Seminario
Lección 116: Isaías 1–2
anterior siguiente

Lección 116

Isaías 1–2

Introducción

El Señor le mostró a Isaías una visión de la condición apóstata de Israel y mandó al pueblo que se arrepintiera y llegara a ser limpio. Isaías profetizó que la casa del Señor se establecería en los últimos días y que los orgullosos serían humillados en la segunda venida del Salvador.

Sugerencias para la enseñanza

Isaías 1

Isaías escribe las palabras del Señor que describen la condición apóstata de la casa de Israel.

Invite a un alumno a leer en voz alta las siguientes situaciones, y pida a la clase que preste atención y busque indicadores de la condición espiritual del joven y de la jovencita que las protagonizan.

  1. Un joven asiste a la Iglesia todos los domingos y a seminario regularmente. También utiliza con frecuencia lenguaje grosero, mira material inapropiado y es cruel con sus hermanos menores.

  2. Una joven nunca falta a seminario, asiste siempre a la Iglesia y recientemente obtuvo su reconocimiento del programa Mi Progreso Personal. Sin embargo, hace cosas rectas principalmente para complacer a sus padres y recibir reconocimiento de los demás. Cuando está en la escuela, ella y sus amigas se burlan de las personas a quienes ven como diferentes a ellas.

  • ¿Qué indicadores sugieren que ese joven y esa jovencita tienen problemas espiritualmente, aun cuando ambos asisten con regularidad a la Iglesia y a seminario?

  • ¿Qué problemas pueden resultar de las elecciones de ese joven y de esa jovencita?

Explique que, al igual que el joven y la jovencita de esas situaciones, los israelitas en la época de Isaías estaban realizando buenas acciones externas pero en su interior eran pecaminosos y no se arrepentían. Pida a los alumnos que a medida que estudien Isaías 1 busquen principios que puedan ayudarles a evitar aparentar que hacen cosas buenas pero sin verdadera intención.

Para ayudar a los alumnos a comprender el contexto histórico de los escritos de Isaías, quizás desee remitirlos al volante “Un vistazo a los reinos de Israel y Judá” (véase la lección 102). Pida a los alumnos que encuentren a “Isaías” en el volante. Explique que Isaías ejerció su ministerio en Jerusalén durante unos 40 años. Murió aproximadamente 100 años antes de que Lehi y su familia salieran de Jerusalén. Jesucristo enseñó: “…grandes son las palabras de Isaías. Pues él ciertamente habló en lo que respecta a todas las cosas concernientes a mi pueblo que es de la casa de Israel” (3 Nefi 23:1–2). Muchas de las enseñanzas de Isaías atañen directamente a nuestros días.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 1:1–4. y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que busque palabras y frases que describan la condición espiritual de los israelitas en la época de Isaías.

  • ¿Qué palabras o frases encontraron que indiquen la condición espiritual de los israelitas?

Señale que Isaías a menudo registraba las palabras del Señor en una forma poética denominada paralelismo. El paralelismo ocurre cuando un escritor expresa una idea y luego repite o contrasta esa idea utilizando una estructura gramatical similar con palabras diferentes.

Invite a los alumnos a repasar Isaías 1:2 y que busquen un ejemplo de paralelismo.

  • ¿Qué ejemplo de paralelismo hallaron? (Los alumnos quizás mencionen la frase “Oíd, cielos, y escucha tú, tierra…”).

  • ¿Qué idea expresó Isaías a través de esas palabras? (Invitó a todas las personas en todas partes a escuchar las palabras que el Señor le había comunicado).

Explique que Isaías también utilizó imágenes para ilustrar ideas. Invite a los alumnos a repasar Isaías 1:3 y que busquen las imágenes que Isaías utilizó.

  • Qué imágenes utilizó Isaías? Explique que un pesebre es un comedero en el que los animales reciben el alimento de parte de su amo).

  • ¿Con qué comparó Isaías al buey y al asno? (Los comparó con los israelitas rebeldes, que no conocían al Señor y no estaban al tanto del alimento físico y espiritual que Él les había provisto).

Explique que al reconocer el uso por parte de Isaías del paralelismo poético y las imágenes puede ayudarnos a comprender mejor sus palabras.

