Seminario
Lección 75: Josué 11–24
anterior siguiente

Lección 75

Josué 11–24

Introducción

Después de haber cumplido con el mandato del Señor de conquistar la tierra prometida y de destruir a las naciones inicuas que se encontraban en ella, Josué dividió la tierra entre las tribus de Israel. Josué reunió a los israelitas y les advirtió que no se unieran a otras naciones ni adoraran a otros dioses. Él los invitó a allegarse al Señor.

Nota: Para la siguiente lección (lección 76) podría pedir a varios alumnos que se preparen para resumir algún relato de las Escrituras que se les haya asignado para la clase. Deberá dar la asignación a esos alumnos el día que enseñe esta lección.

Sugerencias para la enseñanza

Josué 11–22

Se divide la tierra prometida entre las tribus de Israel

Escriba las siguientes preguntas en la pizarra para que los alumnos las vean al entrar a la clase:

¿Cuántos años les quedan antes de que sea tiempo de que dejen el hogar paterno?

¿Cuáles son algunas de las preocupaciones acerca de dejar el hogar paterno y vivir en algún lugar nuevo?

A medida que inicie la clase, invite a algunos alumnos a responder estas preguntas. Podría anotar en la pizarra sus respuestas a la segunda pregunta. Tal vez quiera explicar que aunque los alumnos no vayan a dejar el hogar paterno pronto, posiblemente enfrenten circunstancias similares que podrían representarles un desafío, como vivir en un lugar nuevo. Explique que al acercarse el final de su vida, Josué aconsejó a los israelitas con respecto a lo que debían hacer después de que él muriera. Invite a los alumnos a buscar principios, conforme estudien Josué 11–24, que les puedan ayudar a tomar las decisiones correctas a medida que se vuelvan más independientes.

Explique que el hecho de que los israelitas obtuvieran la tierra prometida se puede comparar a un joven adulto que se prepara para dejar el hogar paterno o vivir en algún lugar nuevo. El Señor había sacado a los hijos de Israel de Egipto, los había cuidado en el desierto y los había preparado para hacer convenios y guardarlos. En Josué 11 leemos cómo los israelitas fueron capaces, con la ayuda del Señor, de poseer la tierra prometida.

Invite a un alumno a leer en voz alta Josué 11:23, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar lo que Josué hizo con la tierra que Israel había conquistado. Invítelos a compartir lo que encuentren.

Pida a los alumnos que busquen el mapa bíblico, No. 3, “La división de las doce tribus” (en el apéndice de la versión Reina-Valera 2009 de la Biblia, edición Santo de los Últimos Días) y que averigüen cómo se dividió la tierra prometida entre las tribus de Israel. Para resumir Josué 12–21, explique que Josué dio a cada tribu una herencia en la tierra prometida y que el tabernáculo estaba asentado en un lugar llamado Silo (véase Josué 18:1). Explique que a los levitas no les fue dada una porción de tierra específica, pero se les dieron cuarenta y ocho ciudades entre la herencia de cada una de las otras tribus. Eso permitiría que los levitas continuaran con su servicio en el sacerdocio entre los israelitas.

Invite a un alumno a leer en voz alta Josué 21:43–45, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que averigüe cómo había bendecido el Señor a los israelitas hasta este momento.

  • ¿Cómo había bendecido el Señor a los israelitas?

Explique que en Josué 22, Josué dio algunos consejos de despedida a las tribus de Rubén, de Gad y de Manasés. Invite a un alumno a leer en voz alta Josué 22:4–5, y pida a los alumnos que sigan la lectura en silencio para saber lo que Josué les dijo a esas tribus que hicieran al ir a construir sus hogares en el lado este del río Jordán.

  • ¿Qué les aconsejó Josué que hicieran?

Para resumir Josué 22:7–34, explique que cuando las tribus de Rubén, de Gad y de Manasés viajaron a sus propias tierras, construyeron un altar para dar testimonio de que Jehová era su Dios.

Josué 23

Josué congrega a Israel y les advierte que no adoren otros dioses sino que se alleguen a Dios.

Escriba Dios e Israelitas como encabezados de columnas en la pizarra. Para resumir Josué 23:1–2, explique que tras varios años de paz, Josué había envejecido, así que reunió a todos los israelitas para impartirles consejos.

Divida la clase en dos grupos. Asigne a un grupo que lea Josué 23:3–11 para determinar lo que Josué dijo que Dios había hecho y continuaría haciendo por los israelitas. Pida al otro grupo que lea los mismos versículos pero que busquen lo que Josué les aconsejó a los israelitas que hicieran. Posiblemente quiera sugerir que los alumnos marquen lo que encuentren. (Nota: Si lo desea, explique que aún había remanentes de las naciones que se conquistaron adentro y alrededor de la tierra prometida [véase Josué 23:5, 7].)

Después de dos o tres minutos, invite a algunos de los alumnos que pasen a la pizarra y escriban debajo del encabezado correspondiente lo que encontraron en sus versículos. Es posible que las listas sean similares a las siguientes:

Dios

Israelitas

Él peleó y continuará peleando por Israel (versículos 3, 5, 10).

Él dio a Israel tierra por herencia (versículo 4).

Él expulsará a las demás naciones de la tierra (versículo 5).

Él ha cumplido y continuará cumpliendo Sus promesas a Israel (versículos 5, 10).

Esforzarse mucho (versículo 6).

Guardar la ley de Moisés (versículo 6).

No servir o adorar a otros dioses (versículo 7).

Aferrarse al Señor (versículo 8).

Amar al Señor (versículo 11).

Subraye la palabra aferrarse en la lista de la pizarra. Esplique que como se usa en el versículo 8, la palabra aferrarse significa acercarse, adherirse, o ser leal a alguien o algo.

  • ¿Qué comportamientos o acciones podrían ver en una persona que está tratando de aferrarse al Señor?

  • ¿A quién conocen que sea un buen ejemplo de alguien que se aferra al Señor? ¿Cómo has visto que el Señor bendice a esa persona por ser devota a Él?

  • De lo que hemos aprendido de Josué 23:3–11, ¿qué podemos hacer para tener al Señor con nosotros y fortalecernos? (Los alumnos pueden reconocer un principio similar al siguiente: Si nos aferramos al Señor y lo obedecemos, entonces Él estará con nosotros y nos fortalecerá.)

  • ¿Cómo puede serles útil ese principio mientras se preparan para dejar el hogar paterno?

De ser posible, lleve algunas espinas a la clase (o puede mostrar una imagen de espinas o dibujar una en la pizarra).

S&I Old Testament Seminary Teacher Manual

Pregunte a la clase si alguna vez se han “aferrado” a las espinas. Podría invitar a un par de alumnos a compartir alguna experiencia que hayan tenido con espinas. Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Josué 23:12–16, y pida a los alumnos que sigan la lectura en silencio para saber quién tenía el potencial de ser como espinas para los israelitas. Invítelos a compartir lo que encuentren.

  • ¿Qué consecuencias dijo Josué que experimentaría Israel si elegía servir o aferrarse a otras naciones o dioses?

  • De lo que aprendemos en esos versículos, ¿qué podría pasarnos a nosotros si nos aferramos a otros dioses? (Después de que los alumnos contesten, podría escribir el siguiente principio en la pizarra: Si nos aferramos a otros dioses, acarrearemos consecuencias negativas sobre nosotros y perderemos las bendiciones del Señor.)

  • ¿Cómo podría ser ese principio una advertencia útil para alguien que se prepara para tomar decisiones importantes en la vida?

  • ¿Cuáles son algunas de las cosas a las que las personas se pueden aferrar en lugar del Señor? ¿Cuáles pueden ser algunas consecuencias negativas o bendiciones que se pierdan por hacerlo?

Josué 24

Antes de morir, Josué alienta a Israel a servir al Señor

Pida a los alumnos que piensen en alguien que haya hecho mucho por ellos y que escriban el nombre de esa persona en sus cuadernos de apuntes o diarios de estudio de las Escrituras. Invite a los alumnos a tomar treinta segundos y registrar algunas cosas que esa persona haya hecho por ellos.

  • Después de esa actividad, ¿cómo se sienten con respecto a esa persona?

Explique que en Josué 24 leemos que Josué le relató a Israel las cosas que Dios dijo que Él había hecho por ellos y por sus antepasados. Invite a los alumnos a echar un vistazo en silencio a Josué 24:2–13, en busca de cosas que Dios había hecho por los israelitas. Tal vez quiera sugerir que marquen cada vez que el Señor usó la palabra Yo. Invite a algunos alumnos a compartir una de las maneras en las que el Señor había ayudado a Israel.

  • Si ustedes hubieran sido un israelita de la antigüedad, ¿qué sentimientos habrían tenido hacia Dios después de habérseles recordado lo que Él había hecho por ustedes?

Invite a un alumno a leer Josué 24:14–16en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para descubrir la invitación que Josué hizo a Israel. Pídales que den un informe de lo que encuentren.

  • ¿Cómo creen que el recordar lo que el Señor había hecho por ellos pudo haber influido en la determinación de los israelitas de aceptar la invitación de Josué?

  • ¿Cómo el recordar lo que el Señor ha hecho por nosotros influye en nuestra determinación de amarlo y servirlo? (Es posible que los alumnos compartan un principio similar al siguiente: El recordar lo que Dios ha hecho por nosotros fortalece nuestra determinación de amarlo y servirlo.) Invite a los alumnos a escribir en su cuaderno de apuntes o en su diario de estudio de las Escrituras algunas cosas que el Señor ha hecho por ellos.

Invite a los alumnos a volver a leer en voz alta, al unísono, Josué 24:15.

  • ¿Qué indica la palabra “hoy” refiriéndose a cuándo debemos escoger ser devotos al Señor? ¿Cómo los bendeciría tomar esa decisión lo más pronto en su vida y no después?

  • ¿Qué frase en ese versículo indica que Josué eligió ese camino para él, sin importar lo que otros eligieran? (“Pero yo y mi casa”.)

  • ¿Qué principio relacionado con el albedrío podemos aprender de ese versículo? (Las respuestas de los alumnos podrían ser similares a la siguiente: Podemos elegir servir al Señor a pesar de lo que otros elijan.)

  • ¿Cuáles son algunos ejemplos de situaciones en las que podría ser útil seguir ese principio?

  • ¿En qué ocasiones ustedes o alguien que conocen han elegido seguir al Señor a pesar de lo que otros elijan hacer?

Para resumir Josué 24:17–33, explique que los israelitas hicieron convenio de servir al Señor. Josué designó una piedra grande como recordatorio de ese convenio. El pueblo sirvió al Señor el resto del tiempo que vivió Josué y por muchos años más.

Para concluir la lección de hoy, invite a los alumnos a compartir lo que aprendieron acerca de cómo demostrar al Señor que lo aman y que eligen seguirlo.

Book Icon
Dominio de las Escrituras: Josué 24:15

Tal vez quiera sugerir que los alumnos marquen las frases “escogeos hoy a quién sirváis” y “pero yo y mi casa serviremos a Jehová” en Josué 24:15. Invite a los alumnos a ponerse de pie y repetir esas frases varias veces hasta que las hayan memorizado.

  • ¿Por qué es importante tomar la decisión de servir a Dios hoy, en vez de esperar hasta alguna fecha futura?

Dé a cada alumno una hoja de papel. Después, deles algunos minutos para crear un póster que ilustre esas frases. Invite a los alumnos a poner su póster dónde puedan verlo diariamente para recordarles elegir servir a Dios todos los días.

Comentarios e información de contexto

Josué 24:15. “Escogeos hoy a quién sirváis”

El presidente Howard W. Hunter explicó la convicción de Josué para servir al Señor sin importar las decisiones de los demás:

“…después que Israel hubo descansado de las guerras lidiadas con sus enemigos, Josué, ya muy anciano, congregó a todos sus habitantes. En su mensaje de despedida les recordó que habían sido victoriosos porque Dios había luchado por ellos, pero que si cesaban de servir al Señor y guardar Su ley, serían destruidos…

“Este gran líder espiritual y militar les instó luego a comprometerse, e hizo un pacto por sí mismo y por su familia: ‘Escogeos hoy a quién sirváis… pero yo y mi casa serviremos a Jehová’. (Josué 24:15.)

“He aquí una declaración de compromiso total de un hombre de Dios… Josué les dijo a los israelitas que no obstante lo que ellos escogieran, él haría lo que sabía que era correcto; que su decisión de servir al Señor era totalmente independiente de lo que ellos decidieran; que las acciones del pueblo no afectarían las suyas; que su compromiso a cumplir la voluntad del Señor no se vería alterado por lo que ellos pudiesen hacer. Josué tenía control total de sus acciones y la mirada puesta en los mandamientos del Señor: se había comprometido a ser obediente.

“Ciertamente el Señor aprecia más que cualquier otra cosa la determinación firme de obedecer Su consejo. Seguramente las experiencias de los grandes profetas del Antiguo Testamento se registraron para ayudarnos a comprender la importancia de escoger el camino de la obediencia estricta” (“Nuestro compromiso con Dios”, Liahona, enero de 1983, págs. 110, 111; véase también Spencer W. Kimball, “Los dioses falsos”, Liahona, agosto de 1977, págs. 1–4).

El presidente Thomas S. Monson mencionó cómo un cuadro en su oficina lo ayuda a recordar la declaración de Josué de elegir seguir al Salvador:

[Christ's image]

“Josué de la antigüedad dijo: ‘Escogeos hoy a quién sirváis… pero yo y mi casa serviremos a Jehová’ [Josué 24:15 ]…

“En una pared de mi oficina, colocado directamente enfrente de mi escritorio, hay una copia de un hermoso cuadro del Salvador, pintado por Heinrich Hofmann [véase Jesucristo, Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, No. 1]. Me encanta el cuadro, que he tenido desde que fui obispo a los veintidós años y que he llevado conmigo a todas partes donde se me ha asignado trabajar. He tratado de seguir con mi vida el modelo del Maestro. Siempre que me he enfrentado a una decisión difícil, he mirado el cuadro, preguntándome: ‘¿Qué haría Él?’. Luego he tratado de hacer lo mismo. No podemos equivocarnos cuando optamos por seguir al Salvador” (“Escogeos hoy”, Liahona, noviembre de 2004, pág. 67).