Introducción al Génesis
    Notas al pie de página

    Introducción al Génesis

    ¿Por qué debemos estudiar este libro?

    La palabra génesis significa origen o principio, y el libro de Génesis es un libro sobre comienzos. El libro expone la creación de la Tierra y de todo ser viviente sobre su faz, la caída de Adán y Eva y la entrada del pecado al mundo, el origen de la casa de Israel, y el establecimiento de los convenios del misericordioso Padre Celestial para la salvación de Sus hijos. A medida que estudies el libro de Génesis, entenderás mejor quién eres y lo que el Señor espera de las personas que han hecho convenios con Él.

    ¿Quién escribió este libro?

    Moisés es el autor del Génesis. Moisés fue un profeta llamado por Dios para guiar a los hijos de Israel al sacarlos del cautiverio en que se hallaban en Egipto, y a través del desierto hasta la tierra prometida de Canaán. Debido a que los acontecimientos descritos en el Génesis ocurrieron antes de la época de Moisés, él no se enteró de ellos directamente. Se le dieron a conocer por medio de la revelación (véanse Moisés 1:40; 2:1) y también es posible que los haya tomado de las fuentes históricas que tenía a su alcance (véase Abraham 1:31).

    ¿Cuándo y dónde se escribió?

    Existen diversas opiniones sobre el momento en que se escribieron el Génesis y los demás libros de Moisés, pero algunos eruditos lo calculan entre los siglos XV y XIII a. C. No sabemos con exactitud en qué lugar se encontraba Moisés cuando escribió este libro. Este registro debe haber dado ánimo y esperanza a los israelitas, quienes necesitaban cultivar la fe en el Señor y comprender los convenios que Él había hecho con sus antepasados para que aquellos pudieran cumplir la función que tenían como el pueblo escogido del Señor.

    ¿Cuáles son algunas de las características distintivas de este libro?

    Génesis es una introducción a los demás libros de Moisés (Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), así como a todo el Antiguo Testamento. Génesis narra los acontecimientos que ocurrieron durante las dispensaciones de Adán, Enoc, Noé y Abraham. Es así que Génesis proporciona el único relato que hace el Antiguo Testamento de muchos acontecimientos importantes, entre ellos, la Creación, la caída de Adán y Eva, el Diluvio, y el establecimiento del convenio de Abraham. Sin embargo, Génesis no se centra en esos períodos por igual: sólo once capítulos del Génesis están dedicados a la época de la creación de la Tierra hasta la de Abraham, mientras que hay 39 capítulos que tratan sobre la vida de Abraham, Isaac, Jacob y los doce hijos de éste último. Ese énfasis indica que Moisés deseaba enseñar a los hijos de Israel sobre los convenios que Jehová hizo con los antepasados de ellos, mediante los cuales Israel colaboraría con el Señor en la obra de bendecir a todas las naciones y familias de la Tierra (véase Génesis 12:2–3). La historia de la vida de esos patriarcas y sus esposas también demuestran que aunque se probará al pueblo del convenio del Señor, el Señor estará con ellos si se mantienen fieles a Él.

    Reseña

    Génesis 1–4. Moisés narra la creación de la Tierra y de todo ser viviente que hay en ella. Adán y Eva comen del fruto prohibido y se los expulsa del Jardín de Edén. Tienen hijos. Caín mata a Abel.

    Génesis 5–11. Debido a la iniquidad de los seres humanos, Dios promete que inundará la tierra. Noé obedece el mandamiento de Dios de construir un arca y su familia se salva del Diluvio. Noé y su familia se multiplican e hinchan la tierra. Jehová confunde el idioma de los del pueblo y los dispersa sobre toda la Tierra después que construyen la torre de Babel.

    Génesis 12–23. Jehová promete que Abram llegará a ser una gran nación y que su descendencia bendecirá la Tierra. Abram viaja con su esposa, Sarai, a Hebrón y luego a Egipto. Jehová hace convenio con Abram. Él cambia el nombre de Abram a Abraham y el de Sarai a Sara, y les promete un hijo. Se salva a Lot, que es sobrino de Abraham, de la destrucción de Sodoma. Sara da a luz a Isaac a una edad avanzada. Abraham demuestra su fidelidad a Jehová al estar dispuesto a sacrificar a su hijo Isaac.

    Génesis 24–26. Jehová guía al siervo de Abraham para que escoja a Rebeca como esposa para Isaac. Nacen Esaú y Jacob. Esaú vende su primogenitura a Jacob. Jehová renueva el convenio de Abraham con Isaac.

    Génesis 27–36. Jacob recibe la bendición de la primogenitura de su padre. Esaú aborrece a Jacob y piensa matarlo. Jehová le promete a Jacob las mismas bendiciones que fueron dadas a Abraham y a Isaac. Jacob sirve a Labán y se casa con sus hijas Lea y Raquel. Jehová se aparece a Jacob y le cambia el nombre a Israel. Jacob regresa a Canaán y se reconcilia con Esaú. Luego viaja a Bet-el, donde se le aparece Jehová y renueva Su convenio. Jacob tiene doce hijos y una hija.

    Génesis 37–50. Jacob favorece a José. José sueña que sus padres y hermanos lo honran y se someten a él. Los hermanos de José lo venden como esclavo y es llevado a Egipto. La esposa de Potifar tienta a José y lo acusa falsamente. José es encarcelado. José interpreta el sueño del copero y el del panadero de Faraón, y después el de Faraón. Faraón lo convierte en gobernante de Egipto, y José prepara la nación para la hambruna. Cuando los hermanos de José van a Egipto, él los pone a prueba y los perdona. Toda la familia de Jacob va a Egipto y Jacob bendice a sus hijos. José profetiza y muere en Egipto.

    ¿Cuáles son algunas de las características distintivas de este libro?

    Génesis es una introducción a los demás libros de Moisés (Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), así como a todo el Antiguo Testamento. Génesis narra los acontecimientos que ocurrieron durante las dispensaciones de Adán, Enoc, Noé y Abraham. Es así que Génesis proporciona el único relato que hace el Antiguo Testamento de muchos acontecimientos importantes, entre ellos, la Creación, la caída de Adán y Eva, el Diluvio, y el establecimiento del convenio de Abraham. Sin embargo, Génesis no se centra en esos períodos por igual: sólo once capítulos del Génesis están dedicados a la época de la creación de la Tierra hasta la de Abraham, mientras que hay 39 capítulos que tratan sobre la vida de Abraham, Isaac, Jacob y los doce hijos de éste último. Ese énfasis indica que Moisés deseaba enseñar a los hijos de Israel sobre los convenios que Jehová hizo con los antepasados de ellos, mediante los cuales Israel colaboraría con el Señor en la obra de bendecir a todas las naciones y familias de la Tierra (véase Génesis 12:2–3). La historia de la vida de esos patriarcas y sus esposas también demuestran que aunque se probará al pueblo del convenio del Señor, el Señor estará con ellos si se mantienen fieles a Él.