Unidad 27: Día 2, Jeremías 1–6
    Notas al pie de página

    Unidad 27: Día 2

    Jeremías 1–6

    Introducción

    Durante el reinado de Josías, Dios llamó a Jeremías y le explicó que había sido preordenado para ser profeta a las naciones y predicar el arrepentimiento al Reino del Sur, o Judá. El pueblo había abandonado a Jehová y adoraba a otros dioses. Jeremías profetizó que los del pueblo de Judá sufrirían a manos de una nación enemiga como castigo por sus pecados.

    Jeremías 1

    Dios llama a Jeremías como profeta para predicar el arrepentimiento al Reino del Sur, o Judá

    Jeremiah preaching

    ¿Te has preguntado alguna vez si hay cosas concretas que se supone que debes lograr en tu vida?

    Dios le reveló a Jeremías verdades acerca de su misión sobre la Tierra durante su vida mortal. Al estudiar Jeremías 1, busca verdades que te ayuden a comprender el propósito de tu vida sobre la Tierra.

    En Jeremías 1:1–3 aprendemos que en el año decimotercero del reinado de Josías, que gobernaba el Reino del Sur, o Judá, Jeremías recibió una revelación de Jehová. Lee Jeremías 1:4–5 para saber qué aprendió Jeremías acerca de su relación con Dios. (Jeremías 1:4–5 es un pasaje de dominio de las Escrituras. Si lo deseas, márcalo de una forma especial para que puedas localizarlo en el futuro).

    Del hecho de que Dios conociera a Jeremías antes de nacer aprendemos que antes de que naciéramos, nuestro Padre Celestial nos conocía, y existíamos como hijos Suyos, procreados en espíritu.

    ¿Qué consuelo te ha brindado saber que antes de que nacieras, el Padre Celestial te conocía y tú lo conocías a Él?

    De acuerdo con Jeremías 1:5, ¿cuándo llamó Dios a Jeremías para ser profeta?

    La experiencia de Jeremías de ser ordenado antes de nacer se conoce como preordenación. Para comprender mejor lo que significa la preordenación, lee la siguiente declaración:

    “En el mundo preterrenal de los espíritus, Dios designó a ciertos espíritus para que cumplieran misiones específicas durante la vida terrenal. A eso se le llama preordenación.

    “La preordenación no garantiza que esas personas reciban ciertos llamamientos o responsabilidades, sino que esas oportunidades se reciben en esta vida como resultado de ejercer con rectitud el albedrío, así como la preordenación fue el resultado de la rectitud en la existencia preterrenal…

    “La doctrina de la preordenación se aplica a todos los miembros de la Iglesia, no sólo al Salvador y a Sus profetas. Antes de la creación de la tierra, a las mujeres fieles se les dieron ciertas responsabilidades y los varones fieles fueron preordenados a ciertos deberes del sacerdocio. Aunque no recuerdes esa época, ciertamente acordaste cumplir importantes tareas al servicio de tu Padre. Al demostrar que eres digno de hacerlo, tendrás oportunidades de cumplir las asignaciones que allí hayas recibido” (Leales a la Fe: Una Referencia del Evangelio, 2004, págs. 147–148).

    Basándote en lo que has aprendido sobre la preordenación, completa la siguiente afirmación: Antes de nacer, se nos dieron .

    scripture mastery icon
    Dominio de las Escrituras: Jeremías 1:4–5

    1. journal icon
      En tu diario de estudio de las Escrituras, haz una lista de:

      1. Responsabilidades o deberes para los cuales una persona puede haber sido preordenada aparte de ser profeta.

      2. Maneras en las que podemos reconocer los deberes o las responsabilidades específicos que nosotros hemos de cumplir durante nuestra vida terrenal.

    Una manera de reconocer aquello para lo que fuiste preordenado es recibir y estudiar tu bendición patriarcal.

    1. journal icon
      Elige una de las siguientes actividades y anota tu respuesta en tu diario de estudio de las Escrituras:

      1. Si has recibido tu bendición patriarcal, describe algunos de los pensamientos y sentimientos que tuviste al recibirla. Recuerda no compartir nada que sea demasiado personal o sagrado.

      2. Si todavía no has recibido tu bendición patriarcal, habla con tus padres, con un líder o con tu obispo acerca del momento, de la preparación y del proceso que te permitirá recibirla. ¿Qué necesitas hacer? ¿Cómo puedes prepararte para recibirla? Anota con quién hablaste y lo que aprendiste.

    Lee Jeremías 1:6 para determinar cómo reaccionó Jeremías cuando supo que Jehová lo había preordenado para ser profeta.

    Lee Jeremías 1:7–9 para saber cómo prometió Dios que ayudaría a Jeremías. Si lo deseas, marca las promesas de Jehová. ¿Qué promesas concretas crees que habrán sido de mayor consuelo para Jeremías?

    Según el versículo 9, ¿cómo ayudó Jehová a Jeremías a superar su temor a hablar?

    Usando lo que has aprendido de la experiencia de Jeremías, completa la siguiente verdad: Cuando el Señor nos llama a trabajar en Su obra, .

    ¿Cuáles son algunos ejemplos de la obra que el Señor nos ha llamado a desempeñar?

    1. journal icon
      ¿Cuándo te ha ayudado el Señor a realizar la obra que Él te ha llamado a cumplir? Escribe tu experiencia en tu diario de estudio de las Escrituras.

    En Jeremías 1:10, Jehová le dijo a Jeremías que su misión particular como profeta sería profetizar al mundo acerca de las naciones que serían arrancadas, destruidas y arruinadas, y las que serían edificadas y plantadas.

