Biblioteca
Geografía del Libro de Mormón
anterior siguiente

Geografía del Libro de Mormón

Reseña

El Libro de Mormón contiene la historia de un pueblo de la antigüedad que emigró del Cercano Oriente a América. Dicha historia brinda información sobre los lugares en los que vivieron, como, por ejemplo, algunas descripciones topográficas, ciertas características naturales y las distancias entre algunos sitios importantes y sus puntos cardinales. La coherencia interna de tales descripciones es una de las características más notables del Libro de Mormón.

Desde la publicación del Libro de Mormón en 1830, los miembros y líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han expresado numerosas opiniones sobre los lugares específicos donde ocurrieron los acontecimientos mencionados en el libro. Algunos creen que la historia que se describe en el Libro de Mormón —a excepción de los acontecimientos sucedidos en el Cercano Oriente— ocurrió en Norteamérica, mientras que otros creen que tuvo lugar en Centroamérica o en Sudamérica. Aunque los miembros de la Iglesia continúan analizando esas teorías en la actualidad, la única postura de la Iglesia es que los acontecimientos que describe el Libro de Mormón sucedieron en el antiguo continente americano.

El propio profeta José Smith aceptaba como evidencias algunos elementos que él consideraba que eran pruebas de las civilizaciones del Libro de Mormón, tanto en Norteamérica como en Centroamérica. En 1834, mientras viajaba con el Campo de Sion, José escribió a Emma, su esposa, que se hallaban “marchando por las planicies de los nefitas, narrando de cuando en cuando la historia del Libro de Mormón, recorriendo túmulos del otrora amado pueblo del Señor, recogiendo las calaveras y huesos de ellos como prueba de su autenticidad divina”1. En 1842, el periódico de la Iglesia Times and Seasons publicó varios artículos bajo la dirección editorial de José Smith que señalaban las ruinas de algunas civilizaciones antiguas asentadas en México y Centroamérica como evidencia adicional de la autenticidad histórica del Libro de Mormón2.

La Iglesia no asume ninguna postura sobre las ubicaciones geográficas específicas de los acontecimientos del Libro de Mormón en el antiguo continente americano. La especulación en cuanto a la geografía del Libro de Mormón puede confundir en vez de iluminar, y tal estudio puede distraernos del propósito divino del libro.

Las personas pueden tener sus propias opiniones acerca de la geografía del Libro de Mormón y otras cuestiones de esa índole sobre las cuales el Señor no haya hablado. Sin embargo, la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles instan a los líderes y a los miembros a no abogar por dichas teorías personales en ninguna circunstancia ni manera que sugiera que se cuenta con el sustento profético o eclesiástico en relación con esas teorías. Todas las partes deben esforzarse por evitar la contención acerca de tales asuntos.

En referencia a la historicidad y a la geografía del Libro de Mormón, el presidente Russell M. Nelson ha enseñado: “Por interesantes que sean esos temas, el estudio del Libro de Mormón es más satisfactorio cuando el lector se concentra en el objetivo principal del libro, que es testificar de Jesucristo. En comparación, todos los otros asuntos son secundarios”3.

Temas relacionados

  1. Carta dirigida a Emma Smith, 4 de junio de 1834, en The Joseph Smith Papers, Documents, Volume 4: April 1834–September 1835, ed. por Matthew C. Godfrey et al., 2016, pág. 57.

  2. “Traits of the Mosaic History, Found among the Azteca Nation”, Times and Seasons, 15 de junio de 1842, págs. 818–820; véase también “American Antiquities”, Times and Seasons, 15 de julio de 1842, págs. 858–860. Aunque no está claro en qué medida participó José Smith en la redacción de esos editoriales, él nunca los refutó.

  3. Russell M. Nelson, “Un testimonio del Libro de Mormón”, Conferencia General de octubre de 1999.