Seminario
Lección 33: Génesis 33-34
anterior siguiente

Lección 33

Génesis 33-34

Introducción

Después de estar separados por 20 años, Jacob y Esaú se encuentran y se reconcilian. Después de su reunión, Jacob continuó viajando a la tierra de Canaán y asentó su tienda cerca de la ciudad de Siquem. Siquem, quien vivía cerca, violó a la hija de Jacob, Dina, forzándola a tener relaciones sexuales con él. Furiosos por las acciones de Siquem, dos de los hermanos de Dina mataron a los hombres en la ciudad de Siquem.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 33:1-11

Jacob y Esaú se encuentran y se reconcilian.

Invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del presidente Thomas S. Monson. Pida a la clase que considere cómo los hermanos de los que habló se dañaron a sí mismos y su relación mediante las elecciones que hicieron.

“Hace ya muchos años leí el siguiente comunicado de la agencia de noticias Associated Press que apareció en el periódico: ‘Un hombre mayor reveló en el funeral de su hermano, con quien había compartido, desde que era joven, una pequeña cabaña de un cuarto cerca de Canisteo, Nueva York, que después de una pelea, habían dividido la habitación por la mitad con una línea de tiza y ninguno de los dos la había cruzado ni se habían dirigido la palabra desde ese día, 62 años antes’. Piensen en la consecuencia de ese enojo. ¡Qué tragedia!” (“Se prudente… a tu alma gobernad”, Liahona, noviembre de 2009, págs. 67–68).

  • ¿Qué experiencias o bendiciones podrían perder las personas cuando guardan rencores?

Pida a los alumnos que piensen acerca de algunas relaciones llenas de problemas que puedan estar teniendo o de las que tengan conocimiento. Aliéntelos a buscar los principios que puedan ayudarlos a restaurar la paz en esas relaciones mientras estudian acerca de la relación entre Jacob y Esaú en Génesis 33.

Recuerde a los estudiantes que mientras Jacob viajaba de regreso a la tierra de Canaán después de trabajar para Labán durante 20 años, temía lo que Esaú podría hacerle a él y a su familia cuando regresara.

  • ¿Por qué tenía Jacob temor de lo que Esaú pudiera hacerle a él y a su familia? (Cuando se separaron 20 años antes, Esaú odiaba a Jacob y había amenazado con matarlo [véase Génesis 27:41–43].)

Divida la clase en pares. Asigne a cada par que lea Génesis 33:1–11 en voz alta juntos, para ver lo que sucedió cuando Jacob y Esaú se encontraron. Instruya a un alumno en cada par que se imagine que experimenta los acontecimientos registrados en esos versículos como si él o ella fuera Esaú y al otro alumno o alumna que los imagine como si fuera Jacob.

Después de suficiente tiempo, pida a los alumnos que analicen las siguientes preguntas con sus compañeros, utilizando lo que aprendieron al imaginarse el encuentro de Esaú y Jacob. (Escriba estas preguntas en la pizarra o proporcione una copia para cada par de alumnos).

¿Qué pensaste y sentiste al acercarte a tu hermano?

¿Qué hiciste para restaurar la paz en tu relación con tu hermano?

Una vez que los alumnos hayan terminado esta actividad, haga a la clase las siguientes preguntas:

  • ¿Qué hizo Jacob para restaurar la paz en su relación con Esaú? (Las respuestas podrían incluir lo siguiente: Jacob se dirigió a Esaú usando términos respetuosos [véase Génesis 32:4–5; 33:5, 8]; demostró cortesía, humildad y reverencia al inclinarse ante Esaú [véase Génesis 33:3]; y ofreció un generoso regalo a Esaú [véase Génesis 32:13–19; 33:8–11]).

  • Si tú fueras Esaú, ¿cómo podrías sentirte acerca de los esfuerzos de Jacob para establecer un relación de paz contigo?

  • ¿Qué principio podemos aprender del ejemplo de Jacob sobre lo que podemos hacer para restaurar la paz en las relaciones que tienen problemas? (A medida que los alumnos responden, destaque el siguiente principio: Si hacemos el esfuerzo por arreglar los conflictos a la manera del Señor, entonces podemos ayudar a restaurar la paz en las relaciones que tienen dificultades).

Ayude a los alumnos a entender y sentir la veracidad e importancia de este principio al hacerles las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué a veces puede ser difícil intentar arreglar conflictos en relaciones con problemas?

  • ¿Cuándo has visto que se restaurara la paz en una relación porque alguien hizo un esfuerzo para arreglar el conflicto? ¿Qué pensamientos o sentimientos tuviste al ver que eso pasó?

Para ayudar a los alumnos reconocer otro principio en Génesis 33:1–11, haga las siguientes preguntas:

  • ¿Qué hizo Esaú para demostrar que había superado su odio y perdonado a Jacob? (Él corrió al encuentro de Jacob, le abrazó y lloró con él [véase el versículo 4]. También aceptó el regalo de Jacob [véase el versículo 11].)

