Seminario
Lección 23: Génesis 15–16
anterior siguiente

Lección 23

Génesis 15–16

Introducción

A medida que se hacía mayor, a Abram le preocupaba cómo cumpliría Dios Sus promesas relacionadas con su posteridad. Abram conversó con el Señor en una visión en la que el Señor lo consoló y le aseguró que todas las promesas se cumplirían. Sarai dio a su sierva, Agar, por esposa a Abram para que le levantara posteridad a Abram. Tras concebir Agar, surgió un conflicto entre Sarai y ella, durante el cual Agar recibió guía divina.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 15:1–8; Traducción de José Smith, Génesis 15:9–12 (en la Guía para el Estudio de las Escrituras)

Abram pregunta cómo podrá el Señor cumplir Sus promesas

Pregunte a los alumnos si alguna vez les han prometido algo pero han tenido que esperar mucho tiempo para ver cumplida esa promesa.

  • ¿Qué pensamientos acudían a su mente a medida que pasaba el tiempo?

  • ¿Por qué algunas veces es difícil esperar?

Recuerde a los alumnos que, en el pasado, el Señor le había prometido a Abram que su posteridad sería tan numerosa como “el polvo de la tierra” (Génesis 13:16). Abram había esperado muchos años y todavía no tenía hijos. Pida a los alumnos que repasen Génesis 15:1 y presten atención a quién le habló a Abram en una visión.

  • ¿Quién le habló a Abram? ¿Qué le habrían preguntado al Señor si hubiesen estado en el lugar de Abram?

Invite a dos alumnos a que pasen al frente de la clase y lean Génesis 15:1–6 en voz alta. Pida a un alumno que lea los versículos en los que habla el Señor (Génesis 15:1, 4–5) y al otro que lea aquellos en los que habla Abram o se lo describe (Génesis 15:2–3, 6). Pídales que lean los versículos en orden, alternando las partes. Pida a la mitad de los alumnos que presten atención a cuál era la preocupación de Abram y a la otra mitad que se fijen en cuál fue la respuesta del Señor.

  • ¿Cuál era la preocupación de Abram? (Que no tenía hijos y, por tanto, no tenía heredero. Para ayudar a los alumnos a entender esos versículos, tal vez deba explicar que Eliezer era el hombre que estaba a cargo de la casa de Abram, y Abram se preguntaba si Eliezer llegaría a ser su heredero.)

  • ¿Cuál fue la respuesta del Señor? (Abram y Sarai tendrían su propio hijo y su posteridad sería incontable.)

  • ¿Por qué crees que Abram pudo creer al Señor a pesar de sus circunstancias?

A Abram también le preocupaba la tierra que el Señor le había prometido a él y a su posteridad. Explique que la Traducción de José Smith añade a este relato cuatro versículos que muestran cómo abordó el Señor este asunto. Pida a los alumnos que vayan a la Traducción de José Smith de Génesis 15:9–12 en la Guía para el Estudio de las Escrituras.

Invite a un alumno a leer la Traducción de José Smith de Génesis 15:9–12 en voz alta y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que aprendió Abram. (Tal vez deba explicar que la frase “Hijo del Hombre” es un título de Jesucristo.)

  • Según ese pasaje, el Señor le dijo a Abram que, aun si fuera a morir, Dios podría cumplir Su promesa. De acuerdo con el versículo 11, ¿por qué eso es así?

Señale que a Abram se le recordó que viviría de nuevo después de completar su vida terrenal a causa de la expiación y resurrección de Jesucristo. También se le recordó que Dios puede cumplir Sus promesas, ya sea en la vida terrenal o después de esta vida.

  • Según la Traducción de José Smith de Génesis 15:12, ¿cuál fue la reacción de Abram cuando comprendió esta explicación y vio “los días del Hijo del Hombre”? (Él “creyó a Jehová” y “se alegró, y su alma halló reposo” o paz).

Podría invitar a los alumnos a anotar en su ejemplar de las Escrituras un principio basado en la experiencia de Abram. A continuación figura una manera en que los alumnos podrían expresar este principio: Cuando creemos que el Señor cumplirá las promesas que nos ha hecho, ya sea en esta vida o en la eternidad, nuestra alma puede hallar paz.

Pida a los alumnos que piensen en las inquietudes o preocupaciones que puedan tener en cuanto a su futuro y, mientras las escribe en la pizarra, invite a algunos de ellos a compartir sus pensamientos si se sienten cómodos al respecto. (Algunos ejemplos podrían incluir preguntas como las siguientes: ¿Encontraré a la persona adecuada con quien casarme? ¿Tendré hijos? ¿Podré servir en una misión? ¿Qué carrera debería elegir?

Invite a los alumnos a reflexionar en cómo el principio que han encontrado puede ayudarlos a regocijarse y tener paz como le pasó a Abram.

