Seminario
Lección 41: Éxodo 1–2
anterior siguiente

Lección 41

Éxodo 1–2

Introducción

Durante el tiempo que estuvieron en Egipto, los hijos de Israel crecieron en número, y un nuevo faraón los puso bajo servidumbre. Faraón decretó que se diera muerte a todos los hebreos varones recién nacidos. La madre de Moisés lo salvó del decreto, y éste fue criado por la hija de Faraón. Cuando Moisés creció, mató a un egipcio mientras defendía a un esclavo hebreo. Moisés huyó de Egipto y moró en Madián, en donde se casó con Séfora. Mientras tanto, en Egipto, los israelitas clamaron a Jehová por causa de su servidumbre.

Sugerencias para la enseñanza

Éxodo 1:1–22

Un nuevo faraón pone en servidumbre a los hijos de Israel

Pida a los alumnos que piensen en situaciones en las que otras personas hayan querido que hicieran algo contrario a la voluntad del Padre Celestial.

  • ¿Por qué a veces es difícil o da miedo guardar los mandamientos cuando otras personas quieren que ustedes hagan algo diferente?

Mientras estudian Éxodo 1, invite a los alumnos a buscar un principio que los ayude a entender las bendiciones de seguir los mandamientos de Dios, aun cuando sea difícil hacerlo.

Pida a un alumno que recuerde brevemente a la clase las circunstancias que llevaron a los hijos de Israel a vivir en Egipto (véase Génesis 37–47). Para resumir Éxodo 1:1–8, explique que con el tiempo murieron José y los de su generación, y subió al poder un faraón nuevo. Para ese entonces, el número de los hijos de Israel había aumentado considerablemente.

  • En los días de José, ¿qué opinión tenía el faraón de José? (Faraón confiaba en José y lo nombró segundo al mando en Egipto.)

Escriba las siguientes referencias en la pizarra: Éxodo 1:9–10; Éxodo 1:11; Éxodo 1:12–14; Éxodo 1:15–16; Éxodo 1:17; Éxodo 1:18–19. Entregue a cada alumno la mitad de una hoja de papel. Pídales que abran su ejemplar de las Escrituras en Éxodo 1 y que tapen la página con la hoja de papel. Dígales que no destapen los versículos hasta que usted les pida que lo hagan.

Escriba la siguiente pregunta en la pizarra: ¿Qué sucede a continuación? Explique a los alumnos que se les pedirá que predigan algunos de los acontecimientos registrados en Éxodo 1  antes de leer acerca de ellos. Dígales que contesten la pregunta número 1 que figura a continuación, y pídales que escriban en la hoja de papel sus predicciones sobre lo que ocurrió. Invite a uno o dos alumnos a compartir sus predicciones, y después pida a los alumnos que destapen y lean en silencio el primer grupo de versículos escrito en la pizarra ( Éxodo 1:9–10) para averiguar si sus predicciones concuerdan con lo que ocurrió. Invítelos a compartir lo que encuentren. Repita el proceso con las demás referencias en la pizarra.

  1. ¿Cómo creen que se sentía el nuevo faraón acerca del gran aumento en la cantidad de israelitas? (Véase Éxodo 1:9–10.)

  2. ¿Qué creen que hizo Faraón acerca del aumento en la cantidad de israelitas? (Véase Éxodo 1:11.)

  3. ¿Qué piensan que ocurrió después de que los israelitas fueron puestos en servidumbre? (Véase Éxodo 1:12–14.)

  4. Ya que poner a los israelitas en servidumbre no retrasó el aumento en la cantidad de éstos, ¿qué piensan que hizo Faraón enseguida? (Véase Éxodo 1:15–16.) (Para ayudar a los alumnos a entender esos versículos, tal vez tenga que explicar que [1] el vocablo hebreo se refiere a un israelita y [2] una partera es una mujer que ayuda con el parto cuando nace un niño.) 

  5. ¿Qué creen que hicieron las parteras hebreas ante el edicto de Faraón? (Véase Éxodo 1:17.)

  6. ¿Cómo piensan que reaccionó Faraón cuando se enteró que las parteras no habían obedecido su mandato? (Véase Éxodo 1:18–19, 22.)

