Seminario
Lección 153: Miqueas
anterior siguiente

Lección 153

Miqueas

Introducción

Miqueas profetizó al pueblo de Israel y de Judá en cuanto a los juicios que caerían sobre ellos debido a su iniquidad, lamentando sus pecados y su futura destrucción. Sin embargo, también profetizó que el Mesías nacería en Belén y enseñó que en los últimos días, el Señor tendría compasión de Israel.

Sugerencias para la enseñanza

Miqueas 1–5

Miqueas profetiza que el Mesías nacería en Belén y salvaría a Su pueblo

Muestre una imagen o haga un dibujo de los magos de Oriente. Recuerde a los alumnos que después de que Jesús nació, los magos vinieron del Oriente a Jerusalén, buscando al Mesías. Invite a un alumno a leer en voz alta Mateo 2:1–2, y pida a la clase que siga la lectura para ver cómo supieron los magos que el Mesías había nacido.

  • ¿Como supieron los magos que Jesús había nacido? (Ellos “su estrella [habían] visto en el oriente” y la siguieron hasta el lugar donde había nacido. Indique que la frase “su estrella [habían] visto en el oriente” implica que los magos habrían escuchado profecías del nacimiento del Mesías y habían estado esperando esa señal).

Invite a un alumno a leer en voz alta Mateo 2:3–8, y pida a la clase que siga la lectura para ver cómo supieron los principales sacerdotes y los escribas que el Mesías nacería en Belén.

  • ¿Cómo supieron los principales sacerdotes y los escribas dónde nacería el Mesías? (De las profecías escritas).

Invite a un alumno a leer en voz alta Miqueas 5:2, 4, y pida a la clase que siga la lectura en silencio, y que busque los detalles que Miqueas describió en cuanto a la venida del Mesías. (Si lo desea, sugiera a los alumnos que marquen lo que encuentren).

  • ¿Dónde dijo Miqueas que nacería específicamente el gobernante de Israel (Jesucristo)?

  • De acuerdo con el versículo 4, ¿qué vendría a hacer Jesucristo a la Tierra? (Destaque que el versículo 4, nota a al pie de página, indica que “[daría] de comer al rebaño” [véase también Ezequiel 34:11–16]. Quizás también quiera explicar que Belén significa “casa de pan”, que añade al simbolismo de Jesucristo como el Pan de vida [véase la Guía para el Estudio de las Escrituras, “Belén”]).

Explique a los alumnos que las profecías de Miqueas son los únicos escritos proféticos preservados en el Antiguo Testamento que nombran el lugar de nacimiento del Mesías. Los sacerdotes principales y los escribas citaron esa profecía más de 700 años después cuando Herodes les preguntó dónde nacería el Mesías (véase Mateo 2:3–6).

Explique que Miqueas era un profeta en el Reino del Sur de Judá, y ministró alrededor del mismo tiempo que Isaías. (Si lo desea, muestre el diagrama “Los reinos de Israel y Judá a un vistazo” [véase la lección 102] para mostrar a los alumnos cuándo ministró Miqueas en relación con los otros profetas, y los acontecimientos importantes en las historias de los reinos de Israel y Judá).

Para resumir Miqueas 1–4, explique que Miqueas profetizó que Samaria y Judá serían destruidas a causa de la iniquidad del pueblo. Él también reprendió a los falsos profetas que enseñaban al pueblo doctrinas falsas. En Miqueas 4 está registrado que el Señor le dio a Israel un mensaje de esperanza de que en los últimos días el templo del Señor se construiría de nuevo, Israel conquistaría a sus enemigos y habría paz para el pueblo de Señor en el Milenio. Como está registrado en Miqueas 5 Miqueas profetizó que el Mesías nacería en Belén y que en los últimos días un resto de la casa de Jacob (Israel) triunfaría sobre sus opresores.

Miqueas 6-7

Miqueas lamenta la iniquidad de los israelitas y expresa esperanza en el poder del Señor para redimirlos

Pida a los alumnos que piensen en alguna ocasión en que alguien hizo algo bondadoso por ellos. (Por ejemplo, quizás alguien les dio un regalo especial, pasó tiempo con ellos, les ofreció un acto de servicio o les dijo algo amable). Invite a uno o dos de alumnos a compartir la experiencia en la que están pensando y a describir cómo les hizo sentir la bondad de la persona.

  • Por lo general, cuando experimentamos la bondad de otra persona, ¿cómo queremos responder?

Explique que por medio de Su profeta Miqueas, el Señor recordó al pueblo de Judá Su bondad hacia ellos, con el fin de que ellos mostraran gratitud y devoción hacia Él. Invite a los alumnos a buscar principios en las enseñanzas de Miqueas que les puedan ayudar a mostrar su devoción al Señor en agradecimiento por todo lo que Él ha hecho por ellos.

Invite a un alumno a leer en voz alta Miqueas 6:3–4, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que busque lo que el Señor recordó al pueblo que Él había hecho por ellos.

  • ¿Qué recordó el Señor al pueblo?

Invite a un alumno a leer Miqueas 6:6 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que busque lo que Miqueas preguntó al pueblo.

  • ¿Cuál es la primera pregunta que Miqueas formuló en el versículo 6? ¿Cómo expresarías esa pregunta con tus propias palabras? (Ayude a los alumnos a entender que Miqueas esencialmente preguntó: “¿Cómo debería presentarme ante el Señor y adorarle?”).

Escriba el siguiente principio incompleto en la pizarra: Si deseamos presentarnos ante el Señor y adorarle, entonces debemos…

Invite a un alumno a leer en voz alta Miqueas 6:7–8, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que averigüe cómo respondió Miqueas su pregunta.

  • ¿Cómo expresarías con tus propias palabras la pregunta de Miqueas en el versículo 7? (“Si mis hechos de adoración visibles son muy grandes en número o en valía, ¿será eso suficiente para complacer al Señor?”).

En el versículo 8, destaque que Miqueas enseñó que nuestros actos de adoración visibles por sí solos no complacen a Dios. Él requiere algo más antes de que nuestra adoración visible llegue a ser significativa y le complazca.

  • De acuerdo con el versículo 8 ¿qué requiere el Señor de nosotros en nuestra adoración de Él?

  • ¿Qué significa “hacer justicia”? ¿Y “amar la misericordia”? ¿Y “humillarte para andar con tu Dios”? (véase también D. y C. 11:12).

Para ayudar a los alumnos a entender mejor esos principios y reconocer un principio que Miqueas enseñó a los hijos de Israel, invite a los alumnos a que acudan a Deuteronomio 10:12–13. (Si lo desea, sugiera a los alumnos que apunten esta referencia correlacionada en el margen, junto a Miqueas 6:7–8). Explique que, tal como está registrado en el pasaje de Deuteronomio, el profeta Moisés usó un lenguaje similar cuando enseñó al pueblo lo que el Señor requería de ellos. Invite a un alumno a leer dicho pasaje en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que busque lo que Moisés dijo que el Señor requiere de aquellos que le adoran y le sirven.

  • ¿Qué requiere el Señor de nosotros al adorarle y servirle?

Haga referencia al principio incompleto que figura en la pizarra. ¿Cómo completarías esa declaración basándote en las palabras de Miqueas y Moisés? (Puede que los alumnos usen palabras diferentes, pero deberían reconocer el siguiente principio: Si deseamos venir al Señor y adorarle, entonces debemos amarle y servirle con todo el corazón).

  • ¿Qué piensas que significa servir al Señor con todo el corazón?

A fin de ayudar a los alumnos a entender mejor ese principio, pídales que nombren maneras de adorar o mostrar amor por el Señor. Las respuestas podrían incluir asistir a la Iglesia, participar de la Santa Cena, asistir al templo, leer las Escrituras, cantar himnos y orar. A medida que los alumnos respondan, haga una lista de sus ideas en la pizarra y añada a la lista cualquier forma de adoración que los alumnos no hayan mencionado.

  • ¿Cómo nos ayuda el principio que vimos en Miqueas 6:6–8 a entender cuál debería ser nuestro objetivo al participar en las actividades que aparecen en la pizarra?

  • ¿Cómo podemos llevar a cabo esos actos de adoración con todo nuestro corazón?

  • ¿Qué efecto ha tenido en tu vida haber ofrecido al Señor tu tiempo, obediencia y adoración por tu amor por Él?

Invite a los alumnos a copiar la lista de la pizarra en su cuaderno de clase o en su diario de estudio de las Escrituras. Pídales que evalúen lo bien que están aplicando el principio que encontraron en Miqueas 6:6–8 en cada una de las formas de adoración de su lista. Invite a los alumnos a establecerse una meta específica de cómo comenzarán a adorar y servir al Señor con más corazón en uno de los aspectos que aparecen en la lista.

Para resumir Miqueas 6:10–16, explique que el Señor dijo que no podría excusar justamente a los hijos de Israel, porque ellos continuaban en su iniquidad. Entonces pronunció las consecuencias que les llegarían debido a sus pecados.

Para resumir Miqueas 7:1–17, explique que Miqueas continuó lamentando la iniquidad de los israelitas, así como las destrucciones que llegarían a causa de sus pecados. Sin embargo, Miqueas profetizó que Israel volvería a la justicia y se levantaría de nuevo con la ayuda del Señor; otras naciones se maravillarían por lo que el Señor había hecho por Israel.

Invite a un alumno a leer Miqueas 7:18–20 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que busque la descripción que Miqueas hizo del Señor. Quizá desee sugerir que los alumnos marquen las palabras y las frases que describan al Señor de una manera que sea significativa para ellos. Invite a varios alumnos a compartir la palabra o la frase que escogieron y a explicar por qué es importante para ellos.

  • Según los versículos 18–19, ¿en qué dijo Miqueas que se deleita el Señor? ¿Qué hará el Señor con nuestras iniquidades debido a que se deleita en la misericordia?

  • ¿Qué debemos hacer a fin de recibir la misericordia del Señor cuando hemos pecado?

  • ¿Qué aprendemos de esos versículos sobre lo que ocurrirá al arrepentirnos de nuestros pecados? (Tal vez los alumnos usen diferentes palabras, pero deberían reconocer el siguiente principio: Si nos arrepentimos de nuestros pecados, seremos perdonados porque el Señor se deleita en la misericordia).

  • ¿Por qué piensas que se nos extiende la misericordia del Señor aún cuando hayamos sido rebeldes?

Al ayudar a los alumnos a entender esa verdad, avíseles que a veces las personas intentan usar la misericordia del Señor como una excusa para pecar ahora y arrepentirse después (véase 2 Nefi 28:7–9). Advierta a los alumnos contra esa falsa creencia.

Concluya con su testimonio de la naturaleza misericordiosa del Señor y de otros principios que se enseñan en esta lección. Aliente a los alumnos a actuar de acuerdo con los pensamientos e impresiones que hayan recibido al estudiar las enseñanzas de Miqueas.

Comentarios e información de contexto

Miqueas 5:8–9. “Asimismo, el remanente de Jacob será entre las naciones, en medio de muchos pueblos, como el león entre las bestias del bosque”

Al ministrar en las Américas, Jesucristo citó algunos de los escritos de Miqueas (véanse Miqueas 4–5; 3 Nefi 16; 20–21). En referencia a las enseñanzas que están en 3 Nefi 20:16, el élder Bruce R. McConkie, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó:

“Las palabras de nuestro Señor a los nefitas citan Miqueas 5:8–9 y hacen referencia a las desolaciones y el fuego final que destruirá a los inicuos en la Segunda Venida. …los rectos, a quienes aquí se llama el resto de Jacob, aguantarán el día. Y entonces, en simbolismo profético, será como si el resto de Israel hubiera destruido a sus enemigos como un cachorro de león entre los rebaños de ovejas” (The Millennial Messiah: The Second Coming of the Son of Man, 1982, pág. 248).