Introducción a Joel
    Notas al pie de página

    Introducción a Joel

    ¿Por qué debemos estudiar este libro?

    El libro de Joel enseña acerca del poder combinado de las oraciones y del ayuno del pueblo de Dios durante una época de gran dificultad en la historia de Israel. “Joel asegura al pueblo que por medio del arrepentimiento nuevamente recibirán las bendiciones de Dios” (Guía para el estudio de las Escrituras, “Joel”; scriptures.lds.org).

    El libro contiene también muchas profecías sobre la llegada de “el día de Jehová” (Joel 1:15). Estas profecías las han citado varios profetas y son pertinentes para múltiples generaciones, sobre todo las que viven en los últimos días. El aprender sobre las profecías de Joel puede ayudarte a reconocer las señales de la segunda venida del Señor. Un aspecto emocionante de estudiar el libro de Joel es que vivimos en una época en la que podemos ver el cumplimiento de esas profecías.

    ¿Quién escribió este libro?

    El libro de Joel comienza con una breve declaración en la que se atribuye el libro a “Joel hijo de Petuel” (Joel 1:1), que era un profeta del Reino del Sur, o Judá.

    ¿Cuándo y dónde se escribió?

    No sabemos con exactitud cuándo vivió Joel ni cuándo profetizó al reino de Judá. “Pudo haber sido en el período comprendido entre el reinado de Joás, antes del año 850 a.C., y el regreso de la tribu de Judá de su cautiverio en Babilonia” (Guía para el Estudio de las Escrituras, “Joel”; scriptures.lds.org). No sabemos con exactitud dónde se escribió el libro de Joel.

    ¿Cuáles son algunas de las características distintivas de este libro?

    El libro de Joel se centra en las profecías que hizo Joel después de que la tierra de Judá fuese afligida con una grave sequía y una plaga de langostas. Estas profecías hablan de las muchas señales que precederán a la segunda venida del Salvador, sobre todo de un gran derramamiento del Espíritu sobre toda carne (véase Joel 2:28–29).

    Una de esas profecías se cumplió el día de Pentecostés, en tiempos del Nuevo Testamento, cuando el Espíritu del Señor se derramó sobre una multitud, la cual escuchó la predicación de los apóstoles del Señor y entendió las palabras en su propio idioma. Ese acontecimiento hizo que Pedro dijera, “Esto es lo que fue dicho por el profeta Joel: Y acontecerá en los postreros días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; y vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños” (Hechos 2:16–17; véase también Joel 2:28).

    En la noche del 21 de septiembre de 1823, el ángel Moroni se le apareció a José Smith y citó Joel 2:28–32, diciendo que todas esas profecías se cumplirían en poco tiempo (véase José Smith—Historia 1:41). El presidente Gordon B. Hinckley comentó sobre el cumplimiento de esas profecías: “La era en la que vivimos es el cumplimiento de los tiempos del que se habla en las Escrituras, en que Dios ha juntado todos los elementos de dispensaciones pasadas. “Desde el día en que Él y Su Hijo Amado se manifestaron al joven José, ha venido sobre el mundo un torrente de conocimiento… La visión de Joel se ha cumplido [véase Joel 2:28–32]” (“El vivir durante el cumplimiento de los tiempos”, Liahona, enero de 2002, pág. 4).

    Bosquejo

    Joel 1. Joel describe un desastre natural causado por una plaga de langostas. Llama al pueblo a ayunar y a congregarse en el templo, en asamblea solemne, para suplicar al Señor que los libere.

    Joel 2. Joel describe el “día del Señor” y la guerra y la desolación que lo acompañarán y entonces pregunta, “¿Y quién podrá soportarlo?” (Joel 2:11). El Señor contesta y le dice al pueblo que vuelva a Él con todo su corazón. Joel profetiza acerca de algunas de las bendiciones que dará a Su pueblo en los últimos días.

    Joel 3. Joel profetiza acerca de los últimos días y afirma que toda nación en el mundo estará en guerra poco antes de la Segunda Venida. El Señor morará con Su pueblo cuando vuelva de nuevo.