Invite a los alumnos a leer de nuevo Éxodo 1:17, y pregúnteles:

  • ¿Qué significa el que las parteras “temieron a Dios”? (Temer a Dios significa venerarlo o sentir gran respeto por Él.)

  • ¿Cómo demostraron las parteras que veneraban a Dios?

  • ¿Qué podían haber arriesgado las parteras cuando escogieron venerar a Dios más que a Faraón?

Invite a un alumno a leer Éxodo 1:20–21 en voz alta, y pida a la clase que preste atención a lo que hizo Dios como resultado de la decisión de las parteras de venerarlo a Él en lugar de obedecer el mandato de Faraón. Invite a los alumnos a compartir lo que aprendan.

  • De acuerdo con esos versículos, ¿cómo “hizo bien” Dios a las parteras? (Tal vez quiera señalar que el versículo 21, nota b al pie de página, indica que el Señor bendijo a las parteras con descendientes.)

  • ¿Qué principio aprendemos en ese relato acerca de lo que hará Dios cuando lo veneremos y ponemos Su voluntad por encima de la de otras personas? (Aunque los alumnos utilicen palabras distintas, deben poder reconocer el siguiente principio: Cuando veneramos a Dios al poner Su voluntad por encima de la de otras personas, Él nos bendecirá.)

Para ayudar a los alumnos a saber cómo aplicar ese principio en su vida, haga la siguiente pregunta:

  • ¿Cuáles son algunos desafíos de nuestros días que sean similares a lo que afrontaron las parteras israelitas?

Invite a un alumno a leer en voz alta las siguientes palabras del obispo Gary E. Stevenson, Obispo Presidente de la Iglesia. Pida a la clase que preste atención al consejo que pudiera ayudarlos a escoger la voluntad de Dios por encima de la de otras personas. 

“…habrá momentos en que ustedes… tendrán que demostrar su recto valor a la vista de sus compañeros, lo cual podría resultar en desprecios y burlas… Él recompensará su valentía y su conducta recta con felicidad y gozo. Esa valentía será un resultado de su fe en Jesucristo y en Su expiación, de sus oraciones y de su obediencia a los mandamientos” (……“Sean valientes en cuanto a intrepidez, vigor y actividad”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 52).

  • Según el obispo Stevenson, ¿qué se requiere para escoger la voluntad de Dios por encima de la de otras personas?

  • ¿En qué ocasiones ustedes, o alguien a quien ustedes conozcan, han escogido venerar a Dios poniendo la voluntad de Él por encima de la de otras personas? ¿De qué forma Dios les “hizo bien” a ustedes o a esa otra persona?

Pida a los alumnos que hagan una lista en su cuaderno de apuntes o en su diario de estudio de las Escrituras de algunas cosas que estén haciendo actualmente para poner a Dios en primer término en su vida. (Podría mencionarles uno o dos ejemplos para ponerlos a pensar; por ejemplo, el hecho de que su asistencia a seminario demuestra reverencia por Dios.) Pídales también que escriban cómo les ha bendecido Dios por la decisión que han tomado de poner la voluntad de Él por encima de la de otras personas. Invite a los alumnos a reflexionar acerca de la manera en que pueden demostrar mejor su reverencia por Dios.

Explique que debido a que Faraón no pudo convencer a las parteras que mataran a los varones hebreos recién nacidos, emitió un decreto a su pueblo. Invite a un alumno a leer Éxodo 1:22 en voz alta, y pida a la clase que busque el decreto de Faraón. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren. Si lo desea, pregunte a los alumnos lo que harían si hubiera un decreto semejante y ellos o alguien de su familia estuviera a punto de tener un bebé.

Éxodo 2:1–10

Moisés nace de una mujer levita y es criado por la hija de Faraón

Explique que una de las madres hebreas tomó los pasos necesarios para salvar la vida de su hijo. Pida a algunos alumnos que se turnen para leer en voz alta Éxodo 2:1–4, y pida a la clase que determine lo que hizo esa madre para salvar a su hijo. Invite a los alumnos a dar un informe de lo que encuentren. Si lo desea, señale que tanto Jesucristo como Moisés estuvieron en peligro de perder la vida en la infancia y fueron protegidos por el poder de Dios (véase Mateo 2:16). El decreto de Faraón de dar muerte a los varones recién nacidos y el hecho de que Moisés haya sobrevivido milagrosamente presagió (fue un símbolo de) el decreto de Herodes de matar a los niños pequeños en Belén y la región circundante y el que Jesús haya sobrevivido mediante la intervención divina. (Véase Bruce R. McConkie, The Promised Messiah: The First Coming of Christ, 1978, pág. 446.) 

Pida a los alumnos que se turnen para leer Éxodo 2:5–10 en voz alta con una pareja, y dígales que busquen las respuestas a las siguientes preguntas (si lo desea, puede escribir las preguntas en la pizarra):

  • ¿Quién descubrió al niño? ¿Qué nombre le puso?

  • ¿Cómo logró la madre participar en la crianza de su hijo?

Después de darles suficiente tiempo, pida a los alumnos que compartan sus respuestas a esas preguntas.

Éxodo 2:11–22

Moisés huye a Madián, se casa con Séfora y llega a ser padre

Pida a los alumnos que consulten el Mapa bíblico número 9 , “El mundo del Antiguo Testamento,” en la versión Reina–Valera 2009 de la Biblia, edición Santo de los Últimos Días, y que ubiquen la tierra de Madián. Para resumir Éxodo 2:11–15, explique que cuando Moisés creció, por defender a un esclavo hebreo, mató a un egipcio que intentaba golpear o matar al esclavo. Cuando Faraón se enteró de la muerte, quiso matar a Moisés, pero éste huyó a Madián.

Para resumir Éxodo 2:16–22, explique que mientras estaba en Madián, Moisés se casó con una mujer llamada Séfora, con la cual tuvo un hijo.

Éxodo 2:23–25

Los hijos de Israel claman a Dios en su servidumbre

Explique que mientras Moisés estaba en Madián, los hijos de Israel seguían en cautiverio en Egipto. Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 2:23, y pida al resto de los alumnos que sigan la lectura en silencio para saber lo que hicieron los hijos de Israel por causa de su servidumbre. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

Invite a otro alumno a leer Éxodo 2:24–25 en voz alta, y pida a la clase que averigüe lo que hizo Jehová cuando clamaron a Él los hijos de Israel. Si lo desea, explique que la frase “los reconoció Dios” significa que tuvo en cuenta a los hijos de Israel y sus tribulaciones (véase el versículo 25, nota a al pie de página).

  • ¿Qué creen que signifique la frase: “Dios… se acordó de su convenio con Abraham, con Isaac y con Jacob” (versículo 24)?

  • ¿Qué doctrinas se enseñan en esos versículos acerca de Dios? (Es posible que los alumnos sugieran una variedad de doctrinas, pero asegúrese de hacer hincapié en que Dios escucha y contesta nuestras oraciones y Dios guarda Sus convenios con Su pueblo.)

Explique que a pesar de que Dios escucha las oraciones de todos Sus hijos, Sus respuestas y el que guarde Sus convenios con nosotros depende de nuestra fidelidad (véase D. y C. 82:10). Testifique que conforme los alumnos estudien el resto del libro de Éxodo, verán evidencia de la veracidad de esas doctrinas.

Pida a los alumnos que piensen en algo por lo que han estado orando. Señale que aun cuando nuestro Padre Celestial escucha y contesta nuestras oraciones, no las contestará necesariamente de inmediato ni en la forma que nosotros esperamos o queremos. Por ejemplo, en este punto del relato de Éxodo, los hijos de Israel seguían en cautiverio y Dios aún no los había librado. Sin embargo, ya había comenzado a preparar el camino para que fueran librados por Moisés, aún antes de que ellos clamaran a Él pidiendo ayuda. Testifique que de manera similar, Dios puede estar preparando el camino para contestar nuestras propias oraciones, aunque no seamos conscientes de ello en el momento. Invite a los alumnos a reflexionar en cómo Dios puede estar haciendo eso en la vida de ellos.

Si lo desea, para concluir la lección, testifique de las verdades que han analizado hoy.

Comentarios e información de contexto

Éxodo 1:17. “Mas las parteras temieron a Dios y no hicieron como les mandó el rey de Egipto”

A veces las leyes del hombre entran en conflicto con los mandamientos de Dios. El élder Dallin H. Oaks, del Cuórum de los Doce Apóstoles, explicó cuál es nuestra responsabilidad cuando esto ocurre:

“[Las leyes del] hombre simplemente no puede[n] declarar moral lo que Dios ha declarado ser algo inmoral. El compromiso hacia nuestra mayor prioridad, la de amar y servir a Dios, exige que consideremos Su ley como nuestra norma de conducta. Por ejemplo, nos mantenemos bajo el mandato divino de no cometer adulterio ni fornicación, aun cuando esos actos no sean un crimen bajo las leyes de los estados o países en los que vivamos. De manera similar, las leyes que legalizan el llamado ‘matrimonio entre personas del mismo sexo’ no cambian la ley de Dios en cuanto al matrimonio ni Sus mandamientos ni nuestras normas en cuanto al mismo. Permanecemos bajo convenio de amar a Dios y guardar Sus mandamientos y de abstenernos de honrar a otros dioses y prioridades, incluso aquellos que llegan a ser populares en nuestro particular tiempo y lugar.

“Con esta determinación, puede que se nos malinterprete, se nos acuse de intolerancia, suframos discriminación o tengamos que soportar la invasión de nuestro libre ejercicio de la religión. Si así fuere, creo que debemos recordar nuestra primera prioridad, la de servir a Dios y, al igual que nuestros antecesores pioneros, empujar nuestros carros de mano personales hacia adelante con la misma fortaleza que ellos manifestaron” (“No tendrás dioses ajenos”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 75).

Éxodo 2:11–15. ¿Por qué mató Moisés a un egipcio?

“En la versión de Reina–Valera de 2009 de la Biblia, los vocablos ‘golpeaba’ y ‘mató’ se tradujeron del mismo vocablo hebreo nakhah, que significa ‘hacer caer’; es la palabra usada para describir la acción realizada por los soldados cuando combaten unos contra otros. Sería correcto decir que Moisés mató a un hombre que estaba matando a otro, o que tomó una vida para salvar otra. El hecho de que haya mirado a todas partes antes de hacerlo simplemente indica que comprendía que los egipcios no aprobarían que defendiera a un esclavo” (Ellis T. Rasmussen, An Introduction to the Old Testament and its Teachings, 2 tomos, 2a. ed., 1972, tomo I, pág. 74; citado en El Antiguo Testamento: Manual para el alumno, Génesis–2 Samuel, 2003, pág. 85). 

“El historiador Eusebio dice que la muerte fue el resultado de una intriga de la corte en la cual algunos hombres conspiraron para asesinar a Moisés. Se dice que en el encuentro Moisés luchó con el atacante y lo mató” (Eusebio, tomo IX, pág. 27; citado en El Antiguo Testamento: Manual para el alumno, Génesis–2 Samuel, pág. 85).

“En el Midrash Rabbah, comentario tradicional judío del Antiguo Testamento, se asegura que Moisés, a puño limpio, mató a un egipcio que intentaba seducir a una mujer hebrea. Esto es confirmado por el Corán.

“Ciertamente debe haber habido una buena razón para que Moisés lo hiciera, y debemos tener por seguro que el Señor no habría llamado a un asesino al alto oficio de profeta y libertador de su pueblo, Israel” (Mark E. Petersen, Moses: Man of Miracles, 1977, pág. 42; citado en El Antiguo Testamento: Manual para el alumno, Génesis–2 Samuel, pág. 85).

Éxodo 2:18. ¿Quién era Reuel?

“El nombre más común de Reuel es Jetro (véase Éxodo 3:1; Números 10:29). Jetro era descendiente de Madián, que era hijo de Abraham y Cetura (véase Génesis 25:1–6). Fue por medio de este linaje que Moisés recibió el sacerdocio (véase D. y C. 84:6–13)” (El Antiguo Testamento: Génesis–2 Samuel, Manual para el alumno, Sistema Educativo de la Iglesia, 2003, pág. 85).