Introducción a 2 Reyes
    Notas al pie de página

    Introducción a 2 Reyes

    ¿Por qué debemos estudiar este libro?

    El libro de 2 Reyes describe la historia del Reino del Norte, Israel, y del Reino del Sur, Judá, haciendo hincapié en los éxitos y fracasos espirituales de cada reino. También explica por qué Israel y Judá perdieron la protección de Jehová y fueron conquistados. El estudio de 1 y 2 Reyes puede ayudarte a comprender la historia que conforma los antecedentes de muchos de los libros proféticos del Antiguo Testamento. Podrás relacionar las lecciones registradas por los autores de 2 Reyes con tu propia vida y aprender cómo vivir de forma que puedas recibir la protección del Señor y evitar caer en tentación.

    ¿Quién escribió este libro?

    “Los libros [1 y 2 Reyes] son un compendio realizado por un autor desconocido a partir de diversos documentos escritos, incluso las crónicas de estado” (Bible Dictionary, “Kings, books of”). Las crónicas de estado no eran los libros de 1 y 2 Reyes, sino más bien una colección de registros que se llevaron bajo la dirección de los reyes de Israel.

    ¿Cuándo y dónde se escribió?

    No está claro cuándo y dónde se escribieron los libros de 1 y 2 Reyes. En el pasado, ambos formaban parte de un solo libro llamado Reyes. La división que dio lugar a los actuales libros de 1 y 2 Reyes tuvo lugar cuando se tradujo la Biblia al idioma griego. (Véase Bible Dictionary, “Kings, books of”.)

    ¿Cuáles son algunas de las características distintivas de este libro?

    Los libros de 1 y 2 Reyes abarcan más de cuatrocientos años de historia israelita, desde la muerte del rey David, aproximadamente en el año 1015 a. de J.C., hasta la muerte del rey Joaquín, en algún momento después del año 561 a. de J.C. El libro de 2 Reyes describe las causas del esparcimiento de los israelitas. Debido a la iniquidad del pueblo, el Reino del Norte, Israel, fue conquistado por Asiria en torno al año 721 a. de J.C. Lamentablemente, los habitantes de Judá no aprendieron de los errores de los habitantes de Israel. Aun cuando algunos de los reyes de Judá que se mencionan en 2 Reyes fueron fieles y obedientes, hubo muchos que fueron inicuos. Uno de esos fue el rey Manasés, cuya iniquidad provocó que Judá perdiera la protección divina. Babilonia aplastó el Reino del Sur y llevó cautivo al pueblo (587 a. de J.C.), lo cual cumplió la profecía de Lehi de que Israel sería destruido (véase 1 Nefi 1:13, 18).

    Los milagros que se registran en 2 Reyes son ejemplos memorables del poder del Señor. El libro registra que Elías el Profeta dividió el río Jordán y fue llevado al cielo en un carro de fuego. Eliseo, el sucesor de Elías, dividió el río Jordán de igual modo. Eliseo también resucitó a los muertos, mandó a Naamán que se bañara siete veces en el río Jordán para curarse de su lepra, hizo flotar el hierro de un hacha y profetizó una hambruna que duró siete años.

    Además, en el libro de 2 Reyes se describe el marco del ministerio de Isaías en el Reino del Sur, Judá, y se registra que Isaías dio consejo al justo rey Ezequías de Judá y profetizó que Babilonia conquistaría y saquearía Judá.

    Bosquejo

    2 Reyes 1–13. En el Reino del Norte, Elías el Profeta es trasladado y llevado al cielo, y Eliseo comienza su ministerio. Los reinos de Judá e Israel se unen en la guerra contra Moab y salen victoriosos. Jehová cura a Naamán, capitán del ejército sirio, de su lepra. El pueblo de Israel pasa épocas de hambre. La inicua Jezabel es muerta y la casa de Acab destruida. Muere Eliseo.

    2 Reyes 14–20. Muchos de los reyes de Israel reinan con iniquidad. El rey Tiglat-pileser de Asiria toma cautivos a muchos israelitas. El rey Acab de Judá reina con iniquidad. Las idólatras diez tribus de Israel son llevadas cautivas por el rey Sargón de Asiria. El rey Ezequías reina con rectitud sobre Judá, obedece al Señor y elimina los lugares dedicados a la adoración de dioses falsos. Por causa de la fe y la confianza en Dios del rey Ezequías, un ángel destruye al ejército asirio, lo cual cumple una profecía de Isaías.

    2 Reyes 21–25. En el Reino del Sur, el rey Manasés restablece temporalmente el culto a los ídolos. El justo rey Josías repara el templo y encuentra el libro de la ley. Josías lee el libro de la ley al pueblo, suprime los lugares dedicados a la adoración de dioses falsos y vuelve a instituir la Pascua. Josías muere en la batalla. Babilonia invade Judá y lleva cautivo a gran parte del pueblo, incluso al rey Sedequías. Después de muchos años, el rey Joaquín de Judá es puesto en libertad y se le permite vivir sus últimos días en relativa paz y comodidad en Babilonia.