Seminario
Lección 98: 2 Reyes 5–13
anterior siguiente

Lección 98

2 Reyes 5–13

Introducción

Naamán, el líder militar sirio, fue sanado de lepra al seguir el consejo del profeta Eliseo. Más tarde, Eliseo hizo flotar milagrosamente el hierro de un hacha sobre el agua. Eliseo también ayudó a Israel a frustrar los planes del ejército sirio al revelar al rey de Israel la estrategia de guerra de Siria.

Sugerencias para la enseñanza

2 Reyes 5

Naamán sigue el consejo de Eliseo y es sanado de lepra

Pida a los alumnos que piensen cómo reaccionarían ante la siguiente situación: Una amiga que no es muy religiosa les pide consejo acerca de cómo manejar un complicado problema personal. Ustedes le indican que cuando afrontan desafíos, oran a Dios para pedir ayuda. Ella responde: “No creo que mis oraciones sean contestadas, ya que ni siquiera sé si creo en Dios”.

  • ¿Qué le dirían a su amiga para ayudarla a fortalecer su confianza en Dios?

A medida que estudian 2 Reyes 5, invite a los alumnos a buscar principios que puedan ayudarlos a ellos y a los demás a aumentar su fe en Dios.

Explique que cuando Eliseo servía como profeta en Israel, un hombre llamado Naamán vivía en el país vecino de Siria. Invite a un alumno a leer 2 Reyes 5:1 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para conocer más detalles sobre Naamán.

  • ¿Qué podemos aprender sobre Naamán en esos versículos? (Explique que “general del ejército del rey de Siria” significa que era el comandante de las tropas sirias).

  • ¿Por qué debe haber sido difícil para Naamán descubrir que tenía lepra? (La lepra habría hecho que Naamán quedara desfigurado por las úlceras, convirtiéndolo probablemente en un marginado social, y podría haber causado su muerte).

Invite a un alumno que lea 2 Reyes 5:2–4 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber cómo se enteró Naamán de una posible solución a su problema.

  • ¿Quién dijo la sierva israelita que podía sanar a Naamán? (El profeta Eliseo).

Para resumir 2 Reyes 5:5–8, explique que el rey de Siria envió con Naamán una carta para el rey de Israel en la que pedía que Naamán fuera sanado de su lepra. Cuando Eliseo se enteró de la solicitud de Naamán, le dijo al rey de Israel que enviara a Naamán a él.

  • Si ustedes fueran Naamán, el cual ocupaba el importante cargo de capitán del ejército sirio, ¿cuáles son algunas de las cosas que esperarían que Eliseo hiciera a fin de curarlos?

Invite a un alumno que lea 2 Reyes 5:9–10 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que pasó cuando Naamán fue a visitar a Eliseo.

  • ¿Cómo se comunicó Eliseo con Naamán?

  • ¿Qué le dijo Eliseo a Naamán que hiciera para ser sanado?

  • Si ustedes fueran Naamán, ¿cómo reaccionarían ante las instrucciones de Eliseo?

Invite a un alumno a leer en voz alta 2 Reyes 5:11–12, y pida a la clase que siga la lectura y averigüe cómo reaccionó Naamán ante las instrucciones de Eliseo. Explique que el Abana y el Farfar eran ríos del país natal de Naamán.

  • Según el versículo 11, ¿por qué le decepcionó a Naamán la manera en que Eliseo le dio las instrucciones?

  • Según el versículo 12, ¿por qué se enojó Naamán por las instrucciones que le dio Eliseo?

  • ¿En qué sentido el seguir esas instrucciones pudo ser una prueba de fe para Naamán?

Invite a un alumno a leer en voz alta 2 Reyes 5:13, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que los siervos de Naamán le preguntaron.

  • En sus propias palabras, ¿cómo resumirían las preguntas que los siervos le hicieron a Naamán?

  • ¿Qué verdades podemos aprender de las preguntas de esos siervos? (Es posible que los alumnos mencionen verdades similares a las siguientes: Si tenemos fe en que el profeta habla en el nombre del Padre Celestial y de Jesucristo, entonces seguiremos todas sus palabras. Al hacer las cosas pequeñas y sencillas que nos piden los profetas de Dios, recibiremos grandes bendiciones).

