Temas
    Servicio
    Notas al pie de página
    Theme
    Hurricane Katrina

    Servicio

    Reseña

    Durante Su ministerio terrenal, Jesucristo dedicó Su vida a servir y ayudar a los demás. Los verdaderos discípulos de Jesucristo hacen lo mismo. El Salvador dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros” (Juan 13:35).

    Las personas que se bautizan hacen convenio de tomar sobre sí el nombre de Jesucristo. El profeta Alma explicó dicho convenio a un grupo de nuevos conversos que deseaban ser bautizados. Alma indicó que el deseo de ellos de “entrar en el redil de Dios” incluía una disposición a prestar servicio significativo, a “llevar las cargas los unos de los otros para que sean ligeras” a “llorar con los que lloran” y a “consolar a los que necesitan de consuelo” (Mosíah 18:8–9).

    El Salvador es el mejor ejemplo de servicio. Aunque Él vino a la tierra como el Hijo de Dios, sirvió con humildad a todos los que lo rodeaban. Él declaró: “… yo estoy entre vosotros como el que sirve” (Lucas 22:27).

    El Salvador recurrió a una parábola para enseñar la importancia del servicio, en la que habló de Su regreso a la tierra en gloria y de la separación de justos e inicuos. En la parábola, Él les dice a los justos: “… Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí” (Mateo 25:34–36).

    Los justos, perplejos por esta afirmación, le preguntan: “… Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos?, ¿o sediento y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos?, ¿o desnudo y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?” (Mateo 25:37–39).

    Entonces, el Señor les responde: “… en cuanto lo hicisteis a uno de estos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25:40).

    Las oportunidades de servicio al prójimo son ilimitadas. Las palabras y las acciones amables pueden aliviar las cargas y alegrar los corazones. El compartir el Evangelio es un gran servicio con repercusiones eternas. Uno de los fundamentos de la verdadera felicidad es trabajar por la felicidad de los demás.

    Temas relacionados

    Escrituras

    Referencias de las Escrituras

    Recursos para el estudio de las Escrituras

    Profetas y líderes de la Iglesia

    Profetas y apóstoles

    Otros líderes de la Iglesia

    Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia

    Recursos de aprendizaje

    Recursos generales

     

     

     

    Revistas de la Iglesia

     

     

     

     

    “El servicio misional que yo necesitaba”, Liahona, diciembre de 2016

     

    “Mis domingos colmados de servicio”, Liahona, octubre de 2016

     

    “Bendecido por causa de mi servicio”, Liahona, septiembre de 2016

    “La enseñanza de ‘Para la Fortaleza de la Juventud’: Servicio”, Liahona, febrero de 2014

    Manuales de estudio

    Relatos

    Multimedia

    Videos

    “Servicio mediante la música”

    Cuando os halláis al servicio—Mujeres Jóvenes

    Música

    Imágenes