Seminario
Lección de estudio individual supervisado: Números 22–36; Deuteronomio 1–26 (Unidad 14)
anterior siguiente

Lección de estudio individual supervisado

Números 22–36; Deuteronomio 1–26 (Unidad 14)

Material de preparación para el maestro del curso de estudio individual supervisado

Resumen de lecciones diarias de estudio individual supervisado

El siguiente resumen de las doctrinas y los principios que los alumnos aprendieron al estudiar Números 22–36; Deuteronomio 1–26 (unidad 14) no se ha creado con la intención de que se enseñe como parte de la lección. La lección que enseñe se centra en sólo algunas de esas doctrinas y principios. Siga las impresiones del Espíritu Santo conforme considera las necesidades de sus alumnos.

Día 1 (Números 22–36)

De las experiencias de Balaam con Balac, los alumnos aprendieron que nos ponemos en peligro cuando hacemos caso omiso de las instrucciones y las advertencias del Señor. También aprendieron que el pecado nos impide que progresemos espiritualmente y nos hace perder la protección y el poder de Dios. Los alumnos también aprendieron que podemos mostrar nuestra gratitud por las bendiciones del Señor al hacerle ofrendas a Él.

Día 2 (Deuteronomio 1–13)

De las instrucciones de Moisés a los israelitas, los alumnos aprendieron las siguientes verdades: Si no somos diligentes, entonces podemos llegar a olvidar las ocasiones en las que hemos visto la influencia del Señor en nuestra vida. Los mandamientos que Dios nos da siempre son para nuestro bien. Para ser el pueblo del Señor, debemos eliminar y evitar las influencias en nuestro entorno inmediato que puedan conducirnos al pecado.

Día 3 (Deuteronomio 14–19)

De las instrucciones que Moisés continuó dando a los israelitas, los alumnos descubrieron verdades en cuanto a cómo ayudar a los necesitados. También aprendieron que si estudiamos la ley del Señor a diario, eso nos ayudará a ser humildes y a vivir de acuerdo con Sus mandamientos.

Día 4 (Deuteronomio 20–26)

Del mandato del Señor de destruir a ciertos habitantes de la tierra de Canaán, los alumnos aprendieron que Dios puede destruir a los inicuos para evitar que sus pecados se propaguen a otras personas; también aprendieron que todos son responsables por sus propios pecados. Los alumnos también aprendieron que podemos ser el pueblo singular y santo del Señor si obedecemos Sus mandamientos con todo nuestro corazón y alma.

Introducción

Después de que los israelitas derrotaron a los amorreos, Balac (el rey de Moab), tuvo miedo de que los israelitas destruyeran también su nación. Balac le ofreció riquezas, popularidad y honores del mundo a un hombre llamado Balaam, si éste maldecía a los israelitas. Sin embargo, el Señor le indicó a Balaam que no maldijera a los israelitas, por lo que Balaam los bendijo en lugar de maldecirlos.

Sugerencias para la enseñanza

Números 22–24

Balac le ofrece riquezas y popularidad a Balaam si éste maldice a los israelitas

Antes de la clase, coloque una imagen del Salvador en el frente del salón. Coloque en el suelo dos trozos largos de cinta adhesiva en forma paralela, separadas por una distancia de alrededor de un metro, para que parezcan un camino que conduce a la imagen del Salvador.

Al comenzar la lección, explique que el espacio entre los trozos de cinta representa el camino de regreso a Dios. Pida a un alumno que se pare en el camino. Explique que el alumno representa a todos nosotros a medida que tratamos de volver a Dios. Luego haga las siguientes preguntas (si lo desea, puede escribirlas en la pizarra antes de la clase):

  • ¿Qué tácticas utiliza Satanás para incitarnos a desviarnos del camino que conduce de regreso a Dios?

  • ¿Cuáles son algunas prácticas que nos ayudarían a permanecer en el camino de regreso a Dios?

Pida al alumno que regrese a su asiento. A medida que estudian Números 22–24, invite a la clase a buscar principios que les ayuden a contestar las preguntas.

Para resumir Números 22:1–6, explique que después de que los israelitas derrotaron a los amorreos, Balac (el rey de Moab), tuvo miedo de que los israelitas destruyeran también su nación. Para evitar ser destruidos, Balac le pidió a un hombre llamado Balaam que maldijera a los israelitas.

Invite a un alumno a leer Números 22:6 en voz alta, y pida al resto de la clase que siga la lectura en silencio para averiguar por qué Balac le pidió a Balaam que maldijera a los israelitas. Invítelos a compartir lo que encuentren.

Invite a un alumno a leer Números 22:7 en voz alta, y pida al resto de la clase que siga la lectura en silencio para saber la manera en que Balac trató de convencer a Balaam de que maldijera a los israelitas. (Es posible que tenga que explicar que “las dádivas de adivinación” se refieren a al menos una parte del pago que el rey había preparado para Balaam.)

Para resumir Números 22:8–11, explique que después de que los líderes de Moab y Madián hubieron entregado el mensaje de Balac, “vino Dios a Balaam” y habló con él (Números 22:9).

Invite a un alumno a leer en voz alta Números 22:12–13, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Dios le dijo a Balaam que no hiciera.

  • ¿Qué le dijo Dios a Balaam que no hiciera?

  • Según el versículo 13, ¿cómo les respondió Balaam a los líderes que Balac había enviado?

Invite a un alumno a leer en voz alta Números 22:15–17, y pida a la clase siga la lectura para averiguar qué hizo el rey Balac después de que Balaam rechazó su ofrecimiento.

  • Según el versículo 15, ¿a quién envió el rey Balac para hacer llegar su mensaje a Balaam?

  • ¿Qué le ofreció esta vez el rey Balac a Balaam?

  • Al observar los métodos que utilizó Balac para incitar a Balaam a desobedecer al Señor, ¿qué verdades podemos aprender acerca de la manera en que el adversario nos tienta a pecar? (Los alumnos quizás reconozcan varios principios, pero asegúrese de que quede claro que el adversario a veces utiliza promesas de riquezas, popularidad y honores del mundo para tentarnos a cometer pecados.)

Con el fin de ayudar a los alumnos a comprender esa verdad, pregúnteles qué acciones injustas han visto u oído que hacen las personas para obtener riquezas, honores del mundo u otras cosas que pueden conducir al placer. Si lo desea, escriba sus respuestas en la pizarra.

  • ¿De qué manera podría utilizar el adversario las riquezas, la popularidad o los honores del mundo para distraer a los jóvenes del servicio misional?

  • ¿Cómo podrían esas cosas distraer a alguien de casarse o de tener hijos? (Considere hacer preguntas adicionales que puedan ser pertinentes.)

Pida a los alumnos que recuerden de la lección de estudio individual supervisado de qué manera respondió Balaam al segundo ofrecimiento de Balac. (Escogió ir con los hombres de Balac [véase Números 22:18–21]. La traducción inspirada de José Smith de la Biblia en inglés correspondiente a Números 22:21 agrega la frase “si es tu deseo”, lo que implica el uso del albedrío por parte de Balaam.) Pida a los alumnos que describan lo que le sucedió a Balaam debido a que hizo caso omiso de las instrucciones y las advertencias de Dios y se fue con los hombres de Balac. (Fue reprendido por un ángel, quien le hizo una advertencia [véase Números 22:22–34].)

En su estudio individual, uno de los principios que los alumnos reconocieron de la experiencia de Balaam es que nos ponemos en peligro cuando hacemos caso omiso de las instrucciones y advertencias del Señor.

Recuerde a los alumnos el camino marcado en el suelo, que representa el sendero recto y angosto que debemos seguir para regresar al Padre Celestial. Invite a los alumnos a escribir en su cuaderno de apuntes o en su diario de estudio de las Escrituras algunas maneras en las que pueden evitar el peligro y tener la fortaleza espiritual de permanecer en el sendero recto que lleva de regreso a su Padre Celestial. Pida a algunos alumnos que estén dispuestos a hacerlo, que compartan lo que escribieron.

  • ¿De qué manera piensan que Balaam se puso en peligro al hacer caso omiso de la advertencia del Señor?

  • ¿Qué posible peligro podrían haber corrido otras personas a causa de la desobediencia de Balaam?

Para resumir Números 22:36–24:9, explique que cuando Balaam llegó al reino de Balac, el rey le prometió nuevamente riquezas, popularidad y honores del mundo si maldecía a Israel. Sin embargo, en lugar de maldecir a los israelitas, Balaam los bendijo. Balac le pidió a Balaam dos veces más que maldijera a Israel, pero en ambas ocasiones Balaam los bendijo en lugar de maldecirlos.

Invite a un alumno a leer en voz alta Números 24:10–13, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar de qué manera respondió Balac después de la tercera vez que Balaam bendijo a los hijos de Israel.

  • ¿Qué dijo el rey Balac que Balaam había perdido porque había escogido obedecer al Señor?

  • ¿En qué forma es la respuesta del rey Balac similar a lo que Satanás hace para tentarnos?

  • Según los versículos 12–13, ¿cómo le respondió Balaam al rey Balac?

  • ¿Cómo creen que podemos desarrollar la fortaleza para resistir las tentaciones del pecado cuando el adversario promete riquezas, popularidad y honores del mundo?

Para concluir, exprese su testimonio de las verdades que se enseñaron en la lección de hoy. Anime a los alumnos a poner en práctica lo que han aprendido para que puedan permanecer en el sendero que los conducirá nuevamente a su Padre Celestial.

Siguiente unidad (Deuteronomio 27–34; Josué 1–24)

Pida a los alumnos que reflexionen en las siguientes preguntas: ¿Qué milagro efectuó Josué que fue similar a uno que llevó a cabo Moisés? ¿Qué provocó que se derrumbaran los muros de Jericó? Pídales que piensen en las ocasiones en las que se enfrentaron a tareas de enormes proporciones. Explique que a medida que estudien las experiencias de Josué y de los israelitas cuando entraron en la tierra prometida, aprenderán importantes verdades acerca de la forma en la que el Señor puede ayudarles a llevar a cabo cosas difíciles.