Seminario
Lección 54: Éxodo 32
anterior siguiente

Lección 54

Éxodo 32 

Introducción

Mientras Moisés estaba en el monte Sinaí hablando con el Señor, los hijos de Israel hicieron un becerro de oro y lo adoraron. El Señor le dijo a Moisés que los que no se arrepintieran serían destruidos. Moisés descendió de la montaña y destruyó las tablas de piedra, así como el becerro de oro. También fueron muertos tres mil israelitas rebeldes. Moisés actuó como mediador entre el Señor y el pueblo (véase Traducción de José Smith, Gálatas 3:19–20 [en la Guía para el Estudio de las Escrituras o el apéndice de la combinación triple]).

Sugerencias para la enseñanza

Éxodo 32:1–8

Mientras Moisés está en el monte Sinaí, los hijos de Israel hacen un becerro de oro y lo adoran

Antes de la clase, coloque una lámina de Jesucristo (Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, Nº1; véase también LDS.org) al frente de la clase y una lámina de un becerro de oro en la parte de atrás de la clase (puede hacer un dibujo sencillo de un becerro de oro o escribir las palabras Becerro de oro en una hoja de papel). Invite a la clase a ponerse de pie y pida a los alumnos que nombren los acontecimientos que ellos crean que ayudaron a los israelitas a acercarse más a Jesucristo. (Las respuestas de los alumnos podrían incluir las plagas sobre los egipcios, la columna de fuego protectora, la separación del Mar Rojo, los milagros del maná y las codornices y el agua que salía de una roca, así como cuando el Señor dio a Moisés los Diez Mandamientos en el monte Sinaí.) Tras cada respuesta, anote el acontecimiento en la pizarra y pida a los alumnos que se acerquen a la lámina de Jesucristo.

Explique que Moisés había pasado 40 días y 40 noches en el monte Sinaí y el pueblo comenzó a preguntarse qué le había pasado. Invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 32:1–6, y pida a los alumnos que averigüen qué hicieron los israelitas durante la ausencia de Moisés.

  • Según esos versículos, ¿hacia qué dirección veían ahora los israelitas? (Invite a los alumnos a darse la vuelta y mirar hacia el dibujo del becerro de oro.)

  • Según el versículo 6 , ¿qué clase de comportamiento formaba parte de su adoración del becerro de oro? (Si es necesario, explique que la frase “se levantó a regocijarse” quiere decir que los israelitas se volvieron rebeldes, desenfrenados e inmorales.)

  • ¿Por qué creen que los israelitas dejarían de progresar hacia Jesucristo y en vez de ello dirigieron su atención y devoción hacia el becerro de oro?

Pida a los alumnos que vuelvan a sus asientos. Invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 32:7–8, y pida a los alumnos que sigan la lectura en silencio para descubrir frases que describan hacia dónde se dirigían los israelitas.

  • Según el versículo 7, ¿qué habían hecho los israelitas a sí mismos? ¿Qué creen que significa que “se [habían] corrompido”? (Habían llegado a ser indignos.)

  • Según el versículo 8 , ¿qué habían hecho los israelitas para corromperse a sí mismos?

  • ¿Qué creen que significa que los israelitas “se [habían] apartado del camino que [el Señor] les [mandó]”? (versículo 8).

  • ¿Qué principios podemos aprender de esos versículos? (Los alumnos podrían reconocer varios principios, pero asegúrese de hacer hincapié en que nos corrompemos a nosotros mismos cuando nos apartamos de Dios y de Sus mandamientos.)

A fin de ayudar a los alumnos a entender mejor ese principio, invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del presidente Spencer W. Kimball, y pida a los alumnos que presten atención a las cosas que algunas personas escogen adorar en lugar de adorar a Dios: 

“Los ídolos modernos, o dioses falsos, pueden asumir formas tales como ropas, casas, negocios, máquinas, automóviles, barcas de paseo y otras numerosas atracciones materiales que desvían del camino hacia la santidad… ¿Qué importa que el objeto en cuestión no tenga la forma de un ídolo?” (El Milagro del Perdón, 1969, págs. 38 y 39). 

  • ¿En qué concentra la gente su atención y su devoción en lugar de hacerlo en el Salvador? (Escriba las respuestas de los alumnos en la pizarra.)

  • ¿Por qué creen que a veces escogemos adorar esas cosas en vez de adorar al Señor?

Invite a los alumnos a pensar hacia dónde podrían estar dirigiendo su atención y su devoción. Dé a los alumnos unos minutos para meditar y reconocer aquello que pudiese estar causando que se aparten del Señor y de Sus mandamientos. Inste a los alumnos a hacer los cambios necesarios para volver a dirigir su atención y devoción hacia Jesucristo.