Pida a un alumno que lea en voz alta Isaías 1:5–9. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para ver cómo se vio afectado el pueblo por su iniquidad. (Si lo desea, explique que la expresión “hija de Sion” en el versículo 8 se refiere a Jerusalén y sus habitantes).

  • ¿Qué piensan que estaba diciendo Isaías acerca de la condición espiritual del pueblo al describirlos como cubiertos de “heridas, y moretones y llagas recientes” (Isaías 1:6)?

  • ¿Con qué ciudades inicuas compara Isaías a los israelitas?

Para resumir Isaías 1:10–15, explique que aunque los israelitas eran inicuos en ese momento, continuaban ofreciendo sacrificios en el templo y observaban exteriormente las ocasiones sagradas tales como la Pascua y las demás fiestas religiosas.

Para ilustrar la condición espiritual de los israelitas, muestre un vaso limpio y trasparente que contenga agua. Mientras los alumnos observan, agregue al agua una o dos gotas de colorante alimenticio rojo.

  • En ese momento, ¿de qué manera es el agua como las intenciones en los corazones de los israelitas? (Las intenciones de sus corazones las había contaminado el pecado).

  • ¿De qué manera es el vaso como el comportamiento externo de los israelitas? (Está limpio por fuera).

Pida a los alumnos que echen un vistazo a Isaías 1:11–15 en busca de palabras o frases que describan cómo se sentía el Señor acerca de las ofrendas falsas de los israelitas.

  • ¿Qué palabras o frases de esos versículos muestran cómo se sentía el Señor acerca de las ofrendas falsas de los israelitas? (Algunas de las respuestas podrían ser “Para qué me sirve”, “no quiero”, “No me traigáis más vana ofrenda”, “yo esconderé… mis ojos”. Quizás deba explicar que “vana ofrenda” se refiere a ofrendas religiosas realizadas sin verdadera intención).

  • Si el pueblo estaba realizando algunas cosas rectas de forma externa, ¿por qué rechazó el Señor esas ofrendas?

  • ¿Qué es más significativo para el Señor que una muestra externa de devoción? (Los alumnos quizás utilicen palabras diferentes, pero asegúrese de que reconozcan la verdad siguiente: Nuestros actos externos de devoción a Dios son más significativos para Él cuando las intenciones de nuestro corazón son puras).

Invite a un alumno a leer Isaías 1:16–19 en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio y que busque la invitación que extendió el Señor a quienes sufrían a causa de sus pecados.

  • ¿Qué les invitó hacer el Señor a los israelitas?

  • ¿De qué manera nos ayuda el Salvador a volvernos limpios? (Por medio del poder de Su expiación).

  • ¿Qué principio podemos aprender acerca del arrepentimiento y el perdón en esos versículos? (Los alumnos quizás utilicen palabras diferentes, pero asegúrese de que quede claro que si nos arrepentimos sinceramente, podemos ser purificados de todos nuestros pecados por medio de la expiación de Jesucristo).

Añada el contenido de una tapa de cloro blanqueador (aproximadamente una cucharada o 15 mililitros) al vaso de agua y revuelva suavemente. El agua comenzará a perder el color rojo de inmediato. Al final de la clase, el agua deberá estar tan clara como lo era antes de que usted le agregara el colorante de alimentos. (No permita que los alumnos beban el agua, ya que ahora contiene productos químicos tóxicos).

  • ¿De qué manera es similar la expiación de nuestro Salvador, Jesucristo, al cloro blanqueador? (La expiación del Salvador, como el blanqueador, tiene el poder de purificar; pero debemos escoger aplicar la Expiación en nuestra vida al ejercer fe en Cristo y arrepentirnos de nuestros pecados).

Invite a un alumno a leer nuevamente las dos situaciones que se presentaron al inicio de la lección. Pida a los alumnos que expliquen lo que el joven y la jovencita podrían hacer para arrepentirse y llegar a ser limpios por medio de la expiación del Salvador.

Comparta su testimonio del poder de la expiación de Jesucristo para ayudarnos a llegar a ser puros. Invite a los alumnos a meditar por un momento lo que sienten que deben hacer para llegar a ser puros y anímelos a actuar de acuerdo con las impresiones que reciban.

Para resumir Isaías 1:20–24, explique que el Señor le dijo al pueblo que si no cambiaban continuarían sufriendo. Sin embargo, según se registra en los versículos 25–31, prometió que en los últimos días Él redimiría nuevamente a Su pueblo.

Isaías 2

Isaías profetiza el establecimiento de la casa del Señor en los últimos días

Dé a cada alumno una hoja de papel y un lápiz. Pida a los alumnos que lean en silencio Isaías 2:1–5 y que tracen un dibujo de lo que Isaías describió. Tras concederles el tiempo suficiente, pídales que le expliquen su dibujo a otro alumno. Si lo desea, invite a uno o dos alumnos que muestren y expliquen sus dibujos a toda la clase.

  • Según el versículo 2, ¿cuándo ocurrirán los acontecimientos que se describen en los versículos 1–5?

  • ¿De qué manera piensan que esos versículos se están cumpliendo en nuestros días?

Explique que Isaías profetizó muchos acontecimientos de los últimos días y que a menudo utilizaba simbolismos al expresar sus profecías. Como suele ser el caso en las declaraciones proféticas, algunos de los escritos de Isaías tienen dos o más significados; es decir, pueden aplicarse a más de una situación o pueden cumplirse en más de una ocasión. A eso a veces se lo llama dualismo.

  • ¿Por qué piensan que Isaías llamó al templo el “monte de Jehová”?

  • Según el versículo 3, ¿por qué los pueblos desearán ir al templo en los postreros días?

  • A partir de esos versículos, ¿qué podemos aprender acerca de lo que sucede cuando asistimos al templo? (Los alumnos quizás utilicen palabras diferentes, pero asegúrese de que quede claro que cuando asistimos al templo, el Señor nos enseñará acerca de Sus caminos).

Invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del presidente Boyd K. Packer, del Quórum de los Doce Apóstoles. y pida a la clase que preste atención y busque las bendiciones que se nos prometen cuando asistimos al templo.

“El templo es una excelente escuela; es una casa de aprendizaje. En los templos se conserva un ambiente propicio para la instrucción sobre asuntos que son profundamente espirituales… Si usted va al templo y tiene presente que la enseñanza es simbólica, y si va con el debido espíritu, nunca saldrá de allí sin que su visión se haya ampliado, sin sentirse un poco más exaltado, sin que su conocimiento haya aumentado en lo tocante a las cosas espirituales” (“El Santo Templo”, Liahona, octubre de 2010, págs. 31–32).

  • El asistir al templo o estudiar sobre el templo, ¿de qué manera les ha ayudado a aprender acerca de los caminos del Señor?

Invite a los alumnos a procurar aprender acerca del Señor y Sus caminos al asistir o prepararse para asistir al templo y participar en las sagradas ordenanzas que allí se realizan.

Para resumir Isaías 2:6–22, explique que en la época de Isaías, los israelitas estaban obsesionados con las riquezas y la idolatría. Isaías profetizó que al momento de la Segunda Venida, los soberbios y los poderosos serían humillados por sus transgresiones.

Para concluir, podría compartir su testimonio de las verdades que se han analizado hoy.

Dominio de las Escrituras: Isaías 1:18

Para ayudar a los alumnos a memorizar Isaías 1:18, escriba el texto del versículo en la pizarra. Como clase, reciten juntos el versículo en voz alta. Pida a un alumno que borre algunas de las palabras de la pizarra y luego reciten el versículo como clase nuevamente. Continúe pidiendo a distintos alumnos que borren palabras de la pizarra. Repita esos pasos hasta que hayan borrado todas las palabras de la pizarra y los alumnos puedan recitar el versículo de memoria.

