Temas
    Adopción
    Notas al pie de página
    Theme
    Family life

    Adopción

    Reseña

    Las Escrituras nos enseñan que Dios ama a Sus hijos pequeños. El Salvador enseñó a Sus discípulos: “… no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos que se pierda uno de estos pequeños” (Mateo 18:14). Nuestro Padre Celestial ama a todos Sus hijos y es misericordioso con cada uno sin importar sus circunstancias (Éxodo 20:6). Él “es rico en misericordia” y los sostendrá en sus pruebas, problemas y aflicciones (véanse Efesios 2:4 y Alma 36:3). Cada uno de Sus hijos experimenta una circunstancia única cuando es dado en adopción. Al considerar la decisión de adoptar, recuerde que nuestro Padre Celestial le ama a usted y a su hijo, y jamás los abandonará (1 Crónicas 28:20). Él ama a ese pequeño y desea ayudarle a usted con sus planes para el futuro del niño.

    Si usted y su cónyuge desean adoptar un niño, asegúrense de conocer todos los requisitos legales de los países y las agencias gubernamentales que participen en ese proceso. Tal vez desee consultar con una agencia de adopciones o con un abogado especializado en este ámbito. Si reside en los Estados Unidos, su obispo puede referirlo a Servicios para la Familia SUD para que realice sus consultas.

    El presidente Henry B. Eyring le recuerda a cada padre y madre que sus “asignaciones más importantes y poderosas están en la familia; son importantes porque la familia tiene la oportunidad, al comienzo de la vida de un niño, de poner sus pies firmemente en el sendero de regreso al hogar” (“Ayúdenlos en el camino de regreso al hogar”, Conferencia General de abril de 2010).

    Queremos adoptar pero, ¿por dónde empezar?

    Las personas que quieren adoptar un niño pueden tener motivaciones diferentes, y estas pueden desempeñar un papel muy importante en la dinámica de la experiencia de la adopción. Sin embargo, hay un consejo que siempre es válido al margen de cuál sea su motivación: la adopción siempre debe bendecir la vida del niño. Este consejo incluye la observancia estricta de los requisitos legales vigentes en su país y gobierno relativos a las adopciones. Las adopciones internacionales están muchos más reguladas que las que se producen en un mismo país. Se recomienda encarecidamente que trabajen con proveedores de servicios de adopción autorizados y acreditados (agencias de adopción, abogados especializados en este ámbito, etcétera). Tengan a bien consultar Manual 2: Administración de la Iglesia, 21.1.4.

    Adoptar un niño puede ser una de las decisiones más importantes que tomen en la vida, así como la decisión más grande en la vida del pequeño. Estúdienlo en sus mentes y entonces busquen una confirmación del Espíritu por medio del ayuno y la oración (véase Doctrina y Convenios 9:7–8). Consulten al Señor de todo corazón (véase Alma 37:35–37).

    A fin de prepararse, busquen respuesta a las muchas preguntas relacionadas con este tema, como por ejemplo:

    • ¿Cómo afectará la adopción a nuestra relación marital?

    • ¿Qué necesitamos aprender para tener éxito como padres adoptivos?

    • ¿Qué recompensas y dificultades acompañan la adopción de un niño?

    ¿Dónde podemos aprender más sobre adopciones?

    Comuníquense con un profesional del ámbito de las adopciones (una agencia de adopciones, un abogado especializado en este ámbito, un proveedor acreditado de adopciones) para conocer los requisitos que conlleva el ser padres adoptivos. Si en su Área hubiera un centro de Servicios para la Familia SUD, puede comunicarse con él para solicitar una referencia. Estados Unidos cuenta con recursos gubernamentales como Child Welfare Information Gateway.

    Adoptar es un proceso sumamente regulado y los requisitos varían. Deben entender los requisitos de su región y acatarlos.

    Pueden comenzar el proceso de buscar un niño para adoptarlo cuando estén preparados intelectual y emocionalmente, y cumplan con todos los requisitos necesarios para poder adoptarlo.

    ¿Cómo se busca un niño al que adoptar?

    Buscar un niño para adoptarlo puede ser todo un reto. Cuanto más específicas sean sus aspiraciones en cuanto a la edad, el sexo, y la salud física y emocional del pequeño, más difícil puede ser el proceso. Sean ingeniosos en la búsqueda de un niño que encaje bien con su familia. Acuérdense de clamar al Señor para que les ayude a encontrar al niño que Él quiere que ustedes nutran y se selle a ustedes. Posibles fuentes de información:

    ¿Qué se hace cuando se encuentra un niño al que adoptar?

    Nuevamente van a necesitar la ayuda de un profesional de las adopciones (agencia de adopciones, un abogado especializado en este ámbito, un proveedor acreditado de adopciones) para asegurarse de que cumplen con los requisitos necesarios para completar la adopción. Ellos les explicarán los trámites y documentos que se necesitan para tal fin.

    Una vez cumplidos todos los requisitos legales, y después de que la adopción quede aprobada por un juez, pueden trabajar con su obispo para hacer los arreglos necesarios para que el niño se selle a ustedes.

    “Que nuestro Padre Celestial bendiga siempre a esas dulces almas, a esos amigos especiales del Maestro” (Thomas S. Monson, “Nuestros queridos niños son un regalo de Dios”, Conferencia General de octubre de 1991).

    Escrituras

    Referencias de las Escrituras

    Profetas y líderes de la Iglesia

    Profetas y apóstoles

    Recursos de aprendizaje

    Recursos generales

    “Adopción”, LDS.org

    Revistas de la Iglesia

    “Adoption: Including the Whole Family”, Ensign, abril de 2010

    “The Gift of Adoption”, Ensign, febrero de 2009

    “Why Adoption?”, Ensign, enero de 2008

    Multimedia

    Videos

    “Unplanned Pregnancy, Adoption and The ‘Best Gift Ever’”

    “Confiar en el Señor”

    “Soy mormona, mamá neoyorquina e hija que perdona”

    “Soy mormón, padre adoptivo y chef de pizza costarricense”

    “Soy mormona, madre biológica y adoptiva, abuela”

    “Soy mormona, madre y cuido huérfanos búlgaros”