Seminario
Lección 64: Números 15–19
anterior siguiente

Lección 64

Números 15–19

Introducción

Después que los hijos de Israel se negaron a entrar en la tierra prometida, Jehová les recordó las ordenanzas de sacrificios que los ayudarían a recibir el perdón si se arrepentían. Les dio instrucciones adicionales sobre cómo ofrecer sacrificios y guardar convenios, tomando en cuenta las medidas necesarias para la redención si las personas pecaban en ignorancia. No obstante, el Señor dijo también que si las personas pecaban en abierta rebeldía, sus iniquidades caerían sobre ellos y serían desarraigados del pueblo de Jehová. Un grupo de israelitas se rebeló contra Jehová y fue destruido. A través de un milagro, Jehová mostró al pueblo a quién había escogido Él para que lo dirigiese.

Sugerencias para la enseñanza

Números 15

El Señor explica las consecuencias del pecado cometido en ignorancia y de la rebelión intencional

Lea las siguientes situaciones a la clase:

  1. Un joven que es converso reciente de la Iglesia conduce su automóvil. Se molesta con otro conductor y dice palabras obscenas. Aunque no toma el nombre del Señor en vano, siente de inmediato que el Espíritu se retira.

  2. Justo antes de que una joven llene la solicitud para el servicio misional, decide pasar tiempo con ciertas amigas que no están tomando buenas decisiones. Cuando le ofrecen una bebida alcohólica, la joven la bebe deliberadamente, ya que piensa que siempre puede arrepentirse más tarde, a fin de poder servir en una misión.

  • ¿Creen que las consecuencias para esas dos personas deben ser las mismas o diferentes? ¿Por qué?

Escriba los títulos Por ignorancia (sin intención) e Intencional en la pizarra. Explique que en Números 15 se distingue entre dos actitudes diferentes del transgresor; el que peca en abierta rebelión e intencionalmente, versus el que peca en ignorancia o comete un error sin intención y se siente culpable por haber ofendido a Dios.

Para resumir Números 15:1–26, explique que Jehová enseñó a los israelitas acerca del arrepentimiento y de los sacrificios que debían realizar después de decidir no seguirlo y negarse a entrar en la tierra prometida.

El Señor siguió enseñando a los israelitas sobre las personas que pecaban por ignorancia o sin intención, y quienes lo hacían deliberadamente. Invite a un alumno a leer Números 15:27–29 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para averiguar lo que el sacerdote hacía a favor de la persona que pecaba por ignorancia.

  • ¿Cómo podrían las acciones del sacerdote simbolizar lo que el Salvador hace por nosotros cuando hacemos algo malo sin intención o por ignorancia?

  • ¿Qué aprendemos sobre la expiación de Jesucristo según las instrucciones del Señor en esos versículos? (Los alumnos podrían reconocer diversos principios y doctrinas, pero asegúrese de recalcar la siguiente doctrina: Si nos arrepentimos, se nos pueden perdonar los pecados —incluso los que cometemos por ignorancia— mediante la expiación de Jesucristo. Escriba esa doctrina en la pizarra, debajo del título “Por ignorancia [sin intención]”.)

Pida a los alumnos que consideren la forma en que esa verdad puede reconfortar a alguien que haya pecado por ignorancia. Invite a algunos alumnos a explicar sus reflexiones a la clase.

Invite a un alumno a leer Números 15:30–31 en voz alta, y pida a la clase que acompañe la lectura en silencio para determinar lo que Jehová dijo que sucedería a quienes quebrantaran los mandamientos de Dios deliberadamente. Para ayudar a los alumnos a entender esos versículos, explique que la palabra altivez implica quebrantar los mandamientos de Dios con intención y a sabiendas.

  • ¿Qué creen que signifique que la persona tenga “en poco la palabra de Jehová”?

  • ¿Qué dijo el Señor que ocurriría a quienes quebrantaran Sus mandamientos intencionalmente?

  • ¿Que significa la frase “su iniquidad caerá sobre ella”, que está en el versículo 31? (La persona tendrá que rendir cuentas por sus pecados.)

Debajo del título: “Intencional”, en la pizarra, escriba: Si quebrantamos los mandamientos de Dios intencionalmente y no nos arrepentimos…

Para resumir lo que el Señor enseña en esos versículos, invite a los alumnos a completar el enunciado de la pizarra. Podrían expresar el principio así: Si quebrantamos los mandamientos de Dios intencionalmente y no nos arrepentimos, tendremos que rendir cuentas ante Dios por esos pecados. Complete el enunciado de la pizarra valiéndose de las palabras de los alumnos.

  • ¿Qué creen que signifique tener que rendir cuentas ante Dios?

Invite a un alumno a leer en voz alta el siguiente fragmento de Para la Fortaleza de la Juventud:

“Algunas personas quebrantan a sabiendas los mandamientos de Dios, planeando arrepentirse más adelante, tal como antes de entrar en el templo o de servir en una misión. Dicho pecado intencional se burla de la Expiación del Salvador” (Para la Fortaleza de la Juventud, folleto, 2011, pág. 28).

  • Según esa cita, ¿por qué es tan grave pecar intencionalmente?

Testifique que aunque debemos rendir cuentas por nuestros pecados, si nos arrepentimos podemos ser limpios por medio de la expiación de Jesucristo. Inste a los alumnos a arrepentirse de sus pecados a fin de que puedan recibir el perdón.

Para resumir Números 15:37–41, explique que Jehová mandó a los del pueblo que se hicieran flecos en los bordes de sus vestidos como recordatorio de que debían obedecer los mandamientos a fin de seguir siendo santos.

Números 16–17

Jehová destruye a los israelitas rebeldes y muestra a Israel a quién ha escogido Él para dirigirlos

Invite a los alumnos a hacer una lista de programas de televisión, películas, canciones y juegos muy conocidos. Tras conceder suficiente tiempo, pídales que consideren cómo podría Satanás usar diversos medios de comunicación para influir en ellos.

  • Puesto que los medios de comunicación pueden edificarnos o destruirnos espiritualmente, ¿cómo podemos detectar las influencias que nos debilitarían espiritualmente?

  • ¿Cómo podemos evitar tales influencias cuando quienes nos rodean las acepten sin reservas?

Explique que en Números 16 se da cuenta de un grupo de israelitas que pecó intencionalmente al rebelarse contra Moisés y Aarón. Dicho relato enseña principios que pueden ayudarnos a evitar la influencia de quienes procuran tentarnos a que nos rebelemos contra Dios. Además, enseña principios que nos ayudan a saber a quién ha llamado el Señor a dirigir a Su pueblo. Invite a los alumnos a buscar dichos principios conforme estudien Números 16.

Pida a un alumno que lea Números 16:1–3 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber quiénes se rebelaron contra Moisés y Aarón.

  • ¿Qué les sugiere la frase “príncipes de la congregación… hombres de renombre” sobre las personas que se rebelaron contra Moisés?

  • ¿De qué acusaron esos líderes a Moisés y a Aarón? (De ponerse por encima del resto de los israelitas.)

Invite a un alumno a leer Números 16:4–7 en voz alta, y pida al resto de la clase que acompañe la lectura en silencio para determinar cuál fue la respuesta de Moisés al grupo rebelde.

  • ¿Qué le dijo Moisés a Coré y a los seguidores de éste?

Explique que un incensario era un recipiente para quemar incienso que llevaban los sacerdotes mientras efectuaban ciertas ceremonias religiosas en el tabernáculo. Moisés dijo a Coré y a su séquito que eran levitas y no estaban autorizados para ejercer el sumo sacerdocio (de Melquisedec), que trajeran sus incensarios al tabernáculo al día siguiente. Les dijo, además, que Jehová mostraría entonces a quién había escogido Él para que fuera Su siervo autorizado.

Organice la clase en grupos pequeños y entregue a cada uno una hoja de papel. Pida a los alumnos que doblen el papel en cuatro partes y que escriban en cada una de ellas una de las siguientes referencias: Números 16:8–11; Números 16:12–15; Números 16:16–19; y Números 16:20–27. Invite a los alumnos a leer cada referencia en grupo, para averiguar lo que ocurrió luego en el relato. Pídales que escriban un resumen de lo que sucedió en cada una de las cuatro partes del papel. Tras conceder suficiente tiempo, analicen las siguientes preguntas en clase:

  • Según el versículo 10, ¿qué procuraban Coré y su séquito? (Indique que la referencia a la Traducción de José Smith en la nota al pie a aclara que la palabra sacerdocio en ese versículo es el “sumo sacerdocio” o Sacerdocio de Melquisedec.)

  • ¿Qué nos enseña lo que contestaron Datán y Abiram a Moisés en los versículos 12–14 sobre ellos?

  • Según el versículo 26, ¿por qué mandó Jehová al pueblo que se apartara de las tiendas de los inicuos y que no tocara ninguna de sus cosas?

Haga hincapié en la frase “Apartaos ahora de las tiendas de estos hombres impíos”, que se halla en el versículo 26.

  • ¿Por qué es importante que las personas se aparten de los inicuos en la actualidad?

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta Números 16:27–35, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que ocurrió a quienes se rebelaron contra Moisés.

  • ¿Qué aprendemos de este relato acerca de apartarnos de las influencias malignas? (Aunque los alumnos usen otras palabras, deben poder distinguir este principio: Si nos apartamos de las influencias malignas, podremos evitar los juicios que sobrevendrán a los inicuos.)

Para ayudar a los alumnos a entender mejor ese principio, analicen las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son algunas de las influencias malignas de nuestra época de las que debemos apartarnos?

  • ¿De qué manera apartarnos de las malas influencias nos ayuda a no ser tentados a rebelarnos contra Dios?

Pida a los alumnos que saquen la lista de los medios de comunicación conocidos que hicieron anteriormente. Invítelos a revisar la lista y a considerar si algo de lo que contiene fomenta influencias negativas. Inste a los alumnos a planificar cómo apartarse de esas influencias y de cualquier otra influencia mala o negativa que pudiesen afrontar.

Para resumir Números 16:36–50, explique que después que aquellos hombres inicuos habían sido destruidos, los israelitas murmuraron contra Moisés y Aarón. Jehová envió una plaga entre ellos y muchos fueron destruidos.

En Números 17:1–4 vemos que a fin de demostrar a los hijos de Israel quién fue llamado a dirigir a Su pueblo, Jehová dijo a Moisés que tomara una vara (una rama o palo) por cada una de las doce tribus de Israel. Trace doce líneas en la pizarra para representar las doce varas. Explique que Moisés dejó todas las varas en el tabernáculo toda la noche.

Invite a un alumno a leer Números 17:35 en voz alta, y pida a la clase que acompañe la lectura en silencio para determinar lo que Jehová dijo que sucedería a la vara de la persona que Dios había escogido. Invite a los alumnos a dar un informe de lo que encuentren.

Pida a un alumno que lea Números 17:6–10 en voz alta, e invite a la clase a seguir la lectura en silencio, para saber lo que sucedió con la vara de Aarón. Pida a un alumno que en una de las líneas de la pizarra dibuje lo que ocurrió con la vara.

  • ¿Qué consideran que sea importante o simbólico de que a la vara de Aarón le hayan crecido hojas y haya producido fruto?

  • ¿Qué aprendemos de ese milagro? (Los alumnos podrían hallar diversos principios y doctrinas, pero asegúrese de ayudarlos a reconocer la siguiente verdad: El Señor nos ayudará a saber a quién ha llamado Él para dirigir a Su pueblo.)

  • ¿En qué oportunidad han sentido la confirmación de que el Señor es quien ha llamado a Sus líderes escogidos?

Inste a los alumnos a procurar recibir un testimonio del Señor en cuanto a aquellos a quienes Él ha llamado para dirigir Su Iglesia.

Números 18–19

Jehová establece los deberes de los sacerdotes y los levitas, e imparte instrucciones para los sacrificios

Para resumir Números 18–19, explique que el Señor estableció de nuevo los deberes de los sacerdotes y los levitas, y les impartió instrucciones adicionales en cuanto a los sacrificios a fin de ayudarlos a santificarse o purificarse.

Para concluir, testifique de las verdades que se analizaron en la lección e invite a los alumnos a actuar de conformidad con la inspiración que recibieron.

Comentarios e información de contexto

Números 15:27. “Si una persona peca inadvertidamente”

Algunas personas podrían preguntarse por qué debemos arrepentirnos de los pecados cometidos sin intención. El Señor ha dicho que Él “no [puede] considerar el pecado con el más mínimo grado de tolerancia” (D. y C. 1:31). Además, sabemos que “ninguna cosa impura puede morar con Dios” (1 Nefi 10:21). Aunque pecar sin intención quizás no sea tan grave como quebrantar deliberadamente los mandamientos de Dios, los pecados cometidos sin intención nos hacen impuros ante el Señor. En Su misericordia, el Señor ha prometido perdonarnos nuestros pecados conforme nosotros nos arrepintamos.

Números 15:32–36. Recoger leña en el día de reposo

“Apedrear a alguien por profanar el día de reposo parece un castigo duro. Pero en su contexto histórico, dos cosas resultan significativas. Moisés acababa de dar la ley en cuanto a la rebelión intencional contra Dios. ¿Conocía este hombre la ley del día de reposo? Moisés había enseñado claramente, con anterioridad, que quien violaba el día de reposo debía morir (véase Éxodo 31:14–15; 35:2). Obviamente aquí tenemos el ejemplo de alguien que ‘tuvo en poco la palabra de Jehová’ (Números 15:31).

“Pero pensemos un momento en lo que acababa de suceder con Israel. Como nación, los israelitas habían menospreciado la palabra del Señor, primero, rehusando subir contra los cananeos cuando el Señor les había mandado hacerlo y, segundo, yendo contra ellos cuando les había mandado no hacerlo. Así, Israel había perdido el privilegio de entrar en la tierra prometida. Bien, un individuo despreció la palabra del Señor y rehusó participar del reposo requerido para el día del Señor. Así como Israel tenía que sufrir la muerte en el desierto por causa de su rebelión, igualmente la persona rebelde debía ser castigada con la misma pena. De otro modo, Dios no sería imparcial ni consistente” (véase El Antiguo Testamento: Génesis–2 Samuel, Manual para el alumno, [manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983], pág. 192).

Números 16:7–10. La función de los levitas

Cuando Coré y su séquito se rebelaron contra Moisés, afirmaban que ellos debían tener la misma autoridad que Moisés y recibir el Sacerdocio de Melquisedec (véase Números 16:10, nota a al pie de página). Moisés les recordó que ya eran bendecidos como levitas, al poder llevar el arca del convenio y los sagrados emblemas que se encontraban en el tabernáculo. Sin embargo, quienes se rebelaron no se contentaban con esos grandes privilegios que el Señor ya les había dado.