Seminario
Lección 122: Isaías 29
anterior siguiente

Lección 122

Isaías 29

Introducción

Isaías profetizó de la Gran Apostasía y la restauración del Evangelio, incluyendo la salida a la luz del Libro de Mormón. Él profetizó que el Libro de Mormón corregiría las doctrinas falsas y traería gozo a quienes lo leyeran y vivieran de acuerdo con sus enseñanzas.

Sugerencias para la enseñanza

Isaías 29:1–17

Isaías profetiza la salida a la luz del Libro de Mormón y la Restauración.

Muestre a los alumnos dos tablas de madera del mismo largo. Coloque una de las tablas encima de la otra, y clávelas juntas en un extremo para que las tablas puedan girar. Explique que el único clavo representa la Biblia, la tabla de abajo representa la doctrina de Cristo y la tabla de arriba representa cómo algunas personas interpretan la Biblia. Mueva la tabla superior a varias posiciones.

  • ¿Por qué existen tantas iglesias cristianas diferentes si todas ellas creen en la Biblia? (Las denominaciones cristianas interpretan la Biblia y la doctrina de Cristo en forma diferente).

  • ¿Cómo pueden saber la verdadera doctrina del Señor cuando existen tantas maneras de interpretar la Biblia?

Mientras estudian Isaías 29, invite a los alumnos a buscar verdades que puedan ayudarlos a conocer la verdadera doctrina de Cristo.

Para resumir Isaías 29:1–8, explique que Isaías profetizó la destrucción de Jerusalén, lo que ocurrió por causa de la iniquidad del pueblo que vivía ahí. También se refirió a la nación nefita, la cual también sería destruida por causa de la iniquidad. Señale la frase, “tu habla saldrá del polvo; y será tu voz desde la tierra como la de uno que evoca a los espíritus, y tu habla susurrará desde el polvo” (versículo 4). Explique que esa profecía se refiere a la salida a la luz del Libro de Mormón, el cual Moroni tradujo de planchas escondidas en la tierra. La voz del pueblo nefita nos habla hoy desde las páginas de ese libro. Explique que Isaías habló también de las condiciones de los últimos días (véanse los versículos 5–10).

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 29:9–10. y pida a la clase que siga la lectura en silencio en busca de lo que Isaías profetizó que sucedería después de que el pueblo de Jehová cayera ante sus enemigos.

  • Según el versículo 10, ¿qué dijo Isaías que sucedería después de que el pueblo de Jehová cayera ante sus enemigos? (El pueblo experimentaría un “espíritu de profundo sueño” y los profetas y videntes serían cubiertos, o les serían quitados al pueblo).

Explique que con la pérdida de los profetas y al extraviarse el pueblo de la verdad de Jehová, el mundo caería en un estado de oscuridad espiritual. A ese alejamiento de la verdad se le llama apostasía.

Escriba la frase la Gran Apostasía en la pizarra. Explique que las palabras de Isaías en los versículos 9–10 se refieren a un período conocido como la Gran Apostasía, la que ocurriría después de la muerte del Salvador y de Sus Apóstoles. Con el tiempo, la gente cambió muchos principios y ordenanzas y alteró la organización de la Iglesia del Salvador. Por consiguiente, el Señor quitó la autoridad y las llaves de Su sacerdocio de la tierra. Muchas de las partes “claras y preciosas” de la Biblia también se corrompieron o se perdieron, y la gente ya no tenía una comprensión precisa de Dios (véase 1 Nefi 13:26–29). Con el tiempo, se establecieron muchas iglesias, pero no tenían la autoridad de realizar las ordenanzas del sacerdocio ni de interpretar propiamente la Biblia.

Escriba la siguiente doctrina en la pizarra: Durante un período de gran apostasía, la gente estuvo sin dirección divina de profetas y apóstoles vivientes.

  • ¿Cómo se relaciona la lección práctica con las tablas a la Gran Apostasía?

Explique que Isaías también profetizó de acontecimientos de los últimos días que ayudarían a poner fin a la Gran Apostasía.

De ser posible, proporcione a los alumnos copias de la siguiente tabla, o cópiela en la pizarra antes de la clase.

El tema de una de las profecías de Isaías.

