familia cerca de malas influencias? (Los alumnos podrían reconocer principios como los siguientes: Si escogemos asociarnos con malas influencias, podríamos tener consecuencias que lamentaremos. Nuestras decisiones nos podrían afectar no solamente a nosotros, sino también a otras personas.)

Invite a los alumnos a hacer una lista en la pizarra con ejemplos de influencias injustas con las que algunos jóvenes escogen asociarse en nuestros días. Después hágales las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son algunas consecuencias que nos pueden llegar a nosotros mismos al asociarnos con esas influencias injustas? ¿Cuáles son algunas consecuencias que podrían tener un efecto en los demás?

Para ayudar a la clase a sentir la veracidad y la importancia de los principios que han pensado, invite a un alumno a leer en voz alta el siguiente relato del obispo Gary E. Stevenson, del Obispado Presidente:

“Hace algunos años, John fue aceptado en una prestigiosa universidad japonesa…

“Poco después de la llegada de John, se corrió la voz entre los estudiantes extranjeros de una fiesta que se iba a realizar en la azotea de una residencia privada. Esa noche, John y dos amigos fueron a la dirección indicada.

“Tras subir por ascensor al piso más alto del edificio, John y sus amigos… empezaron a relacionarse con los demás. Al avanzar la noche, el ambiente cambió. Aumentó el ruido, el volumen de la música y el consumo de alcohol, a la vez que aumentaba también la inquietud de John. De repente, alguien empezó a organizar a los estudiantes en un gran círculo con la idea de compartir cigarrillos de marihuana. John frunció el ceño e informó rápidamente a sus dos amigos que era hora de partir. Casi burlándose, uno de ellos dijo: ‘John, es fácil. Nos paramos en el círculo y cuando nos toque, sólo lo pasamos sin fumar. No tenemos que irnos y pasar vergüenza en frente de todos’. A John eso le parecía fácil, pero no parecía correcto. Él sabía que tenía que expresar sus intenciones y actuar. En tan sólo un momento se armó de valor y les dijo que hicieran lo que quisieran, pero que él se marchaba. Un amigo decidió quedarse y se integró al círculo; el otro siguió renuentemente a John bajando por la escalera para subir al ascensor. Para sorpresa de ellos, al abrirse las puertas del ascensor, salieron oficiales de la policía japonesa, quienes treparon rápidamente la escalera hasta la azotea. John y su amigo subieron al ascensor y partieron.

“Cuando los policías llegaron al final de la escalera, los estudiantes rápidamente tiraron las drogas ilegales a la calle para que no los pescaran. Pero los oficiales bloquearon la escalera, colocaron a todos en una hilera en la azotea y pidieron a cada estudiante que extendiera ambas manos. Entonces los oficiales caminaron por la fila oliendo detenidamente el dedo gordo y el dedo índice de cada estudiante. Consideraron culpables a todos los que hubieran tocado la marihuana, la hubieran fumado o no; y hubo consecuencias lamentables. Casi sin excepción, los estudiantes que habían permanecido en la azotea fueron expulsados de sus respectivas universidades.

“…Las consecuencias en la vida de John han sido incalculables. El tiempo que pasó en Japón ese año lo llevó a un matrimonio feliz y después al nacimiento de dos hijos. Ha tenido gran éxito en los negocios y recientemente pasó a ser profesor en una universidad japonesa. Imagínense lo que habría sido de su vida si no hubiera tenido el valor de salir de esa fiesta esa noche en Japón.

“…habrá momentos en que ustedes, al igual que John, tendrán que demostrar su recto valor a la vista de sus compañeros, lo cual podría resultar en desprecios y burlas… Tengan valor. ¡Sean fuertes!” (“Sean valientes en cuanto a intrepidez, vigor y actividad”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 51–52).

Para terminar, invite a los alumnos a testificar de los principios que han descubierto hoy. Comparta su testimonio también, y aliente a los alumnos a dejar detrás por completo cualquier pecado o mala influencia que pudiera influir en ellos.

Comentarios e información de contexto

Génesis 19:8–10 o la Traducción de José Smith, Génesis 19:9–15 (en el apéndice de la Biblia). Lot razona con los hombres de Sodoma

Nota: No todas las adiciones o correcciones de la Traducción de José Smith se encuentran en las notas al pie o en el apéndice de la edición SUD de la Biblia. Muchos de esos cambios no se incluyeron debido al espacio limitado.

La Traducción de José Smith, Génesis 19:9–15 aclara los acontecimientos registrados en Génesis 19:8–10. (A continuación, el texto en negrita cursiva representa el material que añadió el profeta José Smith; el texto tachado representa el material que eliminó.)

