Biblioteca
Palabra de Sabiduría
anterior siguiente

Palabra de Sabiduría

Reseña

La Palabra de Sabiduría es una ley de salud que el Señor ha revelado para el beneficio físico y espiritual de Sus hijos. El 27 de febrero de 1833, según se encuentra registrado en la sección 89 de Doctrina y Convenios, el Señor reveló qué alimentos son buenos para comer y qué sustancias no son buenas para el cuerpo humano. También prometió salud, protección, conocimiento y sabiduría a quienes obedecieran la Palabra de Sabiduría.

En la Palabra de Sabiduría, el Señor reveló que las siguientes sustancias son perjudiciales:

Las bebidas alcohólicas (véase Doctrina y Convenios 89:5–7).

El tabaco (véase Doctrina y Convenios 89:8).

El té y el café (véase Doctrina y Convenios 89:9; los profetas de los últimos días han enseñado que la expresión “bebidas calientes”, tal como aparece en este versículo, se refiere al té y al café).

Las personas que consumen a propósito cualquier cosa que sea perjudicial no viven de acuerdo con la Palabra de Sabiduría. Las drogas ilegales, en particular, pueden destruir a las personas que las consumen. El abuso de medicamentos recetados también es destructivo para el espíritu y el cuerpo.

El Señor también declaró en la Palabra de Sabiduría que los siguientes alimentos son buenos:

Las verduras y frutas, las cuales deben usarse “con prudencia y acción de gracias” (véase Doctrina y Convenios 89:10–11).

La carne “de las bestias y de las aves del cielo” que “[ha] de usarse limitadamente” (véase Doctrina y Convenios 89:12–13).

Los granos como el trigo, el arroz y la avena, que son “como sostén de vida” (véase Doctrina y Convenios 89:14–17).

A los que guarden la Palabra de Sabiduría, el Señor promete:

“Y todos los santos que se acuerden de guardar y hacer estas cosas, rindiendo obediencia a los mandamientos, recibirán salud en el ombligo y médula en los huesos;

“y hallarán sabiduría y grandes tesoros de conocimiento, sí, tesoros escondidos;

“y correrán sin fatigarse, y andarán sin desmayar.

“Y yo, el Señor, les prometo que el ángel destructor pasará de ellos, como de los hijos de Israel, y no los matará” (Doctrina y Convenios 89:18–21).

La mejor opción consiste en evitar completamente las sustancias prohibidas por el Señor en la Palabra de Sabiduría; Las personas que tienen comportamientos adictivos pueden abandonarlos y liberarse de la adicción. Mediante el esfuerzo personal, la fortaleza que proviene del Señor, la ayuda de familiares y amigos y la guía de los líderes de la Iglesia, cualquier persona puede superar la adicción.

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

Profetas y líderes de la Iglesia

Profetas y apóstoles

Otros líderes de la Iglesia

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

Recursos de aprendizaje

Recursos generales

“La salud física y emocional”, Para la Fortaleza de la Juventud

“Palabra de Sabiduría”, Leales a la Fe

Programa para la recuperación de adicciones, Servicios para la Familia SUD

 

 

Revistas de la Iglesia

 

“El Señor nos ha dado una ley de salud”, Liahona, febrero de 2012

“‘De ninguna manera’, me dijo”, Liahona, julio de 2010

“Cómo recuperarse de la adicción: Se sana paso a paso”, Liahona, junio de 2009

“Correrán sin fatigarse”, Liahona, junio de 2009

“La taza de chocolate”, Liahona, diciembre de 2007

 

“Buenas decisiones”, Liahona, octubre de 2005

“Tiempo para compartir: Sois templo de Dios”, Liahona, mayo de 2002

Manuales de estudio

Relatos

Recursos para la enseñanza

Bosquejos para la enseñanza

Relatos y actividades para enseñar a los niños

“Palabra de Sabiduría”, Recursos para enseñar a los niños

Multimedia

Música