    En Jeremías 1:11–16, Jehová le dijo a Jeremías que una nación vendría del norte e impondría juicios sobre el pueblo de Judá como consecuencia de sus iniquidades. Imagina cómo te sentirías si ése fuera el mensaje que Dios quisiera que transmitieras a tu gente. Lee Jeremías 1:17–19 para descubrir otras formas en que Jehová prometió que ayudaría a Jeremías. Si lo deseas, marca lo que encuentres.

    Jeremías 2–3

    Dios proclama la iniquidad de los habitantes de Judá e Israel

    Mira el diagrama “Un vistazo a los reinos de Israel y Judá” que se encuentra en la lección de 1 y 2 Crónicas (Unidad 21, Día 1) y busca la información sobre Jeremías que allí aparece. Fíjate en quién más estaba predicando en torno a la misma época que Jeremías.

    Jeremías, Habacuc, Sofonías y Lehi (véase 1 Nefi 1:11–13, 18–20) eran algunos de los profetas a quienes se mandó advertir a los judíos que se arrepintieran de sus iniquidades o serían conquistados por otra nación. En Jeremías 2:1–12 leemos que Dios declaró por medio de Jeremías que Su pueblo lo había amado cuando Él lo sacó de Egipto y le dio una tierra prometida. Sin embargo, el pueblo ahora se había descarriado al adorar ídolos y había profanado la tierra.

    broken cistern

    Luego Jehová enseñó acerca de la condición espiritual del pueblo, y para ello utilizó la imagen de una cisterna.

    En Jeremías 2:13 leemos que Dios se refirió a cisternas, o grandes recipientes que contienen agua, cuando enseñó a Jeremías acerca de la debilitada condición espiritual del pueblo. Lee ese versículo para averiguar los dos males que los del pueblo habían hecho.

    Lee Juan 4:14 y piensa cómo Jesucristo es como una “fuente de aguas vivas” (Jeremías 2:13). Jehová tiene el poder de dar, sostener y salvar la vida, tanto temporal como espiritualmente. Las cisternas rotas representaban los falsos dioses que los israelitas habían elegido adorar en lugar de Jehová.

    ¿Qué enseñó Jehová acerca de los falsos dioses cuando los comparó con cisternas rotas que no pueden retener agua?

    En Jeremías 2:1–13 aprendemos que sólo Jehová puede salvarnos y satisfacer nuestras necesidades y deseos. Esa verdad se ilustra mejor en Jeremías 2:14–3:5, donde aprendemos que Jehová advirtió que la iniquidad de los del pueblo les traería gran pesar, y que los falsos dioses que habían elegido no los salvarían ni los ayudarían (véase Jeremías 2:27–28).

    En Jeremías 3:6–11 leemos que Dios comparó los reinos de Israel y Judá con dos hermanas. Una hermana (Judá) veía a la otra (Israel) negarse a escuchar a los profetas y finalmente la vio rechazar a Dios. Como resultado, Jehová le dio a Israel “carta de divorcio” (Jeremías 3:8), lo cual significa que retiró Su protección. (En el siglo anterior al nacimiento de Jeremías, el Reino del Sur, o Judá, fue testigo de la destrucción del Reino del Norte, o Israel, por parte de los asirios).

    Lee Jeremías 3:10 para saber cómo describió Jehová lo que hizo Judá después de ver la destrucción de Israel.

    La palabra fingidamente significa de manera engañosa o hipócrita. En otras palabras, los del pueblo de Judá se estaban volviendo a Jehová con engaño, y no con todo el corazón.

    Lee Jeremías 3:12–13, 22 para averiguar lo que Jehová invitó a Su pueblo que hiciera.

    ¿Qué doctrina del Evangelio implica volverse al Señor a partir de un estado pecaminoso?

    En ese contexto, la palabra rebeldes se refiere a los que vuelven a la infidelidad, al pecado y a la indolencia. ¿Qué principio aprendemos en Jeremías 3:22 acerca de lo que Jehová promete a los que se arrepienten y vienen a Él? Completa la siguiente afirmación: Si nos arrepentimos y venimos al Señor con todo nuestro corazón, Él .

    1. journal icon
      ¿Cómo crees que Dios nos cura y nos ayuda a resistir la tentación de apartarnos de Él y volvernos a actitudes y comportamientos pecaminosos? Anota tus ideas en tu diario de estudio de las Escrituras.

    Cuando nos volvemos a Dios con todo el corazón, Él nos ayudará a cambiar y a no repetir los pecados del pasado. Dedica algo de tiempo a pensar en los pecados en tu vida de los que necesites ser sanado(a). Recuerda que Dios te ayudará si te vuelves a Él.

    Jeremías 4–6

    Por no haberse arrepentido, Judá sufrirá a manos de otra nación

    En Jeremías 4–6 se indica que Jeremías suplicó a los del pueblo que se arrepintieran y les advirtió acerca de las consecuencias que les sobrevendrían si no lo hacían. Lee los encabezamientos de Jeremías 5 y 6 así como Jeremías 5:25 para determinar algunas de esas consecuencias.

    Aunque Dios nos ama y desea librarnos del sufrimiento innecesario, traemos sufrimiento sobre nosotros mismos cuando pecamos. Dios permitió que los israelitas sufrieran las consecuencias de sus iniquidades (véase Jeremías 2:17; 4:18 y 7:19). Sin embargo, también prometió que no permitiría que el pueblo fuera completamente destruido (véase Jeremías 5:10, 18).

    1. journal icon
      Escribe lo siguiente en tu diario de estudio de las Escrituras al final de las asignaciones de hoy:

      He estudiado Jeremías 1–6 y he terminado esta lección el (fecha).

      Otras preguntas, ideas y reflexiones que me gustaría compartir con el maestro: