Seminario
Lección 52: Éxodo 25–27, 30
anterior siguiente

Lección 52

Éxodo 25–27, 30

Introducción

Por medio del profeta Moisés, el Señor mandó a los hijos de Israel construir un tabernáculo que habría de ser un santuario donde el Señor pudiese morar entre Su pueblo. Dio instrucciones detalladas para la construcción de cada elemento que sería el mobiliario del tabernáculo (véase Guía para el Estudio de las Escrituras, “Tabernáculo”).

Sugerencias para la enseñanza

Éxodo 25:1–9

El Señor manda a los hijos de Israel construir un santuario

Antes de la clase, busque el informe estadístico que se dio durante la sesión del sábado por la mañana en la conferencia general de abril más reciente. Puede encontrarlo en el ejemplar más reciente de la revistaLiahona de mayo.

Muestre láminas de templos al frente del salón y haga algunas preguntas a los alumnos sobre los templos, relacionadas con el informe estadístico. Por ejemplo, podría preguntar cuántos templos había en funcionamiento a finales del año previo, si se anunció algún templo recientemente, qué templos están en construcción, etc.

Escriba la siguiente pregunta en la pizarra:

¿En qué forma somos bendecidos al construir templos?

Pida a los alumnos que presten atención a las respuestas a esa pregunta a medida que estudian Éxodo 25–27, 30. Si lo desea, puede consultar el volante “Las experiencias de Moisés e Israel con Jehová en el monte Sinaí” (véase lección 48) y explicar a los alumnos que después de que Moisés y otras 73 personas ascendieron la montaña, Moisés les pidió que permanecieran allí mientras él subía un poco más para hablar con el Señor.

Invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 25:1–8, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que el Señor mandó hacer a los hijos de Israel. Invite a los alumnos a dar un informe de lo que encuentren.

Explique que un santuario es un lugar santo o un lugar seguro. El Señor quería que los hijos de Israel construyeran un tabernáculo (o santuario). En nuestros días, se considera que el templo es un santuario.

  • Según el versículo 8, ¿por qué mandó el Señor a los israelitas que construyeran un tabernáculo? ¿Qué podemos aprender acerca de los templos modernos de ese versículo? (Los alumnos deben descubrir la siguiente verdad: El Señor nos manda construir templos para que Él pueda morar entre nosotros.)

Explíqueles que aunque el tabernáculo que se le mandó construir a Moisés tenía semejanza con los templos modernos (tales como efectuar las ordenanzas del sacerdocio en ambos), el tabernáculo funcionaba bajo la ley de Moisés y por tanto era considerablemente diferente de los templos modernos. Sin embargo, tanto el antiguo tabernáculo como los templos modernos son la casa del Señor, el sitio en el que el pueblo del Señor puede sentirse cerca del Padre Celestial y de Jesucristo.

A fin de ayudar a los alumnos a entender el principio anterior acerca de los templos, pida a un alumno que lea en voz alta la siguiente declaración del élder David E. Sorensen, de los Setenta. Pida a la clase que preste atención a lo que significa que el Señor more entre nosotros a causa de que construimos templos. 

“Los templos siempre han simbolizado el estar en la presencia del Señor… Hay una mayor cercanía hacia Dios como consecuencia de la adoración regular en la Casa del Señor. Llegamos a conocerlo y nos sentimos bienvenidos, ‘como en casa’, en Su casa. …

“…La sencilla presencia de un templo debe servir como un recordatorio de los convenios que hemos hecho, de la necesidad de ser íntegros y del hecho de que Dios nunca está lejos” (… “Pequeños templos: grandes bendiciones” Liahona, enero de 1999, pág. 75).

  • ¿Cuándo se han sentido cerca de Dios a causa del templo? ¿En qué manera ustedes o alguien que conozcan han sido bendecidos por asistir al templo y participar en ordenanzas sagradas?

Pida a un alumno que lea Éxodo 25:9 en voz alta, y explique que el tabernáculo que a Moisés se le mandó construir era un templo portátil. Lea en voz alta la siguiente declaración del élder L. Tom Perry, del Quórum de los Doce Apóstoles: 

“A fin de que tuviesen un lugar central de adoración y actividad, Jehová mandó a Moisés construir un tabernáculo. El tabernáculo fue el precursor del templo; se hizo portátil, para que lo transportaran adonde fueran” (“Creemos todo lo que Dios ha revelado”,Liahona, noviembre de 2003, pág. 87). 

Éxodo 25:10–22

El Señor revela detalles para la construcción del arca del convenio

Explique que la primera pieza de mobiliario del tabernáculo que a Moisés se le mandó construir se llamó arca. Señale la palabra arca en Éxodo 25:10.

Pida a los alumnos que examinen Éxodo 25:17, nota a al pie de página para aprender el significado de la palabra hebrea que se tradujo como “propiciatorio” (“cubierta expiatoria”).

Pida a los alumnos que lean Éxodo 25:10–21 en silencio y que dibujen en una hoja de papel qué aspecto creen que podría haber tenido el arca. Podría pedirles que trabajen en parejas y que mientras uno dibuja, el otro lea en voz alta. Antes de que lean, explíqueles que, en ese caso, la palabra testimonio se refiere al convenio y a la ley que Moisés recibiría del Señor; el término propiciatorio se refiere a la cubierta del arca; y las palabras querubín y querubines se refieren a las figuras que representan criaturas o seres celestiales, en este caso, con alas. (Véase la Guía para el Estudio de las Escrituras, cherubim“Querubines”.)

Después de darles tiempo suficiente, pida a los alumnos que muestren sus dibujos. Después invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 25:22, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber por qué el arca sería importante para Israel.

  • ¿Por qué sería importante el arca para Moisés y para los hijos de Israel?

  • Según lo que aprendemos del versículo 22 , ¿en qué manera nos bendecirá el Señor cuando adoremos en el templo? (Tras las respuestas de los alumnos, escriba en la pizarra la siguiente verdad: Cuando adoramos en el templo, el Señor nos bendice comunicándonos allí Sus convenios y Sus mandamientos.)

Explique que solamente en los templos podemos recibir algunas de las ordenanzas que se requieren para nuestra exaltación y aprendemos ciertas verdades sagradas acerca del Plan de Salvación.

Éxodo 25:23–Éxodo 27, 30

El Señor revela el modelo para construir y amueblar el tabernáculo

Muestre la lámina La pila bautismal del templo (Libro de obras de arte del Evangelio [2009], Nº 121; véase también LDS.org).

  • ¿Qué creen que representan los 12 bueyes que están alrededor de la pila bautismal? ¿Cuál creen que es el propósito de los símbolos que se utilizan en el templo?

Pida a los alumnos que mediten sobre el posible significado del simbolismo del tabernáculo a medida que sigan estudiado Éxodo 25–27, 30. En la pizarra, dibuje solamente el contorno del tabernáculo (en azul), tal como se muestra en el esquema adjunto.

Explique que en Éxodo 26  leemos que el Señor mandó a Israel que construyera la tienda del tabernáculo con tablas y cortinas. También les mandó que hicieran una cortina llamada velo para dividir el tabernáculo en dos cuartos. En la pizarra, dibuje y rotule el velo para crear dos cuartos, tal como se muestra en el esquema. Luego invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 26:33-34, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar qué nombre se dio a los dos cuartos.

  • ¿Qué nombre se dio a los dos cuartos? (Rotule el Lugar Santo y el Lugar Santísimo como se muestra en el esquema. Explique que al Lugar Santísimo a menudo se le llama el Lugar Santo de los santos.)

  • ¿En qué cuarto se iba a guardar el arca? (El Lugar Santísimo. Escoja una de las láminas del arca que tienen los alumnos y colóquela en la zona de la pizarra titulada el Lugar Santísimo.)

Explique que el arca (a veces llamada el arca del convenio o el arca del testimonio) era el elemento central del tabernáculo. Se colocó en el Lugar Santo de los santos, que representaba la presencia del Señor.

Explique que Éxodo 27:9–18 contiene las instrucciones del Señor de que se colocaran cortinas de lino entre los pilares para crear un atrio con una verja alrededor del tabernáculo. Dibuje en la pizarra el límite del atrio exterior.

