Seminario
Lección 46: Éxodo 14-15
anterior siguiente

Lección 46

Éxodo 14-15

Introducción

Después de la décima plaga, Faraón permitió a Moisés y a Aarón sacar de Egipto a los hijos de Israel. Después de su partida, Faraón endureció su corazón y envió su ejército tras los israelitas, quienes acamparon cerca del Mar Rojo. Jehová milagrosamente permitió a los hijos de Israel cruzar el Mar Rojo sobre tierra seca para escapar, mientras el ejército de Faraón se ahogaba. El pueblo de Israel cantó cantos de alabanza y gratitud a Jehová. Actuando por inspiración, Moisés sanó las aguas de Mara.

Sugerencias para la enseñanza

Éxodo 14:1-14

El ejército egipcio persigue a los israelitas

Pida a los alumnos que se imaginen que están con los hijos de Israel cuando estuvieron atrapados por el Mar Rojo de un lado y por el ejército de Faraón del otro lado. Después pregunte:

  • ¿Adónde acuden cuando sus opciones son limitadas?

  • ¿Qué harían ustedes en esa situación?

Para resumir Éxodo 14:1–3, explique que después de que los israelitas se fueron de Egipto, Jehová le dijo a Moisés que los llevara y acampara cerca de la orilla del Mar Rojo. Faraón reconoció que la ubicación del campamento israelita causaba que estuvieran atrapados porque el mar cerraba su retirada.

Pida a un alumno que lea la siguiente declaración del élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles: 

“Los hijos de Israel [estaban en un] apremio terrible… Había carros persiguiéndoles, dunas de arena por todos lados y una gran masa de agua justo delante de ellos… En este caso, se trataba de un asunto de vida o muerte” (“No perdáis, pues, vuestra confianza” [véase Brigham Young University devotional, Mar.…… 2, 1999]; Liahona,speeches.byu.edu junio de 2000, pág. 39).

  • ¿Cómo podrían escapar los hijos de Israel de la situación en la que estaban?

  • ¿Cuáles son algunos de los enemigos o dificultades que nos rodean hoy? (Explique que si bien nuestros enemigos podrían ser gente que busca dañarnos o perseguirnos, nuestros enemigos también podrían ser cosas como la tentación, la adicción, el pecado o la duda.)

Pida a los alumnos que piensen en alguna ocasión en la que hayan sentido que no había escape de los enemigos o las dificultades en sus vidas. Anímelos a buscar los principios que puedan ayudarlos a superar sus desafíos al estudiar la situación de los hijos de Israel registrada en Éxodo 14–15.

Invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 14:2–4, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que los egipcios harían si los israelitas acampaban junto al mar. Invítelos a a dar un informe de lo que encuentren. (Tal vez tenga que señalar la Traducción de José Smith en Éxodo 14:4, nota a al pie de página, y recordar a los alumnos que Jehová no endureció el corazón de Faraón. Faraón endureció su propio corazón. [Véase también el versículo 8, nota a al pie de página]).

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Éxodo 14:5-9, y pida a los alumnos que determinen lo que Faraón hizo mientras los israelitas estaban acampados junto al Mar Rojo.

  • ¿Cómo podrían ustedes haber reaccionado si hubieran visto al ejército de Faraón venir tras de ustedes y su familia cuando estaban atrapados contra el mar?

Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 14:10-12, y diga a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar cómo reaccionaron los hijos de Israel cuando vieron acercarse al ejército de Faraón.

  • ¿Cómo describirían ustedes la actitud del pueblo hacia Moisés?

Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 14:13-14, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y observe la respuesta de Moisés al pueblo de Israel.

