Unidad 32: Día 1, Zacarías 3–8
    Notas al pie de página

    Unidad 32: Día 1

    Zacarías 3–8

    Introducción

    Zacarías, un profeta que acompañó a los judíos de regreso a Jerusalén de su cautiverio en Babilonia, vio en visión a Josué, el sumo sacerdote, con vestimentas sucias. En esa visión, un ángel del Señor colocó ropas limpias sobre Josué y le encomendó que anduviera en rectitud. La purificación de Josué simbolizaba lo que los judíos debían hacer a fin de prepararse para la venida del Mesías. Se encomendó a Zorobabel, que era el gobernador nombrado por el rey Ciro, de Persia, la reconstrucción del templo. Jehová prometió a los judíos que la aflicción de éstos por la destrucción de Jerusalén se tornaría gozo cuando se restableciera la ciudad.

    Zacarías 3–4

    Josué, el sumo sacerdote de Jerusalén, se prepara para oficiar y se encomienda a Zorobabel la reconstrucción del templo

    1. journal icon
      En el diario de estudio de las Escrituras, haz una lista de algunas personas con las que esperas estar en el reino celestial y explica brevemente por qué las has escogido.

    En esta lección aprenderás sobre algunas visiones que el Señor concedió a Zacarías, que fue un profeta que vivió en la época de Hageo y Esdras, y que regresó a Jerusalén debido a un decreto del rey Ciro, de Persia. Al leer detenidamente Zacarías 3 busca algún principio que demuestre cómo podemos prepararnos para regresar a vivir con el Padre Celestial y Sus hijos rectos.

    Lee Zacarías 3:1–3 para determinar quién estaba delante del ángel y qué ropas vestía. Recuerda que el “tizón arrebatado del incendio” del versículo 2 representa el pueblo de Judá, que había sido librado del exilio mediante el decreto del rey Ciro.

    En esa visión, Josué, el sumo sacerdote, vestía ropas sucias para representar al pueblo de Judá en su condición pecaminosa. Según el versículo 1, ¿quién estaba junto a Josué, delante del ángel de Jehová?

    Tal como se indica en Zacarías 3:1, nota b al pie de página, uno de los significados del nombre Satanás es el Adversario o el Acusador. Satanás procuraba acusar a Josué por sus pecados.

    Lee Zacarías 3:4–5 para saber lo que le ocurrió a Josué.

    ¿Qué podría simbolizar el cambio de prendas de Josué?

    Las ropas mencionadas en el versículo 5 eran la vestimenta que los sacerdotes usaban para oficiar en el templo.

    Lee Zacarías 3:6–7 para saber lo que se le mandó hacer a Josué después que se le hubo limpiado de pecado y una vez que estaba preparado para oficiar en el templo.

    Si lo deseas, marca las oraciones “Si anduvieres por mis caminos” y “si guardares lo que he encomendado”, en el versículo 7. La expresión “si guardares lo que he encomendado” significa cumplir con nuestros deberes del sacerdocio (véase Números 3:7).

    Observa la frase “entre éstos que aquí están”, en el versículo 7, y luego lee Zacarías 3:7, nota c al pie de página. ¿A quiénes se refiere la frase?

    Recibir un lugar “entre éstos que aquí están [los mensajeros celestiales]” (Zacarías 3:7) significa que Josué sería digno de entrar en la presencia del Señor y morar con quienes viven en el reino celestial.

    En esos versículos aprendemos que si andamos por los caminos del Señor y guardamos nuestros convenios, seremos dignos de entrar en Su presencia.

    ¿Cómo podemos andar en los caminos del Señor?

    1. journal icon
      Escribe en el diario de estudio de las Escrituras en cuanto a alguien que hayas visto andar en los caminos del Señor. ¿Qué te llamó la atención del ejemplo de esa persona?

    Imagina cómo te sentirías si no estuvieses preparado para estar en la presencia del Señor. Después imagina que sí te hubieses preparado para estar en Su presencia.

    1. journal icon
      Para pensar en lo que debes hacer ahora para prepararte a fin de estar en la presencia del Señor, completa el siguiente enunciado en el diario de estudio de las Escrituras: Andaré por los caminos del Señor y seré digno de entrar en Su presencia al…

    Como se indica en Zacarías 3:8–4:14, Zacarías vio en visión la segunda venida de Jesucristo, a quien se hace referencia como “el Renuevo”en Zacarías 3:8 (véase también Zacarías 6:12). Ese término hace referencia a una profecía mesiánica de Isaías que habla de “un vástago” que retoñará del tronco de Isaí (Isaías 11:1) o, en otras palabras, de alguien que será descendiente de Isaí, quien fue el padre del rey David. Dicho “vástago”, o el Rey, es Jesucristo.

    Elder Bruce R. McConkie

    El élder Bruce R. McConkie, del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó: “El Rey que reinará personalmente sobre la tierra durante el Milenio será el Vástago o el Renuevo que salió de la casa de David. Él ejecutará juicio y justicia en toda la tierra porque Él es Jehová, el Señor, sí, a quien llamamos Cristo” (The Promised Messiah: The First Coming of Christ, 1978, pág. 193).

    Además, el Señor reveló a Zacarías que Zorobabel, el gobernador designado de Judá, era quien pondría los cimientos del templo y lo terminaría.

    Zacarías 5–6

    Zacarías ve visiones de los últimos días y corona a Josué como sumo sacerdote

    En Zacarías 5–6, se nos dice que un ángel mostró a Zacarías visiones en cuanto a cómo se quitaría la maldad de la Tierra como parte de la Segunda Venida.

