Seminario
Lección 39: Génesis 47–49
anterior siguiente

Lección 39

Génesis 47–49

Introducción

Jacob y su familia se establecen en la tierra de Gosén en Egipto. José administró sabiamente los asuntos de Egipto durante los siete años de hambruna. José presenta a su padre, Jacob, con Faraón, y Jacob bendice a Faraón. Antes de que Jacob muriera, bendijo a José y a sus dos nietos Efraín y Manasés; después de eso, Jacob bendijo a sus otros once hijos.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 47

Faraón permite que Jacob y su familia habiten en la tierra de Gosén

Escriba lo siguiente en la pizarra:

Mi vida:

Formación académica o capacitación vocacional

Trabajo

Logros

Familia

Iglesia

Invite a los alumnos a conversar en grupos de dos (o podría pedirles que escriban en una hoja de papel) acerca de lo que les gustaría lograr en cada una de las categorías de la pizarra. Después de algunos minutos, pida a uno o dos de los alumnos que hablen brevemente acerca de sus metas en cada una de esas áreas.

  • Si fueran a elegir entre el plan que tienen para su vida y el que el Padre Celestial pudiera tener para su vida ¿cuál elegirían? ¿Por qué?

  • ¿En qué formas creen que la vida de José tomó un curso diferente al que él había planeado?

Explique que, a causa de que José vivió dignamente, el Señor dirigió su vida en una forma en la que permitiría a José hacer mucho bien e incluso salvar la vida de sus familiares. Para resumir Génesis 47, explique que Faraón invitó al padre de José, Jacob, y a su familia a morar en Egipto en la tierra de Gosén. Cuando José presentó a su padre a Faraón, Jacob bendijo a Faraón. José administró sabiamente los asuntos de Egipto durante la hambruna, salvó la vida del pueblo y reunió gran riqueza para Faraón.

Génesis 48

Jacob bendice a los hijos de José y le da a Efraín la primogenitura

Explique que cuando Jacob estaba entrado en años, José llevó a sus dos hijos, Manasés y Efraín, a visitarlo. Invite a los alumnos a leer en voz alta la Traducción de José Smith, Génesis 48:7–10 (en la Guía para el Estudio de las Escrituras). Pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver lo que Jacob dijo acerca de José.

  • ¿Qué dijo Jacob acerca de José?

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 48:8–9, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Jacob deseaba hacer por Manasés y Efraín. Pida a los alumnos que den un informe de lo que aprendieron.

Pida a los alumnos que levanten la mano si han recibido una bendición patriarcal. Explique que las bendiciones que Jacob deseaba dar a Manasés y a Efraín eran similares a una bendición patriarcal, ya que describían las futuras posibilidades de Manasés y Efraín.

Explique que Jacob era el patriarca de su familia, lo que significa que era el padre o la cabeza de su familia. Como profeta y autoridad del sacerdocio que presidía, Jacob estaba autorizado para otorgar bendiciones que eran similares a lo que conocemos hoy como las bendiciones patriarcales.

Si lo desea, explique la diferencia que hay en nuestros días entre una bendición de padre que da el patriarca de una familia, y una bendición patriarcal que da un patriarca que ha sido ordenado. Un padre que posee el Sacerdocio de Melquisedec, puede dar a sus hijos bendiciones de salud o bendiciones de consuelo y de consejo en cualquier momento. Una bendición patriarcal puede otorgarla un patriarca que haya sido llamado y ordenado bajo la dirección del Quórum de los Doce Apóstoles a cualquier miembro de la Iglesia que sea digno. Una bendición patriarcal contiene la declaración del linaje en la casa de Israel de la persona que la recibe, así como guía para ayudar a dirigir su vida de acuerdo con la voluntad del Padre Celestial. Aquellos que deseen recibir una bendición patriarcal deben ser entrevistados por su obispo o presidente de rama y recibir una recomendación.

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 48:13–14, y pida a la clase que mencione lo que sucedió cuando Jacob puso sus manos sobre los hijos de José.

  • ¿Qué mano puso Jacob sobre la cabeza de Efraín? (Su mano derecha. Posiblemente quiera explicar que en los días de Jacob, la mano derecha de un patriarca generalmente se colocaba sobre la cabeza del primogénito, simbolizando que las bendiciones de primogenitura le pertenecían.)

