Seminario
Introducción al dominio de las Escrituras
anterior siguiente

Introducción al dominio de las Escrituras

Seminarios e Institutos de Religión ha seleccionado 25 pasajes de dominio de las Escrituras para cada uno de los cuatro cursos de seminario. Estos pasajes constituyen una base importante de las Escrituras para entender y compartir el Evangelio y para fortalecer la fe. Los pasajes de dominio de las Escrituras del Antiguo Testamento son los siguientes:

Se alienta a los alumnos de seminario a “dominar” estos pasajes. Usted podrá ayudar mejor a sus alumnos si también los domina. Dominar los pasajes de las Escrituras significa lo siguiente:

  • Ubicar los versículos valiéndose de su conocimiento de las referencias de los pasajes

  • Entender el contexto y el contenido de los pasajes de las Escrituras

  • Aplicar los principios y las doctrinas del Evangelio que se enseñan en los pasajes de las Escrituras

  • Memorizar los pasajes

Constancia, expectativas y métodos

Cuando planee la forma de ayudar a los alumnos a dominar los pasajes de las Escrituras, será más eficaz si hace referencia a los pasajes de dominio de las Escrituras con constancia, si mantiene las expectativas adecuadas y si usa métodos que se acomoden a diferentes estilos de aprendizaje.

La constancia y la repetición al enseñar el dominio de las Escrituras permitirán a los alumnos colocar verdades en su memoria a largo plazo para recurrir a ellas en el futuro. Podría ser útil hacer una reseña del curso de estudio del año y crear un plan para ofrecer oportunidades constantemente en el aula para que los alumnos dominen los pasajes de las Escrituras. Sea sabio al determinar cuán a menudo y cuánto tiempo desea dedicar a ayudar a los alumnos a aprender los pasajes de dominio de las Escrituras. Asegúrese de que las actividades de dominio de las Escrituras no opaquen el estudio diario secuencial de las Escrituras. Podría elegir dedicar unos pocos minutos cada día al repaso de pasajes de dominio de las Escrituras con sus alumnos, o quizás podría elegir ofrecer una actividad corta de dominio una o dos veces a la semana durante 10 o 15 minutos. Independientemente de cómo planee ayudar a los alumnos a aprender los pasajes de dominio de las Escrituras, hágalo de manera adecuada y constante.

Base sus expectativas del dominio de las Escrituras en las habilidades de cada alumno. Dominar pasajes de las Escrituras requiere esfuerzo por parte de la persona que los aprende. Exprese a los alumnos que el éxito que obtengan en lograr dominar las Escrituras dependerá en gran medida de la actitud y la disposición que tengan para esmerarse. Aliéntelos a fijarse metas y a llevar sus habilidades a niveles más elevados. Tome en cuenta a los alumnos que quizás tengan dificultades para memorizar, y esté dispuesto a adaptar sus expectativas y métodos de enseñanza a las necesidades de sus alumnos.

Para abarcar una amplia variedad de personalidades y estilos de aprendizaje, use distintos métodos para ayudar a los alumnos a dominar los pasajes de las Escrituras. Como en toda la enseñanza y el aprendizaje del Evangelio, sea prudente al escoger las actividades a fin de que el Espíritu Santo pueda ayudar a los alumnos en el dominio de las Escrituras y de las doctrinas. Encontrará numerosos métodos adecuados para enseñar el dominio de las Escrituras en las lecciones de este manual. En la sección titulada “Actividades de dominio de las Escrituras” que se encuentra en el apéndice, encontrará métodos adicionales de enseñanza para el dominio de las Escrituras.

Dominio de las Escrituras en el manual del curso de estudio

El dominio de las Escrituras está incorporado en el manual de varias maneras. Un icono de dominio de las Escrituras

indica que se tratarán pasajes de dominio de las Escrituras en el material de la lección. Los pasajes de dominio de las Escrituras se introducen y se analizan en el contexto del capítulo en el que se encuentran. Hay más sugerencias didácticas para enseñar los pasajes de dominio al final de las lecciones en las que se encuentran. Esas sugerencias didácticas adicionales permiten equilibrar los cuatro elementos del dominio de las Escrituras (ubicar, entender, aplicar, memorizar) en respecto a cada pasaje. Por ejemplo, si la lección ayuda a los alumnos a entender y aplicar el pasaje de dominio de las Escrituras, entonces la sugerencia didáctica adicional les ayudará a ubicar o memorizar el pasaje.

El manual también ofrece con regularidad actividades de repaso del dominio de las Escrituras que se pueden usar según lo permita el tiempo y en armonía con las metas de dominio de su clase. Dichas actividades de repaso se pueden complementar con las de dominio de las Escrituras que figuran en este apéndice. También puede usar tiempo extra al principio o al final de una lección corta para llevar a cabo una de esas actividades de repaso.

Enfoques sugeridos para el dominio de las Escrituras

A fin de ayudar a los alumnos a desarrollar la habilidad de ubicar pasajes, podría hacer planes de presentar los 25 pasajes de dominio cerca del principio del curso y luego trabajar para profundizar el dominio a lo largo del curso. Otra opción sería presentar unos pocos pasajes cada mes y centrarse en el dominio de esos pasajes durante el mismo. Tales presentaciones podrían incluir el sugerir que los alumnos marquen los pasajes de dominio de las Escrituras en su ejemplar de las Escrituras, ayudar a los alumnos a pensar en maneras de recordar palabras clave y referencias, y explicar las doctrinas y los principios que contiene cada pasaje. También podría hacer que los alumnos participen en la presentación de los pasajes de dominio de las Escrituras; para ello, asígneles que usen los pasajes en los devocionales o invítelos a enseñarse mutuamente cómo recordar y ubicar los pasajes. Haga que los alumnos rindan cuentas de su dominio de las Escrituras con pequeños exámenes periódicos y con actividades de ubicación de pasajes (vea algunos ejemplos en las actividades de dominio de las Escrituras que figuran en este apéndice). La lista de 25 pasajes de dominio de este curso de estudio se halla en los marcadores de libro de los alumnos y en las tarjetas de dominio de las Escrituras.

Para ayudar a los alumnos a entender los pasajes de dominio de las Escrituras, haga hincapié en los pasajes a medida que aparezcan en sus lecciones diarias. También puede usar las actividades de dominio de las Escrituras de este apéndice para aumentar el conocimiento de los alumnos de las verdades que contienen esos pasajes, así como su habilidad de explicarlas. Ofrezca a los alumnos oportunidades en devocionales y durante las clases para explicar cómo las verdades de los pasajes de dominio de las Escrituras les ayudan a entender mejor las doctrinas básicas.

Para apoyar a los alumnos en su aplicación de las verdades que se encuentran en los pasajes de dominio de las Escrituras, motívelos a seguir las impresiones del Espíritu Santo para entender cómo se aplican esas verdades en su vida. Para ayudar a los alumnos a actuar de acuerdo con las verdades que aprendan, de vez en cuando podría escribir en un cartel un desafío relacionado con un pasaje de dominio de las Escrituras y colgarlo en la clase, o podría ofrecer a los alumnos oportunidades para practicar en clase la forma de enseñar doctrinas y principios del Evangelio usando pasajes de dominio de las Escrituras (consulte algunas ideas en las actividades de dominio de las Escrituras que figuran en este apéndice). También podría invitar a los alumnos a aplicar los principios que aprendan durante las lecciones en las que aparezcan los pasajes de dominio de las Escrituras. Dé a los alumnos oportunidades —en devocionales o en otras ocasiones— de dar un informe de sus experiencias. Eso les ayudará a aumentar su testimonio de las verdades que han aprendido en los pasajes de dominio de las Escrituras.

Para ayudar a los alumnos a memorizar los 25 pasajes de dominio de las Escrituras, podría planear memorizar dos o tres pasajes cada mes en clase. También podría desafiar a los alumnos a aprender de memoria algunos pasajes en casa (podrían hacerlo con su familia o recitar los pasajes a uno de sus padres o a un familiar). Para hacer que la memorización fuera una parte de los devocionales diarios, pida a la clase que recite un pasaje o dé tiempo para que los alumnos memoricen en equipos de dos. El dar a los alumnos oportunidades de recitar los pasajes de dominio de las Escrituras en equipos de dos, en grupos pequeños o enfrente de la clase puede ayudarles a rendir cuentas de sus esfuerzos. Las actividades de dominio de las Escrituras de este apéndice incluyen una variedad de métodos de memorización. Asegúrese de amoldar las expectativas de memorización a las habilidades y circunstancias de cada alumno. No se debe avergonzar a los alumnos ni hacerlos sentir abrumados si no son capaces de memorizar un pasaje de las Escrituras.