  • En el versículo 13, ¿qué piensan ustedes que quiso decir Moisés cuando dijo, “…estad firmes y ved la salvación (de) Jehová… porque a los egipcios que hoy habéis visto, nunca más volveréis a verlos”? (Podría explicar que Moisés les decía a los israelitas que no temieran y estuvieran firmes y vieran a Dios hacer su obra de salvación por ellos; ellos ya no tendrían que preocuparse por los egipcios.)…

  • En el versículo 14, ¿qué piensan que significa que “Jehová peleará por vosotros”? (A medida que los alumnos contesten, asegúrese de que comprendan que a veces el Señor pelea por nosotros al resolver nuestros problemas. Otras veces pelea por nosotros al darnos la fuerza o el conocimiento que necesitamos para enfrentar los desafíos de la vida.)

Invite a los alumnos a descubrir un principio de los versículos 13–14 que los ayudaría cuando se sintieran rodeados por los enemigos de nuestros días. Los alumnos pueden mencionar una variedad de principios, pero asegúrese que esté claro que cuando confiamos en el Señor, Él peleará por nosotros.

  • ¿Cómo el creer ese principio podría ayudar a alguien que esté tratando de superar un pecado o una adicción particular? ¿Cómo podría ayudar a alguien que esté siendo perseguido(a) porque cree en Dios?

  • ¿En qué formas han visto que el Señor pelea por ustedes o por alguien a quien conozcan?

Comparta su testimonio de que el Señor peleará por nosotros si ponemos nuestra confianza en Él.

Éxodo 14:15-31

Los hijos de Israel cruzan el Mar Rojo y el ejército egipcio se ahoga

Coloque un pedazo largo de cinta en el piso, y diga a los alumnos que representa la orilla del Mar Rojo. Invite a varios alumnos a traer sus Escrituras y a pararse a un lado de la línea de cinta. Pida a los alumnos que se imaginen que ellos son los hijos de Israel acampados junto al Mar Rojo.

Invite a un alumno que esté parado junto a la línea a leer Éxodo 14:15–18 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Jehová le dijo a Moisés. Invite a los alumnos a informar sobre lo que encuentren.

  • ¿Qué le mandó Jehová a Moisés que dijera al pueblo?

  • ¿Qué le dijo Jehová a Moisés que hiciera?

Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 14:19-20, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar un ejemplo de cómo peleó Jehová por Su pueblo cuando el enemigo se acercaba. Pida a los alumnos que den un informe de lo que encuentren.

Invite a varios alumnos que se turnen para leer en voz alta Éxodo 14:21-29, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para descubrir ejemplos adicionales de cómo Jehová peleó por Su pueblo.

Si está disponible, muestre a los alumnos una imagen de Moisés dividiendo el Mar Rojo, y haga las siguientes preguntas:

  • Aún cuando Jehová peleó por Su pueblo, ¿qué tuvieron que hacer los israelitas para ser salvos de los egipcios?

  • ¿Qué principio puede enseñarnos la situación de los israelitas acerca de la relación que existe entre ejercer la fe y recibir la ayuda del Señor para superar nuestros desafíos? (Los alumnos pueden mencionar una variedad de principios, pero asegúrese de hacer hincapié en que cuando ejercemos la fe al hacer lo que el Señor manda, el nos proporcionará la forma para superar nuestros desafíos).

  • ¿Cuándo han visto o leído acerca de alguien que esté ejerciendo la fe en el Señor? ¿Cómo proporcionó el Señor una forma para que esa persona superara su desafío?

Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 14:30-31, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y descubra lo que los hijos de Israel vieron cuando se encontraron a salvo al otro lado del Mar Rojo.

  • De acuerdo con el versículo 31, ¿qué les sucedió a los israelitas porque reconocieron las obras de Jehová?

  • Basados en esa experiencia, ¿qué bendición podemos recibir cuando procuramos reconocer las obras del Señor en nuestras vidas? (Los alumnos pueden usar diferentes palabras, pero deben describir algo similar al siguiente principio: Reconocer las obras del Señor en nuestras vidas puede ayudarnos a aumentar nuestra confianza y fe en Él.)

  • ¿Cuándo han reconocido en su vida el poder del Señor y como resultado de ello han sentido que su fe y confianza en Él ha aumentado?