Pida a algunos alumnos que se turnen para leer en voz alta Génesis 48:17–20, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que preste atención a la forma en que José reaccionó con respecto a dónde colocó Jacob las manos. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

  • ¿Por qué puso Jacob la mano derecha sobre Efraín?

  • ¿Cómo creen que Jacob supo que Efraín habría de recibir las bendiciones de la primogenitura?

  • ¿Qué podemos aprender acerca de las bendiciones patriarcales de las bendiciones que Jacob dio a sus nietos? (Después de que los alumnos respondan, escriba la siguiente verdad en la pizarra: Las bendiciones patriarcales se dan mediante la inspiración de Dios.)

Las promesas de una bendición patriarcal dependen de la fidelidad de la persona que la recibe. Para ilustrar la importancia de prestar atención y seguir el consejo que se da en las bendiciones patriarcales, lea la siguiente historia que contó el presidente Henry B. Eyring, de la Primera Presidencia:

“Hace tiempo, mientras servía como obispo, una jovencita de mi barrio vino para tener una entrevista. De alguna manera durante la conversación, ella me comentó sus sentimientos con respecto a su bendición patriarcal. Dijo que la deprimía en vez de alentarla. Seguramente mi rostro reflejó sorpresa, ya que ella explicó sus sentimientos al decirme lo siguiente: Dijo que su bendición le advertía acerca de la inmoralidad sexual. y de acuerdo con lo que ella dijo, no hablaba mucho de otras cosas. Aparentemente le advertía al describir una situación en la que podría encontrarse, y en la que, si cedía a la tentación, sufriría gran daño y dolor. Dijo algo acerca de cómo eso la había lastimado doblemente, no sólo por tratarse de algo tan deprimente en momentos en los que necesitaba ánimo, sino porque su vida social estaba tan vacía, que tal situación nunca podría suceder…

“Recuerdo aún mejor la entrevista que tuve con ella poco menos de un año después. Ella sollozó por un rato, sentada en la silla al otro lado de mi escritorio en la oficina del obispo. Entonces, abruptamente, relató su tragedia y cómo había sucedido, exactamente como me había dicho que el patriarca lo había descrito hacía tanto tiempo. En el pequeño periodo en el que dudó que el patriarca pudiera ver con inspiración, ella tomó malas decisiones que la condujeron a años de sufrimiento” (véase “‘And Thus We See’: Helping a Student in a Moment of Doubt” [una velada con el élder Henry B. Eyring, 5 de febrero de 1993], págs. 1–2; si.lds.org).

Invite a algún alumno que haya recibido una bendición patriarcal a compartir cómo dicha bendición ha bendecido su vida o lo ha ayudado al tomar decisiones correctas. Advierta al alumno que no comparta detalles de la bendición. Si ninguno de sus alumnos ha recibido su bendición, o si ninguno quiere comentar, considere expresar sus propios sentimientos.

Aliente a los alumnos que aún no han recibido su bendición patriarcal a que mediten acerca de su propia situación y a que consideren lo que deben hacer para prepararse o motivarse para recibir sus bendiciones. Explique que para recibir una bendición patriarcal, necesitarán tener una entrevista con su obispo o presidente de rama, quien les podrá indicar cómo proceder.

Sin compartir los detalles exactos de una bendición patriarcal, posiblemente usted quiera testificar cómo es que sabe que las bendiciones patriarcales se dan por medio de la inspiración de Dios.

Nota: El programa del Progreso Personal de las Mujeres Jóvenes incluye una experiencia con un valor que alienta a las Mujeres Jóvenes a saber cómo prepararse para recibir una bendición patriarcal (véase Mujeres Jóvenes - Progreso Personal cuadernillo, 2009, pág. 30).

Génesis 49

Antes de morir, Jacob bendice a sus doce hijos

Muestre la lámina Jacob bendice a sus hijos (Libro de obras de arte del Evangelio, 2009, Nº 12, véase también LDS.org). Explique que en Génesis 49 se relatan las bendiciones que Jacob dio a cada uno de sus doce hijos. Si lo desea, sugiera que los alumnos echen un vistazo al capítulo y marquen los nombres de los hijos de Jacob, para ver rápidamente dónde encontrar las bendiciones de cada hijo.

