Seminario
Lección de estudio individual supervisado: Deuteronomio 27–Josué 24 (Unidad 15)
anterior siguiente

Lección de estudio individual supervisado

Deuteronomio 27Josué 24 (Unidad 15)

Material de preparación para el maestro del curso de estudio individual supervisado

Resumen de lecciones diarias de estudio individual supervisado

El siguiente resumen de las doctrinas y los principios que los alumnos aprendieron al estudiar Deuteronomio 27Josué 24 (Unidad 15) no se ha creado con la intención de que se enseñe como parte de la lección. La lección que enseñe se concentrará solamente en algunos de esos principios y doctrinas. Siga las impresiones del Espíritu Santo conforme considere las necesidades de sus alumnos.

Día 1 (Deuteronomio 27–34)

Antes de su entrada en la tierra prometida, Moisés explicó a los israelitas las consecuencias de obedecer y desobedecer las leyes de Dios. Los alumnos aprendieron que si elegimos obedecer los mandamientos de Dios, Él nos bendecirá en todos los aspectos de nuestras vidas. Moisés profetizó que los israelitas serían esparcidos por todo el mundo, pero que Dios también los recordaría y los recogería con misericordia.

Día 2 (Josué 1–2)

Josué sucedió a Moisés como profeta y líder de los israelitas, y los preparó para cruzar el río Jordán y entrar en la tierra prometida. Los alumnos aprendieron que cuando el Señor está con nosotros, podemos esforzarnos y ser valientes. Los alumnos también aprendieron que si meditamos en las Escrituras a diario y vivimos de acuerdo con las enseñanzas que se encuentran en ellas, prosperaremos y tendremos éxito, y que podemos mostrar nuestra fe en el Señor a través de nuestros hechos.

Día 3 (Josué 3–10)

Josué dirigió milagrosamente a los israelitas a través del río Jordán, y ellos erigieron un monumento que les recordara ese acontecimiento. De ese acontecimiento, los alumnos aprendieron que el avanzar con fe, invita a que Dios obre milagros en nuestro favor. Los alumnos leyeron cómo los israelitas conquistaron la ciudad de Jericó, y de la desobediencia de Acán, aprendieron que si elegimos desobedecer los mandamientos, podemos acarrear consecuencias negativas sobre nosotros y sobre los demás.

Día 4 (Josué 11–24)

Josué dividió la tierra prometida en herencias para cada tribu y los exhortó a aferrarse al Señor y a permanecer fieles. Entre otras verdades, los alumnos aprendieron que si nos aferramos al Señor y lo obedecemos, entonces Él estará con nosotros y nos fortalecerá, pero si nos aferramos a otros dioses, acarrearemos consecuencias negativas sobre nosotros y perderemos las bendiciones del Señor.

Introducción

Josué dirigió milagrosamente a los israelitas a través del río Jordán. Ahí erigen un monumento para conmemorar ese acontecimiento. Después el Señor dirigió a los israelitas para que conquistaran la ciudad de Jericó.

Sugerencias para la enseñanza

Nota: Esta semana los alumnos estudiaron el pasaje de dominio de las Escrituras que se encuentra en Josué 24:15. Tal vez quiera que reciten ese versículo juntos, como clase. También podría pedirles que enumeren algunas formas en las que han elegido servir hoy al Señor.

Josué 4–5

Los israelitas conmemoran el cruce milagroso del río Jordán

De ser posible, lleve doce piedras o rocas a la clase y amontónelas en algún lugar donde los alumnos puedan verlas a medida que entren. Si los alumnos hacen comentarios o preguntas acerca de las piedras, no responda. Después del devocional, invite a los alumnos a leer en silencio Josué 4:21 en busca de la pregunta que allí se encuentra.