Invite a los alumnos a meditar cómo ha obrado el Señor en sus vidas mientras estudian la vida de Moisés por los próximos días. Aliéntelos a escribir sus experiencias y a compartirlas con algún familiar o un amigo.

Éxodo 15:1-21

Israel canta cantos de alabanza y gratitud a Jehová

Pida a los alumnos que analicen las siguientes dos preguntas en pares: Tal vez desee anotar las preguntas en la pizarra.

  • ¿Cuándo han sentido verdadera gratitud por algo?

  • ¿Qué hicieron para expresar su gratitud?

Invite a un alumno a leer en voz alta Éxodo 15:1-2, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver lo que Moisés y los hijos de Israel hicieron para expresar su gratitud por su liberación de Egipto. Invite a los alumnos a compartir lo que encuentren con su compañero.

  • ¿Cómo puede la música ayudarnos a expresar gratitud al Señor?

  • ¿Cuáles son algunas otras maneras en que podríamos expresar adecuadamente nuestra gratitud al Señor?

  • ¿Qué podemos aprender de la reacción de los hijos de Israel al ser liberados? (Sus alumnos pueden descubrir muchas verdades, entre ellas la siguiente: Es importante agradecer al Señor lo que ha hecho por nosotros.)

Para resumir Éxodo 15:3–21, explique que esos versículos contienen las palabras del canto que Moisés y su pueblo cantaron para contar la historia de su liberación de Egipto y para dar gracias a Dios.

Éxodo 15:22–27

Jehová inspira a Moisés a sanar las aguas de Mara

Pida a los alumnos que se imaginen que pronto estarán viajando por un yermo desierto.

  • Si pudieran llevar con ustedes sólo un recurso, ¿qué elegirían llevar?

Para resumir Éxodo 15:22–23, explique que después de que los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo, viajaron tres días sin encontrar agua. Después del tercer día llegaron a un lugar llamado Mara. En Mara había agua, pero era amarga y no se podía beber.

Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 15:24, y diga a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar cómo respondió el pueblo de Israel a esa difícil situación. Pida a los alumnos que informen lo que encuentren.

  • ¿Qué podrían haber hecho los Israelitas en lugar de murmurar?

Pida a un alumno que lea en voz alta Éxodo 15:25-27, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para descubrir lo que hizo Moisés porque los israelitas necesitaban agua.

  • ¿Qué diferencia hay entre la forma en que Moisés respondió ante tal situación y cómo reaccionó el pueblo?

  • ¿Qué principios podemos aprender de este relato? (Los estudiantes pueden describir varios principios, entre ellos el siguiente: Si buscamos la guía del Señor mediante la oración cuando enfrentamos dificultades, Él puede inspirarnos a saber cómo proceder.)

  • ¿Cuándo los ha inspirado el Señor cuando han buscado Su guía en un asunto difícil?

Para concluir, testifique que el relato de Moisés sanando las aguas de Mara se puede comparar a la forma en que el Señor puede sanarnos. Si seguimos la inspiración que el Señor nos da, seguimos a Sus profetas y guardamos Sus mandamientos, invitamos el poder sanador de la expiación de Jesucristo para eliminar la amargura de nuestras vidas.

Comentarios e información de contexto

Éxodo 14. Moisés confió en Dios y siguió los susurros del Espíritu Santo.

En algún momento entre el llamamiento inicial de Moisés como profeta y cuando él y los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo, Jehová le dijo: “…serás más fuerte que muchas aguas, porque éstas obedecerán tu mandato cual si fueses Dios” (Moisés 1:25). ¿Cómo supo Moisés qué hacer cuando Él y los hijos de Israel se encontraban atrapados entre el Mar Rojo y el ejército de Faraón? Doctrina y Convenios 8:2-3 nos enseña que el Señor revela verdad e inspiración a nuestra mente y corazón por medio del Espíritu Santo y que fue por este “espíritu de revelación” que Moisés “condujo a los hijos de Israel a través del Mar Rojo sobre tierra seca”. Moisés fue un modelo de líder porque fue capaz de saber y actuar por la voluntad de Dios al reconocer los susurros del Espíritu Santo.

