Unidad 20: Día 1, 1 Reyes 18–22
    Notas al pie de página

    Unidad 20: Día 1

    1 Reyes 18–22

    Introducción

    Elías el Profeta llamó a los hijos de Israel al arrepentimiento. Para mostrar al pueblo que el Dios de Israel era el único Dios verdadero, Elías desafió a los sacerdotes de Baal a hacer una prueba. Elías el Profeta prevaleció en la prueba y abrió los cielos para que lloviera. Cuando Jezabel quiso quitarle la vida, Elías huyó. Jehová consoló a Elías y le mostró que había siete mil personas en Israel que eran fieles al Señor.

    1 Reyes 18

    Dios demuestra Su poder en una prueba entre Elías y los profetas de Baal

    ¿Qué consejo darías a una persona que quisiera caminar al mismo tiempo a lo largo de dos líneas que van en direcciones opuestas? Imagínate que una de esas líneas representa los caminos del Señor y la otra representa los dioses falsos y los caminos del mundo. ¿Cuáles son algunas formas en que podemos sentirnos tentados a tratar de seguir al mismo tiempo los caminos del Señor y los del mundo?

    person with arrows pointing in opposite directions

    Al estudiar 1 Reyes 18, busca principios que puedan guiarte cuando tengas que elegir entre seguir al Señor y Sus profetas o seguir los caminos del mundo.

    Recuerda que, bajo el liderazgo del rey Acab y su esposa, Jezabel, la mayoría de los habitantes del Reino del Norte, Israel, había escogido la iniquidad y adoraba a dioses falsos. Como consecuencia, Elías el Profeta usó el poder que Dios le había dado para atraer la sequía sobre la tierra (véase 1 Reyes 17:1; véase también Helamán 10:5–10; 11:4–18). Jezabel había matado a muchos de los profetas de Jehová, pero Elías el Profeta había sobrevivido. En 1 Reyes 18:1–16 leemos que Elías el Profeta envió a Abdías, el mayordomo de la casa del rey, a decirle a Acab que esperaba reunirse con él.

    Lee 1 Reyes 18:17–18 para saber lo que Acab y Elías el Profeta se dijeron cuando se encontraron.

    El problema al que se refería Acab (versículo 17) incluía la sequía en la tierra. No había llovido por unos tres años. En el versículo 18, ¿cuál dijo Elías el Profeta que era la verdadera razón de los problemas de Israel?

    Dado que Acab y los israelitas adoraban dioses falsos, Elías el Profeta propuso una prueba que demostraría que Jehová era el Dios verdadero.

    Lee 1 Reyes 18:19 para determinar a quién le dijo Elías a Acab que enviara para participar en la prueba.

    Lee 1 Reyes 18:20–22 y fíjate en lo que Elías el Profeta le dijo al pueblo. La palabra claudicaréis en ese caso significa vacilar o titubear a la hora de escoger a quién seguir.

    De esos versículos aprendemos que, por causa del don del albedrío, el Señor nos permite elegir si lo seguiremos a Él o a los falsos dioses y las inicuas sendas del mundo.

    A medida que lees la siguiente cita, marca las palabras o frases que te puedan ayudar a tomar decisiones correctas:

    “Tú eres responsable por las decisiones que tomes. Dios te tiene presente y te ayudará a tomar buenas decisiones, aun cuando tu familia y amigos utilicen su albedrío en forma equivocada. Debes tener la valentía moral de permanecer firme en tu obediencia a la voluntad de Dios, aun cuando tengas que permanecer solo. Al hacerlo, darás el ejemplo que otras personas pueden seguir.

    “Si bien eres libre de elegir tu curso de acción, no eres libre de elegir las consecuencias. Ya sea para bien o para mal, las consecuencias son el resultado natural de las decisiones que tomes” (Para la Fortaleza de la Juventud, folleto, 2011, pág. 2).

    A medida que continúas con el estudio de 1 Reyes 18, fíjate en las consecuencias de elegir seguir a Jehová o a Baal.

    Lee 1 Reyes 18:23–24 para descubrir las condiciones de la prueba entre los falsos profetas y Elías el Profeta. (Tal vez te ayude recordar que un buey es un toro joven o ternero.)

    Estudia 1 Reyes 18:25–29 para saber lo que pasó cuando los falsos profetas invocaron a Baal.

    Mientras procuraban llamar la atención de Baal, Elías el Profeta se burlaba de los falsos profetas. Hacía eso para poner de manifiesto el hecho de que Baal no tenía poder para bendecir ni para salvar a los hijos de Israel, y que el pueblo era insensato al adorarlo. Esos falsos profetas eran personas inicuas que apartaban deliberadamente a los israelitas de la adoración de Jehová; promovían prácticas inicuas, tales como la inmoralidad sexual y el sacrificio de niños inocentes (véase Levítico 18:20–24; Deuteronomio 12:29–31).

    Cuando no llegó voz ni respuesta a los profetas de Baal, Elías el Profeta se dirigió al pueblo. Lee 1 Reyes 18:30–35 para saber cómo preparó Elías su sacrificio al Señor.

    ¿Por qué echaría tanta agua sobre el altar y sobre el sacrificio?

    Elijah and priests of Baal

    Elías desafió a los sacerdotes de Baal.

    “Los sacerdotes de Baal eran tan inescrupulosos que arreglaron el fuego por debajo, para que pareciera encenderse espontáneamente…

    “Sin duda Elías hizo empapar el altar y el sacrificio tanto en razón de los sacerdotes como del pueblo. Él quería convencerlos de que no habría trampas y al mismo tiempo mostrarles que el poder del Señor se pondría de manifiesto. Fue un acto osado y dramático que demostró su absoluta confianza en el poder del Dios verdadero” (Antiguo Testamento. Manual para el alumno: 1 Reyes–Malaquías, tercera edición, Sistema Educativo de la Iglesia, 2003, pág. 61).

    Después de esa preparación, Elías oró a Jehová. Estudia 1 Reyes 18:36–37 para ver cómo esperaba él que la demostración del poder de Jehová afectara al pueblo.

    Lee 1 Reyes 18:38–40 para saber lo que pasó después de que Elías oró.

    Según el versículo 39, ¿cómo reaccionó el pueblo ante lo que pasó?

    De ese relato aprendemos que el poder del Señor es mayor que el poder de los hombres y que el Señor puede ayudarnos a saber que Él es el Dios verdadero.

    1. journal icon
      Responde la siguiente pregunta en tu diario de estudio de las Escrituras: ¿Cuándo has sentido que tu testimonio se fortalecía porque escogiste seguir al Señor y viste Su poder en tu vida?

    En 1 Reyes 18:41–45 leemos que Elías profetizó que pronto llovería sobre la tierra, y su profecía se cumplió.

    1 Reyes 19

    Elías el Profeta huye al monte Horeb, en donde Jehová le da consuelo y confianza por medio de la voz apacible y delicada

    Elijah with angel

    Un ángel ministra a Elías el Profeta después de que éste huye de Jezabel.

    En 1 Reyes 19:1–8 leemos que Acab le contó a su esposa, Jezabel, todo lo que Elías había hecho a los profetas de Baal. Jezabel se sintió humillada y decepcionada porque los falsos profetas de Baal no habían vencido a Elías. Ella era una princesa fenicia, y Fenicia era la principal cuna y el centro de la religión de Baal (véase la Guía para el Estudio de las Escrituras, “Baal” y “Jezabel”). Jezabel hizo juramento de que haría matar a Elías en las siguientes veinticuatro horas. Mientras tanto, Elías el Profeta huyó de la tierra de Israel y recorrió la larga distancia hasta el monte Horeb (otro nombre del monte Sinaí). Recuerda que el monte Sinaí es donde Jehová se apareció a Moisés y le entregó los Diez Mandamientos para los hijos de Israel. En esa ocasión, “Jehová había descendido sobre [el monte] en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera” (Éxodo 19:18).

