Biblioteca
Restauración del sacerdocio
anterior siguiente

Restauración del sacerdocio

Reseña

Cuando Jesucristo estuvo en la tierra estableció Su Iglesia y dio el sacerdocio a Sus apóstoles, que es el poder para actuar en Su nombre (véase Lucas 9:1–2). Después de Su crucifixión y de la muerte de Sus apóstoles, la autoridad del sacerdocio y la plenitud del Evangelio fueron quitadas de la tierra debido a la iniquidad y al rechazo de la verdad (véase 2 Tesalonicenses 2:1–3).

A comienzos del siglo XIX, el Padre Celestial y Jesucristo restauraron el Evangelio a la tierra por conducto del profeta José Smith. Esa restauración incluyó la restauración del poder y la autoridad del sacerdocio.

Mientras José Smith y Oliver Cowdery trabajaban en la traducción del Libro de Mormón, leyeron acerca del bautismo para la remisión de los pecados. El 15 de mayo de 1829 fueron a una zona boscosa cercana al hogar de José en Harmony, Pensilvania, y oraron acerca de lo que habían descubierto.

En respuesta a su oración se les apareció Juan el Bautista, actuando bajo la dirección del Señor Jesucristo, y les confirió el Sacerdocio Aarónico, diciendo: “Sobre vosotros, mis consiervos, en el nombre del Mesías, confiero el Sacerdocio de Aarón, el cual tiene las llaves del ministerio de ángeles, y del evangelio de arrepentimiento, y del bautismo por inmersión para la remisión de pecados” (Doctrina y Convenios 13:1). Tras recibir instrucciones de Juan, José y Oliver se bautizaron el uno al otro y se ordenaron mutuamente al Sacerdocio Aarónico (véase José Smith—Historia 1:68–72).

Un tiempo después de la visita de Juan el Bautista, los apóstoles de la antigüedad Pedro, Santiago y Juan también se aparecieron a José y a Oliver y, nuevamente actuando bajo la dirección de Jesucristo, confirieron sobre ellos el Sacerdocio de Melquisedec (véase Doctrina y Convenios 128:20). “El Sacerdocio de Melquisedec posee el derecho de presidir, y tiene poder y autoridad sobre todos los oficios en la iglesia en todas las edades del mundo, para administrar en las cosas espirituales” (Doctrina y Convenios 107:8). Con esta autoridad nuevamente sobre la tierra, la Iglesia de Jesucristo podía ser restaurada en su plenitud.

Como parte de la restauración continua, el 3 de abril de 1836 se recibieron llaves adicionales del sacerdocio. Los antiguos profetas Moisés, Elías y Elías el Profeta se aparecieron a José Smith y a Oliver Cowdery en el Templo de Kirtland y les entregaron las llaves de sus dispensaciones. Moisés trajo las llaves del recogimiento de Israel. Elías restauró las llaves del Evangelio de Abraham. Elías el Profeta trajo las llaves para sellar, que hacen posible que las familias sean selladas y permanezcan juntas para siempre (véase Doctrina y Convenios 110).

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

Mensajes de líderes de la Iglesia

Mensajes adicionales

Videos

“La restauración del sacerdocio”

“Las llaves del sacerdocio: La restauración de las llaves del sacerdocio”

“Testigos especiales - Élder Bednar”

Recursos de aprendizaje

Recursos generales

“La restauración del sacerdocio”, Temas de Jóvenes

Manuales de estudio

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

Recursos para la enseñanza

Bosquejos para la enseñanza

Multimedia

Música

Imágenes