Escriba la siguiente pregunta en la pizarra: ¿Qué significan estas piedras? Pida a los alumnos que levanten la mano si tuvieron una pregunta similar al entrar al salón de clase. Invite a los alumnos a buscar el significado de las piedras amontonadas en el salón de clase a medida que continúen su estudio del libro de Josué el día de hoy.

Pida a un voluntario que le recuerde a la clase cómo pudieron los israelitas cruzar el río Jordán. Después, invite a los alumnos a leer Josué 4:2–3 en busca de lo que el Señor le mandó a Josué que hiciera después de que los israelitas cruzaran el río Jordán. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encontraron.

Señale la pregunta de la pizarra (“¿Qué significan estas piedras?”), e invite a algunos alumnos a turnarse para leer en voz alta Josué 4:6–7, 20–24, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para descubrir las respuestas a esa pregunta.

  • ¿Qué quería el Señor que recordaran los hijos de Israel cuando vieran el monumento que se hizo con doce piedras que sacaron del lecho del río Jordán?

  • De acuerdo con el versículo 24, ¿qué efecto habría tenido en los israelitas el recordar ese maravilloso acontecimiento? (Tal vez quiera explicar que la palabra temáis en el versículo 24 significa reverencia o respeto hacia Dios.)

Escriba el siguiente principio en la pizarra: Conforme recordemos lo que el Señor ha hecho por nosotros, nuestra reverencia por Él aumenta y nuestros testimonios se fortalecen. Invite a los alumnos a escribir ese principio en el margen de su ejemplar de las Escrituras.

  • ¿Cómo el recordar los milagros anteriores, las experiencias espirituales y otras cosas que el Señor ha hecho por nosotros puede aumentar nuestra reverencia por Dios y fortalecer nuestros testimonios?

Aliente a los alumnos a buscar la mano de Dios en sus vidas. Invítelos a que hagan un dibujo del monumento de doce piedras en su diario de estudio de las Escrituras. Anímelos a hacer sus propios monumentos por escrito al registrar una experiencia que hayan tenido en la que el Señor los ayudó o en la que sintieron la mano de Dios en sus vidas (véase Henry B. Eyring, “¡Oh recordad, recordad!” Liahona, noviembre de 2007, págs. 66–69).

Explique que Josué 4:8–19 describe algunos de los detalles de cuando los israelitas cruzaron el río Jordán. Uno de los resultados de ese cruce milagroso fue que los hijos de Israel recibieron un testimonio de que el Señor estaba con su nuevo profeta, Josué (véase Josué 4:14).

Invite a los alumnos a leer en silencio el encabezamiento de Josué 5. Explique que una vez que los israelitas se encontraron en la tierra prometida, una tierra fértil en la que podrían cultivar y obtener sus propios alimentos, el Señor dejó de proporcionarles maná y esperaba que ellos proveyeran de lo necesario para sí mismos.

Josué 6

Israel destruye la ciudad de Jericó de acuerdo con las órdenes del Señor.

Antes de la clase, enumere en la pizarra algunas normas o mandamientos que a algunos jóvenes les parezca difícil obedecer, tales como los siguientes (esas frases provienen de: Para la Fortaleza de la Juventud cuadernillo, 2011, págs.4, 7, 30–31):

“No salgas con jóvenes del sexo opuesto hasta que tengas por lo menos dieciséis años de edad… Evita salir con frecuencia con la misma persona”.

“No te desfigures con tatuajes ni perforaciones en el cuerpo. Jovencitas, si desean perforarse las orejas, pónganse sólo un par de pendientes (caravanas, aretes o zarcillos)”.

“Honrar el día de reposo incluye asistir a todas las reuniones de la Iglesia… El domingo no es un día para ir de compras, para recreación ni para eventos deportivos”.

Invite a los alumnos a leer las declaraciones. Pregunte a la clase si ellos o alguien que conocen alguna vez se ha preguntado por qué es importante obedecer esas normas.