    Lee 1 Reyes 19:9–12 para saber lo que pasó cuando Elías el Profeta estaba en el monte. (La expresión de Elías el Profeta, “He sentido un vivo celo por Jehová Dios…”, en el versículo 10, es otra manera de decir que estaba tratando de seguir al Señor).

    Una verdad que aprendemos de la experiencia de Elías el Profeta es que el Señor a menudo nos habla por medio de la voz apacible y delicada del Espíritu.

    Para ilustrar esa verdad que has aprendido, quédate completamente quieto y callado durante treinta segundos y escucha cualquier sonido que no hayas percibido antes. ¿Qué sonidos has escuchado que no habías percibido antes?

    1. journal icon
      Responde las siguientes preguntas en tu diario de estudio de las Escrituras:

      1. ¿Cómo puede esa actividad ilustrar lo que tenemos que hacer para recibir los mensajes que el Señor podría darnos por medio de la delicada y apacible voz del Espíritu?

      2. ¿Qué cosas nos pueden impedir que escuchemos la apacible y delicada voz del Espíritu?

    Lee las siguientes palabras del presidente Boyd K. Packer, del Quórum de los Doce Apóstoles:

    President Boyd K. Packer

    “La voz del Espíritu se describe… como… ‘una voz apacible de perfecta suavidad, cual si hubiese sido un susurro’, y penetra ‘hasta el alma misma’ y hace ‘arder los corazones’ (3 Nefi 11:3; Helamán 5:30; D. y C. 85:6–7) … “El

    Espíritu no atrae nuestra atención por medio de gritos ni de sacudidas bruscas. Por el contrario, nos susurra; nos acaricia tan tiernamente que si nos encontramos demasiado enfrascados en nuestras preocupaciones, quizás no lo percibamos en absoluto…

    “En algunas ocasiones sólo nos presionará con la firmeza necesaria para que le pongamos atención, pero la mayoría de las veces, si no le hacemos caso a esa suave impresión, el Espíritu se alejará y esperará hasta que acudamos en su busca y lo escuchemos…” (“La lámpara de Jehová”, La enseñanza en seminario: Lecturas de preparación para el maestro, Sistema Educativo de la Iglesia, pág. 34).

    1. journal icon
      Describe en tu diario de estudio de las Escrituras una ocasión en la que sentiste que te habló la voz apacible y delicada del Espíritu. Luego responde las siguientes preguntas:

      1. ¿En qué forma fue esa experiencia una bendición para ti?

      2. ¿Qué harás durante la semana que viene para escuchar mejor y seguir la voz delicada y apacible del Espíritu?

    En el monte, para consolar a Elías el Profeta, Jehová le enseñó que no estaba solo. Lee 1 Reyes 19:16–18 para saber quiénes eran todavía fieles al Señor, aparte de Elías el Profeta.

    En 1 Reyes 19:19–21 aprendemos que Elías el Profeta hizo lo que Jehová mandó, y llamó a Eliseo para ser profeta. Como dice el versículo 21, Eliseo demostró su obediencia y su voluntad de servir al matar y cocer sus bueyes y compartir después la carne con el pueblo, así como al destruir su arado. Dejó atrás su vida anterior para seguir a Elías el Profeta, y dedicó el resto de su vida a servir al Señor como uno de Sus profetas.

    1 Reyes 20–22

    Los israelitas se defienden contra Siria, y Acab muere

    En 1 Reyes 20–22 leemos que los israelitas se defendieron en una batalla contra los sirios. Elías el Profeta predijo que Acab y Jezabel serían destruidos. Sus palabras se cumplieron y con el tiempo ambos fueron muertos (véase 2 Reyes 9).

    stone ruins

    Parte de las ruinas del palacio del rey Acab en Samaria

    1. journal icon
      Escribe lo siguiente en tu diario de estudio de las Escrituras al final de las asignaciones de hoy:

      He estudiado 1 Reyes 18–22 y he terminado esta lección el (fecha).

      Otras preguntas, ideas y reflexiones que me gustaría compartir con el maestro: