Seminario
Lección de estudio individual supervisado: Abraham 3; Génesis 13–18 (Unidad 5)
anterior siguiente

Lección de estudio individual supervisado

Abraham 3; Génesis 13–18 (Unidad 5)

Material de preparación para el maestro del curso de estudio individual supervisado

Resumen de las lecciones diarias de estudio individual supervisado

El siguiente resumen de las doctrinas y los principios que los alumnos aprendieron al estudiar Abraham 3 y Génesis 13–18 (unidad 5) no es para enseñarse como parte de la lección. La lección que usted va a enseñar se centra en sólo algunos de esos principios y doctrinas. Siga las impresiones del Espíritu Santo a medida que considera las necesidades de sus alumnos.

Día 1 (Abraham 3)

De las enseñanzas del Señor a Abraham, los alumnos aprendieron las siguientes verdades: Jesucristo es el más grandioso e inteligente de todos los hijos del Padre Celestial. Antes de que nacieran, el Padre Celestial escogió a Sus hijos nobles y grandes para que llegaran a ser gobernantes y líderes sobre la Tierra. Si hacemos todo cuanto el Padre Celestial nos manda que hagamos, entonces se añadirá gloria sobre nosotros por siempre.

Día 2 (Génesis 13–14)

Al estudiar una decisión que Abraham tomó, los alumnos aprendieron que el ser un pacificador tal vez requiera que coloquemos los intereses de las demás personas por encima de los nuestros. Al estudiar las decisiones que tomó Lot, aprendieron que las decisiones aparentemente insignificantes pueden conducir a graves consecuencias, y que el resistir las malas influencias, sin importar cuán pequeñas sean, nos ayuda a permanecer fieles a Dios y libres de pecado.

Día 3 (Génesis 15–16)

De las promesas que Dios le hizo a Abraham de que cumpliría Sus promesas, los alumnos aprendieron que nuestra alma puede hallar paz cuando creemos que el Señor cumplirá las promesas que nos ha hecho, ya sea en esta vida o en la eternidad. También aprendieron que podemos confiar en que el Señor cumplirá Sus promesas aun si no sabemos cómo lo hará. De la experiencia de Agar, los alumnos aprendieron que el Señor nos oye y nos ve cuando pasamos por pruebas, y que nos puede ayudar a superarlas.

Día 4 (Génesis 17–18)

En esta lección, los alumnos aprendieron acerca de un convenio que Abraham concertó con el Señor. Los alumnos descubrieron que, al hacer y guardar convenios con el Señor, no sólo llegamos a ser herederos de las responsabilidades de ese convenio, sino que también nos convertimos en receptores de las bendiciones prometidas a Abraham y a su recta posteridad. Mientras leían acerca de los tres santos mensajeros que visitaron a Abraham y a Sara, los alumnos aprendieron que nada es demasiado difícil para el Señor.

Introducción

Esta lección aborda un pecado que era común entre los habitantes de Sodoma y Gomorra: la conducta homosexual. Tres mensajeros revelaron a Abraham que habían sido enviados por Dios para asegurarse de que Sodoma y Gomorra fuesen destruidas por causa de la iniquidad de sus habitantes. Abraham le preguntó al Señor si perdonaría a Sodoma en caso de que se pudieran encontrar personas justas allí.

Sugerencias para la enseñanza

Nota: Esta semana, los alumnos estudiaron el pasaje de dominio de las Escrituras que se encuentra en Abraham 3:22–23 y memorizaron una parte del mismo. Al comenzar la clase, tal vez desee repasar o recitar el pasaje con ellos y pedirles que expliquen su significado.

Génesis 18:16–33

Abraham le pregunta al Señor si perdonaría a Sodoma en caso de que se pudieran encontrar allí suficientes personas justas.

Pregunte a los alumnos cómo reaccionarían si les dijera que una ciudad vecina (tal vez una en donde tuvieran familiares) iba a ser destruida.

Recuerde a los alumnos que tres mensajeros del Señor visitaron a Abraham y le revelaron que el Señor planeaba destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra.

Invite a un alumno a leer Génesis 18:20 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber por qué planeaba el Señor destruir esas ciudades. Luego dígales que comenten lo que hayan encontrado.

Si los alumnos tienen la edición Santo de los Últimos Días de la versión del rey Santiago de la Biblia, dígales que se fijen en la nota b al pie de página de Génesis 18:20 para saber cuáles eran algunos de los graves pecados que cometían los habitantes de Sodoma y Gomorra. Si los alumnos no tienen una edición SUD de la versión del rey Santiago de la Biblia, explíqueles que el grave pecado que se menciona en el versículo 20 incluía la conducta homosexual. Esa conducta se originaba del orgullo y la aceptaban y la practicaban ampliamente los habitantes de Sodoma, Gomorra y las ciudades circunvecinas (véase Ezequiel 16:49–50; Judas 1:7; haga referencia, en Judas 1:7, a la nota cal pie de página).

  • Según Génesis 18:20, ¿cómo considera el Señor la conducta homosexual? (Como un pecado “muy grave”. Explique que toda violación de la ley de castidad, o pecado sexual, es muy grave. Podría escribir la siguiente verdad en la pizarra: La conducta homosexual es un grave pecado).

Si lo desea, explique que desde el principio y sistemáticamente a lo largo de las Escrituras, el Señor ha condenado la violación de la ley de castidad, incluso la conducta homosexual. Podría invitar a los alumnos a leer Romanos 1:24–32.

