Biblioteca
Esperanza
anterior siguiente

Esperanza

La esperanza es el anhelo de las bendiciones prometidas de la justicia y de la expectativa segura de que llegarán. En las Escrituras se habla con frecuencia de la esperanza como la anticipación de la vida eterna por medio de la fe en Jesucristo.

Reseña

La esperanza es el anhelo de las bendiciones prometidas de la justicia y de la expectativa segura de que llegarán. En las Escrituras se habla con frecuencia de la esperanza como la anticipación de la vida eterna por medio de la fe en Jesucristo.

A veces se malinterpreta la palabra esperanza. En nuestras conversaciones cotidianas, la palabra a menudo tiene un toque de incertidumbre; por ejemplo, podemos decir que esperamos que cambie el tiempo o que nos visite un amigo. Sin embargo, en el lenguaje del Evangelio, la palabra esperanza es segura, inquebrantable y activa. Los profetas hablan de tener una “firme esperanza” (Alma 34:41) y una “esperanza viva” (1 Pedro 1:3). El profeta Moroni enseñó: “Los que creen en Dios pueden tener la firme esperanza de un mundo mejor, sí, aun un lugar a la diestra de Dios; y esta esperanza viene por la fe, proporciona un ancla a las almas de los hombres y los hace seguros y firmes, abundando siempre en buenas obras, siendo impulsados a glorificar a Dios” (Éter 12:4).

Si tenemos esperanza, confiamos en las promesas de Dios; tenemos la certeza interior de que si hacemos “obras justas” recibiremos nuestro “galardón, sí, la paz en este mundo y la vida eterna en el mundo venidero” (Doctrina y Convenios 59:23). Mormón enseñó que ese tipo de esperanza procede únicamente de la expiación de Jesucristo: “Y ¿qué es lo que habéis de esperar? He aquí, os digo que debéis tener esperanza, por medio de la expiación de Cristo y el poder de su resurrección, en que seréis resucitados a vida eterna, y esto por causa de vuestra fe en él, de acuerdo con la promesa” (Moroni 7:41).

Al esforzarnos por vivir el Evangelio, aumentamos nuestra capacidad de “abundar en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15:13). Nuestra esperanza aumenta al orar y procurar el perdón de Dios. En el Libro de Mormón, un misionero llamado Aarón le aseguró a un rey lamanita: “Si te arrepientes de todos tus pecados y te postras ante Dios e invocas con fe su nombre, creyendo que recibirás, entonces obtendrás la esperanza que deseas” (Alma 22:16). También adquirimos esperanza al estudiar las Escrituras y seguir sus enseñanzas. El apóstol Pablo enseñó: “…las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y por la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Romanos 15:4).

El principio de la esperanza se extiende por todas las eternidades, pero también puede sostenernos a lo largo de los desafíos cotidianos de la vida. “Bienaventurado aquel”, dijo el salmista, “cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios” (Salmos 146:5). Con esperanza podemos encontrar gozo en la vida. Podemos tener “paciencia y [soportar] esas congojas con una firme esperanza de que algún día [descansaremos] de todas [nuestras] aflicciones (Alma 34:41). Podemos “seguir adelante con firmeza en Cristo, teniendo un fulgor perfecto de esperanza y amor por Dios y por todos los hombres. Por tanto, si march[amos] adelante, deleitándo[nos] en la palabra de Cristo, y persever[amos] hasta el fin, he aquí, así dice el Padre: Tendr[emos] la vida eterna” (2 Nefi 31:20).

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

  • Guía para el Estudio de las Escrituras, “Fe

  • Guía para el Estudio de las Escrituras, “Esperanza

Mensajes de líderes de la Iglesia

Mensajes adicionales

Videos

“El infinito poder de la esperanza”

“La esperanza de una madre”

“Una nueva esperanza”

“Soportar nuestras cargas con esperanza”

“Las cosas buenas que vendrán”

“Paso 2: La esperanza – La historia de Preston sobre cómo se recuperó de su adicción a las drogas”

“La esperanza de la luz de Dios”

Videos del Coro del Tabernáculo

Come unto Jesus [Venid a Cristo]

Do What Is Right [Haz tú lo justo]

Lead, Kindly Light [Divina Luz]

Master, the Tempest Is Raging [Paz, cálmense]

Oh, May My Soul Commune with Thee [Oh, que mi alma pueda estar en comunión con Dios]

Recursos de aprendizaje

Revistas de la Iglesia

Stan Pugsley, “Encontrar esperanza en el futuro,” Liahona, abril de 2014

“Jesucristo es la luz, la vida y la esperanza del mundo”, Liahona, diciembre de 2008

Manuales de estudio

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

Relatos

Multimedia

Imágenes