Seminario
Introducción al Libro de Josué
anterior siguiente

Introducción al Libro de Josué

¿Por qué debemos estudiar este libro?

El libro de Josué relata la entrada de los israelitas a la tierra prometida bajo el liderazgo del profeta Josué. A medida que los alumnos estudien este libro, aprenderán principios que les pueden ayudar a tener valor y ser fuertes en medio de la oposición. Los alumnos también pueden aprender importantes lecciones de los éxitos que los israelitas experimentaron a causa de su obediencia al Señor y de los fracasos que experimentaron a causa de su desobediencia.

¿Quién escribió este libro?

No sabemos con certeza quién escribió el libro de Josué. El libro recibió su nombre por Josué, su personaje principal y sucesor de Moisés como el profeta del Señor para Israel (véase Números 27:18–23). Cerca del final del ministerio de Josué, después de que los israelitas habían entrado en el convenio de no servir a dioses falsos en la tierra prometida, el narrador del libro declara que “…escribió Josué estas palabras en el libro de la ley de Dios” (Josué 24:26). Ese pasaje podría indicar que Josué escribió por lo menos una porción del libro que lleva su nombre.

Como muchos de los profetas del Antiguo Testamento, el ministerio de Josué presagió simbólicamente el del Hijo de Dios: “Así como Moisés en su papel de profeta, legislador, mediador y libertador fue un modelo de Jesucristo, también Josué, que llevó a Israel a la tierra prometida, fue un símbolo de Jesús, que lleva a los fieles a la suprema tierra de promisión, el reino celestial. [véase Alma 37:45]” (El Antiguo Testamento, Manual para el alumno: Génesis–2 Samuel, Sistema Educativo de la Iglesia, 1983, págs.221, 222).

¿Cuándo y dónde se escribió?

Existen varias opiniones acerca de cuándo se escribió el libro de Josué. Algunos detalles dentro del libro de Josué sugieren que pudo haberse escrito durante el tiempo en el que vivió Josué (tiempo que muchos eruditos datan entre los siglos XV y XIII a.C.), o poco después. Por ejemplo, Josué 6:25 declara que Rahab, a quién se salvó en Jericó, “habitó… entre los israelitas hasta hoy”, lo que indica que Rahab y otros contemporáneos de Josué aún estaban con vida cuando se escribió este libro. El libro se escribió posiblemente en la tierra de Canaán.

¿Cuáles son algunas de las características distintivas del libro?

El libro de Josué es una continuación de los cinco libros de Moisés (Génesis–Deuteronomio) y describe cómo el Señor ayudó a los israelitas a obtener la tierra prometida. El relato de la conquista muestra que a medida que los israelitas obedecieron los mandamientos del Señor con exactitud, Él los hizo salir victoriosos sobre sus enemigos. Los dos capítulos finales del libro (Josué 23–24) recalcan la importancia de servir al Señor en vez de a los dioses falsos en la tierra de Canaán, presagiando un problema importante con el que los israelitas tendrían dificultad en el futuro, como se registra en el libro de Jueces y muchos otros libros del Antiguo Testamento.

Bosquejo

Josué 1–6 Los hijos de Israel cruzan milagrosamente el río Jordán y entran en la tierra prometida. Inician su conquista de la tierra al destruir la ciudad de Jericó.

Josué 7–12 Israel pierde una batalla contra el pueblo de Hai a causa de su desobediencia. Después de arrepentirse de su desobediencia, los israelitas prosperan en la batalla al pelear el Señor por ellos. Ellos obtienen control de la tierra prometida.

Josué 13–21 Se divide la tierra prometida entre las tribus de Israel. Sin embargo, no todos los habitantes inicuos son expulsados de la tierra. Los israelitas instalan el tabernáculo en un lugar llamado Silo. Algunas ciudades se designan como ciudades de refugio.

Josué 22–24 Antes de su muerte, Josué exhorta al pueblo a ser valiente, a guardar los mandamientos del Señor y a amar al Señor. Él y el pueblo hacen convenio de elegir al Señor y servirlo sólo a Él. Josué y Eleazar, el tercer hijo de Aarón, mueren.