Introducción a 1 Samuel
    Notas al pie de página

    Introducción a 1 Samuel

    ¿Por qué debemos estudiar este libro?

    En el libro de 1 Samuel se vuelve a relatar el ministerio del profeta Samuel, quien “restauró la ley, el orden y la adoración religiosa en la tierra” (Guía para el Estudio de las Escrituras, “Samuel, profeta del Antiguo Testamento”) después de que los israelitas se habían olvidado de Jehová y habían adorado ídolos muchas veces durante el reinado de los jueces. Uno de los temas principales de 1 Samuel es la importancia de honrar a Jehová. En 1 Samuel 2:30 leemos: “…yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco” (véase también 1 Samuel 2:9). En otras palabras, el Señor bendecirá a los que lo honren y guarden Sus mandamientos, y los que no lo honren no recibirán Sus bendiciones.

    Hay varios relatos en 1 Samuel que reflejan ese tema. Ana honró a Jehová y pidió tener un hijo, y Jehová la bendijo con un hijo. Samuel, el hijo de Ana, también fue bendecido por escuchar al Espíritu y obedecer a Jehová. Saúl no continuó honrando a Jehová, por lo que Jehová nombró a David para reemplazarlo como rey. Siendo un joven, David ejerció la fe en Jehová, quien lo bendijo para que pudiera matar a Goliat. Conforme estudies el libro de 1 Samuel, podrás incrementar tu fe en que también serás bendecido(a) cuando honres y obedezcas al Señor.

    ¿Quién escribió este libro?

    “No se sabe con certeza quién fue el autor [del libro de 1 Samuel] ni cuándo se escribió. A fin de completar su narración, seguramente usó varios escritos que encontró, entre ellos las crónicas del estado (entre las cuales se hallaban escritos de Samuel, Natán y Gad, [véase] 1 Samuel 10:25; 1 Crónicas 29:29)” (Bible Dictionary, “Samuel, books of”).

    ¿Cuándo y dónde se escribió?

    No está claro cuándo ni dónde se escribieron los libros de Samuel. “Originalmente, 1 y 2 Samuel eran un solo libro en la Biblia Hebrea. La división en dos libros separados probablemente haya ocurrido cuando este libro de Samuel se tradujo al griego, lo cual requirió que se pusiera el libro en dos rollos en lugar de uno” (Richard Neitzel Holzapfel, Dana M. Pike y David Rolph Seely, Jehovah and the World of the Old Testament, 2009, pág. 190).

    ¿Cuáles son algunas de las características distintivas de este libro?

    El libro de 1 Samuel se puede dividir en tres secciones principales, cada una de las cuales se centra en una persona diferente. En los capítulos 1–7 se relatan los hechos de Samuel, el recto sacerdote, profeta y juez. Los capítulos 8–15 se centran en Saúl, el primer rey de Israel. En los capítulos 16–31 se describe el auge de David.

    La primera sección comienza con el relato de Ana, la madre de Samuel. Su dedicación a Dios ayudó a preparar a su hijo para cumplir su función como el poderoso profeta de un pueblo apóstata. Éste es uno de los pocos relatos importantes de las Escrituras que representan a una mujer de fe excepcional en el Señor, y que destaca el papel de influencia de la mujer en el cumplimiento de los propósitos de Él (véase 1 Samuel 1–2).

    Otra característica distintiva del libro es el relato que contiene de la transición de una forma de gobierno a otra. Después de muchos años de ser una confederación tribal gobernada esporádicamente y sin poca estructura por jueces, los hijos de Israel desearon tener un rey “como tienen todas las naciones” (1 Samuel 8:5). Bajo la dirección de Jehová, Samuel ungió a Saúl como el primer rey de Israel; sin embargo, Samuel advirtió a los israelitas lo que les ocurriría si elegían que los gobernara un rey (véase 1 Samuel 8:11–22).

    Bosquejo

    1 Samuel 1–7. Ana le suplica a Jehová que le permita tener un hijo. Jehová le concede su petición, y ella da a luz a Samuel. Muy temprano en la infancia de Samuel, Ana lo presenta en el tabernáculo para servir bajo Elí. Jehová se aparece a Samuel y lo bendice. Los filisteos atacan a Israel y capturan el arca del convenio. Samuel predica a los israelitas y les exhorta a dejar de adorar ídolos y a comenzar a servir a Jehová. Los israelitas se vuelven a Jehová, y Jehová somete a los filisteos.

    1 Samuel 8–15. Los hijos de Israel desean tener un rey. Samuel está descontento con su petición y les advierte de la opresión que un rey les impondría. Jehová acepta darles un rey y le indica a Samuel que unja a Saúl. Jehová llama a Saúl y el pueblo lo sostiene para ser el rey. Él reina con rectitud por una temporada, pero con el tiempo desobedece a Jehová y es rechazado por Él.

    1 Samuel 16–31. Jehová le indica a Samuel que unja a un joven llamado David para ser el rey. David derrota a Goliat y el pueblo lo honra grandemente. El rey Saúl se vuelve celoso de David y trata de matarlo en múltiples ocasiones. David obtiene muchos seguidores, entre ellos Jonatán, el hijo de Saúl. Los filisteos derrotan y matan a Saúl.