Seminario
Lección 104 (Esdras 7–10)
anterior siguiente

Lección 104

Esdras 7–10

Introducción

Unos sesenta años después de que el templo fue reconstruido en Jerusalén, Artajerjes, rey de Persia, designó a Esdras para que condujera a otro grupo de judíos a Judá, y le proporcionó dinero y suministros para embellecer el templo. Esdras ayunó y oró para que Dios los protegiera mientras viajaban a Jerusalén. Esdras se lamentó cuando supo que algunos de los judíos en Jerusalén habían contraído matrimonio fuera del convenio. Él aconsejó a los del pueblo que se arrepintieran, y ellos hicieron convenio de desechar sus pecados.

Sugerencias para la enseñanza

Esdras 7

El rey persa proporciona a Esdras dinero y suministros para embellecer el templo de Jerusalén

Entregue a los alumnos una copia de las siguientes palabras de Sir Winston Churchill, primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial. Invite a un alumno a leer la cita en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para determinar cómo se relaciona con nosotros en la actualidad.

“A todo hombre le llega… ese momento especial en el que, en sentido figurado, se le da un toquecito en el hombro y se le ofrece la oportunidad de hacer algo especial, singular para él y propio para su talento. ¡Qué tragedia si en ese momento se encontrara desprevenido o falto de preparación para la obra que sería su logro supremo!” (citado por el élder Jeffrey R. Holland, “Santificaos”, Liahona, noviembre de 2000, pág. 49).

Explique que, en Esdras 7–10, los alumnos aprenderán acerca de Esdras, quien se preparó y se hizo merecedor de recibir la ayuda de Dios conforme afrontaba problemas y cumplía su misión en la vida. Invite a los alumnos a buscar principios que les ayuden a hacerse merecedores de la ayuda de Dios a medida que cumplan su misión en la vida.

Explique que los hechos que se describen en Esdras 7 tuvieron lugar más de sesenta años después de que se terminó y se dedicó el templo de Jerusalén. Para resumir Esdras 7:1–5, explique que Esdras, un descendiente de Aarón que tenía el sacerdocio, vivía en Susa, la capital del Imperio Persa, cuando Artajerjes gobernaba como rey de Persia.

Invite a un alumno a leer Esdras 7:6 en voz alta, y pida a la clase que preste atención a la manera en que se describe a Esdras.

  • ¿Qué creen que significa “escriba diligente”? (Explique que un escriba tenía la responsabilidad de estudiar y enseñar las Escrituras. Un “escriba diligente en la ley de Moisés” era una persona diestra para explicar la ley).

  • De acuerdo con el versículo 6, ¿por qué tuvo éxito Esdras al hacer su petición al rey?

Como resumen de Esdras 7:7–8, explique que se permitió que Esdras y cientos de judíos salieran de la cautividad y viajaran unos mil quinientos kilómetros desde Susa hasta Jerusalén. Ese viaje era extremadamente peligroso pues los israelitas tenían que atravesar desiertos plagados de ladrones llevando una enorme cantidad de oro, plata y otros tesoros que Artajerjes les había dado para embellecer el templo de Jerusalén (véase Esdras 7:15–23).

Invite a un alumno a leer Esdras 7:9 en voz alta, y pida a la clase que determine lo que ayudó a Esdras a realizar a salvo el peligroso viaje a Jerusalén.

  • ¿Qué creen que significa que Esdras tenía la “buena mano de su Dios… sobre él”?

Invite a un alumno a leer Esdras 7:10 en voz alta, y pida a la clase que averigüe lo que hizo Esdras para que la mano de Dios estuviera sobre él.

  • ¿Qué hizo Esdras para que la mano de Dios estuviera sobre él?

Explique que la frase “porque Esdras había preparado su corazón” implica que Esdras se había esforzado al máximo por conocer y vivir los mandamientos de Dios y por enseñárselos a otras personas.

  • ¿Qué principio podemos aprender de ese relato que nos ayude a tener la mano del Señor sobre nosotros? (Es posible que los alumnos utilicen otras palabras, pero asegúrese de que reconozcan un principio similar al siguiente: Al esforzarnos al máximo por vivir plenamente y enseñar los mandamientos, la mano del Señor estará sobre nosotros para bendecirnos).

  • ¿Por qué creen que debemos esforzarnos al máximo para poder recibir las bendiciones del Señor en nuestra vida?

Pida a los alumnos que piensen en alguna ocasión en la que sintieron la mano del Señor en su vida. Invite a varios alumnos a compartir sus experiencias. Si lo desea, comparta una experiencia de su propia vida.

Recuerde a los alumnos la declaración de Sir Winston Churchill que compartió al comienzo de la lección. Después pregunte:

  • El tener la mano del Señor sobre ustedes, ¿cómo podría ayudarles a desempeñar una buena labor para la que ustedes han sido preparados de una manera singular?

