Introducción al Libro de 1 Reyes
    Notas al pie de página

    Introducción a 1 Reyes

    ¿Por qué debemos estudiar este libro?

    El libro de 1 Reyes relata la muerte de David, el reinado de su hijo Salomón y la decadencia y división del reino de Israel después de que Salomón y muchos de sus sucesores se entregaron a la adoración de ídolos. También da cuenta del ministerio de Elías el Profeta entre las diez tribus de Israel que estaban en el Reino del Norte. Mediante el estudio de este libro, podrás aprender verdades que te ayuden a comprender la importancia de adorar al Señor en Su templo, de casarte dentro del convenio, de tomar decisiones rectas y de escuchar la voz apacible y delicada del Señor.

    ¿Quién escribió este libro?

    “Los libros [de 1 y 2 Reyes] fueron recopilados por algún autor desconocido a partir de una serie de documentos escritos, entre ellos las crónicas del estado” (véase Bible Dictionary, “Kings, books of”). Las crónicas del estado no eran los libros de 1 y 2 Crónicas, sino más bien una colección de registros que se llevaron bajo la dirección de los reyes de Israel.

    ¿Cuándo y dónde se escribió?

    No está claro cuándo ni dónde se escribieron los libros de 1 y 2 Reyes. Por un tiempo, 1 y 2 Reyes fueron un solo libro llamado Reyes. La división que creó los actuales libros de 1 y 2 Reyes tuvo lugar cuando la Biblia se tradujo al griego. (Véase Bible Dictionary, “Kings, books of”).

    ¿Cuáles son algunas de las características distintivas de este libro?

    Los libros de 1 y 2 Reyes abarcan más de 400 años de historia israelita; comienzan con la muerte del rey David (aproximadamente 1015 a. de J.C.) y concluyen con la muerte del rey Joaquín (en algún momento después de aproximadamente 561 a. de J.C.)). Estos libros están repletos de historia y doctrina y ofrecen antecedentes históricos y contexto para una parte importante del Antiguo Testamento. Por ejemplo, en el libro de 1 Reyes leemos acerca del ascenso del rey Salomón, el cual edificó y dedicó un templo a Jehová. El libro de 1 Reyes también explica que Salomón se casó con mujeres fuera del convenio. Muchas de esas mujeres alejaron de Jehová el corazón de Salomón y lo desviaron hacia la adoración de dioses falsos (véase 1 Reyes 11:4–8). La decisión de Salomón de apartarse de Jehová finalmente dio lugar a una idolatría generalizada en Israel y a la división del reino.

    Además, el libro de 1 Reyes introduce al lector al audaz y noble profeta Elías. El profeta José Smith enseñó que Elías el Profeta “tiene las llaves de la autoridad para administrar todas las ordenanzas del sacerdocio” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, pág. 328). “El poder de Elías el profeta es el poder de sellar que corresponde al sacerdocio, poder mediante el cual todo lo que se ate o se desate en la tierra se atará o se desatará también en los cielos [véase D. y C. 128:8–18]” (Guía para el Estudio de las Escrituras, “Elías el profeta”; escrituras.lds.org). Por medio del poder del sacerdocio, Elías el Profeta provocó una sequía que duró tres años y medio, levantó a los muertos, invocó fuego del cielo y profetizó la caída del rey Acab y de su esposa Jezabel, que juntos gobernaron con iniquidad en el Reino del Norte, o Israel.

    Bosquejo

    1 Reyes 1–11. Antes de su muerte, el rey David hace que su hijo Salomón sea ungido rey. Salomón gobierna su reino con gran sabiduría. Salomón edifica un templo y su palacio en Jerusalén, dando comienzo al período conocido como “la edad de oro de Israel”. La reina de Sabá visita a Salomón. Las esposas de Salomón lo alejan de la adoración de Jehová y lo alientan a adorar dioses falsos. El reino de Salomón es amenazado por Jeroboam.

    1 Reyes 12–16. Todas las tribus de Israel excepto Judá y Benjamín se rebelan contra Roboam, hijo de Salomón. El reino se divide y Jeroboam se convierte en gobernante del Reino del Norte (también conocido como Israel), dejando a Roboam gobernar el Reino del Sur (también conocido como Judá). Jeroboam y Roboam establecen la adoración de ídolos en sus reinos y muchos de los gobernantes de ambos reinos siguen ese modelo de adoración de ídolos.

    1 Reyes 17-22. Elías el Profeta provoca una sequía en la tierra. Levanta de los muertos al hijo de una viuda. Con gran poder de Dios, Elías el Profeta compite con los sacerdotes de Baal y demuestra que Jehová es Dios. Después del milagro, Jezabel, esposa del rey Acab y seguidora de Baal, trata de matar a Elías el Profeta. Elías el Profeta viaja al monte Horeb, donde el Señor habla con él con una voz apacible y delicada. Elías el Profeta conoce a Eliseo, el cual lo sucederá como profeta. Elías el Profeta profetiza la muerte de Acab y de Jezabel. Tras la muerte de Acab, el hijo de él, Ocozías, reina con iniquidad.