Seminario
Lección 34: Génesis 35-37
anterior siguiente

Lección 34

Génesis 35-37

Introducción

Dios le mandó a Jacob y a su familia viajar a Bet-el y allí se le apareció el Señor. Después de ese acontecimiento, Raquel, la esposa de Jacob, y su padre, Isaac, murieron. Jacob favoreció a su hijo José, a quien odiaban y envidiaban sus hermanos. Los hermanos de José lo vendieron como esclavo, y José fue llevado a Egipto.

Sugerencias para la enseñanza

Génesis 35:1-15

Jacob viaja a Bet-el y el Señor reafirma Su convenio con Jacob

Invite a cuatro alumnos a pasar al frente del salón. Dé a cada uno de ellos una hoja de papel con uno de los siguientes acontecimientos escritos en ella: un concierto de música, una competencia deportiva, una prueba escolar, una reunión sacramental. Pida a cada alumno que explique qué haría para prepararse para participar en ese acontecimiento.

  • ¿De qué modo tu preparación para cada uno de esos acontecimientos podría tener un efecto en tu experiencia?

A medida que los alumnos estudian Génesis 35, aliéntelos a averiguar lo que Jacob hizo para prepararse para una experiencia espiritual y cuál fue el resultado.

Pida a un alumno que lea Génesis 35:1 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y se fije adónde le mandó Dios a Jacob que viajara para adorarle.

Explique que el significado del nombre hebreo Bet-el es “casa de Dios”. Escriba la siguiente declaración del presidente Marion G. Romney, de la Primera Presidencia, en la pizarra (de “Templos: las puertas del cielo”, Liahona, agosto de 1971, pág. 7), y considere sugerir que los alumnos la escriban en sus Escrituras en seguida del versículo 1: “Los templos son para todos nosotros lo que Bet-el fue para Jacob”.

Invite a un alumno a leer Génesis 35:2–4 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Jacob le pidió a su pueblo que hiciera para prepararse para adorar al Señor en Bet-el.

  • De acuerdo con el versículo 2, ¿qué le pidió Jacob a su pueblo que hiciera?

  • ¿Qué creen que significa “[quitar] los dioses ajenos”? (Si lo desea, explique que la frase “dioses ajenos” se refiere a ídolos u otros objetos relacionados con dioses falsos de otras naciones.) ¿Por qué piensan que era importante para el pueblo de Jacob “[estar limpios]” y [mudar sus] vestidos”?

  • ¿Cómo piensan que el hacer esas cosas podría haberles ayudado a prepararse para adorar al Señor en Bet-el?

  • ¿Cómo respondió la casa de Jacob a ese consejo?

Resuma Génesis 35:5-8 y explique que la casa de Jacob viajó a Bet-el, donde él edificó un altar.

Invite a un alumno a leer Génesis 35:9 en voz alta, y pida a los alumnos que sigan la lectura para saber lo que sucedió en Bet-el. Pida a un alumno que explique lo que sucedió.

Escriba la siguiente declaración en la pizarra: Al prepararnos para adorar al Señor…

Pregunte a los alumnos cómo completarían ese principio basándose en la experiencia de Jacob. Una manera que los alumnos podrían completar ese principio es: Al prepararnos para adorar al Señor, invitamos Su revelación.

Recuerde a los alumnos que la familia de Jacob quitó los dioses ajenos, se limpiaron y mudaron sus vestidos con los que habían estado viajando, para prepararse para adorar al Señor.

  • ¿En qué forma similar nos podemos preparar para adorar al Señor en nuestros días?

  • ¿Qué han experimentado ustedes cuando han hecho un esfuerzo especial para prepararse para adorar al Señor?

Pida a los alumnos que mediten en lo que pueden hacer para prepararse mejor para adorar al Señor e invitar Su revelación. Invítelos a considerar anotar en sus cuadernos de apuntes de clase o diario de estudio de las Escrituras cualquier impresión que reciban respecto a lo que deben hacer.

Invite un alumno a leer Génesis 35:10-12 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para conocer las promesas que el Señor reafirmó a Jacob cuando le adoró en Bet-el.

  • ¿Qué promesas le reafirmó el Señor a Jacob?

  • ¿A quien más se le habían prometido esas bendiciones?

  • ¿A qué cambió el Señor el nombre de Jacob?

Resuma Génesis 35:13-15 y explique que después de que Dios dejó a Jacob, Jacob erigió una señal en el lugar donde había hablado con Dios para recordar el acontecimiento.

Génesis 35:16-29

Raquel muere al dar a luz a Benjamín, Rubén peca con Bilha, y muere Isaac.

Invite a los alumnos a reflexionar en las ocasiones en que hayan experimentado pruebas o pesares cuando sentían que estaban esforzándose por hacer lo correcto.

  • ¿Qué le dirían a alguien que piensa: “No debo ser suficientemente digno porque si lo fuera, no tendría que sufrir dificultades”?

Divida a los alumnos en grupos de tres. Invite a un alumno de cada grupo a leer Génesis 35:16–19, a otro alumno a leer Génesis 35:21–22, y al tercer alumno a leer Génesis 35:27–29. Pídales que presten atención a lo que Jacob experimentó tras la experiencia sagrada que tuvo con el Señor en Bet-el. Después de que los alumnos hayan tenido suficiente tiempo para leer los versículos asignados, invítelos a dar un informe a sus grupos en cuanto a sus averiguaciones.

  • ¿Qué podemos aprender al saber que Jacob experimentó pruebas aun cuando vivía fielmente? (Los alumnos pueden sugerir una variedad de principios, pero asegúrese de que comprendan que aun aquellos que son fieles al Señor experimentan pruebas y pesares.)

Invite un alumno a leer la siguiente declaración del élder Joseph B. Wirthlin, del Quórum de los Doce Apóstoles. Pida a la clase que preste atención para adquirir más conocimiento con respecto a porqué las personas fieles aun experimentan pruebas y pesares:

Wirthlin, Joseph B.

“Me encantan las Escrituras porque nos dan ejemplos de hombres y mujeres grandes y nobles como Abraham, Sara, Enoc, Moisés, José, Emma y Brigham. Cada uno de ellos sufrió adversidad y pesar que puso a prueba, fortaleció y refinó su carácter” (“Venga lo que venga, disfrútalo”, Liahona, noviembre de 2008, pág. 27).

  • ¿Cuáles son algunas de las razones por las que aun las personas fieles experimentan pruebas y pesares?

  • ¿Qué ejemplos han visto de adversidad que fortalece y refina a las personas fieles y justas?

Comparta su testimonio de que aun el esforzarse por vivir rectamente no significa que sólo experimentaremos una vida tranquila, sí quiere decir que podemos experimentar la paz de Dios al ser refinados mediante nuestras pruebas.

Génesis 36

Se establecen las generaciones de Esaú

Resuma Génesis 36:1-43 y explique que en este capítulo se enumeran los descendientes de Esaú, que era hijo de Isaac y hermano de Jacob.

Génesis 37

José es favorecido por su padre, tiene sueños proféticos y es vendido por sus hermanos

Pida a los alumnos que piensen en cómo se sentirían si un hermano o amigo cercano recibiera un importante premio, fuese seleccionado por un equipo deportivo, una banda, una orquesta o un coro, o resultase ser el mejor o la mejor de su clase o examen.

  • ¿Cómo podría sentirse una persona acerca de la buena fortuna de alguien más en esas situaciones?

  • ¿Cual es el peligro de sentir envidia o celos de los demás que experimentan buena fortuna?

Invite a los alumnos a considerar, al estudiar Génesis 37, los peligros de sentir odio o envidia hacia los demás.

Invite un alumno a leer en voz alta Génesis 37:1-4, y pida a la clase que acompañe la lectura en silencio para saber cómo trató Jacob a su hijo José y cómo reaccionaron los hermanos de José. (Tal vez tenga que explicar que la frase “no podían hablarle pacíficamente” significa que no podían ser amistosos ni desearle ninguna felicidad.) Pida a los alumnos que den un informe de lo que encontraron.

Pida a dos alumnos que pasen a la pizarra. Invite a algunos alumnos que se turnen para leer Génesis 37:5-11en voz alta. Mientras los alumnos leen, pida a un alumno que esté frente a la pizarra que dibuje una imagen que represente el primer sueño de José (versículos 7–8). Invite al segundo alumno que dibuje una imagen que represente el segundo sueño de José (versículos 9–10). (Para ayudar a los alumnos a comprender esos versículos, tal vez tenga que explicar lo siguiente: manojos son bultos de trigo. El inclinarse significa postrarse en reverencia ante un superior para mostrar profundo respeto. El reprender es corregir o reprochar. El reflexionar en este contexto, es considerar y meditar.

  • De acuerdo con los versículos 8 y 11, ¿cómo reaccionaron los hermanos de José a sus sueños?

  • ¿Qué significa envidiar a alguien?

Invite a un alumno a leer en voz alta Génesis 37:12-14, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que Jacob le pidió a José que hiciera. Invite a los estudiantes a dar un informe de lo que encontraron.

Pida a algunos alumnos que se turnen para leer en voz alta Génesis 37:18-22, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar lo que los hermanos de José consideraron hacer con él por causa de su envidia.

  • ¿Qué es lo que los hermanos consideraron hacer a consecuencia de la envidia?

Pida un alumno que lea Génesis 37:23-28 en voz alta, e invite a la clase a seguir la lectura en silencio para saber lo que los hermanos de José finalmente hicieron con él.

  • ¿Qué pecados cometieron los hermanos de José a consecuencia de la envidia y del odio?

  • ¿Cuál es un principio que podemos aprender de este relato acerca de los peligros de elegir odiar o envidiar a los demás? (El siguiente es un principio que los alumnos pueden reconocer: Elegir odiar o envidiar a los demás puede llevarnos a cometer pecados adicionales. Si lo desea, anote ese principio en la pizarra.)

Para ayudar a los alumnos a entender ese principio, pregunte:

  • ¿Qué han visto que hace la gente en nuestros días a consecuencia del odio y de la envidia?

  • Cuando otras personas tienen posesiones, talentos o atención que nos gustaría tener, ¿cómo podemos evitar los sentimientos de odio o envidia hacia ellas? (Si lo desea, escriba las respuestas de los alumnos en la pizarra.)

Explique que ese principio se manifiesta aún más en lo que los hermanos de José hicieron después de que lo vendieron. Para resumir Génesis 37:29–36 explique que cuando Rubén regresó a la cisterna y se dio cuenta de que José ya no estaba, rasgó, o rompió, sus vestidos, manifestando así intensa pena o angustia. Sin embargo, a pesar de la pena que sintió Rubén, éste y sus hermanos tiñeron la túnica de José en sangre animal y la entregaron a su padre. Jacob dio por sentado que a José lo había matado un animal salvaje. Él se lamentó profundamente, vistiéndose de cilicio, que era la ropa que se usaba en tiempos de duelo. Estando en Egipto, José fue vendido a Potifar, uno de los oficiales de Faraón.

  • ¿Qué pecados adicionales cometieron los hermanos de José en esa situación?

  • ¿Qué sentimientos creen que los hermanos de José habrán tenido cuando vieron la reacción de su padre?

Pida a los alumnos que piensen en situaciones en su vida que pudieran presentar una tentación de sentir odio o envidia hacia alguien. Invítelos a preparar un plan para lo que ellos harán para evitar sentir odio o envidia hacia otra persona si surge la tentación.