Comentarios e información de contexto

Isaías 1–66. La importancia de estudiar los escritos de Isaías

El élder Bruce R. McConkie, del Cuórum de los Doce Apóstoles, enseñó acerca de la importancia de estudiar los escritos de Isaías:

“Si nuestra salvación eterna depende de nuestra habilidad de comprender los escritos de Isaías tan plena y verdaderamente como los entendió Nefi —¡y quién dirá que ese no es el caso!— ¿cómo nos irá en ese gran día cuando junto a Nefi comparezcamos ante el agradable tribunal de Aquel que dijo: ‘…grandes son las palabras de Isaías’? (3 Nefi 23:1)… )…

que es más, ¿por qué sabrían Nefi o Isaías algo que no nos es dado a conocer a nosotros? Ese Dios que no hace acepción de personas, ¿no trata a todos sus hijos de igual manera? ¿No nos ha dado su promesa y nos ha detallado los términos y condiciones de su ley, en conformidad con la cual el nos revelará lo que les ha revelado a ellos?” (“Ten Keys to Understanding Isaiah”, Ensign, octubre de 1973, pág. 78).

Isaías 2:2. Cómo comprender los múltiples significados en Isaías: el “monte de la casa de Jehová”

Dualismo y términos esotéricos. Como a menudo sucede en las declaraciones proféticas, algunos de los escritos de Isaías tienen doble significado; es decir, pueden aplicarse a más de una situación o pueden cumplirse en más de una ocasión. A veces también combina frases de doble significado con términos que iban dirigidos a ciertos grupos y que solamente ellos podían comprender. Tal lenguaje esotérico trae a la mente conceptos religiosos que solamente los que tienen el conocimiento religioso adecuado pueden entender fácilmente sin mayor explicación. Por ejemplo, Isaías 2:2 se refiere al ‘monte de la casa de Jehová’ siendo ‘establecido… como cabeza de los montes’. El presidente Harold B. Lee dijo que la frase ‘monte de la casa de Jehová‘ se refería tanto a ‘un lugar así como también a la definición de un pueblo justo’ (“The Way to Eternal Life”, Ensign, noviembre de 1971, pág.15). El establecimiento del ‘monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes’ se ha cumplido con la llegada de los pioneros para establecer la Iglesia y el templo en la cumbre de los montes en Utah (véase Lee, “The Way to Eternal Life”, pág. 15), y se cumplirá aún más [mediante el templo que se construirá en la Nueva Jerusalén (véase D. y C. 57:1–3) y] al regresar Judá a Jerusalén, donde se edificará la casa del Señor (véase D. y C. 133:13). Se aplica generalmente a aquellos lugares donde el poder y la autoridad de Dios residen y donde Él se comunica con su pueblo. El hecho de que ‘correrán a él todas las naciones’ (Isaías 2:2) se puede referir tanto al recogimiento de los santos en el valle de las montañas de Utah como también a la congregación general de los santos en Sion. El vocablo Sion (vers. 3) también tiene varias aplicaciones. Se refiere a la Nueva Jerusalén en América, a la Jerusalén de Judá, y también al pueblo del Señor o sus lugares de recogimiento en todas partes del mundo. Empleando tales términos, Isaías transmite un profundo sentido espiritual a los que entienden el significado especial de su )…

“Aparentemente Nefi tenía presente esta riqueza de lenguaje y significado cuando habló de la manera de profetizar entre los judíos. Hay una frecuente referencia a la ley de Moisés, un amplio uso de lenguaje figurado y lleno de imágenes, y frases que son tanto de significado doble como esotéricas. Aunque los lectores modernos no pueden entender plenamente la cultura y época del antiguo Israel, el entender las técnicas y los recursos que Isaías empleó para expresar una plenitud de significado puede dar al lector mayor margen de entendimiento de los escritos de Isaías” (véaseEl Antiguo Testamento - Manual para el alumno: 1 Reyes−Malaquías, 3ª ed. [manual del Sistema Educativo de la Iglesia, 2003],pág. 133).

Isaías 2:2–3, 5 ¡Cómo comprender los múltiples significados en Isaías: “…de Sion saldrá la ley”

Durante la dedicación del Centro de Conferencias de Salt Lake City el 8 de octubre de 2000, el presidente Gordon B. Hinckley citó Isaías 2:2–3, 5 y declaró: “Creo que esa profecía se aplica al histórico y maravilloso Templo de Salt Lake; pero creo que también se relaciona a este magnífico recinto, ya que desde este púlpito la ley de Dios saldrá adelante, junto con la palabra y el testimonio del Señor” (“Este grandioso año milenario”, Liahona, enero de 2001, pág. 82).