Introducción a Zacarías
    Notas al pie de página

    Introducción a Zacarías

    ¿Por qué debemos estudiar este libro?

    El Libro de Zacarías contiene descripciones de visiones concerniente a la reconstrucción de Jerusalén y el templo, el recogimiento del Israel esparcido, y el triunfo de Israel sobre sus enemigos. El libro termina con profecías del ministerio mortal del Salvador y Su regreso final en gloria. Al estudiar el libro de Zacarías, puedes aprender en cuanto al amor del Señor por Su pueblo y Su deseo de limpiarlos y redimirlos si se arrepienten y guardan sus convenios. También puedes aprender en cuanto a los acontecimientos que ocurrirán antes y después de la segunda venida de Jesucristo y sentir la importancia de prepararte para el regreso del Señor.

    ¿Quién escribió este libro?

    El profeta Zacarías escribió este libro. Él era el hijo de Berequías, que era hijo de Iddo (véase Zacarías 1:1). Iddo era un sacerdote que regresó a Jerusalén con Zorobabel, el primer gobernador judío de Jerusalén después de que los judíos regresaron del exilio babilónico (véase Nehemías 12:1–7). Zacarías profetizó desde el segundo hasta el cuarto año del reinado de Darío, aproximadamente del 520 a. de J.C. al 518 a. de J.C. (véanse Zacarías 1:1; 7:1). Junto con su contemporáneo, Hageo, Zacarías contribuyó a organizar e inspirar a los judíos a terminar de reconstruir el templo (véanse Esdras 5:1; 6:14).

    ¿Cuándo y dónde se escribió?

    No sabemos exactamente cuándo o dónde se escribió el libro de Zacarías. Sin embargo, sabemos que Zacarías vivió en Jerusalén poco después del regreso de los judíos de su exilio en Babilonia. Recibió las visiones registradas en su libro entre el segundo y el cuarto año del reinado de Darío, o entre el 520 a. de J.C. y el 518 a. de J.C. (véanse Zacarías 1:1; 7:1).

    ¿Cuáles son algunas de las características distintivas de este libro?

    Muchos de los mensajes que Zacarías recibió del Señor eran en forma de visiones (véase Zacarías 1–6). Posiblemente debido a la dificultad de expresar visiones celestiales en términos terrenales, la mayoría de los mensajes en el libro de Zacarías se formulan con imágenes y descripciones simbólicas.

    Por lo general, sus lectores lo dividen en dos partes: “En los capítulos del 1 al 8, se habla de una serie de visiones acerca del futuro del pueblo de Dios. En los capítulos del 9 al 14, se encuentran visiones acerca del Mesías… y la Segunda Venida” (Guía para el Estudio de las Escrituras, “Zacarías” [Antiguo Testamento]). De particular importancia son las profecías vívidas del ministerio terrenal de Cristo (véanse Zacarías 9:9; 11:10–13) y de acontecimientos de los últimos días tales como el recogimiento de Israel, la última gran batalla y la Segunda Venida (véanse Zacarías 10:6–12; 12:2–14; 14:1–9).

    Bosquejo

    Zacarías 1–6. En una serie de visiones, Zacarías ve la restauración de Jerusalén y el templo, el recogimiento de Israel, y a Josué, el sumo sacerdote, coronado en similitud a Cristo.

    Zacarías 7–8. Debido a la hipocresía y la opresión de los pobres de parte de los israelitas, el Señor los esparce entre las naciones. En los últimos días, Él restaurará Jerusalén y recogerá a Judá; muchos gentiles se juntarán con ellos para adorar al Señor.

    Zacarías 9–11. Zacarías profetiza en cuanto al ministerio de Cristo: Entrará en Jerusalén montado en un asno; los espíritus de la prisión serán redimidos por la sangre del convenio. El Israel esparcido será recogido, redimido y fortalecido. Cristo será traicionado por treinta piezas de plata.

    Zacarías 12–14. En la batalla final antes de la segunda venida de Jesucristo, muchas personas se reunirán para luchar contra Jerusalén, y el Señor las destruirá. Los judíos reconocerán al Mesías, a quien crucificaron, y verán las heridas en Sus manos. Cristo reinará como Rey de toda la Tierra.