Seminario
Introducción a las doctrinas básicas
anterior siguiente

Introducción a las doctrinas básicas

Las siguientes doctrinas básicas se deben recalcar en seminario:

  • La Trinidad

  • El Plan de Salvación

  • La expiación de Jesucristo

  • Dispensación, apostasía y restauración

  • Los profetas y la revelación

  • El sacerdocio y las llaves del sacerdocio

  • Las ordenanzas y los convenios

  • El matrimonio y la familia

  • Los mandamientos

Los maestros han de ayudar a los alumnos a reconocer, entender, creer, explicar y aplicar estas doctrinas básicas del Evangelio al estudiar las Escrituras. Eso ayudará a los alumnos a fortalecer su testimonio y a aumentar su agradecimiento por el evangelio restaurado de Jesucristo. Aprender las doctrinas básicas también ayudará a los alumnos a estar mejor preparados para vivir el Evangelio y enseñar esas importantes verdades a otras personas. Las lecciones de este manual se crearon con las doctrinas básicas en mente. Es importante recordar que también se recalcarán otras importantes doctrinas del Evangelio en este manual, aun cuando no estén en la lista de las doctrinas básicas. La enseñanza de las doctrinas básicas del Evangelio se logra a medida que usted estudie las Escrituras con sus alumnos a diario, y a medida que los ayude a dominar los pasajes clave de las Escrituras. No debe desviarse del estudio secuencial de las Escrituras con el fin de centrarse en esas doctrinas. En lugar de ello, debe hacer hincapié en ellas cuando surjan naturalmente en el curso de estudio y cuando ayude a sus alumnos a dominar los pasajes clave de las Escrituras. Por ejemplo, al enseñar que “Jesucristo creó los cielos y la tierra bajo la dirección del Padre” en Moisés 1, podría señalarles a los alumnos que esa verdad puede ayudarles a comprender la doctrina básica del Plan de Salvación. Podría pedir a los alumnos que expliquen qué más saben en cuanto a la Creación. También, a medida que los alumnos aprendan el pasaje de dominio de las Escrituras de Isaías 1:18, podría ayudarles a ver que ese pasaje nos facilita la comprensión de la doctrina de la expiación de Jesucristo al explicar que aunque nuestros pecados nos hacen inmundos o indignos de morar en la presencia de Dios, el Salvador desea ayudarnos a que lleguemos a ser limpios y puros. El entender, creer y vivir mejor las doctrinas básicas es un proceso que ocurre a lo largo de los cuatro años de seminario y continúa por el resto de la vida del alumno. Si lo desea, proporcione a los alumnos una lista de las doctrinas básicas.

Evaluación de doctrinas básicas

La Evaluación de doctrinas básicas se ha diseñado para brindar a los maestros la información que pueden emplear para bendecir mejor a los alumnos. Recomendamos que los maestros administren esa evaluación durante la primera semana de clase y de nuevo al final del año. Para encontrar la Evaluación de doctrinas básicas y otras evaluaciones de la página web de SeI (si.lds.org), haga una búsqueda usando la palabra clave evaluación.

Los maestros que envíen los resultados de la evaluación de sus alumnos a la Oficina de investigación de SeI recibirán un informe que les ayudará a adaptar su enseñanza para satisfacer mejor las necesidades de sus alumnos. Por ejemplo, si los resultados indican que los alumnos no comprendieron la doctrina del arrepentimiento, se reconocerán varias lecciones en el curso de estudio anual que permitirán que los alumnos comprendan mejor esa doctrina. A medida que los maestros usen esa información con espíritu de oración en su enseñanza secuencial de las Escrituras, nuestros jóvenes y jóvenes adultos estarán mejor preparados para alcanzar el objetivo de Seminarios e Institutos de Religión.