Testifique que al mantener nuestro corazón libre de odio y envidia hacia los demás, seremos bendecidos.

Comentarios e información de contexto

Génesis 37:3-4 Una “túnica de diversos colores”

“Hay algunas dudas en cuanto a qué era en realidad la túnica de José. El vocablo hebreo significa ‘una túnica larga, con mangas… una túnica que cubría hasta los puños y los tobillos, semejante a las que usaban los nobles y las hijas de los reyes’ (Keil y Delitzsch, Commentary, 1:1:335; compare con 2 Samuel 13:18, donde se indica que las hijas del rey David usaban vestidos semejantes). La túnica tal vez haya sido de diferentes colores, pero su significado parece haber sido mucho más que su colorido y belleza. Un reconocido erudito sugiere que era ‘una túnica que llegaba a las palmas de las manos y a la suela de las sandalias; la túnica, larga, con mangas, usada por los jóvenes y doncellas de las mejores clases; en el caso de José, supone Bush… era el símbolo de la primogenitura que había sido perdida por Rubén y que le había sido transferida a él’ (Wilson, Old Testament Word Studies, “colour”, pág. 82)” (Antiguo Testamento, Manual del Alumno: Génesis–2 Samuel, (Religión 301) 3ra ed. [manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983], pág. 73). Como quiera que luciera o lo que representara esa túnica, era una fuente de celos y contención entre los hermanos de José

Génesis 37:11. Envidia

El élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó lo siguiente acerca de la envidia:

“Hermanos y hermanas, habrá ocasiones en nuestra vida cuando otra persona reciba una bendición inesperada o algún reconocimiento especial. Ruego que no nos sintamos heridos, y desde luego que no sintamos envidia cuando la buena fortuna le llegue a otra persona. El que otro reciba no nos quita nada a nosotros…

“Más aún, la envidia es un error que continúa indefinidamente. Obviamente sufrimos un poco cuando nos sobreviene un infortunio a nosotros, ¡pero la envidia exige que suframos por toda la buena fortuna que le sobreviene a todos los que conocemos! Qué futuro brillante: ¡tragar otro litro de vinagre cada vez que alguien a nuestro alrededor tenga un momento feliz!” (“Los obreros de la viña”, Liahona, mayo de 2012, págs. 31-32).

Génesis 37:4, 8, 11, 18-28 Relaciones familiares

Los hermanos de José lo envidiaban y lo odiaban. Esos sentimientos son contrarios a los sentimientos y actitudes justos que Dios desea que los miembros de la familia tengan los unos hacia los otros.

El presidente Ezra Taft Benson enseñó: “La amistad más importante que deben tener es la de sus propios hermanos y hermanas, así como sus padres. Amen a su familia; sean leales a ellas. Mantengan un interés genuino por sus hermanos y hermanas y ayúdenles a llevar su carga” (véase“Para la ‘juventud bendita’”, Liahona, julio de 1986, pág. 40).

Génesis 37:36. “Potifar, oficial de Faraón, capitán de los de la guardia”

“La frase ‘capitán de los de la guardia’ viene de una frase hebrea que literalmente significa ‘jefe de los carniceros o matarifes’. Por este significado algunos eruditos han considerado que era el principal cocinero o mayordomo en la casa de Faraón, pero otros creen que carnicero o matarife es usada en el sentido de verdugo, por lo tanto, Potifar era el ‘oficial comandante de la guardia real, el que llevaba a cabo las ejecuciones ordenadas por el rey’ (véase Keil and Delitzsch, Commentary, 1:1:338). En cualquiera de los dos casos, Potifar era un hombre importante, pero la segunda posibilidad, especialmente, le otorgaría gran poder y una buena posición en Egipto” (véase Antiguo Testamento, Manual del Alumno: Génesis–2 Samuel, (Religión 301) 3ra ed. [manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983], págs. 73-74).