  • ¿Por qué podríamos estar más dispuestos a hacer algo grande y menos dispuestos a hacer algo pequeño para guardar los mandamientos?

Invite a los alumnos a reflexionar en algunos ejemplos de cosas pequeñas que el Señor les ha pedido. Anímelos a buscar una cosa pequeña que puedan hacer para mostrar su lealtad al Señor.

Si lo desea, muestre el video “Naamán y Eliseo” (14:30). Si decide hacerlo, después de mostrar el video invite a los alumnos a leer 2 Reyes 5:14 en silencio mientras piensan en cómo se sentirían si estuvieran en la situación de Naamán. Ese video se encuentra en los DVDs de Recursos visuales del Antiguo Testamento y en LDS.org.

Invite a un alumno a leer en voz alta 2 Reyes 5:14, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que decidió hacer Naamán.

  • ¿Cómo demostró Naamán su fe en las palabras de Dios pronunciadas por medio de Su profeta, Eliseo?

  • Si ustedes fueran Naamán, ¿qué habrían pensado al entrar en el agua por primera vez? ¿Y por segunda vez? ¿Y por séptima vez?

  • ¿Qué pensamientos o sensaciones tendrían al ver que se curaban de su lepra?

  • ¿Cómo influiría esa experiencia en su testimonio del llamamiento del profeta?

Invite a un alumno a leer en voz alta 2 Reyes 5:15, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para descubrir lo que hizo Naamán después de quedar limpio. Invítelos a compartir lo que encuentren.

  • ¿Qué llegó a saber Naamán a través de esa experiencia?

  • ¿Qué le sucederá a nuestro testimonio de Dios si escogemos ejercer la fe en Sus palabras? (Es posible que los alumnos utilicen otras palabras, pero deben reconocer un principio similar al siguiente: Cuando ejercemos nuestra fe al obrar conforme a las palabras de Dios, nuestro testimonio de Él se fortalece).

  • ¿Por qué creen que con frecuencia debemos ejercer fe en Dios antes de que nuestro testimonio se fortalezca?

Vuelva a hacer referencia a la situación que presentó al comienzo de la lección, y pida a algunos alumnos que expliquen cómo podrían utilizar el relato de Naamán y los principios que han encontrado para ayudar a su amiga. Dígales que piensen en lo que ella tendría que hacer para ejercer su fe en Dios a fin de fortalecer su confianza en Él o su testimonio de Él.

  • ¿Cuándo han actuado ustedes conforme a las palabras de Dios con el fin de fortalecer su fe?

  • ¿Cómo se fortaleció su testimonio de Dios como resultado de ello?

Invite a los alumnos a meditar en aspectos de su testimonio que desearían fortalecer, y a pensar en lo que pueden hacer para ejercer su fe en las palabras de Dios a fin de que crezcan esos aspectos de su testimonio.

Explique que en 2 Reyes 5:15–27 aprendemos que Naamán deseaba dar dinero y regalos a Eliseo para mostrarle su gratitud. Eliseo rehusó la ofrenda de Naamán. Cuando Naamán se hubo ido, Giezi, el siervo de Eliseo, fue en busca de Naamán y lo engañó, diciendo que Eliseo requería plata y vestidos. Naamán dio regalos a Giezi, los cuales Giezi tomó para sí. Jehová castigó a Giezi afligiéndolo con la lepra de Naamán.

2 Reyes 6:1–7

Eliseo hace flotar el hierro de un hacha

Escriba la siguiente lista en la pizarra:

Tomar un examen difícil en la escuela

Perder las llaves o el celular

Decidir en qué clases inscribirse

Explique que ésta es una lista de desafíos o decisiones que un joven podría afrontar de manera habitual. Invite a los alumnos a escribir otros desafíos o decisiones en la pizarra, y pregúnteles qué cosas de la lista piensan ellos que le preocupan más a Dios y por qué.

Para resumir 2 Reyes 6:1–3, explique que Eliseo dio permiso a los hijos de los profetas para construir una nueva casa porque aquella en la que vivían era demasiado pequeña.

Invite a los alumnos a leer 2 Reyes 6:4–5 en silencio para saber lo que sucedió mientras talaban árboles para construir la nueva casa.