Nota: El tema de la atracción hacia personas del mismo sexo requiere gran sensibilidad. Cuando analicen ese tema en el aula, asegúrese de que se haga con bondad, compasión y cortesía.

Explique que, para comprender por qué la conducta homosexual es un grave pecado, debemos entender las doctrinas que hay detrás de los propósitos del matrimonio y de la familia en el plan del Padre Celestial. Para ayudar a los alumnos a comprender esas doctrinas, invite a un alumno que lea en voz alta la siguiente declaración de la Primera Presidencia y del Quórum de los Doce Apóstoles (si lo desea, proporcione una copia para cada alumno). Pida a los alumnos que escuchen las doctrinas que pueden ayudarnos a entender por qué la conducta homosexual es un grave pecado.

“Alentamos a todos a tener presentes los propósitos de nuestro Padre Celestial al crear la tierra y al disponer nuestro nacimiento terrenal y experiencia aquí, como Sus hijos. ‘Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. y los bendijo Dios y les dijo Dios: Fructificad y multiplicaos; y henchid la tierra’ (Génesis 1:27–28). ‘Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se allegará a su mujer, y serán una sola carne’ (Génesis 2:24). El matrimonio entre un hombre y una mujer fue instituido por Dios y es fundamental en el plan que Él tiene para Sus hijos y para el bienestar de la sociedad. Las familias fuertes, guiadas por una madre y un padre amorosos, sirven como la institución fundamental para el cuidado de los hijos, para inculcar la fe y para transmitir a las futuras generaciones las fortalezas y los valores morales que son importantes para la civilización y cruciales para la salvación eterna.

“Los cambios en la ley civil no modifican, ni pueden cambiar, la ley moral que Dios ha establecido. Dios espera que defendamos y guardemos Sus mandamientos pese a las opiniones o tendencias divergentes de la sociedad. Su ley de castidad es clara: las relaciones sexuales son correctas únicamente entre un hombre y una mujer que estén legal y lícitamente casados como esposo y esposa. Los exhortamos a que analicen y enseñen a los miembros de la Iglesia la doctrina que se encuentra en ‘La Familia: Una Proclamación para el mundo’.

“Así como quienes fomentan el matrimonio entre personas del mismo sexo tienen derecho a que se les trate con cortesía, lo mismo es válido para aquellos que se oponen a dicho matrimonio” (“Matrimonio entre personas del mismo sexo”, 10 de enero de 2014, mormonnewsroom.org).

  • ¿Cuáles son algunas doctrinas que nos ayudan a entender por qué la conducta homosexual es un grave pecado?

  • ¿De qué modo la conducta homosexual va en contra del plan del Padre Celestial?

Explique que aquellos que sienten atracción hacia personas de su mismo sexo pueden disfrutar de todas las bendiciones del Evangelio a medida que guarden los convenios que han hecho con Dios. Al elegir vivir la ley de castidad, ellos pueden tener pensamientos puros y virtuosos y evitar la lujuria. Pueden buscar consejo de miembros de su familia en quienes confíen y de sus obispos o presidentes de rama acerca de cómo permanecer sexualmente puros. Recuerde a los alumnos que todo miembro de la Iglesia que de cualquier modo quebrante la ley de castidad debe arrepentirse, lo cual incluye la confesión al obispo o presidente de rama, que con amor le ayudará a obtener el perdón del Señor. El Señor ama a todos Sus hijos y desea que se arrepientan y sean limpios de pecado.

Invite a un alumno a leer Génesis 18:22–26 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Abraham le preguntó al Señor concerniente a Sodoma. Pida a los alumnos que compartan lo que hayan encontrado.

  • ¿Por qué piensan que Abraham le preguntó al Señor si destruiría a los justos junto con los inicuos? (Los alumnos podrían sugerir que Abraham deseaba ministrar y cuidar a su pueblo. Él también sabía que Lot y su familia vivían en Sodoma.)

  • ¿Cómo dio respuesta el Señor a las preguntas de Abraham?

Explique que Abraham continuó preguntándole al Señor si perdonaría a Sodoma en caso de que se pudieran encontrar personas justas allí. Invite a los alumnos a leer Génesis 18:27–33 en silencio, para determinar las respuestas del Señor a las preguntas de Abraham.

  • ¿Cómo respondió el Señor a la justa preocupación de Abraham por otras personas?

  • ¿Qué principio acerca del Señor podemos deducir de Su respuesta a Abraham? (Los alumnos deberían reconocer un principio similar al siguiente: El Señor escucha nuestras justas súplicas por otras personas. Podría escribir este principio en la pizarra.)

  • El recordar y creer en este principio, ¿cómo puede ayudarles cuando un miembro de su familia o un amigo necesitan ayuda?

  • ¿Cuándo han sentido que el Señor contestaba sus oraciones justas en favor de otras personas?

Anime a los alumnos a ponerse la meta de orar por las personas que ellos saben que necesitan la ayuda del Padre Celestial.

Próxima unidad (Génesis 19–27)

Pida a los alumnos que piensen en lo siguiente mientras se preparan para estudiar Génesis 19–27: ¿Qué le sucedió a la esposa de Lot durante la destrucción de Sodoma y Gomorra? ¿Por qué advirtió Dios a Abimelec en un sueño y le dijo “muerto eres”? ¿Qué le dijo el ángel a Agar cuando se fue al desierto? Al igual que Abraham, aun después de concertar convenios con el Señor, nosotros también seremos probados. Al estudiar más sobre la disposición de Abraham a sacrificar a Isaac, piensen en cómo aumentar su obediencia a los mandamientos del Señor.