Biblioteca
Almacenamiento de alimentos
anterior siguiente

Almacenamiento de alimentos

Reseña

“Nuestro Padre Celestial creó esta hermosa tierra, con toda su abundancia, para nuestro beneficio y nuestro uso. Su propósito es proveer para nuestras necesidades conforme andemos en fe y obediencia. Él nos ha mandado amorosamente: ‘preparad todo lo que fuere necesario’ (véase Doctrina y Convenios 109:8) a fin de que, si pasáramos por adversidades, pudiésemos velar por nosotros mismos y por nuestros semejantes y apoyar a los obispos conforme ellos velen por otros”.

“Instamos a los miembros de la Iglesia en todo el mundo a prepararse para la adversidad de la vida con una provisión básica de alimentos y agua y algún dinero en ahorros. Les pedimos que sean prudentes y no se vayan a los extremos […]. Con una planificación prudente pueden, con el tiempo, establecer un almacenamiento en el hogar y una reserva de recursos económicos” (véase Preparad todo lo que fuere necesario).

¿Qué se supone que debo tener en mi almacenamiento de alimentos?

Hay tres componentes principales del almacenamiento de alimentos:

  • Suministro de alimentos (para tres meses y a largo plazo)

  • Suministro de agua

  • Reserva de recursos económicos

Almacene alimentos que sean parte de su dieta diaria normal en una provisión para tres meses. Al conformar el almacenamiento a largo plazo, concéntrese en alimentos básicos tales como trigo, arroz, pastas, avena, frijoles [porotos o judías] y patatas [papas], los cuales pueden conservarse durante treinta años o más. Obtenga más información sobre una provisión de alimentos a largo plazo.

¿Cuánto almacenamiento de alimentos necesito?

Calcule la cantidad de alimentos que tendría que comprar para el consumo diario de la familia y multiplíquelo por siete. Esa es la cantidad de alimentos que necesitarán para una provisión de una semana. Una vez que tenga el suministro de una semana, se puede ampliar gradualmente a un mes y, con el tiempo, a tres meses.

Para las necesidades a largo plazo, donde se permita hacerlo, adquiera gradualmente una provisión de alimentos que dure mucho tiempo y que pueda usar para la supervivencia, tales como trigo, arroz blanco y frijoles. Se puede rotar una porción de estos artículos en el almacenamiento de tres meses (véase Preparad todo lo que fuere necesario).

¿Dónde debo guardar mi almacenamiento de alimentos?

Asegúrese de que su almacenamiento de alimentos se encuentre envasado y almacenado adecuadamente, en un lugar fresco y seco.

Si el agua proviene de una fuente buena que se haya purificado de antemano, no es necesario realizar un tratamiento de purificación adicional; de lo contrario, purifique el agua antes de usarla. Almacene el agua en contenedores resistentes, que no goteen y que sean irrompibles. Considere usar las botellas de plástico que comúnmente se usan para jugos y refrescos gaseosos. Mantenga los contenedores de agua alejados de fuentes de calor y de la luz directa del sol. Obtenga más información sobre el almacenamiento y la purificación del agua.

¿Cuánto cuesta?

Los costos pueden variar dependiendo de dónde y cómo compre su almacenamiento de alimentos. Es importante recordar que no debe irse a los extremos; por ejemplo, no es prudente contraer deudas para adquirir el almacenamiento de una sola vez. Increméntelo poco a poco para repartir el costo total con el paso del tiempo, a fin de que no se convierta en una carga económica.

Temas relacionados

Mensajes de líderes de la Iglesia

Mensajes adicionales

Videos

“El almacenamiento familiar – Conoce a Jean”

“El almacenamiento familiar – Conoce a Maureen”

Recursos de aprendizaje

Recursos generales

Preparad todo lo que fuere necesario

Preguntas frecuentes