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 49:1–2, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que Jacob planeaba decirles a sus hijos al bendecirlos.

  • ¿Qué dijo Jacob que pensaba revelar a sus hijos? (Planeaba revelarles lo que les sucedería a ellos, y a su posteridad, en los últimos días.)

Diga a los alumnos que las dos bendiciones más detalladas se dieron a Judá y a José. Invite a algunos alumnos a turnarse para leer en voz alta la bendición de Judá en Génesis 49:8–10, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber las bendiciones y profecías que se dieron a la tribu de Judá. Explique que la palabra cachorro significa “hijo” y que la palabra cetro hace referencia al derecho o autoridad para gobernar.

  • ¿Cuáles son algunas de las bendiciones que encontraron?

  • ¿Cuáles son algunas de las profecías que encontraron? (Explique que la referencia al “cetro” fue una indicación de que reyes tales como David y Salomón se contarían entre la posteridad de Judá. En hebreo, el nombre Siloh significa “Aquel a quien le corresponde” y se refiere al Mesías. José Smith afirmó que Siloh es Jesucristo, quien nacería en el linaje de Judá).

Invite a algunos alumnos a turnarse para leer en voz alta la bendición de José en Génesis 49:22–26, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar las bendiciones y profecías que se dieron a José y a su posteridad. Explique que la palabra rama en el versículo 22 se refiere a una rama grande y fuerte.

  • ¿Cuáles son algunas de las bendiciones que encontraron?

  • ¿Cuáles son algunas de las profecías que encontraron? (Ayude a los alumnos a entender que la profecía acerca de las ramas de José que “se extienden sobre el muro” se refiere a la dispersión de su posteridad por toda la tierra, especialmente a través de los mares hasta las Américas [véase 1 Nefi 15:12.] La familia de Lehi en el Libro de Mormón sería “descendiente de Manasés, que era hijo de José” [Alma 10:3].)

Invite a los alumnos a leer en voz alta Génesis 49:28, y pida a la clase que averigüe lo que un padre recto puede hacer por su familia.

  • ¿Qué podemos aprender de Jacob con respecto a ser un padre recto? (Los alumnos deben señalar que un padre recto puede bendecir a sus hijos.)

  • ¿Qué pueden hacer los hombres jóvenes desde ahora para prepararse para bendecir a sus familias?

Pregunte a los alumnos si alguna vez han recibido una bendición de su padre o de algún otro poseedor del sacerdocio. Si lo desea, invite a unos cuantos alumnos a que compartan experiencias que hayan tenido cuando recibieron una bendición del sacerdocio.

  • ¿En qué momentos de la vida de una persona sería apropiado recibir una bendición de un poseedor del sacerdocio?

Aliente a los alumnos a considerar pedir una bendición a sus padres o a algún otro poseedor del sacerdocio en quien confíen, no solamente cuando estén enfermos, sino también cuando necesiten consuelo o dirección. Para concluir, quizás desee compartir una experiencia propia y su testimonio de haber recibido una bendición de su padre o de algún otro poseedor del sacerdocio.

Comentarios e información de contexto

Génesis 48:18–22. ¿Por qué recibió Efraín la primogenitura en lugar de Manasés?

“José, hijo de Jacob, por motivo de su fidelidad e integridad a los propósitos del Señor, fue recompensado con la primogenitura en Israel. Era costumbre en aquellos tiempos conferir sobre el hijo primogénito privilegios y bendiciones especiales, y se consideraba que estos le pertenecían por derecho de nacimiento. Rubén, el primero de los hijos de Jacob, perdió la primogenitura por causa de transgresión, y se le otorgó a José, el más digno de todos los hijos de Jacob [1 Crónicas 5:1–2].

“Cuando Jacob bendijo a José, le otorgó una porción o herencia doble entre sus hermanos en Palestina, y también la bendición de la tierra de Sion, ‘el término de los collados eternos’. También lo bendijo con las bendiciones de los cielos de arriba, del abismo que está abajo y de posteridad [Génesis 49:22–26]. Jacob también bendijo a los dos hijos de José con las bendiciones de su padre, las cuales ellos heredaron, y colocó a Efraín, el menor, adelante de Manasés, el mayor, y por inspiración del Señor confirió sobre Efraín la primogenitura en Israel” (Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, compilado por Bruce R. McConkie, 1979, tomo III, pág. 236).

