Biblioteca
Testigo
anterior siguiente

Testigo

Un testigo se refiere a alguien que hace una declaración basándose en su conocimiento personal. En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la palabra testigo a menudo se refiere a alguien que da testimonio, o que testifica, de algo que ha experimentado y que sabe que es verdad.

Reseña

Un testigo se refiere a alguien que hace una declaración basándose en su conocimiento personal. En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la palabra testigo a menudo se refiere a alguien que da testimonio, o que testifica, de algo que ha experimentado y que sabe que es verdad.

El Señor enseñó a los primeros líderes de la Iglesia que “por boca de dos o tres testigos se establecerá toda palabra” (Doctrina y Convenios 6:28; véase también Mateo 18:16). La mayoría de los acontecimientos importantes de la restauración de la Iglesia siguieron el modelo de tener varios testigos que daban testimonio de la veracidad de dichos acontecimientos. Los Tres Testigos del Libro de Mormón dieron testimonio de que un ángel les mostró las planchas de oro y de que el registro fue “traducid[o] por el don y el poder de Dios” para llegar a ser el Libro de Mormón (“El testimonio de Tres Testigos”, Libro de Mormón). Los Ocho Testigos dieron testimonio de que José Smith les mostró las planchas de oro y de que pudieron palparlas y examinar los grabados. José Smith y Oliver Cowdery estuvieron presentes en la restauración del sacerdocio y de sus llaves, y dieron testimonio de ello (véanse Doctrina y Convenios 13; 110; José Smith—Historia 1:68–72).

El modelo de los testigos se sigue actualmente en la Iglesia. Cuando una persona se bautiza, dos testigos, aprobados por la autoridad que preside, observan el bautismo para asegurarse de que se efectúe correctamente. Los miembros de la Iglesia que se han bautizado, incluso los niños y jóvenes, pueden servir como testigos. Los hombres, mujeres y jóvenes que tengan una recomendación para el templo pueden ser testigos de los bautismos vicarios por los muertos. Los hombres y las mujeres que han sido investidos y que tienen una recomendación para el templo pueden ser testigos de las ordenanzas del templo, incluso de los sellamientos en el templo.

Cuando participan de la Santa Cena, los miembros de la Iglesia “testifi[ca]n ante […] Dios” que están dispuestos a tomar sobre sí el nombre de Cristo, a recordarle siempre y a guardar Sus mandamientos (véase Doctrina y Convenios 20:77, 79).

A los Apóstoles de la Iglesia se los ha llamado a ser “testigos especiales del nombre de Cristo en todo el mundo” (Doctrina y Convenios 107:23; véanse también Hechos 1:21–22; 4:33). Como tales, testifican a todas las personas de la realidad de Jesucristo, de la veracidad de Su evangelio y de la importancia de Su expiación para todos. De manera similar, a medida que obtenemos un testimonio del Evangelio y compartimos lo que creemos por medio de nuestras palabras y actos, “s[omos] testigos de Dios en todo tiempo, y en todas las cosas y en todo lugar” (Mosíah 18:9).

Recursos adicionales

Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

  • Guía para el Estudio de las Escrituras, “Testificar

  • Guía para el Estudio de las Escrituras, “Testigo

Mensajes de los líderes