  • ¿Qué otros mandamientos o normas ha dado el Señor cuya importancia tal vez algunos pongan en tela de juicio? (Conforme los alumnos respondan, tal vez desee escribir sus respuestas en la pizarra.)

Explique que a medida que los israelitas entraron en la tierra de Canaán, el Señor les dio mandamientos o instrucciones inusuales sobre cómo atacar la bien fortificada ciudad de Jericó. Para algunos de los israelitas, esos mandamientos tal vez les hayan parecido extraños o irrazonables. Invite a los alumnos a que a medida que estudien Josué 6 busquen las verdades que puedan guiarlos cuando ellos u otras personas quizás no entiendan los propósitos de los mandamientos del Señor.

Pida a algunos alumnos que se turnen para leer en voz alta Josué 6:2–5, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber cómo les mandó el Señor a los israelitas que atacaran la ciudad de Jericó. Antes de leer, quizá tenga que explicar que rodear la ciudad significa darle vueltas. Pida a los alumnos que compartan lo que encuentren.

Explique que en Josué 6:6–11, Josué dio las instrucciones del Señor a los israelitas.

  • Si ustedes hubieran sido uno de los soldados israelitas, ¿qué les habría parecido extraño de esas instrucciones?

Para resumir Josué 6:12–15, explique que los israelitas demostraron su fe al obedecer las instrucciones del Señor con exactitud.

Invite a un alumno a leer en voz alta Josué 6:16, 20–21, 27, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber qué fue lo que sucedió a causa de que Josué y los israelitas obedecieron al Señor con exactitud. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

  • Imaginen que ustedes fueron uno de los soldados que presenció la caída de los muros de Jericó. ¿Qué principios habrían aprendido de esa experiencia al seguir los mandamientos del Señor?

Conforme los alumnos compartan los principios que han descubierto, destaque los siguientes principios: Podemos demostrar fe en el Señor al elegir obedecer Sus mandamientos, incluso cuando no comprendamos los propósitos de dichos mandamientos. A medida que actuemos con fe para obedecer al Señor con exactitud, Él estará con nosotros y nos ayudará a hacer las cosas que no podríamos hacer por nosotros mismos.

A fin de ayudar a los alumnos a comprender y sentir la importancia de esos principios, analicen las siguientes preguntas:

  • ¿En qué ocasiones han mostrado fe en el Señor al elegir obedecer Sus mandamientos incluso cuando no entendían los propósitos de esos mandamientos?

  • ¿Cuáles son algunos ejemplos de cómo las personas podrían obedecer sólo parcialmente las normas y los mandamientos que están escritos en la pizarra?

  • ¿En qué forma se han sentido bendecidos al procurar obedecer al Señor con exactitud?

Tal vez quiera testificar que los alumnos serán bendecidos si obedecen fielmente los mandamientos del Señor con exactitud.

Invite a los alumnos a revisar el cuadernillo: Para la Fortaleza de la Juventud (si está disponible) para conocer las instrucciones que consideren que podrían obedecer con más fe o exactitud. Invítelos a escribir en una hoja de papel cómo obedecerán esa norma o mandamiento con mayor fe y exactitud. Aliéntelos a colocar ese papel en algún lugar en el que a diario les pueda servir como recordatorio de su meta.

Siguiente unidad (Jueces 1Ruth 4)

Pida a los alumnos que mediten la siguiente pregunta: Si se les dieran instrucciones de conquistar un ejército con trompetas y antorchas, ¿cuán seguros estarían del resultado? Explique que a medida que estudien el libro de Jueces en la próxima unidad, verán otro ejemplo de cuando el Señor pelea las batallas de los israelitas. Pida a los alumnos que consideren las siguientes preguntas: ¿Cuál era el secreto de la fuerza de Sansón? ¿Qué era capaz de hacer con su fuerza física? ¿Cuál fue la caída de Sansón? ¿Por qué se considera a Ruth como una mujer de extraordinaria fe y obras? ¿Qué cualidades nobles poseía?