Éxodo 32:9–14

El Señor habla con Moisés sobre los israelitas rebeldes

Pida a los alumnos que consulten el volante “Las experiencias de Moisés e Israel con Jehová en el monte Sinaí” (véase lección 48). En el apéndice de este manual se encuentra una versión completa del volante.) Pídales que escriban Israel quebranta el convenio en el espacio que está en seguida del número 9 en el volante. 

Explique que en Éxodo 32:9–14 se halla el registro de una conversación que se llevó a cabo entre el Señor y Moisés acerca de los israelitas rebeldes. Esos versículos pueden crear confusión a causa de lo que dicen acerca del Señor. Invite a un alumno a leer Éxodo 32:14 en voz alta, y pida a los alumnos que sigan la lectura en silencio para descubrir palabras o frases que podrían causar confusión acerca del Señor. Invite a los alumnos a dar un informe de lo que encuentren.

Explique que el profeta José Smith cambió ese versículo en la traducción que hizo de la Biblia. Invite a los alumnos a acudir a la Traducción de José Smith de Éxodo 32:14 en el apéndice de la versión del Rey Santiago de la Biblia en inglés. Si ese pasaje no se encuentra en la edición de la Biblia que esté disponible en su país, puede facilitar el siguiente texto como volante:

“Y Jehová dijo a Moisés: Si se arrepienten del mal que han hecho, les perdonaré la vida, y me volveré del furor de mi ira; mas, he aquí, ejecutarás juicio contra todos los que no se arrepientan de este mal hoy día. Por tanto, mira que hagas esto que te he mandado, o ejecutaré todo lo que dije que iba a hacer a mi pueblo” (Traducción de José Smith, Éxodo 32:14 [en el apéndice de la Biblia en inglés]).

  • Según la Traducción de José Smith de ese versículo, ¿quién tenía que arrepentirse realmente?

  • ¿Qué tuvo que hacer Moisés?

  • ¿Cuál era la consecuencia para los israelitas si escogían arrepentirse? ¿Cuál era la consecuencia si escogían no arrepentirse?

Éxodo 32:15-–29

Moisés destruye las tablas de piedra y el becerro de oro y los levitas matan a 3.000 de los israelitas rebeldes

Divida los alumnos en parejas. Invite a cada pareja a leer Éxodo 32:15–25 en voz alta, alternando los versículos, y pida a los alumnos que averigüen lo que hizo Moisés a causa de que los israelitas se habían apartado muy rápidamente del Señor y habían adorado el becerro de oro. Después de darles suficiente tiempo, haga las siguientes preguntas:

  • ¿Qué ocurrió con las tablas de piedra que Moisés había traído del monte Sinaí?

  • ¿Qué ocurrió con el becerro de oro?

Invite a los alumnos a mirar Éxodo 32:25, a,y comenten sobre el significado de la palabra desenfrenado. (En ese versículo, desenfrenado significa “alborotado, desatado”.)

Invite a un alumno a leer Éxodo 32:26 en voz alta, e invite a los alumnos a seguir la lectura en silencio para averiguar lo que Moisés dijo al pueblo.

  • ¿Qué se supone que iban a hacer los que querían estar al lado del Señor?

  • ¿Qué grupo de gente fue el primero que se congregó al lado del profeta Moisés? ¿Qué podía indicar permanecer junto al profeta?

Escriba la siguiente frase incompleta en la pizarra: Al apoyar al profeta del Señor… …

  • Según el versículo 26 , ¿qué demostramos cuando apoyamos al profeta? (Los alumnos posiblemente utilicen palabras diferentes, pero asegúrese de que reconozcan el siguiente principio: Al apoyar al profeta del Señor, demostramos que estamos al lado del Señor. Complete el principio en la pizarra utilizando las palabras de los alumnos.)

Invite a los alumnos a compartir ejemplos en los que ellos o alguien que conocen apoyan al profeta. Cuando los alumnos compartan sus experiencias, podría hacerles la siguiente pregunta:

  • ¿Cómo demuestra esa experiencia que estaban escogiendo el lado del Señor?

Invite a los alumnos a escribir en su cuaderno de apuntes o en su diario de estudio de las Escrituras una meta acerca de cómo permanecerán con el Señor al apoyar al profeta del Señor.

Invite a los alumnos a leer Éxodo 32:27–29 en silencio y averigüen lo que les sucedió a los que siguieron rebelándose contra el Señor y no apoyaron a Moisés. Invítelos a dar un informe de lo que encuentren. (Si lo desea, aclare que Moisés mandó a los levitas que mataran a todo el que no se arrepintiera de adorar el becerro de oro.)

Éxodo 32:30–35

Moisés actúa como mediador entre el Señor y los israelitas rebeldes

Muestre las láminas Jesús ora en Getsemaní (Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, Nº 56; véase también LDS.org) y Los Diez Mandamientos (Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, Nº 14; véase también LDS.org) una al lado de la otra en la pizarra. Explique que debido a que Moisés era un “símbolo profético del Cristo que habría de venir” (Jeffrey R. Holland, Christ and the New Covenant: The Messianic Message of the Book of Mormon, 1997, pág.137), hacía cosas que se asemejaban a las que el Salvador haría. (Si lo desea, escriba la frase “símbolo profético de Cristo” encima de la lámina de Moisés.) 

Invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 32:30–32, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para encontrar palabras, frases o ideas que muestren semejanzas entre Moisés y Jesucristo. Pida a los alumnos que den un informe de sus averiguaciones y las enumeren en la pizarra debajo de las dos láminas. (Las respuestas de los alumnos podrían incluir el hecho de que tanto Moisés como Jesucristo se ofrecieron para hacer una expiación por los pecados de otras personas y eran inocentes del pecado por el cual se ofrecieron para hacer dicha expiación.)

  • Según el versículo 32 , ¿qué le suplicó Moisés al Señor que hiciera?

  • ¿Por qué creen que Moisés se ofrecería para sufrir la misma suerte que los israelitas, pese a que era inocente?

  • ¿Qué doctrina acerca de Jesucristo pueden enseñarnos las palabras y los hechos de Moisés? (Los alumnos podrían destacar varios principios, pero asegúrese que quede claro que Jesucristo es nuestro Mediador con el Padre y Jesucristo tomó sobre Sí nuestros pecados.)

Invite a un alumno a leer Éxodo 32:33 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para buscar la respuesta del Señor al ofrecimiento de Moisés a favor del pueblo.

  • ¿Qué le dijo el Señor a Moisés respecto a los que pecaron contra Él?

Testifique que cuando nos arrepentimos, la expiación del Salvador elimina, o borra, nuestros pecados. Cuando escogemos no arrepentirnos, seguimos siendo indignos de morar con Dios.

Pida a los alumnos que escriban Moisés intercede por el pueblo en el espacio al lado del número 10 del volante. 

Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 32:34–35. Destaque que aunque muchos de los de pueblo escogieron arrepentirse y volverse al Señor tras haber adorado el becerro de oro, aún tuvieron que sufrir muchas de las consecuencias de sus actos pecaminosos.

Pida a los alumnos que mediten la disposición del Señor de tomar sobre Sí el castigo por nuestros pecados. Invite a algunos alumnos que estén dispuestos a hacerlo, que compartan sus sentimientos acerca de lo que Jesucristo ha hecho por nosotros.

Comentarios e información de contexto

Éxodo32:1–8. ¿Por qué desearon los israelitas adorar un becerro de oro?

“Al aumentar su impaciencia y desesperanza con respecto al regreso de Moisés, los israelitas exigieron una imagen de un dios que pudiesen ver: un becerro de oro. Sabían en cuanto a la vaca santa Hathor o los toros sagrados que formaban parte de las observancias religiosas egipcias. Con respecto al culto al toro en las dinastías decimoctava y decimonovena, tenemos los restos del Serapeo en Egipto, largos pasillos bajo la arena con recintos que contienen enormes féretros de granito para los toros apis embalsamados.

“Aarón, a quien Moisés dejó al cargo (Éxodo 24:14–18), intentó justificar que era una ‘fiesta al Señor’ (Jehová) a quien celebrarían por medio de sus ofrendas, su comida y su bebida y su ‘regocijo’ ante el becerro (versículos 5 y 6). Tal vez haya sido la intención original de Aarón el proporcionar una imagen visual para tratar de volver la fe del pueblo al verdadero Dios viviente, pero realmente no sabemos por qué Aarón actuó de esa manera. Por cierto no fue enteramente por la rectitud. Evidentemente era un desafío más grande el sacar Egipto de Israel que sacar a Israel de Egipto” (D. Kelly Ogden y Andrew C. Skinner, Verse by Verse: The Old Testament, 2 tomos, 2013, tomo 1, págs. 233–234).

Éxodo 32:4 “Israel, éstos son tus dioses”

El presidente Spencer W. Kimball enseñó acerca de los ídolos de la comodidad y la diversión: 

“Desafortunadamente hay millones en la actualidad que se postran ante imágenes de oro y de plata, de obra de talla, de piedra y de barro. Sin embargo, la idolatría que más nos preocupa es la adoración consciente de todavía otros dioses. Algunos son de metal, de felpa y de cromo, de madera, de piedra y de telas. No son hechas a imagen de Dios o de hombre, sino que se elaboran para proporcionar al hombre comodidad y deleite, para satisfacer sus necesidades, ambiciones, pasiones y deseos. Algunos carecen de forma física alguna, antes, son intangibles” (El Milagro del Perdón, 1969, pág. 38).