Biblioteca
Humildad
anterior siguiente

Humildad

Ser humilde es reconocer con agradecimiento nuestra dependencia del Señor y comprender que tenemos la necesidad constante de recibir Su apoyo. La humildad es el reconocimiento de que nuestras aptitudes y talentos son dones de Dios; no es señal de debilidad, de timidez ni de temor, sino una indicación de que sabemos de dónde proviene nuestra verdadera fortaleza. Como Dios es omnisciente y todopoderoso, podemos confiar y apoyarnos en Él.

Reseña

Ser humilde es reconocer con agradecimiento nuestra dependencia del Señor y comprender que tenemos la necesidad constante de recibir Su apoyo. La humildad es el reconocimiento de que nuestras aptitudes y talentos son dones de Dios; no es señal de debilidad, de timidez ni de temor, sino una indicación de que sabemos de dónde proviene nuestra verdadera fortaleza. Podemos ser humildes y, a la vez, ser audaces y valientes.

Jesucristo es nuestro máximo ejemplo de humildad. Durante Su ministerio terrenal, siempre reconoció que Su fortaleza derivaba de Su dependencia del Padre. Él dijo: “No puedo yo hacer nada por mí mismo […], no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió” (Juan 5:30).

El Señor nos fortalecerá a medida que seamos humildes ante Él. Santiago enseñó: “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes […]. Humillaos delante del Señor, y él os ensalzará” (Santiago 4:6, 10).

Escrituras

Referencias de las Escrituras

Recursos para el estudio de las Escrituras

Mensajes de líderes de la Iglesia

Mensajes adicionales

Videos

“Jesús enseña que debemos llegar a ser como niños pequeños”

“Paso 7: La humildad: La historia de Holly sobre la recuperación de su adicción a las drogas”

“Decide ser humilde”

“El poder que otorga la humildad”

Videos del Coro del Tabernáculo

Come, Let Us Anew [Venid, renovémonos]

Recursos de aprendizaje

Revistas de la Iglesia

Los atributos divinos de Jesucristo: manso y humilde”, Liahona, agosto de 2015

Wendy Ulrich, “No es un pecado ser débil”, Liahona, abril de 2015

Sintamos el amor del Señor por medio de la humildad”, Liahona, octubre de 2004

C. Richard Chidester, “No hay lugar para el orgullo”, Liahona, noviembre de 1992

Manuales de estudio

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

Relatos

Multimedia

Música

Imágenes