Pida a los alumnos que piensen en un mandamiento que podrían obedecer más cabalmente. Invítelos a anotar una meta en la que describan lo que harán para esforzarse al máximo por vivir más cabalmente ese mandamiento y recibir las bendiciones del Señor.

Para resumir Esdras 7:12–26, explique que esos versículos contienen la carta que el rey Artajerjes escribió, en la que autorizaba a Esdras que condujera al grupo de judíos de regreso a Jerusalén y nombrara líderes para gobernar allí.

Invite a un alumno a leer Esdras 7:27–28 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber cuál fue la respuesta de Esdras a la carta de Artajerjes.

  • ¿A quién atribuyó Esdras la generosidad del rey?

  • Según el versículo 28, ¿qué bendiciones dijo Esdras que había recibido de Dios?

Esdras 8

Esdras y los del pueblo ayunan y oran antes del viaje a Jerusalén

Para resumir Esdras 8:1–20, explique que esos versículos hacen una relación de las personas que viajaron con Esdras a Jerusalén. Invite a un alumno a leer Esdras 8:21–23 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Esdras pidió que hicieran los del pueblo antes de emprender el viaje.

  • ¿Qué pidió Esdras que hicieran los del pueblo antes de emprender el viaje?

  • Según el versículo 22, ¿por qué no pidió Esdras al rey llevar escolta militar de Babilonia a Jerusalén? (Esdras había testificado al rey que la mano de Dios estaría sobre aquellos que lo buscaran, y no fue capaz de pedir escolta al rey porque temía que éste dudara de sus palabras).

Para resumir Esdras 8:24–30, explique que Esdras repartió el tesoro entre varias personas y les dio la responsabilidad de llevarlo a Jerusalén a salvo.

Invite a un alumno a leer Esdras 8:31–32 en voz alta, y pida a la clase que determine lo que Dios hizo por aquellos que viajaron con Esdras. Si es necesario, explique que los términos “enemigo” y “emboscadas en el camino”, en el versículo 31, hacen referencia a aquellos que trataron de impedir a los israelitas volver a Jerusalén o robarles los tesoros que transportaban.

  • ¿Qué bendición recibió el grupo de Esdras por haber ayunado y orado?

  • ¿Qué principio acerca del ayuno y de la oración aprendemos en ese relato? (Después de que los alumnos respondan, escriba el siguiente principio en la pizarra: Si ayunamos y oramos, podemos recibir la ayuda del Señor en los desafíos que afrontamos).

Invite a los alumnos a compartir una experiencia, si no es demasiado personal, en la que ellos, o alguien a quien conozcan, ayunaron y oraron y recibieron la ayuda del Señor ante un desafío que afrontaban.

Invite a los alumnos a pensar en un desafío que estén afrontando. Anímelos a poner en práctica los principios que han aprendido en esta lección para recibir la ayuda que necesitan de Dios.

Esdras 9–10

Esdras se lamenta por los pecados del pueblo y les enseña a confesar y abandonar sus pecados

Lea la siguiente situación:

Tras enterarse de la gravedad del pecado sexual, un joven siente un fuerte deseo de arrepentirse, pero no está seguro de cómo hacerlo. Pida a los alumnos que piensen en silencio si alguna vez se han preguntado qué deben hacer para arrepentirse de sus pecados.

A medida que estudian Esdras 9–10, invite a los alumnos a buscar verdades que les ayuden a saber lo que deben hacer para arrepentirse de sus pecados.

Invite a un alumno a leer Esdras 9:1–3 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Esdras averiguó acerca del pueblo cuando llegó a Jerusalén.

  • ¿Qué averiguó Esdras que había hecho el pueblo?

  • ¿Por qué era una transgresión para los israelitas contraer matrimonio con personas de otros grupos?

Explique que el matrimonio es un convenio sagrado y el Señor desea que las parejas casadas trabajen juntas para ser dignas de las bendiciones del matrimonio eterno. La ley de Moisés prohibía a los israelitas contraer matrimonio con personas que adoraban ídolos y otros dioses falsos (véase Deuteronomio 7:3–6). Aun así, muchos israelitas en Jerusalén habían contraído matrimonio con los incrédulos, lo que los llevó a observar falsas prácticas religiosas.

Para resumir Esdras 9:4–15, explique que Esdras oró y reconoció los pecados del pueblo. También relató las consecuencias que en el pasado habían sobrevenido a los israelitas por causa de sus pecados.

Invite a un alumno a leer Esdras 10:1–3 en voz alta, y pida a la clase que determine lo que el pueblo debía hacer para arrepentirse de su pecado contra Dios. (Si lo desea, explique que el término “mujeres extranjeras” hace referencia a aquellas que adoraban ídolos y habían contraído matrimonio con israelitas).

  • ¿Qué debían hacer los del pueblo para arrepentirse?

Para resumir Esdras 10:4–9, explique que Esdras convocó a los israelitas que vivían por todo Judá para que se reunieran en Jerusalén en tres días. Invite a los alumnos a leer Esdras 10:10–12 en silencio para saber lo que Esdras les dijo a los del pueblo cuando fueron a Jerusalén.

  • ¿Cuál fue el mensaje que dio Esdras a los del pueblo? (Esdras les dijo que debían confesar su pecado y apartarse de sus esposas que adoraban ídolos).

Explique que debe haber sido muy difícil para los israelitas arrepentirse y separarse de sus esposas que adoraban ídolos.

  • ¿Qué revela la respuesta de las personas en el versículo 12 acerca de ellas?

  • Según lo que Esdras habló al pueblo, ¿qué aprendemos en cuanto a lo que debemos hacer a fin de arrepentirnos de nuestros pecados? (Para arrepentirnos debemos confesar y abandonar nuestros pecados. Si lo desea, sugiera a los alumnos que marquen las frases en las que se enseña esa verdad).

Invite a un alumno a leer las siguientes palabras del élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles:

“Testifico que, de todos los pasos necesarios para el arrepentimiento, el de importancia más fundamental es que tengas la convicción de que el arrepentimiento se obtiene por medio de Jesucristo. Es crucial que sepas que sólo en Sus términos serás perdonado y que se te ayudará a medida que ejerzas fe en Cristo [veáse 2 Nefi 9:22–24; Alma 11:40]. Eso significa que debes confiar en Él y en Sus enseñanzas” (“Paz de conciencia y paz mental”, Liahona, noviembre de 2004, pág. 17).

Testifique que los alumnos pueden ejercer fe en el Padre Celestial y en Jesucristo y recibir el perdón al confesar y abandonar sus pecados.

Para resumir Esdras 10:13–44, explique que Esdras nombró líderes del sacerdocio que viajaran entre los israelitas y los ayudaran a hacer lo que Jehová había mandado.

Comentarios e información de contexto

Esdras 1–10. Contexto adicional del libro de Esdras

Para obtener información útil sobre el contexto y los antecedentes del libro de Esdras, véase “Ezra Unfolds the Scriptures” (Ensign, diciembre de 2002, págs. 47–49, [sólo en inglés]).

Esdras 9–10. Los pecados de Israel

“Poco después de llegar a Jerusalén, Esdras inició sus tareas sacerdotales para poner los asuntos en orden. Los sacerdotes y levitas habían permitido que el servicio del templo se deteriorara seriamente. Muchos de ellos habían salido a ganarse la vida porque el pueblo no daba lo suficiente para el sostén de los sacerdotes, y esto no les permitía que sirvieran con total dedicación. Algunos de ellos se habían casado con mujeres provenientes de las naciones paganas, tal como lo habían hecho muchos otros ciudadanos judíos. Todo esto horrorizaba a Esdras y a muchos de los fieles que lo habían informado del problema (véase Esdras 9:1–4). El matrimonio con paganos era una práctica que Jehová prohibía expresamente porque conducía a la idolatría (véase Deuteronomio 7:1–5). Esa misma práctica había llevado a la caída de la nación israelita, sin embargo, ni siquiera los horrores de la derrota y del exilio habían sido suficientes para enseñar la lección al pueblo.

Esdras 10:3, 7, 10–12 muestra cómo Esdras, con buenos resultados, llamó al pueblo a Jerusalén para confesar sus transgresiones y para hacer convenio de apartarse de sus esposas paganas. Fue un paso importante para que el pueblo de Judá se preparara para ser digno del templo y de la tierra sagrada a la cual el Señor había profetizado que retornarían” (El Antiguo Testamento, Manual para el alumno, 1 Reyes–Malaquías, 3ª ed., manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 1983, págs. 330–331).

“Cuando Esdras supo que el pueblo y los líderes del sacerdocio estaban de nuevo contrayendo matrimonio con los incrédulos de la Tierra, sintió preocupación así como vergüenza. Le preocupaba que tan pronto hubieran vuelto a quebrantar las leyes de Moisés, ya que eso indicaba que no habían aprendido las lecciones de su historia. El contraer matrimonio con personas de otras culturas había llevado a cambios en su religión, descuido de la ley divina y apostasía. Israel debe permanecer consagrado como ‘linaje santo’ para el plantío de Jehová (Esdras 9:2; Éxodo 19:6; Levítico 19:2; Deuteronomio. 7:6). El propósito del Señor al llamar una ‘simiente’ consagrada y dedicada era, y es, proporcionar ejemplos y mensajeros a toda familia en toda nación, para que ‘oigan todos los que quieran oír’ (D. y C. 1:11; Génesis 12:3; Abraham 2:9–11)” (Ellis T. Rasmussen, A Latter-day Saint Commentary on the Old Testament, 1993, pág. 373).