Biblioteca
Consejos de la Iglesia
anterior siguiente

Consejos de la Iglesia

Reseña

Los consejos nos ayudan a procurar la voluntad del Señor con unidad y fe. Hay consejos en todos los niveles de la Iglesia: general, área, estaca, barrio, cuórum y otros consejos de líderes.

El propósito de los consejos de la Iglesia es procurar y recibir revelación divina. Constituyen un entorno donde podemos recibir inspiración y tomar decisiones, prestar un mejor servicio a las personas y las familias, y planificar y coordinar la obra de la Iglesia.

Los consejos funcionan de manera diferente en la Iglesia de lo que lo hacen otros órganos donde se toman decisiones. No los gobiernan la decisión de la mayoría ni las mejores prácticas, y el líder no toma las decisiones por sí solo. Cuando surge una pregunta o se presenta una necesidad para que la considere el consejo, “[s]e anima a los miembros del consejo a hablar con franqueza, tanto por su experiencia personal como por sus cargos como líderes de organización” (véase Manual 2: Administración de la Iglesia, ChurchofJesusChrist.org, 4.6.1). Después de definir cuidadosamente la cuestión o necesidad, los integrantes del consejo consideran la instrucción que han recibido de los líderes de la Iglesia y lo que el Señor ha enseñado en las Escrituras. También evalúan qué recursos podrían dar una mejor respuesta a la pregunta o satisfacer mejor la necesidad.

Los consejos unifican la percepción de personas con antecedentes, experiencias y puntos de vista diferentes. Estas diferencias fortalecen al consejo, y todos deben sentirse cómodos de expresar su opinión en un espíritu de amor y bondad. Tales manifestaciones son esenciales para el propósito de los consejos, por lo que los líderes deben crear un ambiente en el que se escuche a cada persona y se valore cada opinión. Cuando los miembros del consejo escuchan, consideran con humildad los sentimientos de los demás y procuran conocer la voluntad del Padre Celestial, puede prevalecer un espíritu de inspiración y unidad (véase Doctrina y Convenios 107:27–31).

El profeta José Smith describió los consejos diciendo que cada cual debe “hablar según su turno y su lugar […] a fin de que haya orden perfecto en todas las cosas; y que todo hombre, antes de objetar un asunto que se [presente] para su consideración, debe estar seguro de poder aclarar más el tema en lugar de sembrar tinieblas, y que su objeción se base en la rectitud, lo cual se puede lograr si nos aplicamos diligentemente a estudiar la voluntad y la disposición del Señor, cuyo Espíritu siempre manifiesta y demuestra al entendimiento de todos, quiénes poseen Su Espíritu” (Manuscript History of the Church, tomo B-1, págs. 688–689, josephsmithpapers.org).

Los consejos de la Iglesia tienen mayor provecho cuando todos sus miembros hacen a un lado sus preferencias personales y procuran conocer la voluntad del Señor, siguiendo la admonición de Alma: “Consulta al Señor en todos tus hechos, y él te dirigirá para bien” (Alma 37:37).

El líder del consejo no decide cómo se resuelve un asunto sino hasta que haya escuchado el análisis. Además, “fomenta la deliberación sin dominarla” y “[f]ormula preguntas y puede pedir sugerencias a determinados miembros del consejo”. Asimismo “[e]scucha detenidamente antes de tomar una decisión. Las deliberaciones deben fomentar un espíritu de inspiración” (Manual 2, 4.6.1). Después de deliberar con el grupo, y siguiendo la inspiración del Espíritu, el líder puede tomar una decisión o proponer un curso de acción para que lo considere el consejo.

Cuando se tratan necesidades o preguntas delicadas, los miembros del consejo actúan con cautela para no analizar detalles personales. Algunos asuntos es mejor abordarlos de manera confidencial con los líderes.

Los consejos procuran tomar una decisión unificada (véanse Mateo 18:19; Doctrina y Convenios 42:3; 107:27). “Si los miembros del consejo tuvieran fuertes sentimientos de incertidumbre respecto a una decisión importante, el obispo podría esperar a otra reunión del consejo para estudiar el asunto con más detenimiento y buscar confirmación espiritual y unidad”. Después de que el líder toma una decisión, “los miembros del consejo deben apoyarla en un espíritu de unidad y armonía” (Manual 2, 4.6.1).

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

Mensajes de líderes de la Iglesia

Mensajes adicionales

Videos

“Participar en consejos”

“Cómo ayudar a los consejos de barrio”

“La Iglesia se gobierna por medio de consejos”

“Modelo del consejo de barrio”

“Cómo realizar una reunión de consejo de maestros, de principio a fin”

“Capacitación para mi llamamiento: Consejo de barrio”

“Reunión de Capacitación Mundial de Líderes de 2010”

Recursos de aprendizaje

Recursos generales

Consejos presidentes”, Manual 2, 2.4.4

Edificar unidad y armonía”, Manual 2, 3.3.2

Consejos en la Iglesia”, Manual 2, 4.1

Reuniones de consejo de maestros”, Enseñar a la manera del Salvador

Revistas de la Iglesia

Los consejos de barrio en acción”, Liahona, abril de 2012

En las noticias

Capacitación enfatiza importancia de consejos”, Liahona, febrero de 2011

Multimedia

Imágenes