Profecía de Isaías sobre lo que haría la persona o el pueblo

El cumplimiento de la profecía

Isaías 29:11—“darán”

José Smith—Historia 1:63–65

Isaías 29:11—“al que sabe leer”

José Smith—Historia 1:63–65

Isaías 29:12—“al que no sabe leer”

José Smith—Historia 1:59

Agrupe a los alumnos de dos en dos Pida a cada par que lean juntos las referencias de la tabla y resuman las profecías de Isaías y su cumplimiento en los últimos días en la columna del centro. (Si lo desea, explique que Nefi también registró el relato de Isaías en 2 Nefi 27:6–10, 15–20. El relato de Nefi proporciona más detalles que el relato de Isaías en la Biblia). Luego de concederles tiempo suficiente, pregunte:

  • ¿Quién entregó los caracteres copiados del Libro de Mormón al instruido?

  • ¿Quién fue el instruido que dijo que no podía leer un libro sellado?

Recuerde a los alumnos que una porción de las planchas de oro estaban selladas, y que al Profeta José Smith se le mandó no traducir esa porción.

  • ¿Por qué una persona con poca educación formal, como José Smith, podría ser una mejor opción para traducir el Libro de Mormón que un erudito como Charles Anthon?

Pida a un alumno que lea Isaías 29:13 en voz alta. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver lo que el Señor dijo que la gente haría durante la Gran Apostasía.

  • ¿Qué piensan que significa que la gente se “acerca [al Señor] con su boca” pero “ha alejado su corazón de [Él]”?

Explique que la frase “su temor de mí ha sido enseñado por mandamiento de hombres” significa que la adoración de Dios por parte de la gente la corromperían las enseñanzas falsas.

Pida a un alumno que lea Isaías 29:14 en voz alta. y pida a la clase que siga la lectura en silencio y vea lo que el Señor dijo que Él haría para superar los efectos de la Apostasía.

  • ¿Qué dijo el Señor que Él haría para superar los efectos de la Apostasía?

  • ¿Cuál es la obra maravillosa y el prodigio de que Isaías profetizó?

Invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles. Pida a la clase que preste atención a lo que élder Nelson dijo que es la obra maravillosa y el prodigio.

“Isaías vio que en los últimos días, Dios llevaría a cabo ‘un prodigio grande y espantoso’ (Isaías 29:14)… Esa obra maravillosa incluiría la salida a la luz del Libro de Mormón y la restauración del Evangelio” (“Testigos de las Escrituras”, Liahona, noviembre de 2007, pág. 45, nota al final 26).

  • Según el versículo 14, ¿qué efecto tendrán la restauración y el Libro de Mormón en la sabiduría del mundo?

Escriba la siguiente declaración incompleta en la pizarra: La restauración del Evangelio, incluyendo la salida a la luz del Libro de Mormón, es una obra maravillosa que …

  • Según los versículos 13–14, ¿cómo podríamos completar esa verdad? (Los alumnos pueden dar muchas respuestas correctas, pero asegúrese de que entiendan la siguiente verdad: La restauración del Evangelio, incluyendo la salida a la luz del Libro de Mormón, es una obra maravillosa que corrige enseñanzas falsas y va en contra de la sabiduría del mundo. Usando las palabras de los alumnos, complete la declaración en la pizarra).

Muestre a los alumnos un segundo clavo, y explique que representa el Libro de Mormón. Alinee las tablas y coloque el clavo en el extremo opuesto del primer clavo. Muestre a los alumnos que las tablas ya no giran.

  • ¿Cómo ayuda el Libro de Mormón a corregir doctrinas falsas y a ir en contra de la sabiduría del mundo?

Invite a los alumnos a compartir con un compañero algunas de las bendiciones que han recibido por causa de la restauración del Evangelio y la salida a la luz del Libro de Mormón.

Para resumir Isaías 29:15–17, explique que Isaías profetizó que el Libro de Mormón saldría a la luz en un tiempo en que la gente procuraría esconder sus obras de Dios y no reconocería la mano de Dios en sus vidas.

Isaías 29:18–24

Isaías profetiza del impacto positivo del Evangelio restaurado y del Libro de Mormón

Muestre a los alumnos una copia del Libro de Mormón.

