Seminario
Lección 36: Génesis 40–41
anterior siguiente

Lección 36

Génesis 40–41

Introducción

Mientras se encontraba en prisión a causa de las falsas acusaciones de la esposa de Potifar, José interpretó los sueños del jefe de los coperos y del jefe de los panaderos de Faraón. Dos años más tarde, cuando Faraón tuvo sueños que otros no pudieron interpretar, el jefe de los coperos recordó a José. Faraón envió por José y le describió sus sueños. José explicó que Dios estaba advirtiendo a Faraón acerca de la hambruna que estaba por venir. Faraón reconoció el Espíritu de Dios en José y lo hizo gobernante en Egipto. También lo hizo responsable de idear un plan para almacenar grandes cantidades de alimento para preparar al país ante la hambruna que estaba por venir.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 40:1–23

Mientras se encontraba en prisión, José interpreta los sueños del jefe de los coperos y del jefe de los panaderos.

Escriba lo siguiente en la pizarra: ¿Cómo se comunica Dios con sus hijos?

Invite a los alumnos a tomar turnos para escribir en la pizarra las formas en las que Dios se comunica con nosotros. Después de que hayan escrito todas las formas que se les hayan ocurrido, invítelos a reflexionar en las formas en las que personalmente han sentido a Dios comunicarse con ellos.

  • ¿Alguna vez han tenido la oportunidad de ayudar a otra persona a reconocer que Dios se estaba comunicando con él o ella? (Invite a los alumnos que se sientan cómodos al hacerlo, que compartan sus experiencias.)

Invite a los alumnos a que mientras estudian se fijen en Génesis 40–41, para averiguar cómo se comunicó el Señor con algunas personas de Egipto y cómo pudieron reconocer que los mensajes provenían de Dios.

Invite a cuatro voluntarios a participar en una representación de los acontecimientos registrados en Génesis 40, y asígneles los siguientes papeles: narrador, José, copero, panadero. Proporcióneles una copia del siguiente guion. Pídales que pasen al frente de la clase con sus Escrituras, y pida al resto de la clase que siga en silencio la lectura de Génesis 40 para saber cómo se comunicó Dios con dos prisioneros en Egipto.

Narrador:

Tiempo después de que José fue puesto en prisión, Faraón se enojó con su jefe de coperos y con el jefe de los panaderos y los puso en prisión. Se designó a José para que fuera su sirviente. Una noche, tanto el copero como el panadero tuvieron sueños inquietantes. Por la mañana, José notó que estaban tristes.

José:

¿Por qué hoy están decaídos vuestros semblantes?

Copero:

Hemos soñado un sueño…

Panadero:

…y no hay quien lo interprete.

José:

¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora.

Narrador:

Y el jefe de los coperos contó su sueño a José.

Copero:

[Leer Génesis 40:9–11, empezando con: “Yo soñé que…”]

José:

[Leer Génesis 40:12–15, empezando con “Ésta es su interpretación…”]

Narrador:

Cuando el jefe de los panaderos vio que la interpretación del sueño del copero era para bien, le dijo a José su sueño.

Panadero:

[Leer Génesis 40:16–17, empezando con “También yo soñé…”]

José:

[Leer Génesis 40:18–19, empezando con “Ésta es su interpretación…”]

Narrador:

[Leer Génesis 40:20–23.]

Pida a los participantes que permanezcan al frente del aula y haga las siguientes preguntas a la clase:

  • ¿Cómo se comunicó Dios con el copero y el panadero? (Dios les dio sueños y José pudo interpretarlos.)

  • De acuerdo con el versículo 8, ¿a quién dio José el mérito de la interpretación de los sueños? ¿Por qué creen que José estaba tan dispuesto a dar a Dios el mérito de la interpretación de los sueños?

Pida a los alumnos que representan al narrador, al copero y a José que permanezcan al frente de la clase. Pida al alumno que representó al panadero que tome asiento.

Génesis 41:1–45

José interpreta los sueños de Faraón

Para resumir Génesis 41:1–7, explique que, dos años más tarde, Faraón también tuvo algunos sueños inquietantes.

Para continuar la representación, pida que un voluntario haga el papel de Faraón. Dé a los participantes una copia del siguiente guion, e invítelos a leer sus papeles en voz alta. Pida a la clase que siga en silencio la lectura de Génesis 41, empezando con el versículo 8, para saber lo que Faraón descubrió acerca de sus sueños. (Es posible que tenga que explicar que la frase “espigas llenas” se usa para representar varios tipos de granos.)

Narrador:

[Leer Génesis 41:8–9, terminando con la frase “Entonces el jefe de los coperos habló a Faraón…”]

Copero:

[Leer Génesis 41: 9–13, empezando con “Me acuerdo hoy…”]

Narrador:

[Leer Génesis 41:14.]

Faraón:

[Leer Génesis 41:15, empezando con “Yo he soñado un sueño…”]

José:

No está en mí; Dios será quien responda paz a Faraón.

Faraón:

[Leer Génesis 41:17–24, empezando con “En mi sueño…”]

José:

El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer. Las siete vacas hermosas y las siete espigas hermosas representan siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. Las siete vacas flacas y feas y las siete espigas menudas y marchitas representan siete años de hambre que consumirá la tierra después de los siete años de abundancia. [Leer Génesis 41:32.]

Narrador:

Después de interpretar los sueños de Faraón, José ofreció a Faraón un consejo.

José:

[Leer Génesis 41:33–36.]

Narrador:

[Leer Génesis 41:37–38. Termine con la frase “Y dijo Faraón a sus siervos…”]

Faraón:

[Señalando a José] ¿Hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás a cargo de mi casa y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. He aquí yo te he puesto a cargo de toda la tierra de Egipto.

Narrador:

Faraón le dio su anillo a José y le hizo vestir de ropas de lino finísimo. José llegó a ser gobernante sobre toda la tierra de Egipto y se casó con Asenat, hija del sacerdote de On.

Agradezca a los participantes y pídales que regresen a sus asientos. Haga las siguientes preguntas a la clase:

  • De acuerdo con los versículos 32, 38 y 39, ¿qué descubrió Faraón acerca de la fuente de la que provenían sus sueños?

  • De acuerdo con el versículo 16, ¿cómo podría saber Faraón que la interpretación que hizo José de sus sueños provenía de Dios?

  • ¿Qué hizo Faraón por José debido a que lo ayudó a comprender los sueños? (Faraón lo hizo segundo al mando sobre todo Egipto. También designó a José para supervisar el almacenamiento de grano y otros alimentos con el fin de prepararse para la hambruna.)

Invite a los alumnos a responder la siguiente pregunta en sus diarios de estudio de las Escrituras o en sus cuadernos de apuntes:

  • ¿Qué principios podemos aprender de José quien ayudó a Faraón a reconocer que Dios se estaba comunicando con él?

Pida a algunos alumnos que den un informe de lo que escribieron. Después de que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: Cuando ayudamos a los demás a reconocer la participación de Dios en sus vidas, puede inspirarlos a actuar con fe.

  • ¿Con cuánta frecuencia piensan que Dios está influyendo en su vida y en la vida de aquellos que los rodean? ¿Por qué en ocasiones es difícil reconocer la mano de Dios en nuestras vidas?

  • Si pudieran ver de una manera perfecta lo mucho que el Padre Celestial forma parte de sus vidas, ¿cómo creen que eso influiría en la fe que tienen en Él?

  • ¿En qué ocasiones les ha ayudado alguien a reconocer cómo el Señor ha influido en su vida? ¿Qué efecto tuvo en ustedes el reconocer esa influencia?

  • ¿En qué ocasiones han ayudado a alguien más a reconocer la mano del Señor en su vida?

Podría invitar a los alumnos a buscar oportunidades hoy o durante la semana para ayudar a alguien a reconocer la mano del Señor en su vida. (Si lo desea, invite a algunos alumnos a compartir sus experiencias cuando se reúnan la próxima clase.)

Pida a un alumno que vuelva a leer Génesis 41:38, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber qué es lo que necesitamos tener en nuestra vida a fin de ayudar a los demás a reconocer la mano de Dios en su vida. Invite a los alumnos a dar un informe de lo que encuentren.

  • ¿Por qué es importante tener la compañía del Espíritu para ayudar a los demás a reconocer la mano del Señor en su vida? ¿Cómo se aplica esto a la obra misional de la actualidad?

Explique que, a causa de que José vivió de manera tal que le permitió tener la compañía del Espíritu, el Señor podía ver a José como una herramienta para cumplir con Sus propósitos.

Génesis 41:46–57

José almacena trigo durante los siete años de abundancia y lo vende durante los siete años de hambruna

Para resumir Génesis 41: 46–52, explique que por siete años, José fue por toda la tierra de Egipto para juntar alimento, hasta que hubo más grano almacenado del que se podía contar. Señale que durante este tiempo, José y Asenat tuvieron dos hijos. Si lo desea, sugiera que los alumnos marquen los nombres de esos hijos en los versículos 51 y 52.

Pida a algunos alumnos que se turnen para leer en voz alta Génesis 41:53–57, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para conocer los resultados de la decisión de Faraón de seguir el consejo de José.

  • ¿Cuál fue el resultado de la decisión de Faraón de seguir el consejo de José?

  • ¿En qué formas los profetas de nuestros días nos han pedido que nos preparemos para los futuros desafíos físicos o temporales?

  • ¿Cómo nos han pedido los profetas de los últimos días que nos preparemos para futuras dificultades espirituales o pruebas de nuestra fe?

¿Qué bendiciones podemos recibir si seguimos el consejo de los profetas y los líderes inspirados de prepararnos a nosotros mismos y a nuestras familias para el futuro? (A medida que los alumnos respondan, posiblemente usted quiera hacer énfasis en el siguiente principio: Si seguimos el consejo de los profetas y de los líderes inspirados, estaremos mejor preparados para hacer frente a las dificultades.) Aliente a los alumnos a considerar formas en las que pueden aplicar ese principio en sus esfuerzos para estar preparados para las dificultades que podrían venir en el futuro.

Para concluir, invite a dos o tres alumnos a resumir lo que han aprendido hoy y a explicar cómo planean aplicar ese conocimiento en su vida.

Repaso de dominio de las Escrituras

Si cuenta con tiempo adicional al final de la lección, podría utilizarlo para repasar un pasaje de dominio de las Escrituras que los alumnos estén memorizando; o podría presentarles los nuevos pasajes y analizar las doctrinas principales o los principios que enseñan. (Los pasajes de dominio de las Escrituras tales como Josué 24:15, Salmos 119:105, Proverbios 3:5–6 y Amós 3:7 contienen principios que se relacionan con esta lección y que podrían utilizarse para respaldar lo que los alumnos han aprendido en Génesis 40–41.) Si usted prefiere un enfoque más visual, podría elegir un pasaje de dominio de las Escrituras e invitar a los alumnos a hacer un dibujo de una situación en la que el conocer o aplicar las verdades del pasaje puede ser útil; o un dibujo que los ayude a recordar la idea principal y la referencia del pasaje de las Escrituras. Invite a los alumnos a explicar sus dibujos y la forma en la que el pasaje se relaciona con ellos.

Comentarios e información de contexto

Génesis 39–41. La notable devoción de José a Dios

“La grandeza espiritual de José es notable. ¿Cuántas personas se han vuelto amargadas por un desaire real o imaginario, o han culpado al Señor por causa de alguna tragedia personal? Aun siendo fiel y manteniéndose leal a los principios de rectitud, José fue acusado falsamente y arrojado en prisión. Cuán fácil le hubiera resultado darse por vencido y decir ‘¿de qué aprovecha intentar servir a Dios si todo lo que hace es castigarme?’. Mas no hubo ningún indicio de amargura, ni intento de culpar al Señor. José continuó siendo recto y fiel. Generosamente se ofreció para interpretar los sueños de sus dos compañeros de prisión, indicándoles que su conocimiento venía de Dios (véase Génesis 40:8). A pesar de sentirse condenado a pasar su vida en la prisión, seguía confiado en el Señor. Si alguien tenía motivo para sentir desánimo y amargura, esa persona era José, pero nunca titubeó en su fe. Ciertamente, José es digno de imitarse” (El Antiguo Testamento, manual para el alumno: Génesis–2 Samuel, tercera edición, [Manual del Sistema Educativo de la Iglesia], pág. 75).

Génesis 39–41. El Señor estaba con José

El élder L. Tom Perry, del Quórum de los Doce Apóstoles, explicó:

“Se darán cuenta de que el Señor estuvo con José en cada situación en la que se encontró. Fue fácil reconocer el espíritu especial que había en él por la forma en que vivía y daba oídos a la voz del Señor para dirigirle.

“Eso mismo se reconocerá en cada uno de nosotros a medida que Su Santo Espíritu nos guíe y dirija” (“Lleguemos a ser hombres en quienes esté el espíritu de Dios”, Liahona, julio de 2002, pág. 45).