Biblioteca
Modestia
anterior siguiente

Modestia

La modestia es una actitud de recato y decencia en la forma de vestir, el arreglo personal, el lenguaje y la conducta. Si somos modestos, no tratamos de atraer una atención indebida hacia nosotros.

Reseña

La modestia es una actitud de recato y decencia en la forma de vestir, el arreglo personal, el lenguaje y la conducta. Si somos modestos, no tratamos de atraer una atención indebida hacia nosotros. En cambio, procuramos “glorificar… a Dios en nuestro cuerpo, y en nuestro espíritu” (1 Corintios 6:20; véase también 1 Corintios 6:19).

Vestimenta y apariencia personal

Si no estamos seguros de que nuestra forma de vestir o arreglo personal sea modesto, debemos preguntarnos: “¿Me sentiría a gusto con mi apariencia si estuviera en la presencia del Señor?”. Podríamos hacernos una pregunta similar acerca de nuestro lenguaje y conducta: “¿Diría yo esas palabras o participaría en esas actividades si el Señor estuviera presente?”. Nuestras respuestas sinceras a esas preguntas nos pueden llevar a hacer cambios importantes en nuestra vida. Los profetas siempre nos han aconsejado que vistamos modestamente. Dicho consejo se basa en la verdad de que el cuerpo humano es la sagrada creación de Dios. Debemos respetar nuestro cuerpo como un don de Dios. Por nuestra vestimenta y apariencia podemos demostrarle al Señor que sabemos lo preciado que es nuestro cuerpo.

La ropa que llevamos expresa quienes somos. Comunica quienes somos e influye en la forma en que nosotros y otras personas se comporten. Cuando estamos bien arreglados y vestidos modestamente, podremos invitar a la compañía del Espíritu y ejercer una buena influencia en las personas que nos rodean.

Para cumplir el mandamiento de ser modestos es fundamental comprender el sagrado poder de la procreación, o sea, la facultad de traer hijos al mundo. Dicho poder ha de usarse solo entre esposo y esposa. La ropa atrevida y sexualmente sugestiva —que incluye los pantalones cortos y las faldas sumamente cortas, las prendas ajustadas y las blusas o camisas que no cubren el estómago— puede estimular deseos y acciones que violen la ley de castidad del Señor.

Además de no usar ropa atrevida, debemos evitar los extremos en la forma de vestir, en nuestra apariencia y en el peinado. En la vestimenta, en el aseo personal y en los modales siempre debemos ser pulcros y limpios, nunca ser descuidados ni vestir de manera demasiado informal o inapropiada. No debemos desfigurarnos con tatuajes ni perforaciones en ninguna parte del cuerpo. Las mujeres que deseen perforarse las orejas, deben usar un solo par de aretes (pendientes, zarcillos, aros) sencillos.

Lenguaje y comportamiento

De la misma manera que la vestimenta y el arreglo personal, nuestro lenguaje y conducta también expresan nuestro carácter. Nuestras palabras y hechos pueden tener una profunda influencia en nosotros y en otras personas. Debemos expresarnos con un lenguaje limpio, positivo y edificante, y con hechos que den felicidad a las personas que nos rodean. Nuestros esfuerzos por ser modestos tanto en palabras como en hechos nos ayudan a tener más guía y consuelo del Espíritu Santo.

Debemos evitar el lenguaje indecente y el uso casual e irreverente del nombre del Señor, que son prácticas tan comunes en el mundo, y debemos resistir cualquier tentación de participar en cualquier conducta extrema o inapropiada. La naturaleza irreverente de esa clase de lenguaje y de ese tipo de conducta dañará nuestra habilidad de recibir la apacible inspiración del Espíritu Santo.

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

Mensajes de líderes de la Iglesia

Mensajes adicionales

Videos

“Normas: La pureza sexual y la modestia — La verdadera confianza”

“195 vestidos”

Recursos de aprendizaje

Recursos generales

“El modo de vestir y la apariencia”, Para la Fortaleza de la Juventud

Revistas de la Iglesia

La modestia es importante”, Liahona, junio de 2006

Jan Pinborough, “Todo lo bueno y hermoso”, Liahona, marzo de 2003

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

Relatos

Recursos para la enseñanza

Relatos y actividades para enseñar a los niños

Modestia”, Recursos de aprendizaje para los niños