Éxodo 14:10-31. ¿Por qué condujo Dios a Israel hacia el Mar Rojo?

“Algunos eruditos modernos han argumentado que Moisés no llevó a Israel directamente hacia el Mar Rojo y luego a través de él (o a través del Golfo de Suez, rama del Mar Rojo) sino a través del ‘Mar de Juncos’, siendo que la expresión hebrea Yam Suph significa ‘Mar de Juncos’. Estos eruditos creen que la zona cruzada era una región anegada que estaba cerca de los Lagos Amargos (véase el mapa del Éxodo en la sección de mapas y gráficas)… y sostienen que los carros de los egipcios se hundieron en el barro y que los soldados se ahogaron al subir la marea. Pero los Santos de los Ultimas Días tenemos la información de que el relato de Éxodo es correcto, ya que tanto el Libro de Mormón como Doctrina y Convenios expresan claramente que fue el Mar Rojo (véase …1 Nefi 17:24-27 ; D. y C. 8:3). EnÉxodo 14:22, 29  dice que ‘las aguas eran como muro a su derecha y a su izquierda’, implicando ciertamente algo más que el cruce por una zona pantanosa secada por un viento repentino .

“Tal vez el Señor haya tenido varias razones para llevar a Israel a través del Mar Rojo, siendo la primera desplegar la plenitud de Su gran poder protector. El fue el único guerrero en esta batalla contra uno de los ejércitos más formidables del mundo en aquella época . Por lo tanto, este hecho sirvió para que el pueblo depositara en Él su confianza y le fuera obediente. Segundo, cuando la batalla hubo terminado, el ejército egipcio fue destruido. El tiempo necesario para reconstruir el poder de Egipto dejó a Israel libre de amenazas durante el tiempo suficiente para establecerse en la tierra prometida .

“Pablo enseñó que el pasaje a través del Mar Rojo y la señal de la nube, o pilar de fuego, eran símbolos claros de bautismo por agua y fuego (véase 1 Corintios 10: 1-4 )” (véase Antiguo Testamento, Manual del Estudiante: Génesis-2 Samuel,  3ra. ed. [manual de SEI, 2003], pág. 103).

Éxodo 14:31. “…vio… aquel gran hecho que Jehová ejecutó”

El presidente Henry B. Eyring, de la Primera Presidencia, explicó que al tomar el tiempo para reconocer cómo el Señor nos ha bendecido, nuestra fe y nuestro testimonio crecerán: 

“Por años escribí diariamente varias líneas. Nunca dejé pasar un día por más cansado que estuviera o por cuan temprano tuviera que levantarme al otro día. Antes de escribir, meditaba en esta pregunta: ‘¿Hoy he visto la mano de Dios bendecirnos a nosotros, a nuestros hijos o a nuestra familia?’. Al seguirlo haciendo, algo comenzó a suceder. Al repasar mentalmente el día, me percataba de lo que Dios había hecho por alguno de nosotros y no lo había reconocido en los momentos del día en los que estaba ocupado. Cuando eso ocurría, y pasaba a menudo, comprendí que el tratar de recordar había permitido que Dios me mostrara lo que Él había hecho.

“En mi corazón comenzó a crecer algo más que la gratitud, creció también el testimonio. Tuve una creciente certeza de que nuestro Padre Celestial escucha y contesta nuestras oraciones, sentí más gratitud por el enternecimiento y refinamiento, que son el resultado de la expiación del Salvador Jesucristo, y llegué a sentir más confianza en que el Espíritu Santo puede hacernos recordar todas las cosas, aun las que no hayamos notado o no hayamos puesto atención cuando ocurrieron” (“¡Oh recordad, recordad!”, Liahona, noviembre de 2007, pág. 67).