“And they said unto him, Stand back. And they were angry with him.

“And they said again among themselves, This one fellow man came in to sojourn among us, and he will needs be now make himself to be a judge; now we will deal worse with thee, him than with them.

Wherefore they said unto the man, We will have the men, and thy daughters also; and we will do with them as seemeth us good.

“Now this was after the wickedness of Sodom.

“And Lot said, Behold now, I have two daughters which have not known man; let me, I pray you, plead with my brethren that I may not bring them out unto you; and ye shall not do ye to unto them as is seemeth good in your eyes;

“For God will not justify his servant in this thing; wherefore, let me plead with my brethren, this once only, that unto these men ye do nothing, that they may have peace in my house; for therefore came they under the shadow of my roof.

“And they pressed sore upon the man, even were angry with Lot and came near to break the door, but the angels of God, which were holy men, put forth their hand and pulled Lot into the house unto them, and shut to the door” (Traducción de José Smith, Génesis 19:9–15; negrita, cursiva y tachado añadido).

Génesis 19:26. “…la esposa de Lot miró atrás”

El élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, explicó cómo mirar al futuro con fe en lugar de duda:

“…les ruego que no insistan en el recuerdo de los días que no volverán ni en un vano anhelo del ayer, por muy bueno que ese ayer haya sido. El pasado es para aprender de él pero no para vivir en él. Miramos atrás con el deseo de reclamar las brasas de las experiencias radiantes pero no las cenizas. y una vez que hayamos aprendido lo que tengamos que aprender y que guardemos con nosotros lo mejor de lo que hayamos experimentado, entonces miremos adelante y recordemos que la fe siempre señala hacia el futuro. La fe está siempre relacionada con bendiciones, verdades y acontecimientos del futuro que tendrán efecto positivo en nuestra vida. Por consiguiente, una forma más teológica de referirnos a la esposa de Lot sería decir que no tuvo fe, que dudó del poder del Señor para darle algo mejor de lo que ya tenía. “Al parecer, pensó —y terminó siendo mortal para ella— que nada de lo que le esperaba podía ser de ninguna manera mejor que lo que dejaba atrás” (“Lo mejor aún está por venir”, Liahona, enero de 2010, pág. 17; speeches.byu.edu).

El presidente Boyd K. Packer, del Quórum de los Doce Apóstoles, contó la siguiente experiencia del presidente Joseph Fielding Smith:

“El presidente Joseph Fielding Smith me contó sobre una mujer arrepentida que luchaba por encontrar la salida de una vida inmoral. Ella le preguntó qué debía hacer ahora.

“A su vez, él le pidió que le leyera, en el Antiguo Testamento, el relato de Lot y de su esposa que se convirtió en una estatua de sal [Génesis 19:26]. Después le preguntó: ‘¿Qué lección aprendió usted de estos versículos?’.

Ella contestó: ‘El Señor destruirá a los inicuos’.

“‘¡No es así!’ El presidente Smith dijo que la lección para esa mujer arrepentida y para ustedes es ésta: ‘¡No mire atrás!’ [véase de Boyd K. Packer, The Things of the Soul, 1996, pág. 116].

“Aunque parezca extraño, es posible que la prevención y la cura más sencilla y más poderosa para la pornografía, o para cualquier acto impuro, sea no hacerle caso y evitarla. Borren de su mente cualquier pensamiento indigno que trate de arraigarse allí. Una vez que hayan decidido permanecer limpios, estarán reafirmando el albedrío que Dios les dio; y después, como aconsejó el presidente Smith: ‘No miren atrás’” (“Limpiemos el vaso interior”, Liahona, noviembre de 2010, págs. 76–77).

El presidente Joseph F. Smith declaró:

“El arrepentimiento verdadero no sólo es sentir pesar por los pecados y hacer humilde penitencia y contrición delante de Dios, sino que comprende la necesidad de apartarse del pecado, la suspensión de toda práctica y hechos inicuos, una reformación completa de vida, un cambio fundamental de lo malo a lo bueno, del vicio a la virtud, de las tinieblas a la luz” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Joseph F. Smith, 1998, pág. 63).

Génesis 19:26. La esposa de Lot y la estatua de sal

Para un análisis de si el acontecimiento de la esposa de Lot que se convirtió en estatua de sal fue un acontecimiento literal o una expresión figurativa, véase el material en El Antiguo Testamento, Manual para el alumno, Génesis–2 Samuel, (Manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983, pág. 56).