Seminario
Lección 129: Isaías 54-57
anterior siguiente

Lección 129

Isaías 54–57

Introducción

El Señor habló del recogimiento de Israel en los últimos días y de Su misericordia hacia aquellos que se arrepienten. El Señor también enseñó que Sus caminos siempre son más altos que los caminos de los hombres y condenó la iniquidad de los israelitas.

Sugerencias para la enseñanza

Isaías 54:1–56:8

El Señor habla de Su misericordia y del recogimiento de Israel

Lea en voz alta la siguiente situación y pida a los alumnos que piensen acerca de la forma en la que responderían:

Su amigo ha cometido algunos pecados graves hace ya varios meses y ha dejado de asistir a la Iglesia. Después de varias semanas, ustedes le dicen que se le necesita y extraña en la Iglesia. Él dice: “Es imposible que el Señor quiera que regrese después de lo que he hecho”.

Invite a los alumnos a escribir en su cuaderno de apuntes o en su diario de estudio de las Escrituras cómo le responderían a ese amigo. Después de darles tiempo suficiente, indíqueles que más tarde, durante la lección, tendrán la oportunidad de compartir lo que escribieron. Invite a los alumnos a que a medida que estudien Isaías 54–55 busquen verdades que puedan ayudar a las personas que se preguntan si les es posible volver al Señor después de haber pecado.

Para proporcionar el contexto para las enseñanzas de Isaías Isaías 54–57, tal vez quiera invitar a los alumnos a consultar el volante “Un vistazo a los reinos de Israel y Judá” (véase lección 102). Explique que durante la vida de Isaías, él fue testigo de la dispersión del reino del norte de Israel ocasionada por la iniquidad de su gente. También profetizó que a causa de la iniquidad del reino de Judá, éste también sería conquistado. Para resumir Isaías 54:1–3, explique que el Señor habló del crecimiento de la casa de Israel que tendría lugar en los últimos días después de ser recogidos de su condición dispersa.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 54:4–5. e invite a la clase a seguir la lectura en silencio para averiguar lo que el Señor dijo que Israel recogido olvidaría.

  • ¿Qué olvidaría el Israel recogido? (Su vergüenza y afrenta, o deshonra, causada por su infidelidad al Señor).

Explique que “la vergüenza de tu juventud” y “la afrenta de tu viudez” describen la condición de separación de Israel de su cercana relación de convenio con el Señor.

  • ¿Cómo describió el Señor Su relación con Israel? (Como la de un matrimonio en el que Él es el marido e Israel es la esposa).

  • ¿Por qué puede ser de consuelo para Israel saber que su “marido” es el redentor y Dios de toda la Tierra?

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Isaías 54:7–10, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para localizar una verdad que le daría esperanza a los israelitas al enfrentar las consecuencias de sus pecados.

  • ¿Qué haría el Señor por los israelitas? ¿Qué palabras reflejan Su bondad?

  • ¿Qué verdad podemos aprender de esos versículos acerca de lo que el Señor busca hacer por aquellos que pecan? (El Señor es misericordioso y busca traer nuevamente hacia Él a aquellos que han pecado. Escriba esta verdad en la pizarra).

Para ayudar a los alumnos a entender por qué el Señor es misericordioso y procura traer nuevamente a Él a aquéllos que han pecado, muestre un billete que esté arrugado o sucio.

  • ¿Cómo era ese dinero cuando primeramente se imprimió?

  • ¿Les seguiría interesando tener ese dinero incluso cuando esté arrugado y sucio? ¿Por qué?

  • ¿Cómo puede ser ese dinero semejante a nosotros? ¿Por qué el Señor seguirá siendo misericordioso e intentará traernos nuevamente hacia Él cuando hemos pecado? (Porque somos de valor para Él).

Invite a un alumno a leer la siguiente declaración del élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles. Pida a la clase que preste atención para reconocer ideas adicionales acerca de la naturaleza misericordiosa de Dios.

Holland, Jeffrey R.

“…ciertamente lo que Dios más disfruta de ser Dios es el gozo de ser misericordioso, especialmente con los que no se lo esperan y que a menudo piensan que no se lo merecen” (“Los obreros de la viña”, Liahona, mayo de 2012, pág. 33).

Pida a los alumnos que consulten las respuestas que escribieron para la situación que se planteó anteriormente en la clase.

  • ¿Cómo se compara lo que escribieron con la verdad que se encuentra en la pizarra? (Invite a varios alumnos a compartir lo que escribieron).

  • ¿En qué forma el comprender esa verdad podría ayudar al joven de la situación que se planteó?

Para resumir Isaías 54:11–55:7, explique que el Señor habló de bendiciones adicionales que los israelitas recibirían cuando volvieran nuevamente a Él. Invite a los alumnos a leer Isaías 54:17 en silencio para localizar una de las bendiciones que el Señor prometió, Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 55:1–3. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para buscar las invitaciones que hizo el Señor. Explique que el vino y la leche son símbolos de abundancia.

  • ¿Qué invitó el Señor a Su pueblo que hiciera? (Él los invitó a venir a Él y disfrutar de las bendiciones eternas que Él brinda libremente en vez de desperdiciar sus esfuerzos en intereses mundanos que no brindan satisfacción).

Para resumir Isaías 55:4–5, explique que después de ser recogido, el pueblo del convenio del Señor dirigirá a otros, y las naciones vendrán a ellos porque el Señor los ha glorificado.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 55:6–7. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar lo que debemos hacer para recibir la misericordia del Señor.

  • ¿Qué principio podemos aprender de esos versículos acerca de lo que debemos hacer para recibir la misericordia del Señor? (Asegúrese de que los alumnos reconozcan el siguiente principio: Si volvemos al Señor, Él tendrá misericordia para con nosotros. Si lo desea, podría sugerir que los alumnos marquen las frases de los versículos 6–7 que enseñan esa verdad).

  • ¿Qué creen que significa que el Señor “será amplio en perdonar”? (Isaías 55:7). (Él perdonará completamente).

  • ¿Qué creen que significa volver al Señor cuando hemos pecado?

Invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, y pida a la clase que preste atención para saber lo que el élder Andersen enseñó acerca de volver al Señor.

Andersen, Neil L.

“Cuando pecamos, nos alejamos de Dios. Cuando nos arrepentimos, nos volvemos hacia Dios.

“La invitación a arrepentirnos rara vez es una reprimenda; es más bien una petición amorosa de que nos demos vuelta y de que nos volvamos de nuevo hacia Dios”, (“Arrepent[íos]… para que yo os sane”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 40).

  • De acuerdo con el élder Andersen, ¿qué significa volver al Señor cuando hemos pecado?

  • ¿Cómo es la invitación a arrepentirse una manifestación de bondad eterna del Señor?

Pida a los alumnos que reflexionen en silencio acerca de ocasiones en las que ellos se han arrepentido y han experimentado la misericordia del Señor. Testifique que, si nos arrepentimos, el Señor tendrá misericordia para con nosotros.

Pida a los alumnos que respondan la siguiente pregunta en su cuaderno de apuntes o su diario de estudio de las Escrituras:

  • ¿Cuál es una cosa que harás para volver al Señor o para acercarte a Él?

Aliente a los alumnos a comprometerse a hacer lo que escribieron.

Para preparar a los alumnos para reconocer una doctrina adicional que se enseña en Isaías 55, escriba los siguientes acontecimientos en la pizarra. (Como una alternativa, puede escribir esos acontecimientos en hojas de papel antes de la clase. Divida la clase en tres grupos. Entregue a cada grupo uno de los papeles y pídales que representen brevemente el acontecimiento que se les asignó. Invite a los demás alumnos a adivinar qué acontecimiento del Antiguo Testamento se está representando).

Los israelitas cruzando el Mar Rojo para ser liberados de la esclavitud en Egipto (véase Éxodo 14).

Los muros de Jericó cayendo y sus habitantes siendo conquistados por Israel (véase Josué 6).

El ejército de Gedeón derrotando al ejército madianita (véase Jueces 7).

Pregunte a los alumnos:

  • ¿De qué maneras singulares logró el Señor Sus propósitos en esos acontecimientos?

  • ¿Cuáles son algunas de las maneras en las que las personas involucradas en esos acontecimientos pudieron haber tratado de obtener los mismos resultados por su cuenta?

