Seminario
Lección 123: Isaías 30-35
anterior siguiente

Lección 123

Isaías 30–35

Introducción

En lugar de depender de Jehová, el pueblo de Judá buscó la ayuda de Egipto para defenderse contra Asiria. Isaías profetizó que el pueblo de Judá sería esparcido por causa de su rebelión. También profetizó respecto a la Apostasía, la Restauración y la segunda venida del Señor Jesucristo. Isaías testificó que Jehová vendría a salvar a Su pueblo.

Sugerencias para la enseñanza

Isaías 30–31

Isaías advierte a Judá que no confíe en Egipto y que mejor confíe en Jehová.

Invite a los alumnos a pensar en alguien que conozcan que gustosamente obedece todas las palabras del profeta y las normas del folleto Para la Fortaleza de la Juventud.

  • ¿Cuáles son algunas de las maneras en que somos bendecidos cuando obedecemos las palabras de los profetas?

  • ¿Qué le puede suceder a la gente que rehúsa seguir el consejo de los profetas del Señor?

Mientras estudian Isaías 30–31, invite a los alumnos a buscar un principio que les ayude a comprender lo que puede suceder si rehusamos seguir el consejo de los profetas del Señor.

Explique que en Isaías 30–31 se encuentra el mensaje de advertencia que Isaías hizo al pueblo de Judá, quien estaba considerando hacer una alianza con Egipto para protegerse del ejército asirio.

Invite a un alumno a leer Isaías 30:1–3, 7 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar cómo el pueblo de Judá se rebeló en contra de Jehová cuando estaba bajo amenaza de ataque.

  • ¿Cómo se rebeló el pueblo en contra de Jehová?

  • ¿Por qué creen que formar una alianza con Egipto se habría considerado rebelión contra Jehová?

  • Según el versículo 7, ¿qué dijo Isaías que sucedería si el pueblo de Judá buscaba la ayuda de los egipcios?

Señale la frase “yo lo he llamado Rahab, la inmóvil” en el versículo 7, y explique que quiere decir que los judíos habrían recibido la fuerza que necesitaban al depender de Jehová.

Explique que Isaías 30:8 registra el mandato que Jehová dio a Isaías de escribir en un libro las palabras de Jehová respecto a la rebelión del pueblo. Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 30:9–11. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que el Señor le mandó a Isaías que escribiera. Explique que la frase “cosas halagüeñas” en el versículo 10 se refiere a las doctrinas falsas y a las palabras lisonjeras.

  • ¿En qué formas adicionales estaba siendo rebelde el pueblo?

Invite a un alumno a leer la siguiente declaración del élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles. Pida a la clase que preste atención a cómo comparó élder Holland a la gente de nuestros días con la gente en los días de Isaías.

“Lamentablemente, los mensajeros de los mandamientos divinamente ordenados no suelen gozar de mayor popularidad en la actualidad que en la usarla…

“Tristemente… es una característica de nuestra época que si la gente quiere dioses, quiere que sean dioses que no exijan mucho; dioses cómodos que no sólo no zarandeen la barca, sino que ni siquiera la muevan; dioses que nos den una palmadita en la cabeza, que nos hagan reír y luego nos digan que salgamos a jugar y recojamos flores” (“El costo –y las bendiciones– del discipulado”, Liahona, mayo de 2014, pág. 7).

  • Según el élder Holland, ¿cómo son algunas personas de nuestros días similares a la gente de la época de Isaías?

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 30:12–14. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar a qué llevaría la rebelión de Judá en contra de Jehová.

  • De acuerdo con el versículo 13, ¿cómo describió Isaías la iniquidad del pueblo?

Explique que una grieta es una fractura o una abertura en un muro. En los días de Isaías, el pueblo con frecuencia edificaba muros para protegerse de sus enemigos.

  • ¿Qué le sucede estructuralmente a un muro cuando tiene una fractura o una grieta? (Se debilita).

  • ¿Por qué es una grieta o fractura en un muro una metáfora apropiada para el pecado?

