Seminario
Lección 92: 2 Samuel 12:10–24:25
anterior siguiente

Lección 92

2 Samuel 12:10–24:25

Introducción

El profeta Natán confrontó al rey David por su adulterio con Betsabé y por el asesinato de Urías. Natán le explicó a David que las consecuencias de sus actos le afectarían a él, a su familia y a todo el reino. En cumplimiento de las profecías de Natán, la agitación y los conflictos en la casa de David llevaron a una guerra civil que amenazó con destruir el reino de Israel.

Sugerencias para la enseñanza

2 Samuel 12:10–31

Natán profetiza las consecuencias de los pecados de David

Antes de comenzar la clase, escriba las siguientes frases en la pizarra:

Hacer trampas en las tareas escolares

Mentir a los padres

Negarse a perdonar a alguien

Invite a los alumnos a leer en voz alta las frases que están en la pizarra.

  • ¿Cuáles son algunas de las posibles consecuencias imprevistas cuando se toman esas decisiones?

Pida a un alumno que cuente las decisiones pecaminosas que tomó el rey David con respecto a Betsabé y a Urías. (David cometió adulterio con Betsabé y dispuso que fuera muerto Urías, el marido de ella).

Explique que después de que el profeta Natán enseñó la parábola de la corderita, le informó a David las consecuencias de sus decisiones y de sus hechos. En su estudio de 2 Samuel 12–24, invite a los alumnos a reconocer principios que les ayuden cuando sean tentados a pecar.

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta 2 Samuel 12:10–14, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar las consecuencias de las decisiones pecaminosas del rey David. Si lo desea, sugiera que los alumnos marquen esas consecuencias en su ejemplar de las Escrituras.

  • ¿Qué consecuencias fueron resultado de los pecados de David?

  • ¿Qué creen que significa la frase “la espada no se apartará jamás de tu casa” (versículo 10)? (Explique que la espada es un símbolo de la violencia y la guerra. Durante el resto de la vida y del reinado de David, el conflicto y la guerra asolaron su reino y a su familia).

  • ¿Quién más se vio afectado por los pecados de David? (La gente de su reino, incluso sus esposas y sus hijos).

  • ¿Qué podemos aprender en esos versículos acerca de las consecuencias del pecado? (Es posible que los alumnos utilicen otras palabras, pero asegúrese de que reconozcan el siguiente principio: Cuando escogemos pecar, podemos causar consecuencias imprevistas y a largo plazo para nosotros mismos y para otras personas).

Para ayudar a los alumnos a comprender que algunas decisiones pueden tener consecuencias a largo plazo, incluso después de que nos arrepintamos y seamos perdonados, pida a un alumno que lea en voz alta las siguientes palabras del élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles:

Scott, Richard G.

“Una verdad fundamental es que somos limpiados mediante la expiación de Jesucristo; podemos llegar a ser íntegros y puros. Sin embargo, en ocasiones, nuestras malas decisiones traen consecuencias a largo plazo. Uno de los pasos esenciales para completar el arrepentimiento es enfrentar las consecuencias a corto y a largo plazo de nuestros pecados del pasado” (“La fortaleza personal mediante la expiación de Jesucristo”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 82–83).

  • ¿Cuáles son algunos ejemplos de malas decisiones que podrían dar como resultado consecuencias imprevistas y a largo plazo para nosotros y para otras personas?

Para resumir el resto de 2 Samuel 12, explique que el hijo que les nació a David y a Betsabé murió, tal como lo profetizó Natán. David y Betsabé tuvieron otro hijo, a quien pusieron el nombre de Salomón.

2 Samuel 13–18

La agitación y los conflictos en la familia de David llevan a la guerra civil

Explique que 2 Samuel 13–18 describe trágicos acontecimientos que involucraron a Amnón y Absalón, dos de los hijos del rey David. Esos capítulos también muestran el cumplimiento de las consecuencias de los pecados de David que se habían profetizado.

Divida la clase en tres grupos. (Si lo desea, y el salón de clases es grande, divídalos en más de tres grupos. Si lo hace, tendrá que dar la misma asignación a más de un grupo). Explique que a cada grupo se le asignará estudiar un bloque de Escrituras y prepararse para hacer lo siguiente (escriba estas instrucciones en la pizarra):

  1. Resuman los acontecimientos descritos en esos versículos.

  2. Expliquen las posibles consecuencias a corto plazo de las decisiones de Amnón o de Absalón.

  3. Expliquen cuáles creen que fueron algunas de las consecuencias imprevistas o a largo plazo de las decisiones de Amnón y Abasalón.

Dé a cada grupo una de las siguientes asignaciones:

Grupo 1: Amnón

Lean 2 Samuel 13:1–18 en voz alta en su grupo y averigüen el pecado que Amnón cometió contra su media hermana Tamar.

Grupo 2: Absalón

En 2 Samuel 13:1–20 leemos que Amnón, el hijo de David, codició a su media hermana Tamar. Por medio del engaño, la violó. Lean 2 Samuel 13:21–39 en voz alta en su grupo y averigüen cómo reaccionó Absalón, el hermano de Tamar, a lo que le hizo Amnón a Tamar.