Génesis 15:9–21

Dios hace convenio con Abram de que Sus palabras se cumplirán

Explique que hay muchas maneras en que las personas declaran o muestran que cumplirán una promesa. Invite a dos alumnos a pasar al frente de la clase y pídales que ilustren cómo podrían demostrarse mutuamente que cumplirían una promesa (por ejemplo, podrían darse un apretón de manos, firmar un acuerdo o contrato, o hacer algo similar).

Recuerde a los alumnos que Abram le preguntó al Señor cómo recibiría una tierra por herencia. Explique que Génesis 15:9–18 contiene el relato del Señor que declara, de manera singular, que Él cumpliría Sus promesas a Abram. Dios le mandó a Abram que tomara varios animales, los partiese en dos y separase una parte de otra. Luego, un “horno humeante y una antorcha de fuego” que representaban la presencia del Señor “[pasaron] por entre los animales divididos” (véase el versículo 17). En la antigüedad, cuando se hacía un convenio como éste, la persona que pasaba entre los cuerpos divididos estaba diciendo, en esencia: “Sea yo también cortado en dos si no cumplo mi parte de este convenio”.

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 15:18 y pida a los alumnos que sigan la lectura en silencio para averiguar lo que el Señor le prometió a Abram.

  • ¿Qué le prometió el Señor a Abram?

  • A pesar de que Abram había recibido la confirmación de que el Señor cumpliría las promesas que le había hecho, ¿qué era lo que él aún no sabía? (Él no sabía cómo se cumplirían las promesas del Señor.)

  • ¿Qué lección podemos aprender de la experiencia de Abram? (Los alumnos podrían destacar varios principios, pero asegúrese de que comprenden que podemos confiar en que el Señor cumplirá Sus promesas, aun cuando no sepamos cómo lo hará. Escriba ese principio en la pizarra.)

Para ayudar a los alumnos a comprender ese principio, invite a un alumno a que lea en voz alta la siguiente declaración del élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles:

“Esta vida es una experiencia de profunda confianza… Confiar quiere decir obedecer voluntariamente desde el principio sin saber el fin (véase Proverbios 3:5–7) …

“Ejercer la fe es confiar en que el Señor sabe lo que hace contigo y que lo logrará por tu bien eterno aun cuando tú no entiendas cómo lo hará” (“La confianza en el Señor”, Liahona, enero de 1996, pág. 18).

  • Según el élder Scott, ¿cómo podemos demostrar al Señor que confiamos en Él?

Pida a los alumnos que piensen en las promesas que les ha hecho el Señor (por medio de la bendición patriarcal y otras bendiciones, ordenanzas y convenios, palabras de los profetas vivientes o las Escrituras).

Invítelos a reflexionar en la importancia de obedecer los mandamientos de Dios mientras esperan que las promesas del Señor se cumplan en su vida.

Génesis 16:1–16

Sarai da a Agar como esposa a Abram, y Agar da a luz un hijo

Invite a los alumnos a escribir en su diario de estudio de las Escrituras o cuaderno de apuntes un desafío que hayan pasado ellos mismos o su familia. Después de concederles tiempo suficiente, pida a algunos alumnos que comenten sobre cómo pudieron superar esos momentos de dificultad. Advierta a los alumnos que no divulguen nada que pueda ser demasiado personal o privado.

A medida que estudian Génesis 16 aliente a los alumnos a buscar un principio que puede ayudarlos a afrontar los desafíos en el futuro.

Como resumen de Génesis 16:1–3, explique que Sarai no podía tener hijos, por lo que dio a su sierva Agar a Abram como esposa en matrimonio plural. La revelación de los últimos días nos ayuda a entender que Abram y Sarai obedecieron este mandamiento de Dios (véase D. y C. 132:34). De este modo, Sarai podría tener hijos por medio de su sierva Agar, cumpliendo así la promesa del Señor de que Abram tendría hijos.

Explique que, en algunas épocas de la historia del mundo, el Señor ha mandado a Su pueblo practicar el matrimonio plural. El matrimonio plural lo practicaron Abram y Sarai y su nieto, Jacob, y se practicó durante un tiempo en los primeros años de la Iglesia restaurada, comenzando con José Smith.

Explique que, en Génesis 16:4–6, leemos que Agar concibió un hijo pero comenzó a sentir celos y amargura hacia Sarai. Sarai reaccionó “afligiendo” a Agar, la cual huyó al desierto.

  • ¿Cómo se habrían sentido si hubieran estado en el lugar de Sarai? ¿Cómo se habrían sentido si hubieran estado en el lugar de Agar?

Explique que mientras Agar estaba en el desierto, se le apareció un ángel. Invite a un alumno a leer Génesis 16:7–10 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver lo que el ángel le dijo a Agar.

  • ¿Qué instrucciones le dio el ángel a Agar?

  • De acuerdo con Génesis 16:10, ¿qué promesa recibió Agar?

Explique que, con frecuencia, el nombre de las personas y los lugares de las Escrituras tienen significados simbólicos. Divida la clase en dos grupos y pida a un grupo que lea Génesis 16:11–12 y al otro grupo que lea Génesis 16:13–14. Indique a cada grupo que lea los versículos asignados y busque los nombres que aparecen en ellos. Pida a los alumnos que den un informe de lo que hayan encontrado. Si los alumnos tienen un ejemplar de la edición Santo de los Últimos Días de la versión del rey Santiago de la Biblia, invítelos a usar las notas al pie de página para descubrir el significado de los nombres que hayan encontrado. Por ejemplo, explique que el nombre Ismael significa “Jehová oye”, y el nombre Beer-lajai-roi significa “Pozo-del-Viviente-que-me-ve”. (Nota: Agar y su hijo Ismael son venerados en la religión islámica como antepasados de Mahoma, fundador del Islam. Los musulmanes, seguidores del Islam, también honran a Abraham como profeta.)

  • ¿Qué nos enseña la experiencia de Agar y el significado de esos nombres acerca del Señor?

Después de que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: El Señor nos oye y nos ve en nuestras pruebas, y puede ayudarnos a pasar por ellas.

Para ayudar a los alumnos a comprender ese principio, invite a uno de ellos a leer la siguiente declaración del presidente Dieter F. Uchtdorf, de la Primera Presidencia:

“Ustedes no están [solos] en esta travesía; su Padre Celestial [los] conoce. Aun cuando nadie más [los] escuche, Él [los] escucha. Cuando se regocijan en rectitud, Él se regocija con ustedes. Cuando [los] acosan las tribulaciones, Él sufre con ustedes” (“Su maravillosa travesía a casa”, Liahona, mayo de 2013, pág. 128).

  • El saber que el Padre Celestial realmente los oye y los ve, ¿cómo puede ayudarlos a afrontar los desafíos que se les presenten?

Podría invitar a los alumnos a compartir su testimonio.

Si lo desea, y para finalizar la lección, entregue a los alumnos copias de la declaración del presidente Uchtdorf e invítelos a pensar en la posibilidad de dar su propia copia a alguien que piensen que pueda estar pasando por momentos de dificultad y necesite aliento.

Comentarios e información de contexto

Génesis 15:9–21. Cómo mantener la fe cuando se afrontan desafíos

Después de compartir el relato del padre que llevó a su afligido hijo ante el Salvador para que lo sanara (véase Marcos 9:14–29), el élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, nos animó a mantener nuestra fe cuando hagamos frente a la duda.

“En momentos de temor o duda, o en tiempos de dificultad, mantengan la fe que ya han cultivado, a pesar de que esa fe sea limitada. En el proceso para progresar por el que todos tenemos que pasar en la mortalidad, todos pasaremos por algo que en el aspecto espiritual será similar al sufrimiento de ese muchacho o a la desesperación de ese padre. Cuando lleguen esos momentos y surjan los problemas, y la resolución de esos problemas no sea inmediata, aférrense al conocimiento que ya tienen y manténganse firmes hasta que reciban más conocimiento. Jesús dijo: ‘…si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible’ (Mateo 17:20). La cantidad de fe que tengan o el grado de conocimiento que posean no es lo que importa; es la integridad que demuestren hacia la fe que ya tienen y hacia la verdad que ya conocen” (“Creo”, Liahona, mayo de 2013, pág. 94).

Génesis 16:3. Qué relación hay entre el matrimonio plural del Antiguo Testamento y el matrimonio plural en la última dispensación

“Al estar trabajando en la traducción de la Biblia, a principios de la década de 1830, el profeta José Smith se sintió turbado por el hecho de que Abraham, Jacob, David y otros líderes del Antiguo Testamento tenían más de una esposa. El Profeta oró para recibir entendimiento y se le hizo saber que en ciertas ocasiones, para fines específicos y de acuerdo con leyes divinas, el matrimonio plural era aprobado y ordenado por Dios. José Smith también aprendió que, con la aprobación divina, pronto se escogería a algunos Santos de los Últimos Días, mediante la autoridad del sacerdocio, para casarse con más de una esposa. Varios Santos de los Últimos Días practicaron el matrimonio plural en Nauvoo, pero esta doctrina y práctica no se anunció públicamente sino hasta la conferencia general de agosto de 1852 en Salt Lake City. En esa conferencia, el élder Orson Pratt, bajo la dirección del presidente Brigham Young, anunció que la práctica de tener más de una esposa era parte de la restauración de todas las cosas por parte del Señor (véase Hechos 3:19–21)” (Nuestro Legado: Una breve historia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 1996, pág. 97; véase también Jacob 2:27–30).

Para obtener más información sobre la práctica de la Iglesia del matrimonio plural vaya a Temas del Evangelio en LDS.org y busque “Poligamia (matrimonio plural)”.