Seminario
Unidad 32: Génesis 31-32
anterior siguiente

Lección 32

Génesis 31-32

Introducción

Después de trabajar para Labán por 20 años, a Jacob se le mandó: “Vuélvete a la tierra de tus padres”, o Canaán (Génesis 31:3). Jacob y su familia salieron en secreto porque tenían temor de lo que Labán les pudiera hacer. Cuando Labán descubrió su partida, los persiguió, pero finalmente les dejó ir en paz. Al continuar el trayecto, Jacob se preocupaba de que su hermano gemelo, Esaú, intentara vengarse de él. Jacob preparó presentes para su hermano, oró para que el Señor protegiera a su familia y recibió la seguridad divina de que él y su familia serían preservados.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 31:1-55

El Señor le manda a Jacob que vuelva a Canaán

Escriba lo siguiente en la pizarra antes de la clase:

Si te esfuerzas por obedecer un mandato del Señor, Él:

a. Cambiará el mandato para que te resulte sencillo y fácil de alcanzar.

b. Bendecirá tus esfuerzos proporcionándote la manera de cumplir el mandato, aunque sea difícil.

c. Intervendrá y hará todo el trabajo por ti.

d. Requerirá que lo hagas todo por ti mismo, sin ninguna ayuda.

Pida a los alumnos que seleccionen la declaración que mejor describa la forma en que ellos piensen que el Señor nos ayuda cuando nos pide que hagamos cosas difíciles. Invite a algunos alumnos a explicar la declaración que seleccionaron y por qué la eligieron.

Explique que hay muchas maneras mediante las cuales el Señor nos puede bendecir cuando nos esforzamos para obedecer Sus mandamientos. Invite a los alumnos a buscar doctrinas y principios cuando estudien Génesis 31–32 que nos enseñen cómo el Señor puede ayudarnos cuando nos pide hacer cosas difíciles.

Invite a un alumno a leer Génesis 31:1-3 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver lo que el Señor le mandó a Jacob. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

  • ¿Por qué el regresar a la tierra de sus padres podría haber sido difícil para Jacob? (Los alumnos podrían mencionar que Esaú vivía en la tierra de los padres de Jacob y cuando estuvieron juntos la última vez Esaú quería matar a Jacob.)

  • Aun cuando el mandato de regresar a casa no sería fácil, ¿qué le prometió al Señor a Jacob de acuerdo con el versículo 3?

  • ¿Qué podemos aprender de las palabras del Señor a Jacob? (Los alumnos pueden usar diferentes palabras, pero deben mencionar algo similar al principio siguiente: El Señor estará con nosotros si hacemos lo que pide. Anote ese principio en la pizarra.)

  • ¿Cómo el creer ese principio puede ayudarnos a hacer lo que el Señor pide, aún cuando sea difícil?

Resuma Génesis 31:4-23 y explique que Jacob y su familia fueron obedientes al mandato del Señor. Ellos comenzaron su trayecto a la tierra de Canaán mientras Labán se había ido a esquilar las ovejas. Cuando partieron, Raquel tomó algunas de las “imágenes” de Labán (versículo 19). (Si lo desea, explique que la palabra imágenes podría referirse a ídolos de la casa y que algunos creen que las imágenes podrían representar la dote de Raquel. Explique que no sabemos por qué Raquel tomó las imágenes o por qué Labán después se refirió a ellas como “mis dioses” [Génesis 31:30].) Cuando Labán regresó a casa, se enteró de la partida de Jacob y descubrió que sus imágenes habían desaparecido. Él persiguió a Jacob y a su familia y, después de siete días, los alcanzó.

  • ¿Por qué piensan que Jacob y su familia decidieron irse sin avisarle a Labán?

Invite a algunos alumnos a turnarse para leer Génesis 31:24-29 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber cómo estuvo el Señor con Jacob.

  • De acuerdo con el versículo 27, ¿qué afirmó Labán que habría hecho si Jacob no hubiera partido en secreto?

  • ¿Qué piensan que Labán podría haber estado planeando hacerle a Jacob antes de que el Señor le hablara en el sueño?

  • De acuerdo con los versículos 24 y 29, ¿cómo cumplió el Señor Su promesa de que Él estaría con Jacob (véase versículo 3)?

Resuma Génesis 31:30-40 y explique que Labán buscó en el campamento de Jacob sus imágenes pero no las encontró porque Raquel las escondió bajo el cojín que usaba para sentarse en un camello. Después de que Labán terminó de buscar las imágenes, Jacob contó cómo Labán lo había maltratado en numerosas ocasiones durante los 20 años anteriores,

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 31:41-42, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Jacob le dijo a Labán.

  • ¿Qué evidencia ven en estos versículos de que el Señor había cumplido Su promesa de estar con Jacob?

Resuma Génesis 31:43–55 y explique que Jacob y Labán hicieron un convenio de que no se harían daño el uno al otro. Labán entonces regresó a su propia tierra.

Génesis 32:1-21

Jacob se preocupa de que Esaú intentará vengarse de y su familia

Pida a los alumnos que se imaginen que tienen un serio problema y le piden consejo a uno de sus amigos en quien confían. El amigo escucha con atención el problema y luego dice “Ora en cuanto a ello”.

  • ¿Qué pensarían si se les diera ese consejo?

Señale que aunque siempre es importante orar, podemos aprender una importante lección de lo que Jacob hizo después de que oró ante la posibilidad de que Esaú intentara vengarse de él.

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Génesis 32:1-5, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que Jacob hizo en su viaje de regreso a su tierra. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

  • ¿Por qué creen que Jacob envió mensajeros a Esaú?

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 32:6-8, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Jacob aprendió y cómo respondió.

  • ¿Qué aprendió Jacob de los mensajeros?

  • ¿Cómo respondió a esas noticias?

  • ¿Por qué Jacob “tuvo gran temor y se angustió” (versículo 7) cuando oyó que Esaú venía con 400 hombres?

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 32:9-12, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber qué más hizo Jacob después de recibir el informe sobre Esaú. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

  • ¿Qué es lo que para ti sobresale con respecto a la oración de Jacob?

  • ¿Cómo ilustra la oración de Jacob su fe en el principio escrito en la pizarra?

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Génesis 32:13-18, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que hizo Jacob después de orar para suplicar la ayuda de Dios.

  • ¿Qué hizo Jacob después de que oró para suplicar ayuda? (Tal vez tenga que explicar que Jacob instruyó a sus siervos que dividieran casi 600 de sus animales en muchos grupos y los entregaran, un grupo a la vez, a Esaú como presentes.)

  • Según el ejemplo de Jacob, ¿qué debemos hacer, después de orar para suplicar ayuda, cuando enfrentamos dificultades? (Después de que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: Cuando enfrentamos dificultades, debemos orar fervientemente para pedir ayuda y luego hacer lo que podamos para superarlas.)

  • ¿Cómo el orar nos ayuda a saber lo que podemos hacer para superar nuestros desafíos?

  • ¿Por qué es importante que, después de orar, también hagamos todo lo posible por superar nuestros desafíos?

Invite a los alumnos a pensar acerca de un desafío que estén enfrentado en la actualidad. Aliéntelos a orar para pedir ayuda y hacer lo que sea posible para superar la dificultad. Explique que el Señor puede inspirarlos a saber qué hacer para ayudarlos a superar la dificultad. Si lo desea, invítelos a escribir algunas de las cosas que pueden hacer para superar su desafío después de orar para pedir ayuda.

Génesis 32:22-32

Jacob procura una bendición del Señor y el Señor cambia el nombre de Jacob a Israel.

Escriba la palabra luchar en la pizarra. Pregunte a los alumnos cómo explicarían lo que significa luchar. Si lo desea, señale que la palabra luchar puede referirse a más que el deporte físico. Invite a los alumnos a buscar principios importantes al estudiar la experiencia de Jacob registrada en Génesis 32:22–32.

Resuma Génesis 32:22–23 y explique que la noche anterior a cuando Jacob se encontraría con Esaú, envió a su familia primero al otro lado del río Jaboc. Jacob sabía que tenía que enfrentar a su hermano al día siguiente, y probablemente se sentía preocupado por lo que ocurriría y tal vez haya querido estar solo.

Invite a un alumno a leer Génesis 32:24-26 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar qué le sucedió a Jacob la noche antes de que se encontrara con Esaú. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

Si lo desea, invite a los alumnos a marcar la frase: “No te dejaré, si no me bendices” en el versículo 26. Explique que la bendición que Jacob buscaba quizás haya sido la seguridad del Señor de que él y su familia estarían a salvo de Esaú. Aunque no sabemos exactamente lo que estaba sucediendo aquí, sabemos que Jacob luchó toda la noche buscando una bendición que finalmente recibió. Esa experiencia representa el gran esfuerzo que Jacob puso cuando buscaba esa bendición del Señor.

  • ¿Por qué luchar podría ser una buena forma de describir lo que debemos hacer cuando procuramos bendiciones del Señor?

  • ¿Qué podemos aprender del ejemplo de Jacob sobre obtener bendiciones del Señor? (Después de que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: A veces, quizás tengamos que poner gran esfuerzo cuando buscamos la ayuda y las bendiciones del Señor).

  • ¿Por qué piensan que el Señor nos requiere poner gran esfuerzo antes de recibir algunas bendiciones?

Invite un alumno a leer en voz alta Génesis 32:27-30, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar las bendiciones que Jacob recibió después de poner gran esfuerzo para procurar la ayuda del Señor. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

  • ¿A qué cambió el Señor el nombre de Jacob?

Explique que el nombre Israel significa “Él que prevalece con Dios” (Diccionario bíblico, en inglés “Israel”).

Explique que a los descendientes de Jacob se les conoce como la casa de Israel. Cuando somos fieles a los convenios que hacemos con Dios, nos hacemos acreedores y nos aseguramos la plenitud de las bendiciones que Dios prometió a Abraham y a sus descendientes. Escriba el siguiente principio en la pizarra: Prevaleceremos con Dios al hacer y guardar convenios sagrados.

  • ¿Qué significa prevalecer con Dios? (Tal vez signifique que cuando persistimos en ferviente oración, podemos recibir la garantía de que el Padre Celestial nos concederá las bendiciones que hemos buscado.)

Si lo desea, testifique de ese principio.

Para concluir, repase brevemente los principios que los alumnos descubrieron el día de hoy. Pida a los alumnos que mediten en cómo pueden actuar según las verdades que han aprendido, e invítelos a que lo hagan.

Comentarios e información de contexto

Génesis 31:14-16 “…nos vendió, y aun se ha comido del todo nuestro precio”

“Resulta interesante que tanto Raquel como Lea estuvieron de acuerdo en que Jacob tenía razón en dejar a Labán. Ellas también indicaron que no habían recibido nada de su padre, a causa de que era codicioso. Un comentarista explicó la amargura de ellas:

“‘La dote era parte importante en el matrimonio. Lo vemos primeramente en el hecho de que Jacob trabajó siete años para Labán a fin de ganar una dote por Raquel. (Gen. 29:18). La paga por este servicio pertenecía a la novia como su dote, y Raquel y Lea podrían hablar en forma indigna de ellas mismas por haber sido “vendidas” por su padre, porque él había retenido de ellas su dote (Gen. 31:14, 15). La dote era el capital de la familia; representaba la seguridad económica de la esposa en caso de divorcio, si el esposo era el que cometía la falta. Si ella estaba en falta, perdía legalmente. No la podía traspasar a sus hijos. Se cree que una dote normal equivalía al salario de tres años de trabajo. La dote representaba fondos provistos por el padre del novio, o por el novio por medio de su trabajo, y era usada para asegurar la vida económica de la nueva familia. Si el padre de la novia añadía de lo propio a esto, era privilegio suyo hacerlo y también era la costumbre, pero la dote básica provenía del novio o de su familia. La dote era en esa forma la bendición del padre sobre el casamiento de su hijo, o una prueba del carácter del joven al trabajar por la misma’. (Rousas John Rushdoony, The Institutes of Biblical Law [1973], págs. 176–177)” (Antiguo Testamento, Manual del Alumno: Génesis–2 Samuel, (Religión 301) 3ra ed. [manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983], págs. 68-69).

Génesis 31:19. ¿En qué consistían las imágenes de Labán?

“Ha habido mucha discusión entre los eruditos en cuanto a los ídolos que Raquel robó a su padre y qué es lo que representaban. El vocablo hebreo teraphima veces es usado para indicar ídolos pequeños o dioses falsos. Algunos traductores dan la versión de que eran ‘dioses domésticos’… Un estudioso presentó la teoría de que estas imágenes tenían relación con los derechos legales de herencia (véase D. Guthrie and J. A. Motyer, eds., The New Bible Commentary, pág. 104). Si esta teoría es correcta, el poseedor del ídolo tenía el derecho de heredar los bienes del padre. Esta circunstancia explicaría por qué Raquel robó las imágenes, siendo que su padre le había ‘robado’ a ella su herencia (véase Génesis 31:14–16). También explicaría la extrema alarma de Labán por lo robado y el severo castigo que ofreció Jacob contra quien fuera culpable (véase Génesis 31:31-32)” (Antiguo Testamento, Manual del Alumno: Génesis–2 Samuel, (Religión 301) 3ra ed. [manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983], pág. 69).

Génesis 32:9-11 La oración de Jacob para suplicar ayuda

El élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó que debemos seguir adelante con nuestras decisiones, basándonos en las respuestas que el Señor nos da.

“Cuando contesta , es para darnos confianza.

cuando contesta No es para evitarnos un error.

“Cuando se reserva la respuesta, lo hace para que progresemos mediante la fe en Él, la obediencia a Sus mandamientos y la disposición a actuar de acuerdo con la verdad. Él espera que asumamos la responsabilidad de nuestras acciones tomando una decisión compatible con Sus enseñanzas, sin recibir confirmación previa. No debemos esperar pasivamente ni protestar porque el Señor no nos haya hablado. Debemos actuar” “Cómo reconocer las respuestas a las oraciones”,Liahona, enero de 1990, pág. 32.

Génesis 32:24-32 Jacob lucha con un ángel

“La mayoría de los estudiosos creen que Jacob luchó con un ángel, pero el presidente Joseph Fielding Smith explicó la razón por la que esa explicación no resulta verídica:

“‘¿Quién luchó con Jacob en el Monte Peniel? Las Escrituras dicen que fue un hombre. Los intérpretes de la Biblia dicen que fue un ángel. Seguramente fue un mensajero enviado a Jacob para darle la bendición. Pensar que luchó y sujetó a un ángel que no pudo escapar queda fuera de discusión. El término ángel tal como es usado en las Escrituras, de vez en cuando se refiere a mensajeros que son enviados con instrucciones importantes’. (Smith, Doctrina de Salvación, tomo 1, pág. 16.)” (Antiguo Testamento, Manual del Alumno: Génesis–2 Samuel, (Religión 301) 3ra ed. [manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983], pág. 69).

Aunque mucho de lo que sucedió en Peniel (también escrito Penuel [véase mapa 10]) no está claro, las Escrituras indican que allí tuvo lugar una experiencia sagrada. Las luchas espirituales a menudo preceden a las revelaciones potentes. Por ejemplo, cuando Enós, Alma y José Smith buscaron con fervor las bendiciones del Señor, experimentaron tales “luchas” (véase Enós 1:1–5; Alma 8:10; José Smith—Historia 1:13–17). La lucha que Jacob experimentó quizás haya sido una lucha espiritual similar.