Grupo 3: Absalón

En 2 Samuel 13–14 leemos que Absalón, el hijo de David, conspiró para que se diera muerte a Amnón porque éste había violado a Tamar, la hermana de Absalón. Absalón huyó a Gesur durante tres años antes de regresar a Jerusalén. Lean los siguientes versículos en voz alta en su grupo y averigüen lo que planeó hacer Absalón y cuál fue la consecuencia de sus actos: 2 Samuel 15:1–6, 10–17; 2 Samuel 16:20–22.

Dé varios minutos a los alumnos para leer los versículos asignados y para analizar sus respuestas a las instrucciones en la pizarra. Una vez transcurrido tiempo suficiente, invite al primer grupo a dar un informe de sus respuestas a la clase (los otros dos grupos lo darán más tarde).

Escriba las palabras amor y lujuria en la pizarra.

  • ¿Qué palabra describe mejor el comportamiento de Amnón?

Invite a los alumnos a leer 2 Samuel 13:4 en silencio para saber cómo describió Amnón sus sentimientos hacia Tamar. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

  • ¿Por qué algunas personas podrían confundir la lujuria con el amor?

A fin de ayudar a los alumnos a entender la diferencia entre el amor y la lujuria, invite a un alumno a leer en voz alta las siguientes palabras del hermano Tad R. Callister, Presidente General de la Escuela Dominical, pronunciadas cuando era miembro de la Presidencia de los Setenta:

Callister, Tad R

“Satanás es el gran falsificador; trata de hacer pasar la lujuria por amor. Hay una simple evaluación para detectar la diferencia. La motivación del amor es el autocontrol, la obediencia a las leyes morales de Dios, el respeto hacia los demás y la generosidad. Por el contrario, la lujuria está motivada por la desobediencia, la autocomplacencia y la falta de disciplina” (véase “La norma del Señor en cuanto a la moralidad”, Liahona, marzo de 2014, pág. 36).

  • ¿Cómo resumirían las diferencias entre el amor y la lujuria?

Con el fin de ayudar a los alumnos a reconocer más principios en ese relato, invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta 2 Samuel 13:10–15, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para buscar la evidencia de que más que amar a Tamar, Amnón sentía lujuria por ella.

  • Según los versículos 12–13, ¿cómo respondió Tamar al deseo de Amnón de acostarse con ella?

  • ¿Cómo trató ella de persuadirlo para que no cometiera pecado?

Si lo desea, explique que la palabra vileza, en ese contexto, significa algo que es moralmente malo.

  • ¿Por qué creen que Amnón “no la quiso oír” (versículo 14)? ¿Qué puede haber causado que él hiciera caso omiso o descartar las consecuencias de sus actos?

  • El ceder a la lujuria, ¿cómo afectó la actitud y los actos de Amnón hacia Tamar?

Escriba la siguiente frase incompleta en la pizarra: Si tenemos lujuria, entonces…

Pida a los alumnos que completen el principio que está en la pizarra. Escriba las respuestas en la pizarra. Si los alumnos no reconocen principios similares a los siguientes, escriba éstos también en la pizarra: Si tenemos lujuria, entonces perdemos el Espíritu y podemos hacer caso omiso de las consecuencias de nuestros actos o descartarlas y si tenemos lujuria, entonces perdemos el Espíritu y nuestro amor y preocupación por los demás puede disminuir.

  • ¿Por qué creen que ceder a la lujuria destruye nuestro amor y nuestra preocupación por los demás?

  • ¿Cuáles son algunas de las cosas que podemos hacer para evitar y resistir la lujuria?

Invite al segundo grupo a dar un informe a la clase. Pregunte a los alumnos qué causó que Absalón aborreciera a su hermano Amnón (véase 2 Samuel 13:22). Sustituya tenemos lujuria por estamos enojados en los principios escritos en la pizarra.

  • ¿Cómo puede la ira causar que descartemos las consecuencias de nuestros actos o hagamos caso omiso de ellas? ¿Cómo puede la ira causar que disminuya nuestro amor y preocupación por los demás?

Invite al tercer grupo a dar un informe a la clase. Sustituya estamos enojados por somos orgullosos en los principios escritos en la pizarra.

  • ¿Por qué la conspiración de Absalón para convertirse en rey era una forma de orgullo?

  • ¿Cómo puede el orgullo causar que descartemos las consecuencias de nuestros actos o hagamos caso omiso de ellas? ¿Cómo puede el orgullo causar que disminuya nuestro amor y preocupación por los demás?

Para resumir 2 Samuel 18, explique que durante la batalla entre los seguidores de Absalón y los hombres del rey David, Absalón se enredó en un árbol. Cuando Joab, el capitán del ejército de David, encontró a Absalón, lo mató. Invite a un alumno a leer 2 Samuel 18:33 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar cómo reaccionó David a la muerte de su hijo.

  • A pesar de la rebelión de Absalón, ¿por qué creen que David lloró la muerte de su hijo?

  • ¿Qué consecuencias tuvieron para su familia las decisiones del rey David, de Amnón y de Absalón?