  • ¿Qué principio podemos aprender del ejemplo de Esaú sobre restaurar la paz en relaciones que tienen problemas? (Los alumnos tal vez sugieran una variedad de principios, pero asegúrese de que comprenden que si superamos el odio y perdonamos a los demás, entonces podemos ayudar a restaurar la paz en relaciones que tienen problemas.)

Invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del élder Marion G. Hanks, de los Setenta: Pida a los alumnos que escuchen las razones de por qué tenemos que superar el odio o el resentimiento cuando sentimos que los demás nos han hecho mal.

“¿Cómo reaccionamos cuando se nos ofende, no se nos comprende, se nos trata de forma injusta o poco cordial, o cuando se peca en contra de nosotros, se nos tiene por agresores por causa de una palabra, se nos acusa falsamente, se nos ignora, nos hieren las personas que amamos o se rechaza nuestra ofrenda? ¿Nos resentimos? ¿Nos llenamos de rencor? ¿Guardamos sentimientos negativos hacia quien nos ofendió? O, de ser posible, ¿resolvemos el problema, perdonamos y nos deshacemos de la carga?

“El tipo de reacciones que tengamos ante tales situaciones puede ser determinante en lo que se refiere a la naturaleza y calidad de nuestra vida, tanto aquí como en la eternidad…

“…Aun si parece que otros pueden merecer nuestro resentimiento u odio, ninguno de nosotros puede permitirse pagar el precio del resentimiento o del odio, por lo que nos hace” (“El perdón: La máxima expresión del amor”, El Matrimonio Eterno: Manual para el Alumno, manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 2003, pág. 233).

  • ¿Qué valor tiene el perdonar a los demás, aún si parece que están en error? (Para ayudar a los alumnos a contestar esta pregunta, tal vez desee sugerirles que lean Doctrina y Convenios 64:9-11).

  • ¿Qué podemos hacer para superar el odio y perdonar a los demás?

Invite a los alumnos a pensar sobre una ocasión cuando experimentaron o atestiguaron el regreso de la paz a una relación porque alguien estuvo dispuesto a superar el odio y perdonar a los demás.

  • ¿Qué te ayudó a ti o a la persona de quien pensaste a superar el odio y perdonar a los demás?

Podría compartir una experiencia o testimonio personal que se relacione con uno o más de los principios que los alumnos reconocieron. Para ayudar a los alumnos a aplicar los principios que han aprendido, deles tiempo para responder a una de las siguientes preguntas en su cuaderno de apuntes de clase o en su diario de estudio de las Escrituras:

  • ¿Qué harás para superar el odio o el resentimiento que puedas sentir hacia alguien y perdonar a esa persona?

  • ¿Qué esfuerzos harás para arreglar los conflictos en una relación que tiene problemas?

Aliente a los alumnos a aplicar lo que escribieron.

Génesis 33:12-20

Esaú vuelve a Seir, y Jacob viaja a la tierra de Canaán.

Resuma Génesis 33:12-17 y explique que después del encuentro de Jacob y de Esaú, Esaú se ofreció a viajar con Jacob y su familia cuando continuaron su viaje a la tierra de Canaán. Jacob dijo que su caravana tendría que viajar a paso lento a causa de los animales y los niños y sugirió que Esaú siguiera sin ellos. Esaú entonces volvió a la tierra de Seir.

Invite a un alumno a leer Génesis 33:18-20 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Jacob erigió. Señale que el nombre del altar que Jacob erigió en Siquem significa “El (Dios, en hebreo) es el Dios de Israel” (véase versículo 20, nota al pie a). Al dedicar ese altar, Jacob confirmó su promesa de que si Dios lo ayudaba a volver a casa en paz, entonces el Señor sería su Dios (véase Génesis 28:20–21).

Génesis 34:1-31

Siquem viola a Dina, y Simeón y Leví toman venganza sobre Siquem y su ciudad

Escriba las siguientes palabras en la pizarra: Amor y Lujuria. Después haga las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son algunas diferencias que hay entre el amor y la lujuria?

  • ¿Por qué es importante conocer la diferencia entre el amor y la lujuria?

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 34:1-3, y pida a la clase que determine si ven evidencia de amor o lujuria.

  • Aunque Siquem afirmó que amaba a Dina, ¿qué hizo que demostró que la codiciaba más de lo que en verdad la amaba? (“Y la tomó, y se acostó con ella y la deshonró” [versículo 2], lo que significa que Siquem violó y deshonró a Dina al forzarla a tener relaciones sexuales con él.)

Si lo desea, escriba el siguiente principio en la pizarra: Codiciar a los demás demuestra una falta de amor y respeto por ellos.

  • ¿En qué se diferencia este principio de lo que la sociedad con frecuencia nos dice acerca del amor?

Lea las siguientes declaraciones en voz alta. Pida a los alumnos que escuchen y busquen las diferencias entre el amor y la lujuria:

“Nunca hagas nada que pudiera llevarte a una transgresión sexual. Trata a los demás con respeto, no como objetos usados para satisfacer deseos lujuriosos y egoístas. … No participes en conversaciones ni en ningún tipo de medio de comunicación que despierte emociones sexuales. No participes en cualquier tipo de pornografía” (Para la Fortaleza de la Juventud [folleto, 2011], págs. 35-36).

“El amor instintivamente nos hace acercarnos a Dios y tender la mano a los demás. La lujuria, por otro lado, no es para nada piadosa y celebra la auto complacencia. El amor trae consigo manos extendidas y un corazón abierto; la lujuria sólo trae consigo un apetito voraz” (Jeffrey R. Holland “No hay lugar para el enemigo de mi alma”, Liahona, mayo de 2010, pág. 45).

Explique que el actuar por lujuria emana de tener pensamientos y deseos impuros e indisciplinados.

  • ¿Cómo podemos evitar que nazca la lujuria en nuestra mente y nuestro corazón?

Pida a los alumnos que escriban en su cuaderno de apuntes de clase o en su diario de estudio de las Escrituras cómo piensan que se hubiese escrito Génesis 34:2 si Siquem verdaderamente hubiera amado y respetado a Dina. Después de suficiente tiempo, pida a algunos alumnos que compartan lo que escribieron.

Pida a los alumnos que busquen la cadena de acontecimientos que resultó de las acciones lujuriosas de Siquem. Resuma Génesis 34:4-31 y explique que después de que Siquem tomó a Dina y la deshonró, Siquem deseaba casarse con ella. El padre de Siquem se acercó a Jacob y propuso que se le permitiera a Dina casarse con Siquem. También sugirió que sus pueblos entablaran relaciones comerciales y más matrimonios entre ellos. Los hijos de Jacob estaban enojados por lo que Siquem había hecho y con engaños sugirieron que aceptarían los arreglos propuestos únicamente si todos los hombres de la ciudad de Siquem aceptaban ser circuncidados, lo que representaba simbólicamente la entrada al convenio de Abraham. Los hombres aceptaron esa propuesta, y todos fueron circuncidados. Mientras los hombres de la ciudad se recuperaban de haber sido circuncidados, Simeón y Leví entraron en la ciudad, mataron a todos los hombres y rescataron a su hermana, Dina, de la casa de Siquem. Jacob estaba grandemente afligido por lo que Simeón y Leví habían hecho y preocupado de que las tribus que los rodeaban se juntarían para destruir su casa.

Explique que aunque la indignación de Simeón y Leví quizás a algunos les pareciera justificada, el engañar y asesinar a los hombres de la ciudad no tenía justificación. Invite a los alumnos a meditar en cómo la lujuria, la ira y la venganza pueden llevar a elecciones inmorales que resulten en remordimiento y miseria.

Para concluir, comparta su testimonio de los principios que los alumnos reconocieron en la lección de hoy.

Comentarios e información de contexto

Génesis 33 Perdonar

El presidente Boyd K. Packer, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó sobre el valor del perdón cuando compartió el relato de los tiempos modernos de una joven madre que murió de una infección que provino del doctor que la había estado tratando. Al doliente esposo se le dio el inspirado consejo de perdonar. (Véase “El Bálsamo de Galaad”, Liahona, enero de 1988, pág. 16).

Génesis 34:1-3 Víctimas de abuso sexual

“Las víctimas de abuso sexual no son culpables de pecado y no tienen que arrepentirse. Si tú has sido víctima de abuso, debes saber que eres inocente y que Dios te ama. Habla con tus padres o con otro adulto en el que confíes y busca inmediatamente el consejo de tu obispo. Ellos te pueden apoyar espiritualmente, y ayudarte a obtener la protección y la ayuda que necesites. El proceso de sanación puede llevar tiempo. Confía en el Salvador; Él te sanará y te dará paz” (Para la Fortaleza de la Juventud [folleto, 2011], pág. 37).

Génesis 34:1-3 Actuando con lujuria

El élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, explicó porqué la lujuria es un pecado:

“¿Por qué la lujuria es un pecado capital? Y bien, además del impacto espiritual destructor total que ejerce sobre nuestras almas, pienso que es un pecado porque profana la más elevada y la más santa relación que Dios nos da en la vida mortal: el amor que un hombre y una mujer se tienen el uno por el otro y el deseo que esa pareja tiene de traer hijos a una familia con la mira de ser eterna. Alguien dijo una vez que el verdadero amor debe incluir la idea de permanencia. El amor verdadero perdura. Pero la lujuria cambia tan rápido como se da vuelta a una página pornográfica o se echa un vistazo a otro posible objeto de gratificación que se nos cruce, ya sea hombre o mujer El verdadero amor que nos hace estar fascinados, como yo lo estoy por la hermana Holland, lo pregonamos desde los techos de las casas. Pero la lujuria se caracteriza por la vergüenza y el secreto, y es casi patológicamente clandestina, cuanto más tarde y más oscura sea la hora, mejor; y con puertas con doble cerrojo, por las dudas” (“No hay lugar para el enemigo de mi alma”, Liahona, mayo de 2010, págs. 44–45).