Seminario
Lección de estudio individual supervisado: Génesis 19–27 (Unidad 6)
anterior siguiente

Lección de estudio individual supervisado

Génesis 19–27 (Unidad 6)

Material de preparación para el maestro del curso de estudio individual supervisado

Resumen de lecciones diarias de estudio individual supervisado

El siguiente resumen de las doctrinas y los principios que los alumnos aprendieron al estudiar Génesis 19–27 (unidad 6) no se ha creado con la intención de que se enseñe como parte de la lección. La lección que enseñe se centra en sólo algunas de esas doctrinas y principios. Siga las impresiones del Espíritu Santo conforme considera las necesidades de sus alumnos.

Día 1 (Génesis 19)

Cuando los alumnos estudiaron acerca de cuando Lot y algunos de su familia huyeron de Sodoma, aprendieron que para abandonar el pecado y las malas influencias, debemos dejarlas del todo y no mirar atrás. También aprendieron los siguientes principios: Si escogemos asociarnos con influencias que no son justas, entonces podríamos pasar por consecuencias que lamentaremos, y nuestras decisiones no sólo podrían afectarnos a nosotros mismos, sino a otras personas también.

Día 2 (Génesis 20–22)

Del relato de cuando el rey Abimelec liberó a Sara, los alumnos aprendieron que el Señor nos advertirá antes de que cometamos un pecado serio, y cuando prestamos oído a esas advertencias, podemos evitar el pecado y sus consecuencias. Cuando los alumnos estudiaron las circunstancias del nacimiento de Isaac, aprendieron que Dios siempre guarda Sus promesas a los fieles, aún cuando el cumplimiento de esas promesas no parezca posible. En su estudio del relato de cuando se mandó a Abraham sacrificar a Isaac, los alumnos descubrieron que cuando estamos dispuestos a hacer lo que el Señor nos manda, mostramos nuestra reverencia y amor por Él.

Día 3 (Génesis 23–24)

Los alumnos aprendieron los siguientes principios del relato de los esfuerzos de Isaac para casarse con Rebeca: Vale un gran esfuerzo y sacrificio obtener las bendiciones del matrimonio eterno. Si cultivamos cualidades justas ahora, estaremos mejor preparados para el matrimonio eterno. Si somos fieles a Dios, Él nos proporcionará la manera para que podamos recibir las bendiciones del matrimonio eterno.

Día 4 (Génesis 25–27)

Al estudiar las consecuencias de la disposición de Esaú de vender su primogenitura por algo de potaje, los alumnos aprendieron que si valoramos más los placeres temporales y mundanos que las bendiciones eternas, podríamos perder esas bendiciones. También aprendieron que poner los deseos mundanos o inmediatos por encima de las prioridades eternas con el tiempo llevará al pesar y al remordimiento.

Introducción

El relato de la obediencia de Abraham al mandamiento del Señor de sacrificar a su hijo del convenio, Isaac, es una sombra del sacrificio del Padre Celestial de Su Hijo amado, Jesucristo.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 22:1–14

Abraham obedece al Señor, demostrando su disposición de sacrificar a Isaac

Podría usar la siguiente actividad para presentar la lección:

Coloque una luz en el salón, de tal forma que pueda colocar un objeto frente a la luz y ver la sombra en la pared. Pida a los alumnos que miren la sombra mientras usted coloca diferentes objetos frente a la luz. Invite a los alumnos a adivinar qué objetos son mientras usted los sostiene.

Explique que hay muchos relatos en las Escrituras que tienen por objetivo ser “sombra” de otra cosa. Una sombra es un símbolo que predice un acontecimiento futuro. Podemos aprender más de un acontecimiento al estudiar los detalles de las sombras que predicen ese acontecimiento.

Muestre la lámina Abraham lleva a Isaac para ser sacrificado (Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, Nº 9; véase también LDS.org). Explique que el relato de Abraham e Isaac es una sombra de otro acontecimiento específico. Invite a los alumnos a recordar lo que aprendieron del relato de Abraham cuando llevó a Isaac a la montaña para sacrificarlo. Si lo desea, pida a un alumno que haga un breve resumen del relato según su estudio individual supervisado de Génesis 22.

  • El relato de Abraham e Isaac podría ser una sombra ¿de qué acontecimiento significativo?

Después, muestre la lámina La Crucifixión (Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, Nº 57; véase también LDS.org). Escriba la siguiente verdad en la pizarra: El sacrificio que Abraham haría de Isaac es una sombra del sacrificio que el Padre Celestial haría de Jesucristo.

Explique que, al explorar los detalles de esta sombra, podemos aprender más del amor que el Padre Celestial tiene por nosotros. Invite a los alumnos a revisar Génesis 22:1–12 con un compañero, y pídales que busquen detalles en los versículos que muestren similitudes entre el sacrificio que Abraham haría de Isaac, y el sacrificio que el Padre Celestial haría de Jesucristo. Podría invitarlos a marcar las similitudes en sus ejemplares de las Escrituras, o podría pedirles que escriban lo que descubran en una hoja de papel. Quizás les sea útil organizar lo que encuentren en una tabla como la que se encuentra a continuación. Se han proporcionado algunos ejemplos.