  • ¿Qué le dirían a alguien para interesarlo, a él o a ella, en leer el Libro de Mormón.

Escriba la siguiente frase en la pizarra: Si estudiamos el Libro de Mormón, puede ayudarnos a …

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 29:18–19. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que el Libro de Mormón puede hacer por aquellos que lo estudian con un deseo sincero de comprender sus enseñanzas. Si lo desea, sugiera que marquen lo que encuentren.

  • ¿Qué enseña el simbolismo de Isaías en esos versículos sobre cómo puede ayudarnos el Libro de Mormón? (Escriba las respuestas de los alumnos en la pizarra para completar el principio).

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 29:22–24. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para descubrir lo que Isaías profetizó que haría el Libro de Mormón por la posteridad de Jacob. Explique que la frase “casa de Jacob” en el versículo 22 se refiere al pueblo del convenio del Señor.

  • Según los versículos 23–24, ¿qué haría el Libro de Mormón por la posteridad de Jacob en los últimos días? (Escriba las respuestas de los alumnos en la pizarra).

Señale la frase “temerán al Dios de Israel” en el versículo 23, y explique que significa tener asombro y respeto reverentes por Dios y Sus convenios. Pida a los alumnos que mediten el principio sobre el Libro de Mormón que figura en la pizarra.

  • ¿Cuál de esas promesas les inspiraría a leer el Libro de Mormón? ¿Por qué?

Si lo desea, testifique del siguiente principio: Si estudiamos el Libro de Mormón, puede ayudarnos a tener gozo, venerar a Dios y comprender la doctrina verdadera.

Invite a los alumnos a compartir con la clase cómo el Libro de Mormón ha bendecido su vida. Si lo desea, comparta una experiencia de su propia vida.

Aliente a los alumnos a comprometerse a leer el Libro de Mormón para que puedan recibir esas bendiciones en su vida. Podría desafiarlos a dar una copia del Libro de Mormón a un miembro de su familia o amigo y a explicar las bendiciones que Isaías prometió que se recibirían por estudiar ese libro.

Dominio de las Escrituras: Isaías 29:13–14

La siguiente actividad podría usarse como parte de la lección o en otro día cuando tenga tiempo de repasar Isaías 29:13–14:

Para ayudar a los alumnos a sentir la verdad e importancia de las doctrinas que se enseñan en Isaías 29:13–14, invítelos a escribir sus nombres en piezas de papel, junto con una o dos razones de por qué el Evangelio restaurado y el Libro de Mormón son maravillosos y prodigiosos para ellos. Después de darles suficiente tiempo, pida a los alumnos que pasen sus papeles a otros alumnos. Invite a los alumnos a escribir en los papeles de sus compañeros una o dos razones de por qué el Evangelio es maravilloso y prodigioso para ellos. Podría repetir el proceso varias veces. Para concluir la actividad, pida a los alumnos que devuelvan los papeles a sus dueños originales. Pídales que lean lo que sus compañeros escribieron. Invite a algunos alumnos a testificar de las razones de por qué el Evangelio es maravilloso y prodigioso para ellos.

Comentarios e información de contexto

Isaías 29:1–4 “Ay de Ariel”

El élder LeGrand Richards, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habló sobre el dualismo de la profecía de Isaías en Isaías 29:1—4:

“Si leen [Isaías 29:1–2] con atención, sabrán que él no solamente vio la destrucción de Jerusalén, sino también la destrucción de otra gran nación semejante a Jerusalén. Luego añade:

“‘Entonces serás humillada, hablarás desde la tierra, y tu habla saldrá del polvo; y será tu voz de la tierra como la de un fantasma, y tu habla susurrará desde el polvo’ [Isaías 29:4].

“Nadie en este mundo pudo explicar eso en forma inteligente ni saber qué pueblo vio Isaías semejante a Jerusalén, sin la ayuda del Libro de Mormón. [véase 2 Nefi 26:15–17 )…

“¿Cómo pudo José Smith haber conocido estas cosas cuando el Libro de Mormón fue publicado aun antes de que esta Iglesia fuese organizada, a no ser por el hecho de que el Libro de Mormón es la historia prometida que Dios dijo que saldría a luz para unirse con los anales de Judá? ¿Cómo puede alguien entender esta profecía de Isaías sin la explicación que figura en el Libro de Mormón?“ (En Conference Report, abril de 1963, pág. 118). (Véase el Antiguo Testamento, Manual del Alumno, Religión 302, 1 Reyes–Malaquías, Manual del SEI, 1983).

Isaías 29:4 (2 Nefi 26:15–16). “Y será tu voz desde la tierra como la de uno que evoca a los espíritus, y tu habla susurrará desde el polvo”.

Nefi escribió: “…aquellos que serán destruidos les hablarán desde la tierra, y sus palabras susurrarán desde el polvo, y su voz será como uno que evoca a los espíritus” (2 Nefi 26:16). La frase “que evoca a los espíritus” se refiere al espíritu de una persona muerta que da guía o consuelo a una persona viviente. Aunque esa frase puede sonar rara para nosotros hoy, en el pasado transmitía comúnmente el sentido de que los espíritus de personas fallecidas pueden tener una influencia mas allá de la tumba, En un sentido, los nefitas, “que han dormido en el polvo” (2 Nefi 27:9) por siglos, están ahora susurrando “del polvo” (Isaías 29:4) a lo largo de todo el Libro de Mormón.

El élder Russell M. Nelson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, explicó por qué para muchas personas en nuestros días el Libro de Mormón sería como algo que “evoca a los espíritus”:

“Isaías describió el espíritu del Libro de Mormón como algo que ‘evoca a los espíritus’ [Isaías 29:4]. Eso repercute en las personas que conocen el Antiguo Testamento, especialmente en quienes son versadas en su lenguaje hebreo. El Libro de Mormón es rico en hebraísmos: tradiciones, simbolismos, modismos y formas literarias. Evoca a los espíritus porque más del 80 por ciento de sus páginas vinieron del mismo marco de tiempo que partes del Antiguo Testamento” (“The Exodus Repeated”, Ensign, julio de 1999, pág. 10).

Isaías 29:11–12, 18–24 EL LIBRO DE MORMÓN

El élder Bruce R. McConkie, del Cuórum de los Doce Apóstoles, describió el papel que juega el Libro de Mormón en la restauración del Evangelio en los últimos días:

“Pocos hombres en la tierra, ya sea dentro o fuera de la Iglesia, han captado la visión de todo lo que es el Libro de Mormón. Pocos son entre los hombres quienes saben la parte que ha jugado y que aún jugará para preparar el camino para la venida de Aquel de quien es un nuevo )…

“…El Libro de Mormón afectará de tal manera a los hombres que toda la tierra y sus pueblos habrán recibido su influencia y habrán sido gobernados por )…

“…No hay asunto más grande que confronte la humanidad en los tiempos modernos que éste: ¿Es el Libro de Mormón la mente, la voluntad y la voz de Dios para todos los hombres? Porque si lo es, entonces José Smith fue un profeta, el testimonio que dio de Jesús es verdadero, y el plan de salvación del Gran Dios está en pleno funcionamiento” (The Millennial Messiah: The Second Coming of the Son of Man, 1982, págs. 159, 170, 179–180).

Isaías 29:12. “El que no sabe leer”

Emma Smith, quien ayudó a su esposo José Smith en los tiempos de la traducción del Libro de Mormón actuando como escriba, compartió este testimonio:

“Estoy convencida de que ningún hombre habría podido dictar los manuscritos si no hubiese sido inspirado; pues, cuando fui su escriba, [José] me dictaba hora tras hora; y cuando retomábamos la labor tras las comidas o tras una interrupción, inmediatamente comenzaba donde lo había dejado, sin siquiera ver el manuscrito ni hacer que le leyese parte alguna del mismo… Habría sido imposible que un hombre culto pudiera hacer esto; y, para uno tan… inculto como era él, era simplemente imposible.

“José… no sabía escribir ni dictar una carta coherente y bien escrita; mucho menos dictar un libro como el Libro de Mormón. Y, aunque yo era una participante activa en los acontecimientos que tuvieron lugar… es maravilloso para mí, ‘una obra maravillosa y un prodigio’, tanto como para cualquier otro” (“Last Testimony of Sister Emma”, The Saints’ Herald, 1º de octubre de 1879, pág. 290).