  • De acuerdo con esa metáfora, ¿qué nos sucede si pecamos al rechazar las palabras de los profetas? (Los alumnos pueden dar una variedad de respuestas, pero asegúrese de que esté claro que si nos rebelamos contra Dios y rechazamos las palabras de los profetas, entonces nos debilitaremos. Anote ese principio en la pizarra).

  • ¿De qué manera nos debilitamos cuando rechazamos las palabras de los profetas?

Invite a los alumnos a pensar en cómo han visto a la gente rebelarse en contra de Dios al rechazar las palabras de los profetas.

  • Según el versículo 14, ¿qué sucederá si no se arregla la fractura o grieta?

  • De acuerdo con el versículo 14, ¿qué sucederá a quienes continúen rechazando las palabras de los profetas? (Después de que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: …y si continuamos rechazando las palabras de los profetas, sufriremos la destrucción espiritual).

Señale que algunas veces las consecuencias negativas no siguen de inmediato al pecado. En algunos casos, esas consecuencias tal vez no ocurran sino hasta la vida venidera.

Pida a un alumno que lea Isaías 30:15 en voz alta. y pida a la clase que busque lo que Jehová prometió al pueblo si se arrepentían y dependían de Él para su protección.

  • ¿Qué prometió Jehová al pueblo si se arrepentían y dependían de Él para su protección?

Para resumir el resto de Isaías 30, explique que el pueblo de Judá rehusó arrepentirse. Isaías profetizó que serían derrotados por los asirios. También profetizó que Israel sería recogido en los últimos días y sería bendecido tanto temporal como espiritualmente. Isaías 31 registra que Jehová reprendió a Israel por depender de Egipto para su ayuda en lugar de confiar en Él para Su divina protección y ayuda. En el capítulo hay también una reconfortante profecía de que en los últimos días el Señor defenderá a los habitantes justos de Sion.

Isaías 32–34

Isaías profetiza la Restauración y la segunda venida de Jesucristo.

Escriba la siguiente pregunta en la pizarra: Si yo fuera a comparecer ante la presencia de Dios, ¿me sentiría digno de estar en Su presencia? ¿Por qué?

Pida a los alumnos que mediten acerca de la respuesta que darían a esas preguntas.

A medida que estudian Isaías 32–34, invite a los alumnos a descubrir un principio que nos enseña lo que podemos hacer para ser dignos de morar en la presencia de Dios.

Para resumir Isaías 32, explique que Isaías profetizó de la restauración del Evangelio y del reino milenario del Salvador. Isaías 33:1–9 registra que Isaías profetizó de la iniquidad del mundo antes de la segunda venida del Salvador.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 33:10–13. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para descubrir cómo describió Isaías la segunda venida de Jesucristo. Invítelos a compartir lo que encuentren.

Explique que la frase “serán quemados con fuego” en el versículo 12 significa que los inicuos serán destruidos por el resplandor de la gloria del Salvador cuando Él venga de nuevo (véase D. y C. 5:19).

Invite a un alumno a leer la primera frase de Doctrina y Convenios 33:14 en voz alta. Señale que Isaías está hablando de los “pecadores en Sion”, queriendo decir ciertos miembros de la Iglesia.

  • ¿Cómo reaccionarán esas personas a la segunda venida del Salvador?

Invite a un alumno a leer en voz alta las preguntas que se encuentran en Isaías 33:14, y pregunte:

  • ¿Qué piensan que significan esas preguntas?

Explique que el élder Bruce McConkie, del Cuórum de los Doce Apóstoles, explicó que esas preguntas averiguan quién será digno de heredar el reino celestial (véase “Think on These Things”, Ensign, enero de 1974, pág. 47).

Invite a los alumnos a leer Isaías 33:15–16 en silencio, para saber quién será digno de recibir la vida eterna.

  • Según el versículo 15, ¿qué tendremos que hacer con el fin de ser dignos de recibir la vida eterna? (Escriba las respuestas de los alumnos en la pizarra).