El sacrificio de Abraham de Isaac

El sacrificio del Padre Celestial de Jesucristo

Isaac se debía sacrificar en lugar de un cordero.

Por propia voluntad, Abraham…

Isaac llevó…

Jesucristo era el Cordero de Dios que se sacrificó por nuestros pecados.

Por propia voluntad, el Padre Celestial…

Jesucristo llevó…

Después de que los alumnos hayan completado su búsqueda, pídales que expliquen a la clase lo que descubrieron. Si lo desea, explique esta similitud adicional: El nombre de Abraham significa “padre de las multitudes”, que es un paralelo del Padre Celestial que es el padre de todos Sus hijos, procreados en espíritu.

  • ¿Qué nos puede enseñar el sacrificio que Abraham haría de Isaac en cuanto al sacrificio que el Padre Celestial haría de Jesucristo?

Explique que si el Padre Celestial no hubiese escogido sacrificar a Su Hijo Unigénito, ninguno de nosotros podría regresar a la presencia de Dios.

  • ¿Por quién estaba demostrando el Padre Celestial Su amor al sacrificar a Su Hijo Unigénito, Jesucristo? (Ayude a los alumnos a reconocer lo siguiente: El Padre Celestial demostró Su gran amor por nosotros mediante el sacrificio de Su Hijo, Jesucristo. Si lo desea, escriba esa verdad en la pizarra.)

Si fuera posible, entregue a los alumnos una copia de la siguiente declaración del élder Melvin J. Ballard, del Quórum de los Doce Apóstoles. Pida a un alumno que lea la declaración en voz alta. Pida a la clase que preste atención a cómo el Padre Celestial se pudo haber sentido cuando se estaba crucificando a Su único Hijo.

“En esa hora creo poder ver a nuestro amado Padre tras el velo, observando la lucha con la muerte… Su gran corazón casi partiéndose por el amor que tenía por Su Hijo. “En aquel momento en que Él podría haber salvado a Su Hijo, le alabo y le agradezco por no fallarnos… Me regocijo porque no interfirió, y porque Su amor por nosotros hizo posible que soportara mirar los sufrimientos de Su [Unigénito] y nos lo diera, finalmente, como nuestro Salvador y Redentor. Sin Él, sin Su sacrificio… nunca habríamos entrado glorificados a Su presencia. Eso fue lo que le costó, en parte, a nuestro Padre Celestial dar la dádiva de Su Hijo a los hombres” (en Crusader for Righteousness, 1966, pág. 137).

  • ¿Cómo demuestra el sacrificio de Jesucristo el amor que el Padre Celestial tiene por ti?

  • ¿Cómo piensas que podemos demostrar nuestra gratitud al Padre Celestial y a Jesucristo por Sus sacrificios por nosotros?

Destaque que en Génesis 22:8 Abraham dijo: “Dios se proveerá de cordero para el holocausto” para el sacrificio. Los holocaustos era como se llevaban a cabo los sacrificios en los días de Abraham, siguiendo el ejemplo establecido por Adán y Eva cuando obedecieron el mandamiento del Señor de ofrecer el primero de sus rebaños como sacrificios después de que se les echara del Jardín de Edén. La frase también hace referencia al Cordero de Dios.

  • ¿Cuándo proveería el Padre Celestial de un “cordero” como ofrenda? (Quizás tenga que explicar que uno de los títulos de Jesucristo es “el Cordero de Dios” [Juan 1:36]. El Cordero de Dios se ofrecería como el “gran y postrer sacrificio” [véase Alma 34:13–14] por los pecados de todas las personas muchos años después de la experiencia de Abraham y de Isaac.)

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 22:13–14, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que determine lo que el Señor proporcionó como sacrificio en lugar de Isaac. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

Invite a los alumnos a volver a mirar el versículo 14 y señale cómo llamó Abraham el lugar donde ofreció el carnero (Jehová proveerá). Use el resto del versículo para explicar que el nombre en hebreo significa dos cosas: “Jehová verá, o proveerá” y “En el monte de Jehová será provisto (visto)”. Explique que en la tierra de Moriah (véase Génesis 22:2) se encontraba el lugar que más tarde se llamaría Gólgota, donde Jesucristo sufriría y sería crucificado casi 2.000 años más tarde.

Podría compartir su testimonio del amor del Padre Celestial por cada uno de los alumnos de su clase. También podría dar a los alumnos la oportunidad de expresar su testimonio.

Próxima unidad (Génesis 28–39)

A fin de preparar a los alumnos para lo que estudiarán la semana próxima, podría invitarlos a meditar en cuanto a lo siguiente: ¿Cómo se conocieron y se enamoraron Jacob y Raquel? ¿Cómo engañó Labán a Jacob en la noche de bodas de Jacob? ¿Cómo reaccionó Jacob? ¿Se han preguntado alguna vez cómo se podría mantener fiel una persona si su vida estuviese repleta de pruebas y tentaciones? En los capítulos de Génesis que estudiarán a continuación, aprenderán lo que hizo José, el bisnieto de Abraham, para permanecer justo durante tiempos difíciles.