Si lo desea, comparta su testimonio de las consecuencias a corto y a largo plazo que han tenido sus decisiones en usted y en su familia. (Tenga cuidado de no compartir transgresiones o pecados pasados. Es mejor centrarse en las consecuencias de las decisiones positivas que haya tomado). Inste a los alumnos a tomar decisiones correctas que los bendigan a ellos y a su familia tanto ahora como en el futuro.

Proporcione a los alumnos copias de las siguientes instrucciones, así como trozos de papel que puedan utilizar para escribir sus respuestas. Explíqueles que no se les pedirá que compartan sus respuestas con nadie.

Piensen tanto en las decisiones positivas como en las negativas que actualmente están tomando, y en cómo esas decisiones afectan a los que los rodean, especialmente a su familia. Seleccionen una o dos de las decisiones y contesten a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué efectos podrían tener en ustedes y en su familia esas decisiones que están tomando?

  • ¿Cuáles podrían ser algunas de las consecuencias a largo plazo de esas decisiones y esos comportamientos?

  • Al tomar esas decisiones, ¿qué cambios podrían hacer para bendecirles a ustedes y a su familia, tanto ahora como en el futuro?

2 Samuel 19–24

La insurrección, la hambruna y la pestilencia amenazan el reino de David

Para resumir 2 Samuel 19–24, explique que después de la muerte de Absalón, David regresó a Jerusalén. Joab, que estaba al mando del ejército de David, rápidamente sofocó otra rebelión entre las tribus de Israel. Israel sufrió una hambruna que duró tres años. El rey David disgustó a Jehová al contar el número de hombres de Judá e Israel que podían servir en el ejército. Las Escrituras no explican por qué ese recuento de la gente fue ofensiva, pero podría haber representado la confianza que David tenía en el poder de su ejército antes que en el poder de Dios. Con el fin de salvar al pueblo de una plaga, David ofreció sacrificios a Jehová.

Comentarios e información de contexto

2 Samuel 12:14–18. “El hijo que te ha nacido ciertamente morirá”

“El hijo nacido de la unión ilícita [de David y Betsabé] no vivió, pero no hay razón para considerar eso como un ‘castigo’ al niño por los pecados de los padres. Tarde o temprano tiene que llegar la partida de esta tierra por la mano del Señor y puede ser una bendición para la persona cuando ocurre para su provecho en el momento en que el Señor lo considera mejor” (Ellis T. Rasmussen, An Introduction to the Old Testament and its Teachings, 2 tomos, 2ª edición,1972, tomo I, pág.186).

2 Samuel 13:1–18. “Ven, hermana mía, acuéstate conmigo”

El élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó cómo podemos evitar los deseos lujuriosos:

“…hablemos por un momento sobre cómo protegernos contra la tentación…

“Sobre todo, comiencen separándose de las personas, los materiales y las circunstancias que los dañarán… Como José en la presencia de la esposa de Potifar [véase Génesis 39:1–13], simplemente corran, corran tan lejos como puedan de lo que sea o de quien sea que los seduzca…

“…Busquen esa ayuda y acéptenla. Hablen con su obispo; sigan su consejo. Pidan una bendición del sacerdocio… Oren sin cesar; pidan la ayuda de ángeles.

“Junto con los filtros de las computadoras y la represión a los sentimientos, recuerden que el único control real en la vida es el autocontrol… “Si un programa de televisión es indecente, apáguenlo; si una película es grosera, váyanse; si se está estableciendo una relación indebida, rómpanla. Muchas de estas influencias, por lo menos inicialmente, tal vez no sean malas, pero pueden nublar nuestro juicio, disminuir nuestra espiritualidad y llevarnos a algo que podría ser malo…

“…Remplacen los pensamientos lascivos con imágenes de esperanza y recuerdos de gozo…

“Cultiven el Espíritu del Señor y estén donde Él esté. Asegúrense de que eso incluya su propia casa o apartamento, y que determine el tipo de arte, música y literatura que tengan allí… vayan al templo tan frecuentemente como sus circunstancias lo permitan. Recuerden que el templo los arma del ‘poder de [Dios]… los [rodea] [de Su] gloria… y [Sus] ángeles los [guardan]’ [D. y C. 109:22]” (“No hay lugar para el enemigo de mi alma”, Liahona, mayo de 2010, págs. 45 , 46).

2 Samuel 13:11–14, 22–29. Aprender a refrenar nuestras pasiones

Al hablar de la necesidad de refrenar las pasiones y los deseos del hombre natural, el élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó:

“La naturaleza precisa de la prueba de la vida terrenal… puede resumirse con estas preguntas: ¿Regirá mi cuerpo a mi espíritu, o gobernará mi espíritu a mi cuerpo? ¿Cederé a las incitaciones del hombre natural o seguiré al hombre eterno? Ésa, hermanos y hermanas, es la prueba. Estamos aquí en la tierra para desarrollar cualidades divinas y para aprender a refrenar todas las pasiones de la carne (véase Alma 38:12)” (véase “Creemos en ser castos”, Liahona, mayo de 2013, pág. 41).