Para ayudar a los alumnos a comprender el versículo 15, pídales que expliquen lo que cada respuesta que figura en la pizarra puede significar y cómo podemos vivir esas normas en nuestros días.

  • Según los versículos 15–16, ¿qué principio podemos aprender sobre ser dignos de morar en la presencia de Dios? (Los alumnos deben encontrar algo similar al principio siguiente: Si caminamos con rectitud, hablamos lo recto y no participamos en cosas malas, seremos dignos de morar en la presencia de Dios).

Para ayudar a los alumnos a comprender ese principio, explique que al caminar con rectitud, hablar lo recto y no participar en cosas malas, llegamos a ser más como Dios. Cuando nos esforzamos por llegar a ser más como Dios cada día, llegamos a ser dignos de morar en Su presencia.

Invite a los alumnos a ver las respuestas en la pizarra, y pídales que consideren lo que tienen que hacer para llegar a ser más como Dios para que sean dignos de morar en Su presencia. Invítelos a seleccionar uno de los temas que figuran en la pizarra y a escribir en sus cuadernos de clase o diario de estudio de las Escrituras una meta para mejorar en ese respecto.

Para resumir Isaías 33:17–24, explique que Isaías profetizó de la gloria milenaria de Sion. Explique que en Isaías 34 se encuentran las profecías de Isaías sobre la segunda venida del Señor y la destrucción de los inicuos.

Isaías 35

Isaías profetiza que Jehová vendrá de nuevo para salvar a Su pueblo.

Invite a los alumnos a imaginarse que un miembro de su familia o amigo está cansado de tratar de ser recto. Pregunte a los alumnos lo que harían para ayudar a esa persona.

Mientras estudian Isaías 35, invite a los alumnos a buscar un principio que los ayude a saber cómo ayudar a ese miembro de su familia o amigo.

Explique que en Isaías 35 se hallan las profecías de Isaías sobre el recogimiento de Israel en los últimos días. Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 35:3–6. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver lo que el Señor mandó.

  • ¿Qué significa “Fortaleced las manos caídas” y “afirmad las rodillas debilitadas”? (Isaías 35:3). (Fortalecer la fe de quienes están exhaustos, desanimados o temerosos).

  • Según el versículo 4, ¿qué podemos hacer para fortalecer la fe de los demás?

  • ¿Qué principio podemos aprender de esos versículos en cuanto a fortalecer la fe de los demás? (Los alumnos pueden usar diferentes palabras, pero asegúrese de que quede claro que cuando testificamos que el Señor vendrá a salvarnos y sanarnos, podemos fortalecer la fe de los demás).

  • ¿Cómo el compartir su testimonio del Señor puede fortalecer la fe de los demás?

Invite a los alumnos a hablar con los demás sobre una ocasión en la que recibieron fortaleza por causa del testimonio de alguien más. Desafíelos a fortalecer la fe de la gente que los rodea al compartir su testimonio.

Para resumir Isaías 35:7–10, explique que Isaías profetizó de las grandes bendiciones que recibirán los fieles en los últimos días.

Comentarios e información de contexto

Isaías 30-31. Antecedentes contextuales

“Los líderes de Judá buscaron una alianza con Egipto en contra de Asiria, en oposición al consejo de Jehová ([Isaías] 30:1–2). Ahora Isaías promete que su confianza en Egipto será contraproducente y causará su caída (30:3). Por causa de la iniquidad de Judá y su rebelión contra Dios, su destrucción llegará ‘súbita y repentinamente’ (30:13 )…

“Judá rehusó seguir el consejo de Jehová respecto a su relación con Asiria, lo que puso a Judá bajo vasallaje asirio. El pueblo de Judá entonces buscó liberarse a sí mismo de la sombra de Asiria formando una alianza con Egipto, ignorando de nuevo el consejo de Jehová, agregando así ‘pecado sobre pecado’ (Jeremías 2:18). Del mismo modo, nosotros agregamos pecado sobre pecado primero al rechazar la voz del Señor y luego al seguir nuestro propio camino que va en sentido opuesto al de Él” (Donald W. Parry, Jay A. Parry y Tina M. Peterson, Understanding Isaiah, 1998, págs. 275, 277).

Isaías 30:9–11. “…decidnos cosas halagüeñas, profetizad engaños”

El presidente Ezra Taft Benson explicó lo siguiente:

“Las decisiones que tomamos cuando el profeta nos dice lo que necesitamos saber, pero preferiríamos no escuchar, son una prueba de nuestra fidelidad” (“Catorce razones para seguir al profeta”,Liahona, junio de 1981, pág. 4).

Isaías 33:14–15. “¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?”

José Smith enseñó que la frase “habitará con las llamas eternas” se refiere al ambiente en que Dios vive (véase Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, pág. 237).

El élder Bruce R. McConkie, del Cuórum de los Doce Apóstoles, citó Isaías 33:14–16 y luego describió cómo podemos aplicar las palabras de Isaías:

“Ahora, si me permiten, tomaré estas palabras de Isaías, pronunciadas por el poder del Espíritu Santo, y daré alguna indicación de cómo se aplican a nosotros y a nuestras circunstancias.

“Primero: ‘El que camina en justicia y habla lo recto’. Quiere decir edificarse sobre el sacrificio expiatorio del Señor Jesucristo y guardar sus mandamientos. Debemos hablar y hacer las obras de justicia y verdad, pues seremos juzgados por nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestros hechos.

“Segundo: ‘…el que aborrece la ganancia de violencias’. Quiere decir que debemos actuar con equidad y justicia hacia nuestro prójimo. Fue el Señor mismo quien dijo que en el día de su venida El sería un testigo en contra de aquellos que oprimieran al trabajador en su salario.

“Tercero: ‘…el que sacude sus manos para no recibir cohecho’. Quiere decir, debemos rechazar cualquier tentación de comprar influencias y, en vez de ello, tratar honradamente y con imparcialidad a nuestro prójimo. Dios no hace acepción de personas, pues estima a toda carne igual, y solamente aquellos que guardan sus mandamientos encuentran gracia en Él. La salvación es gratuita; no se puede comprar con dinero; y sólo son salvos aquellos que se amparan en las leyes sobre las cuales se ha basado este precepto. El cohecho y soborno es una costumbre mundana.

“Cuarto: ‘… el que tapa sus oídos para no oír propuestas sanguinarias; el que cierra sus ojos para no ver cosa mala’. Quiere decir, no debemos centrar nuestra atención en el mal y la perversidad. Debemos cesar de encontrar faltas y empezar a buscar cosas buenas en el gobierno y en el mundo. Debemos tener una actitud positiva hacia las cosas” (véaseManual del Alumno del Antiguo Testamento: 1 Reyes–Malaquías, 3ra ed., [Manual del SEI, 2003], pág. 168).

Isaías 35:1. “Se alegrarán el desierto y el erial… y florecerá como la rosa”

“Varias Autoridades Generales han considerado que el establecimiento de los santos en los valles de las Montañas Rocallosas es el cumplimiento de estos versículos de Isaías (véase Milton R. Hunter, en Conference Report, octubre de 1965, pág. 81; LeGrand Richards, en Conference Report, octubre de 1966, pág. 42; Smith, Doctrina de Salvación, Tomo III, págs. 324–325; Orson Pratt, enJournal of Discourses,18:145). …cuando llegaron los santos en julio de 1847. Se podría describir como desierto’ y ‘soledad’ (Isaías 35:1). Los santos inmediatamente comenzaron a trabajar, y pronto los valles desolados de Utah comenzaron a ‘florecer como la rosa’ (vers. 1). Pero esta profecía también puede cumplirse en el establecimiento de los judíos de esta época actual en la Tierra Santa, donde cosas similares están ocurriendo” (véase Manual del Alumno del Antiguo Testamento: 1 Reyes–Malaquías, 3ra ed. [Manual del SEI, 2003], pág. 168).