Invite a los alumnos a meditar si alguna vez han pensado en hacer algo diferente a la manera en la que el Señor les ha pedido que lo hagan, o si se han preguntado por qué el Señor manda a Sus hijos hacer las cosas en ciertas maneras.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 55:8–9. y pida a la clase que siga la lectura en silencio y busque lo que el Señor enseñó acerca de Sus caminos en comparación con los caminos de los hombres.

  • ¿Qué enseñó el Señor acerca de Sus caminos en comparación con los caminos de los hombres?

  • ¿Qué creen que signifique que los pensamientos y los caminos del Señor son más altos que los pensamientos y los caminos del hombre?

  • ¿Por qué son los pensamientos y los caminos del Señor más altos que los pensamientos y los caminos del hombre? (Los alumnos deben reconocer la siguiente verdad: El Señor es omnisciente y Sus caminos son perfectos).

Recuerde a los alumnos acerca de los acontecimientos que figuran en la pizarra y pregunte:

  • ¿Cómo muestran esos acontecimientos que el Señor es omnisciente y que Sus caminos son perfectos?

Para ayudar a los alumnos a entender cómo es que esa doctrina y las enseñanzas de Isaías se relacionan con sus vidas, divida los alumnos en grupos de dos o tres integrantes. Proporcione a cada grupo una copia de la siguiente gráfica. Deles instrucciones para trabajar en sus grupos y hacer una lista de los caminos del Señor y los caminos del hombre para cada uno de los temas de la lista. (Puede elegir otros temas que sean más pertinentes para sus alumnos).

Old Testament Seminary Teacher Manual

Los caminos del Señor

Los caminos del hombre

La elección del entretenimiento y los medios de comunicación

El salir con jóvenes del sexo opuesto

Spanish

Tras concederles suficiente tiempo, invite a varios alumnos a dar un informe de lo que su grupo ha analizado.

  • ¿Cómo podemos usar el conocimiento de que el Señor es omnisciente y que Sus caminos son perfectos para ayudarnos cuando debemos decidir entre los caminos del Señor y los caminos del hombre en esas u otras situaciones?

  • ¿Qué bendiciones provienen de confiar en el Señor y seguir Sus caminos en esas situaciones?

  • ¿Qué experiencias les han ayudado a aprender que el Señor es omnisciente y que Sus caminos son perfectos?

Para resumir Isaías 55:10–56:8, explique que el Señor le aseguró a Su pueblo que Sus palabras se cumplirían. Él prometió que también recogería y bendeciría a personas que no fueran miembros de la casa de Israel, quienes amarían y servirían al Señor y “se aferr[arían] a [Su] convenio” (Isaías 56:4, 6).

Isaías 56:9–57:21

El Señor habla en contra de la iniquidad del pueblo

Explique que en Isaías 56:9–57:21, el Señor habló en contra de la iniquidad del pueblo. También enseñó acerca de las bendiciones que los rectos recibirían.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 57:13–15. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para conocer las bendiciones que disfrutarán aquellos que confíen en el Señor. Si lo desea, explique que la palabra quebrantado en el versículo 15 significa afligido.

  • ¿Qué bendiciones recibirán aquellos que confían en el Señor?

  • ¿Qué creen que significa que el Señor va a “vivificar el espíritu de los humildes… el corazón de los quebrantados”? (Isaías 57:15).

Revise y testifique de las verdades que se analizaron en la lección de hoy. Invite a los alumnos a compartir opiniones adicionales que pudieran tener.

Comentarios e información de contexto

Isaías 54:17. “Ninguna arma forjada contra ti prosperará”

El élder Neal A. Maxwell, del Quórum de los Doce Apóstoles, testificó acerca de la promesa del Señor para los rectos:

“Sí, ‘el enemigo se ha combinado’, pero si nosotros nos combinamos con los ‘carros de fuego’ del Señor, entonces veremos que ‘más son los que están con nosotros que los que están con ellos’ (2 Reyes 6:16–17). Además, tenemos la promesa divina de que ninguna arma forjada contra la obra del Señor prosperará. ‘Esta es la herencia de los siervos de Jehová’. (Isaías 54:17; D. y C. 71:9). Eso lo aseguro, de ello testifico” (“‘He aquí, el enemigo se ha combinado’ (D. y C. 38:12)”, Liahona, julio de 1993, pág. 89).