Biblioteca
Pesar
anterior siguiente

Pesar

El pesar o el sufrimiento que experimentamos ante la pérdida de seres queridos, o ante otras tragedias, es una parte común de la vida terrenal. Debido a que Jesucristo ha sufrido los dolores y aflicciones de toda la humanidad, podemos recibir consuelo y sanar si oramos al Padre en Su nombre y confiamos en las bendiciones de Su expiación.

Reseña

El pesar o el sufrimiento que experimentamos ante la pérdida de seres queridos, o ante otras tragedias, es una parte común de la vida terrenal. Debido a que Jesucristo ha sufrido los dolores y aflicciones de toda la humanidad, podemos recibir consuelo y sanar si oramos al Padre en Su nombre y confiamos en Su expiación.

Mientras servía como Obispo Presidente de la Iglesia, el élder Merrill J. Bateman enseñó:

“Al igual que el paralítico en el estanque de Betesda, que necesitaba a alguien más fuerte que él para ser sanado (véase Juan 5:1–9), así también nosotros dependemos de los milagros de la expiación de Cristo si nuestra alma ha de verse sanada de la angustia, del pesar y del pecado. Si los padres y seres queridos desconsolados tienen fe en el Salvador y en Su plan, el aguijón de la muerte se ve mitigado al tomar Jesús sobre Sí la angustia del creyente y consolarlo por medio del Espíritu Santo. Mediante Cristo se consuela el corazón quebrantado y la paz reemplaza la angustia y el dolor […]. Como dijo Isaías sobre el Salvador: ‘Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores […], y por sus heridas fuimos nosotros sanados’ (Isaías 53:4–5).

“El profeta Alma también habló en cuanto al poder sanador de Cristo al enseñar al pueblo de Gedeón. Refiriéndose al Salvador, Alma declaró que sufriría ‘dolores, aflicciones y tentaciones de todas clases; y esto para que se cumpla la palabra que dice: Tomará sobre sí los dolores y las enfermedades de su pueblo […]; y sus debilidades tomará él sobre sí, para que sus entrañas sean llenas de misericordia […], a fin de que según la carne sepa cómo socorrer a los de su pueblo’ (Alma 7:11–12). Sea cual sea el origen del dolor, Jesús comprende y puede sanar el espíritu así como el cuerpo” (véase “El poder de sanar interiormente”, Liahona, julio de 1995, págs. 14–15).

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Mensajes de líderes de la Iglesia

Videos

“Montañas que ascender”

“El Señor aligera nuestras cargas”

“El domingo llegará”

“El Consolador”

“Acompáñame”

Recursos de aprendizaje

Recursos generales

El último invierno”, Jesús el Cristo, capítulo 28

Revistas de la Iglesia

Recientemente perdí a un querido amigo. ¿Cómo puedo sobrellevar el dolor?”, Liahona, febrero de 2015

Connie Goulding, “Procurar el rescate”, Liahona, junio de 2015

Manuales de estudio

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

Recursos para la enseñanza

Bosquejos para la enseñanza

Multimedia

Música

Imágenes