Génesis 49. Bendiciones patriarcales

El presidente Thomas S. Monson habló acerca de la naturaleza única de cada bendición patriarcal:

“[Su] bendición patriarcal… tal vez sea breve o extensa, sencilla o profunda… Es el Espíritu lo que transmite su verdadero significado. [Su] bendición no es para doblarla con cuidado y archivarla para siempre. No es para ponerla en un marco ni para publicarla. Más bien es para leerla. Es para amarla, y para seguirla. La bendición patriarcal es para ayudarnos a pasar la noche más negra. [Los] guiará a través de los peligros de la vida” (véase “Vuestra bendición patriarcal: Una Liahona de luz”, Liahona, enero de 1987, págs. 64-65).

Génesis 49. ¿Cuál es la diferencia que existe entre una bendición de padre y una bendición patriarcal?

“Un padre que posea el Sacerdocio de Melquisedec puede dar bendiciones de padre a sus hijos. Estas bendiciones pueden ser particularmente beneficiosas cuando los hijos van a la escuela, van a una misión, se casan, entran en el servicio militar o enfrentan problemas especiales. La familia puede grabar una bendición de padre para sus archivos familiares, pero estas bendiciones no se guardan en los registros de la Iglesia. Los padres deben animar a sus hijos a solicitar una bendición de padre en momentos de necesidad” (Manual 2: Administración de la Iglesia 2010, 20.8).

Un patriarca ordenado debe dar la bendición patriarcal. Antes de recibir la bendición, la persona que la recibe debe ser entrevistada por su obispo o presidente de rama para determinar la dignidad y recibir una recomendación para la bendición patriarcal.

El presidente Joseph Fielding Smith, escribió: “Un padre fiel que posee el Sacerdocio de Melquisedec puede bendecir a sus propios hijos, y esto constituiría una bendición patriarcal (paternal). Tal bendición podría anotarse en los registros o historia de la familia, mas no se preservaría en los archivos de la Iglesia. Todo padre que es fiel a este sacerdocio es el patriarca de su propia casa. Además, los hijos pueden recibir una bendición de un patriarca ordenado” (Doctrina de Salvación, compilado por Bruce R. McConkie, 1979, tomo III, págs. 162, 163).

Génesis 49. ¿Cuándo se cumplirán las promesas mencionadas en mi bendición patriarcal?

El presidente Thomas S. Monson habló de las bendiciones patriarcales como profecías con respecto a nuestras posibilidades terrenales y eternas:

“Una bendición patriarcal contiene literalmente capítulos extraídos de [su] libro de posibilidades eternas. Digo eternas, puesto que así como la vida es eterna, también lo es la bendición patriarcal. Lo que tal vez no se cumpla en esta vida, puede ocurrir en la venidera. Los mortales no somos dueños del tiempo de Dios” (véase “Vuestra bendición patriarcal: Una Liahona de luz”, Liahona, enero de 1987, pág. 64).

Génesis 49. ¿Por qué es tan importante su linaje?

Mientras servía en la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, la hermana Julie B. Beck explicó cómo el linaje de una persona en la casa de Israel lo distingue como de noble linaje:

“En la bendición [patriarcal], se les hablará de su linaje en la casa de Israel. Ésa es su línea familiar, y a ésta a veces se la llama tribu. Todas las tribus se remontan hasta el gran patriarca Abraham. Su linaje personal es importante, puesto que significa que están [incluidos] en las promesas que se le dieron a Abraham de que, por medio de él, todas las naciones de la tierra serían bendecidas [véase Génesis 26:4; Abraham 2:9].

“El linaje es un ‘parentesco consanguíneo’ [Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación, compilación de Bruce R. McConkie, 1979, tomo III, pág. 235]. y eso [los] hace literalmente ‘[hijos] de los profetas’ [3 Nefi 20:25] con un noble linaje. Por eso suele decirse que ustedes son jóvenes de linaje escogido [véase “A vencer”, Himnos, Nº 167] y que pertenecen a una ‘generación real y escogida’ [1 Pedro 2:9]” (véase “Ustedes son de noble linaje”, Liahona, mayo de 2006, pág. 106).