Asigne a los alumnos que lean acerca de los siguientes objetos que se encontraban en el tabernáculo y que dibujen uno de ellos. (Si lo desea, escriba esa lista en la pizarra.) Pídales que se fijen en dónde estaba ubicado cada objeto. Podrían trabajar en parejas o en grupos pequeños.

Después de darles tiempo suficiente, pida a cada alumno o a cada grupo que den un informe sobre el objeto que estudiaron, muestren sus dibujos y expliquen todo lo que hayan averiguado del propósito del objeto y de su ubicación en el tabernáculo. Coloque en el sitio correcto dentro del esquema de la pizarra los dibujos que los alumnos hayan hecho de cada objeto. Si lo desea, rotule cada objeto.

Señale que los objetos sagrados del tabernáculo conducen desde la verja al Lugar Santísimo, que es donde se encuentra el arca. Explique que esos objetos y las ordenanzas que se realizaban con ellos eran simbólicos y tenían como fin enseñar a Israel cómo viajar por la vida para regresar a Dios. Pida a los alumnos que sugieran los aspectos de nuestro viaje de regreso a Dios que cada objeto del tabernáculo podría representar. Los alumnos podrían sugerir los siguientes significados simbólicos posibles. (Si los alumnos tienen dificultades para pensar en los significados, podría enumerar en la pizarra algunos de los siguientes objetos y dejar que los alumnos hagan una correlación entre los significados y los objetos del tabernáculo.)

  • Candelabro (con siete lámparas): la Luz de Cristo y el Espíritu Santo.

  • Mesa del pan de la proposición: el cuerpo del Salvador (semejante al significado simbólico de la Santa Cena)

  • Altar del sacrificio: entregarnos completamente a Dios, renunciar al pecado y confiar en el gran y postrer sacrificio de la expiación de Jesucristo

  • Altar del incienso: oración (podemos acercarnos a Dios por medio de la oración)

  • Fuente (vasija de agua): purificación, tal como a través del arrepentimiento y el bautismo

Explique que aunque los templos de hoy en día tienen un aspecto diferente y funcionan de una forma diferente que el tabernáculo, aun así contienen las ordenanzas y los símbolos que nos ayudan a prepararnos para volver a la presencia de Dios.

  • ¿Cómo resumirían lo que las ordenanzas y los símbolos del templo nos enseñan? (Después de que los alumnos respondan, escriba en la pizarra la siguiente verdad: Las ordenanzas y los símbolos del templo nos enseñan a seguir fielmente a través de esta vida y entrar finalmente en la presencia de Dios.)

A fin de ayudar a los alumnos a entender algo del simbolismo del tabernáculo, si lo desea, muestre el video “El Tabernáculo” (7:18), en el que un narrador lleva a los espectadores través de una representación de cómo debió ser el aspecto del tabernáculo. Si lo desea, utilice ese video como repaso o en lugar de que los alumnos analicen el simbolismo del tabernáculo. Se puede encontrar ese video en DVD de recursos visuales del Antiguo Testamento o en LDS.org.

Pida a los alumnos que digan a los demás cómo el templo los ha ayudado a acercarse a su Padre Celestial y al Salvador.

Para terminar, inste a los alumnos a pensar en el simbolismo del antiguo tabernáculo la próxima vez que asistan al templo. Si lo desea, comparta usted también su testimonio de la adoración en el templo.

Comentarios e información de contexto

Éxodo 25–27; 40:34. Los templos y el tabernáculo

Desde el principio, el Señor ha mandado a Su pueblo construir templos, estructuras sagradas en donde Él pueda enseñarles, guiarlos y bendecirlos (véase Guía para el Estudio de las Escrituras, “Templo, Casa del Señor”). El Señor dijo a los israelitas que construyeran un tabernáculo portátil, el cual funcionaría como su templo mientras viajaran por el desierto (véase Éxodo 25–27; 40:34; Guía para el Estudio de las Escrituras, “Tabernáculo”). Para más información sobre los templos modernos, visite la sección Templos de LDS.org

Éxodo 25:10–22; 37:1–9. El arca del testimonio

“El arca del testimonio era un arcón, o caja, de madera de acacia recubierta de oro. Tenía aproximadamente 1,13 m de largo, 0,68 m de ancho y 0,68 m de altura. Varas, o pértigas, a ambos lados, permitían que los sacerdotes pudieran transportarla sin tocar el arca misma. Dentro del arca se colocaron las tablas de la ley dadas a Moisés en el monte Sinaí (véase el vers. 16 ). De ahí que fuera llamada el arca del testimonio o el arca del pacto. Posteriormente fueron puestos dentro del arca una vasija que contenía maná y el cayado de Aarón, el cual milagrosamente había reverdecido (véase Hebreos 9 :4). El arca estaba dentro del cuarto interior del tabernáculo, lugar que era conocido como el Lugar Santo de los santos, o Lugar Santísimo. El arca era contemplada con la mayor reverencia por los israelitas, y delante de ella se recitaban oraciones antes de moverla o cambiarla de lugar (véase Números 10:35–36).

“La tapa o cobertura para el arca se describe en Éxodo 25:17–22. La versión del rey Santiago de la Biblia [en inglés] traduce la palabra hebrea kapporeth (que significa ‘asiento de la expiación’ como ‘propiciatorio’. La cobertura estaba hecha de oro sólido y sobre ella se moldearon dos querubines con alas que se extendían y ocultaban la tapa o el propiciatorio.

“El vocablo querubín usualmente se aplica a guardianes de las cosas santas. Aunque el significado exacto del vocablo no es conocido, la mayoría de los eruditos concuerdan en que estos querubines representaban a ‘la humanidad redimida y glorificada’, o a ‘ángeles santos glorificados’ (Wilson, Old Testament Word Studies, s.v. ‘Cherubim’, pág. 75) . Puesto que los Santos de los Últimos Días no creemos que los ángeles tengan alas, tal como se les representa en el arte cristiano, el mandamiento de ponerles alas a los querubines puede dar lugar a interrogantes . Otra revelación indica que las alas representan simbólicamente el poder de moverse y de actuar (véase D. y C. 77:4). Dios le dijo a Moisés que se reuniría con él y estaría en comunión con él en el espacio que quedaba entre estos querubines del propiciatorio. Las revelaciones modernas dicen que los ángeles están como centinelas que vigilan la presencia de Dios (véase D. y C . 132:19).

“La sangre del cordero de Jehová era salpicada sobre el propiciatorio en el día sagrado de la Expiación. …Tanto Pablo como Juan dijeron que Jesús era ‘la propiciación’ por nuestros pecados (véase …1 Juan 2:2; 4:10; Romanos 3:25). “…Claramente,…

el arca del testimonio era uno de los rasgos más significativos del tabernáculo, tanto por su importancia para el antiguo Israel como también por su significado simbólico” (véaseEl Antiguo Testamento: Manual para el alumno: Génesis–2 Samuel, [Manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983] , pág.132).

Éxodo 25–27, 30. Los símbolos del templo nos enseñan la verdad

La hermana Silvia H. Allred, de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro, testificó que en el templo aprendemos a través de símbolos y del poder del Espíritu: 

“El templo es una casa de aprendizaje. Gran parte de la instrucción que allí se imparte es simbólica y se aprende por medio del Espíritu. Eso significa que se nos enseña de lo alto. Los convenios y las ordenanzas del templo son un poderoso símbolo de Cristo y de Su expiación. Todos recibimos la misma instrucción, pero nuestro entendimiento del significado de las ordenanzas y de los convenios aumentará si regresamos al templo con frecuencia con la actitud de aprender y de meditar en las verdades eternas que allí se enseñan” (“Templos santos, convenios sagrados”,Liahona , noviembre de 2008, pág. 113). 

Comentarios e información de contexto

Éxodo 25–27; 40:34. Los templos y el tabernáculo

Desde el principio, el Señor ha mandado a Su pueblo construir templos, estructuras sagradas en donde Él pueda enseñarles, guiarlos y bendecirlos (véase Guía para el Estudio de las Escrituras, “Templo, Casa del Señor”). El Señor dijo a los israelitas que construyeran un tabernáculo portátil, el cual funcionaría como su templo mientras viajaran por el desierto (véase Éxodo 25–27; 40:34; Guía para el Estudio de las Escrituras, “Tabernáculo”). Para más información sobre los templos modernos, visite la sección Templos de LDS.org

Éxodo 25:10–22; 37:1–9. El arca del testimonio

“El arca del testimonio era un arcón, o caja, de madera de acacia recubierta de oro. Tenía aproximadamente 1,13 m de largo, 0,68 m de ancho y 0,68 m de altura. Varas, o pértigas, a ambos lados, permitían que los sacerdotes pudieran transportarla sin tocar el arca misma. Dentro del arca se colocaron las tablas de la ley dadas a Moisés en el monte Sinaí (véase el vers. 16). De ahí que fuera llamada el arca del testimonio o el arca del pacto. Posteriormente fueron puestos dentro del arca una vasija que contenía maná y el cayado de Aarón, el cual milagrosamente había reverdecido (véase Hebreos 9 :4). El arca estaba dentro del cuarto interior del tabernáculo, lugar que era conocido como el Lugar Santo de los santos, o Lugar Santísimo. El arca era contemplada con la mayor reverencia por los israelitas, y delante de ella se recitaban oraciones antes de moverla o cambiarla de lugar (véase Números 10:35–36).

“La tapa o cobertura para el arca se describe en Éxodo 25:17–22. La versión del rey Santiago de la Biblia [en inglés] traduce la palabra hebrea kapporeth (que significa ‘asiento de la expiación’ como ‘propiciatorio’. La cobertura estaba hecha de oro sólido y sobre ella se moldearon dos querubines con alas que se extendían y ocultaban la tapa o el propiciatorio.

“El vocablo querubín usualmente se aplica a guardianes de las cosas santas. Aunque el significado exacto del vocablo no es conocido, la mayoría de los eruditos concuerdan en que estos querubines representaban a ‘la humanidad redimida y glorificada’, o a ‘ángeles santos glorificados’ (Wilson, Old Testament Word Studies, s.v. ‘Cherubim’, pág. 75) . Puesto que los Santos de los Últimos Días no creemos que los ángeles tengan alas, tal como se les representa en el arte cristiano, el mandamiento de ponerles alas a los querubines puede dar lugar a interrogantes . Otra revelación indica que las alas representan simbólicamente el poder de moverse y de actuar (véase D. y C. 77:4). Dios le dijo a Moisés que se reuniría con él y estaría en comunión con él en el espacio que quedaba entre estos querubines del propiciatorio. Las revelaciones modernas dicen que los ángeles están como centinelas que vigilan la presencia de Dios (véase D. y C . 132:19).

“La sangre del cordero de Jehová era salpicada sobre el propiciatorio en el día sagrado de la Expiación. …Tanto Pablo como Juan dijeron que Jesús era ‘la propiciación’ por nuestros pecados (véase 1 Juan 2:2; 4:10; Romanos 3:25). “…Claramente,

el arca del testimonio era uno de los rasgos más significativos del tabernáculo, tanto por su importancia para el antiguo Israel como también por su significado simbólico” (véaseEl Antiguo Testamento: Manual para el alumno: Génesis–2 Samuel, [Manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983], pág.132).

Éxodo 25–27, 30. Los símbolos del templo nos enseñan la verdad

La hermana Silvia H. Allred, de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro, testificó que en el templo aprendemos a través de símbolos y del poder del Espíritu:

“El templo es una casa de aprendizaje. Gran parte de la instrucción que allí se imparte es simbólica y se aprende por medio del Espíritu. Eso significa que se nos enseña de lo alto. Los convenios y las ordenanzas del templo son un poderoso símbolo de Cristo y de Su expiación. Todos recibimos la misma instrucción, pero nuestro entendimiento del significado de las ordenanzas y de los convenios aumentará si regresamos al templo con frecuencia con la actitud de aprender y de meditar en las verdades eternas que allí se enseñan” (“Templos santos, convenios sagrados”,Liahona , noviembre de 2008, pág. 113).