  • ¿Por qué les preocupaba a esos hombres perder el hierro (la cabeza) del hacha?

  • Teniendo en cuenta la inmensidad del plan de Dios, ¿cuán importante piensan que es el hierro de un hacha para Dios?

Invite a un alumno a leer 2 Reyes 6:6–7 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que hizo Eliseo. Invítelos a compartir lo que encuentren. Explique que la frase “e hizo flotar el hierro” significa que el hierro del hacha flotó en la superficie del agua.

  • Si ustedes fueran el hombre que había tomado prestado el hacha, ¿cómo se sentirían al ver el hierro del hacha flotar en el agua?

  • ¿Qué nos enseña ese milagro acerca de la manera en que Dios nos tiene presentes y conoce nuestras preocupaciones? (Los alumnos podrían mencionar una verdad como la siguiente: Dios está al tanto de nuestras preocupaciones y es misericordioso con nosotros).

Invite a un alumno a leer en voz alta las siguientes palabras del presidente Thomas S. Monson.

“…nuestro Padre Celestial está al tanto de nuestras necesidades y nos auxiliará cuando pidamos Su ayuda. Yo pienso que ningún asunto nuestro es demasiado pequeño o insignificante. El Señor participa en los detalles de nuestra vida” (“Consideren las bendiciones”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 88).

Invite a los alumnos a compartir experiencias que hayan tenido en las que el Señor los haya ayudado de maneras pequeñas.

2 Reyes 6:8–13:25

Israel y Siria luchan el uno contra el otro y nuevos reyes gobiernan Israel

Explique que Siria y el Reino del Norte (Israel) comenzaron a luchar el uno contra el otro, y el rey de Siria solía hablar en privado con sus siervos sobre su estrategia de guerra.

Invite a algunos alumnos a turnarse para leer en voz alta 2 Reyes 6:9–14, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar cómo supo Israel cuáles eran los planes del ejército sirio.

  • ¿Qué reveló Eliseo al rey de Israel?

  • ¿Qué mandó el rey de Siria que hiciera su ejército?

Invite a un alumno a leer en voz alta 2 Reyes 6:15–16, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber cómo reaccionaron Eliseo y su siervo cuando supieron que estaban rodeados por el ejército sirio.

  • ¿Cómo respondió Eliseo la pregunta de su siervo?

  • ¿En qué sentido pudo ser confusa para el siervo la respuesta de Eliseo?

Invite a un alumno a leer en voz alta 2 Reyes 6:17, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para buscar lo que hizo Jehová por el siervo.

  • ¿Qué vio el siervo de Eliseo cuando sus ojos fueron abiertos?

  • ¿Qué creen que pasó con su temor cuando vio el ejército de los cielos?

Para resumir 2 Reyes 6:18–23, explique que Jehová hizo que las tropas sirias no pudieran entender dónde estaban. Eliseo condujo al ejército a Samaria, la capital del Reino del Norte (Israel), y persuadió al rey de Israel a alimentar y cuidar a los sirios. Ese ejército de sirios en particular no volvió nunca a Israel.

  • Según el relato que acabamos de estudiar, ¿qué aprendemos que hará el Señor por aquellos que le son fieles? (Es posible que los alumnos mencionen varios principios, pero asegúrese de hacer hincapié en que, al ser fieles al Señor, podemos recibir Su ayuda en nuestros desafíos, aun cuando tal vez no nos demos cuenta de Su ayuda en ese momento).

  • El conocer ese principio, ¿cómo nos ayuda a “no [tener] miedo” (2 Reyes 6:16) cuando afrontamos desafíos aparentemente insalvables?

Invite a los alumnos a pensar en desafíos que hayan afrontado y a meditar en la forma en que el Señor puede haberles ayudado, aun cuando tal vez no fueran conscientes de Su ayuda en ese momento.

Como resumen de 2 Reyes 6:24–13:25, explique que esos capítulos registran la crónica de las guerras entre Israel y Siria y el reinado de varios reyes tanto en Israel como en Judá.

Concluya con su testimonio de las verdades que se han enseñado en esta lección, e invite a los alumnos a aplicar esas verdades en su vida.