    Zacarías 7–8

    Jehová promete a los judíos que se regocijarán cuando se restablezca Jerusalén

    1. journal icon
      Para completar el siguiente cuadro, coloca una marca en la casilla de la columna que mejor represente lo que motiva tus diferentes formar de adoración. Anótalo en el diario de estudio de las Escrituras cuando hayas completado la asignación.

    Complacer a otras personas

    Sentirme bien conmigo mismo

    Acercarme más al Padre Celestial

    Asisto a la Iglesia para…

    Oro a fin de…

    Ayuno para…

    Asisto al templo para…

    Sirvo a los demás a fin de…

    Los judíos se habían lamentado durante setenta años por la pérdida de su tierra y la destrucción del templo. Como parte de esas lamentaciones, participaban en ayunos rituales. Tal como se indica en Zacarías 7:1–3, los del pueblo preguntaron a Zacarías si debían seguir ayunando aunque ya hubieran regresado a Jerusalén y estuviesen reconstruyendo el templo.

    Lee Zacarías 7:4–7 para saber cuál fue la respuesta del Señor al pueblo.

    ¿Qué indicaban las preguntas del Señor de los versículos 5–6 sobre los pensamientos y deseos del pueblo?

    La forma en que los judíos habían estado ayunando demostraba que no entendían el objetivo apropiado de la adoración. En esos versículos aprendemos que al adorar, debemos centrarnos en el Señor y no en nosotros mismos.

    1. journal icon
      Responde una o las dos preguntas siguientes en el diario de estudio de las Escrituras:

      1. ¿Por qué es importante que centremos nuestra adoración en el Señor y en nuestra relación con Él?

      2. ¿Qué han hecho ustedes para que su adoración del Señor se centre más en Él?

    Escribe una meta de lo que harás para centrar tu forma de adorar más en el Señor.

    Zacarías 7:8–10 explica que Jehová recordó a los judíos los mandamientos que les había dado por medio de los profetas anteriores, a quienes aquéllos se habían negado a obedecer.

    Lee Zacarías 7:11–13 para determinar por qué el pueblo no recibía respuesta a sus oraciones.

    ¿Qué actitudes o conductas evitaban que el pueblo recibiera respuestas del Señor?

    Uno de los principios que aprendemos en esos versículos es que conforme nosotros ablandemos el corazón a la palabra del Señor, podremos recibir respuesta a nuestras oraciones. Si lo deseas, escribe ese principio en el margen de tus Escrituras, junto a Zacarías 7:11–13.

    Recuerda que el Señor es bondadoso y misericordioso, y que desea bendecir a Sus hijos. No obstante, hay ocasiones en que no recibimos las bendiciones que Él desea darnos porque esas dependen de nuestra obediencia (véase D. y C. 130:20–21). En Zacarías 7:13 se explica que el pueblo había perdido la ayuda y el amparo de Dios al negarse a obedecer a Sus profetas.

    Medita en lo que significa ablandar el corazón y en la razón por la que es esencial tener un corazón blando para recibir respuesta a nuestras oraciones.

    Tal como Zacarías 7:14–8:2 indica, el Señor describió las consecuencias que los israelitas padecían por haberse apartado de Él. Las consecuencias incluían ser esparcidos y que la tierra quedara desolada tras dejarla.

    En Zacarías 8, Jehová describe un día de gozo en que se restablecería la relación entre Él y el pueblo de Judá. Lee Zacarías 8:3–8 para saber lo que hará el Señor por Su pueblo. (Observa que en Zacarías 8:7, nota a al pie de página, se indica que en la Traducción de José Smith la palabra salvo cambia por recojo).

    ruins of Herod’s temple

    Las ruinas del Templo de Herodes, en Jerusalén

    Cuando Zacarías dio la profecía, Jerusalén estaba desolada en gran medida, su templo yacía en ruinas y muchos de los del pueblo del Señor aún estaban esparcidos. Conocer esas circunstancias nos ayuda a entender por qué la imagen de calles llenas de ancianos y muchachos jugando hubiera sido algo “maravilloso a los ojos” de los judíos de la época de Zacarías (Zacarías 8:6).

    Según Zacarías 8:7–8, ¿cómo demostrará misericordia el Señor a Su pueblo?

    En esos versículos aprendemos que el Señor, en Su misericordia, salvará y congregará a Su pueblo. Como parte de esa promesa, el pueblo lo adorará de nuevo como su Dios y Él, a la vez, los bendecirá como Su pueblo.

    A fin de ver más evidencias de la misericordia del Señor al recoger a Su pueblo, lee Zacarías 8:11–15 en busca de otras bendiciones que el Señor daría a Su pueblo como parte del recogimiento.

    ¿Qué otras bendiciones prometió el Señor a Su pueblo?

    Medita en alguna ocasión en la que hayas notado que la mano del Señor te acercaba misericordiosamente a Él.

    En Zacarías 8:16–23 el Señor termina de responder la pregunta del pueblo de si debían seguir lamentándose (véase Zacarías 7:3). El Señor instó a Su pueblo a ser honrados y virtuosos, a dejar de lamentarse por el pasado, y a regocijarse en su futuro prometedor, ya que muchas personas vendrían a buscar a Jehová en Jerusalén.

    1. journal icon
      Escribe lo siguiente en tu diario de estudio de las Escrituras al final de las asignaciones de hoy:

      He estudiado Zacarías 3–8 y he terminado esta lección el (fecha).

      Otras preguntas, ideas y reflexiones que me gustaría compartir con el maestro: