Biblioteca
Infierno
anterior siguiente

Infierno

Las revelaciones de los últimos días hablan del infierno refiriéndose a él por lo menos de dos formas. Primero, es otro nombre por el que se conoce la prisión espiritual, un lugar temporal en el mundo posterrenal antes de la resurrección para los que fueron inicuos en esta vida. Segundo, es la ubicación permanente de Satanás y sus seguidores y de los hijos de perdición.

Reseña

Las revelaciones de los últimos días hablan del infierno refiriéndose a él por lo menos de dos formas. Primero, es otro nombre por el que se conoce la prisión espiritual, un lugar temporal en el mundo posterrenal para aquellos que murieron sin conocimiento de la verdad o para los que fueron desobedientes en esta vida. Segundo, la palabra infierno se usa para aludir a la ubicación permanente de Satanás, de sus seguidores y de los hijos de perdición, quienes no son redimidos por la expiación de Jesucristo.

La prisión espiritual es un estado provisional en el que se enseñará el Evangelio a los espíritus y así tendrán la oportunidad de arrepentirse y aceptar las ordenanzas de salvación que se efectúen por ellos en los templos (véase Doctrina y Convenios 138:30–35). Los que acepten el Evangelio morarán en el paraíso hasta la resurrección, después de lo cual serán juzgados y recibirán el grado de gloria del que sean dignos. Los que opten por no arrepentirse, pero que no sean hijos de perdición, permanecerán en la prisión espiritual hasta el final del Milenio, cuando serán liberados del infierno y del castigo, y resucitarán en una gloria telestial (véase Doctrina y Convenios 76:81–85).

Los que no son redimidos por la Expiación están en las tinieblas de afuera, que es la morada del diablo, de sus ángeles y de los hijos de perdición (véanse Doctrina y Convenios 29:36–38; 76:28–33). Los hijos de perdición son los que no reciben “perdón en este mundo ni en el venidero, habiendo negado al Santo Espíritu después de haberlo recibido, y habiendo negado al Unigénito del Padre, crucificándolo para sí mismos y exponiéndolo a vituperio” (Doctrina y Convenios 76:34–35; véanse también los versículos 31–33, 36–37). Tales personas no heredarán un lugar en ningún reino de gloria, sino que continuarán en las condiciones del infierno (véanse Doctrina y Convenios 76:38; 88:24, 32).

Temas relacionados

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

  • Guía para el Estudio de las Escrituras, “Infierno

Recursos de aprendizaje

Recursos generales

¿Qué sucede después de morir?”, VeniraCristo.org

Manuales de estudio

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia